Saltar al contenido
I'm Reading A Book

NHLPF-Capítulo 3

¿Qué tengo que hacer? Philomel volvió la cabeza sin comprender. Luego, a unos pasos de distancia, se encontró con un ojo rojo mirándolo en su camino.

“….Su Alteza”

Era Nassar Abriden, su prometido que nació un año antes que ella.

“Nassar, no es un buen momento ahora. Regresemos primero”.

En ese momento, su padre, el Duque Abriden, lideró a Nassar.

“Padre, pero …”

“Vamos.”

El niño vaciló ante la severa voz del Duque y cambió de mala gana sus pasos. A diferencia de su prometido, el niño no fue golpeado por una gota de lluvia, se fue muy lejos.

Philomel también regresó pronto a su palacio arrastrada por las doncellas. Incluso después de entrar en la bañera llena de agua tibia. Ella no podía calentarse. Ella todavía estaba tan fría. Con solo recordar la espalda de Eustis.

“¿Qué? ¿Qué estabas haciendo mientras la princesa hacía eso?”

Estalló la niñera después de escuchar lo que sucedió entre la Princesa y el Emperador.

Philomel no pudo ver a la niñera que no la acompañó al evento debido a un dolor de espalda. Cuando salió del baño, la niñera estaba de pie con un látigo.

“No puedo dejar pasar esto. No quería hacer esto, pero creo que llegarás a la madurez cuando estés en problemas”.

¡Tchak! ¡Tchak! ¡Tchak!

El ápice delgado golpeó continuamente al tobillo blanco. Duele. Duele mucho.

Philomel derramó lágrimas como excusa para el dolor que arde en la pantorrilla. Aunque su verdadero dolor proviene de otra parte, no podía quejarse con nadie. Después del castigo corporal, la niñera murmuró en voz alta

“¡Qué persistente, terco de tu parte! Ni siquiera mostraste un signo de reconocimiento de una falla en la gira”.

“……”

“Como parece que la libertad condicional no es suficiente, a partir de ahora estarás bajo una dirección de supervisión especial. Es mejor estar preparado.”

“…..Sí”

“¿Entendiste? ¡Siempre te estaré mirando!”

La niñera repitió las mismas palabras varias veces antes de irse.

“¡Tú! ¿Por qué diablos hiciste eso?” dice una de las sirvientas

“Ve a suplicarle a tu niñera que hiciste algo mal, así la princesa y yo seremos menos regañadas.”

Philomel, al sentir las manos de la doncella que le aplicó la medicina en las pantorrillas, miró fijamente al suelo sin comprender.

“……”

Quizás avergonzadas cuando Philomel no respondió, las doncellas se miraron y sacaron palabras de consuelo.

“No estés tan triste. La ira de la niñera se aliviará pronto porque está de buen humor.”

“Y escuché de la jefa de limpieza que decidieron posponer el evento de hoy una semana después”, dijo una de las sirvientas.

“Para entonces, ¿tu niñera no te permitiría ir al festival de Su Majestad?”

“¿…… Una semana ?” murmuró Philomel.

“Sí, en una semana. El Sumo Sacerdote se desmayó en su carruaje camino a casa”.

“¿No es demasiado tarde? Podríamos celebrar la fiesta en tres o cuatro días…” preguntó Philomel con voz débil y temblorosa.

“Bueno, esto nunca había sucedido antes, pero el evento sagrado se detuvo debido a la lluvia, que tomó como sustituto, por lo que debe ser impactante para él”. dijo la otra doncella.

“La gente también está murmurando que la protección de Dios para el Imperio ha terminado.”

La legitimidad de Belerov proviene del poder de Dios. Plantear la cuestión de la protección de Dios podría haber sonado como negar la legitimidad de la Familia Imperial.

“Oye, ten cuidado con tus palabras.”

Cuando la primera criada notó la mirada de advertencia de su colega, se disculpó con un tono de disculpa.

“…. ¡No, no significa mucho! Solo hablo de los que no saben nada.”

Philomel le estrechó la mano sin fuerzas.

“Está bien, vuelve.”

