Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 35 ♡❣⥼ASTA⥽❣♡

Capítulo 35:

   Jian Yao está frente a su ‘cuerpo’.

 

   Están en una morgue que pertenece al Ministerio de Seguridad Pública. Una habitación con paredes grises opacas. Una habitación fría y sin vida.

 

   Aunque cree que está preparada, todavía le repugna la vista. 

 

   Su cuerpo se quemó en un cadáver carbonizado irreconocible. Las únicas conclusiones que pueden sacar de los restos son que es muy alto, no demasiado delgado, pero tampoco gordo, lo que se ajusta a la descripción que Yin Ziqi le da.     

 

   Según la policía, su automóvil se cayó por el acantilado durante una persecución a alta velocidad con la policía. Hubo una explosión al pie de la colina.  

 

   “Es él‘?” Jian Yao le pregunta a Bo JinYan.

 

    Durante los calurosos días de verano, Bo JinYan generalmente usa una camisa blanca y un pantalón sin su chaqueta. Pero hoy, él tiene puesto su traje completo. Incluso sus zapatos están muy bien lustrados. Es una señal de respeto por conocer a alguien por primera vez, aunque ya no esté vivo.  

 

    No responde a la pregunta de Jian Yao. En cambio, mira el cuerpo durante unos segundos, luego lo saluda con una pequeña sonrisa: “Hola”.

 

    Su voz es suave y baja. 

 

    Jian Yao está acostumbrada a su comportamiento inusual. Pero los otros están perplejos: “¿Conoces a este tipo?”

 

    Antes de que reciban una respuesta, Bo JinYan salió de la habitación.

 


    La sala de conferencias del Ministerio de Seguridad Pública.

 

    Es una reunión entre los representantes de China y el FBI de Estados Unidos. Bo JinYan parece una persona diferente a la encantadora que la llamó “Su Majestad” ayer. Hoy es un profesional de mente aguda y capacidad distinguida. 

 

    Jian Yao se sienta en silencio en la parte de atrás con algunos otros miembros del personal de apoyo.  

 

    En uno de los lados de la mesa redonda se sientan los representantes del FBI. Comparten los resultados de las pruebas de ADN: “Hemos identificado con éxito al fallecido”.

 

    Proyectan una imagen de un hombre asiático en la pantalla. Él está usando un traje. Parece que tiene veintitantos años. 

 

    “Jiang Hao. Americano nacido chino. Ingeniero informático.” El representante del FBI mira a Bo JinYan: “Simon, deberías estar familiarizado con quién es”.

 

    Todos están sorprendidos por la declaración.

 

    Bo JinYan responde con un tono de burla: “¡Qué honor! Es uno de los supervivientes que ayudé a rescatar del Caníbal de las flores No.1”.

 


    Jiang Ho encaja en el perfil elaborado por el FBI. Los atributos físicos, su nacionalidad, lo que vestía en el momento de su muerte (una coincidencia con las descripciones de Yin Ziqi) … Es un expatriado rico e inteligente que regresó a China hace unos 6 meses. Tenía los medios para acechar a Bo Jinyan y la capacidad de dejar pistas en la escena del crimen.  

 

   ¿Cual es su motivo?

 

    El FBI ha presentado dos explicaciones:

 

    1. El trastorno de estrés postraumático le impidió llevar una vida normal. La enfermedad mental lo convirtió en un abusador.  

 

    2. Quizás fue cómplice del Caníbal de las Flores desde el principio. Fingió ser una de las víctimas para escapar de ser arrestado cuando Bo JinYan y el FBI capturaron al asesino en serie.  

 


    Al final de la reunión, Jian Yao se acerca a Bo JinYan. Todavía está de pie junto a la mesa, leyendo el documento que contiene información sobre Jiang Ho.  

 

    Uno de los investigadores del FBI se le acerca: “Simon, buen trabajo”. Le da un apretón de manos a Bo JinYan.

 

     Dijeron que le deben el éxito de esta operación a Bo JinYan. Colocó con éxito una trampa para que Jiang Ho entrara. Sin su ayuda, no podrían identificarlo tan rápidamente.  

 

    Jian Yao también está feliz por él. Pero Bo JinYan solo tiene una leve sonrisa en su rostro. No muestra ningún signo de emoción o alivio.  

 


     Cuando salen del Ministerio de Seguridad Pública, es pasada la hora del almuerzo. 

 

     Bo JinYan está muy callado. Ella pregunta: “Entonces, ¿Caso cerrado?“ Escuchó a los investigadores del FBI discutiendo sobre reservar su boleto aéreo para regresar a casa.

 

     “Sí. Caso cerrado… Al menos oficialmente”.

 

     Parece haber más en su sentencia. Jian Yao pregunta: “¿Estás diciendo que Jiang Ho no es la persona que estamos buscando?”

 