Después de que todos se apartaron, Philomel se acercó cojeando al escritorio. Dentro del cajón, un libro titulado <Princesa Ellencia> con tapa marrón.

¿Cuál era la probabilidad de que todo lo escrito en la novela se hiciera realidad? Todo lo que había sucedido hoy había resultado exactamente de la misma manera que estaba escrito en la novela. El desmayo del Sumo Sacerdote y la fiesta se habían pospuesto hasta una semana después. Le sorprendió una comprensión cruel, que se esparció como tinta en una página en blanco. La apariencia del libro no difiere mucho de otras novelas románticas. Pero no era una historia como las demás.

‘Una profecía.’

La mano que sostenía el libro comenzó a temblar. El Emperador no era el padre de Philomel. Ella era falsa.

 

A la mañana siguiente.

Quizás a causa de la lluvia del día anterior, pero Philomel se había resfriado.

“Princesa, es hora de despertar”, dijo la Niñera, sacudiendo a Philomel.

“… Nanny, no puedo levantarme. Duele. Creo que me he resfriado”.

Dijo la niña en voz baja, sin toser. Le daba vueltas la cabeza, le dolía tanto la garganta que le costaba tragar. Sin embargo, a pesar de la desesperada llamada de Philomel, la Niñera no se movió.

“Sigues fingiendo estar enferma, ¿no? ¿Crees que te dejaría pasar si estuvieras enferma? Su Majestad el Emperador llama a la Princesa en relación con su comportamiento de ayer. Si tiene tanto miedo de enfrentar las consecuencias de sus acciones, ¿por qué se comportó de esta manera?”

En el pasado, estaba cansada de las diferentes clases a las que asistía todos los días que fingía estar enferma para faltar a clases y descansar.

“…. No estoy bien. En verdad duele”.

Respondió Philomel con voz ronca.

Definitivamente era su culpa porque había abusado de esta excusa en el pasado, pero se sentía triste porque la niñera sospechaba que era una falsa persona enferma.

“Por favor despierta”.

Abrió mucho los ojos cuando sintió la temperatura del cuerpo de la princesa al tocar su brazo.

“¡Realmente tienes fiebre!”

Después de un tiempo, el médico de la corte, a quien la niñera había llamado para examinar a Philomel, le diagnosticó una simple fiebre. Le recomendó a Philomel que descansara y tomara su medicación y que se mejoraría después. La joven princesa lamentablemente tenía poco apetito debido al dolor en la garganta. Ella se contentó con beber un poco de sopa. La niñera le dijo a Philomel, quien tuvo dificultades para tragar su medicamento antes de acostarse en la cama.

“Le dije a Su Majestad que tienes un resfriado. Sabes que no vendría a verte porque estás enferma, ¿no?”

” ……. ”

“Ayer, ¿cuántas personas debieron pensar que la princesa era una persona inmadura? No puedo afrontarlo. ¿A qué se debió todo eso?”

La gente parecía considerar el comportamiento repentino de Philomel como un capricho de un niño.

‘Hubiera sido tan lindo si lo hubiera sido’. 

Philomel pensó distraídamente.

“Descansa un poco. Si necesita algo, llame a las sirvientas que esperan al lado”.

La niñera salió de la habitación. Poco después, Philomel se durmió rápidamente debido a la medicación. No sabía cuánto tiempo había pasado, pero sus ojos se abrieron por sí mismos. Todo su cuerpo estaba cubierto de sudor frío. Ella acababa de tener un sueño espantoso. La estaban ejecutando y Eustis la miraba a ella, su falsa hija, muriendo con expresión indiferente con su verdadera hija a su lado. Su cuerpecito temblaba de terror.

Ella quería vivir.

Tenía miedo de morir. Ella nunca había querido morir.

“¿De verdad me matará mi padre?”

Quería negar este hecho como loca pero ya estaba empezando a responder a esta pregunta. ¿Y si viviera tranquilamente, sin hacer nada estúpido a partir de ahora? ¿Y si se convirtiera en la hija perfecta que su padre quería?

Quizás el futuro pueda cambiar. Incluso si ella no era su verdadera hija. Eustis la había considerado su hija durante nueve años. Quizás su relación podría volverse un poco más cálida. Quería ir a comprobarlo de inmediato.

” Tengo que ir… ”

Todavía se sentía muy pesada, tenía dolor de cabeza, pero eso no fue suficiente para evitar que se moviera.

Era casi mediodía, la niñera le había dicho que para que creciera bien iba a preparar su almuerzo dos horas después. Entonces, incluso si ella se fuera ahora, nadie se daría cuenta. Philomel cruzó el pasillo discretamente para que no la pillaran, el sonido de una conversación en la habitación contigua llegó a su oído. Esta era la habitación donde estaban esperando las doncellas.

“¿Qué sucede contigo?”

Preguntó una voz irritada.

Philomel se detuvo sin pensarlo y escuchó desde la puerta. Hablaban cuatro o cinco personas.

“¿Quién va a escuchar de todos modos? La princesa está postrada en cama con fiebre y durmiendo debido a la medicina”.

“No estoy equivocado. Si ella no hubiera causado el incidente de ayer, no hubiéramos tenido parte de nuestro recorte salarial”.

La persona que acababa de hablar era Martín, el caballero de escolta que estaba a cargo de Philomel. Estaba descuidando su trabajo para pasar el rato con las sirvientas.

“¡Así es!”

Respondió una de las doncellas.

“La niñera nos trata como si nada, siempre somos los que nos regañan por su culpa”, prosiguió Martin con una voz peculiar.

“Es la locura de las cosas aquí abajo. Pero si eres tan infeliz, nace como hija de Su Majestad en tu próxima vida”, gritó una de las sirvientas en voz alta.

“¡Oye, será genial! ¡Realmente quiero! ¡Su Majestad me amaría tanto por hacer algo maravilloso!”

“¡Oye, sueñas demasiado!”

Exclamó una persona, luego la risa entró en la habitación.

“Oh, odio a Philomel”, dijo una persona.

El comentario rompió el corazón de la niña.

“«Oye, ¿estás loco? ¿Qué haces diciendo ese nombre tan a la ligera?”

” ¿Por qué? ¿Porque ella es una princesa? ¿Una princesa que ni siquiera es amada por el Emperador?”

” Pero… ”

“Y Philomel no tiene poder divino, que es el símbolo de la Familia Imperial …”

“Es la primera princesa del linaje imperial nacida sin poder divino”.

“No tiene más realeza que el nombre”.

Philomel sintió que sus hombros caían bajo el peso de estas palabras.

“Todavía estoy celoso. La niñera abofeteó a alguien porque no pudo evitar el incidente. Pero la directora en cuestión está durmiendo cómodamente en su habitación”.

“Hizo una gran escena delante de muchos nobles porque quería ver el festival”.

“Si sigue así, ¿el Duque de Abriden querrá romper el compromiso?”

“Es cierto que no se merece el príncipe conocido por ser excepcionalmente inteligente”.

“Oh, ¿viste la expresión de su rostro cuando la princesa le sirvió un pastel?”

“Lo odiaba”.

“Y la pobre princesa ni siquiera se dio cuenta”.

“Si se hubiera dado cuenta, ¿la habrían odiado?”

“Es cierto. Bueno, la última vez, él … ”

¡Eso es suficiente!

Philomel se alejó de la puerta porque no quería escuchar más. Las lágrimas corrían por sus mejillas, recordaba sus cariñosos rostros, que hasta ahora la habían preocupado. Nadie estaba de su lado.

_____

pues chic@as esta novela la compro Mil, la ultima vez me dijo que tenia 10 caps traducidos, el problema es que esta desaparecida, temo que le diera Covid o algo, entonces vi que alguien la saco en ingles pero realmente lento, voy a sacar de ahí por el momento y espero puedan incluir a Mil en sus oraciones para que aparezca porque ya no se como contactarla.

 

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Pobre Philo ella apenas es una niña, es muy real su comportamiento para su edad y tiene la presión de que ni su papá le apoya, con la responsabilidad que es ser una princesa y además tmb la conversación que escucho le va a pesar más todavía. Espero y deseo que Mil este bien.

Responder

Dios esperemos que no , gracias por el capítulo

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: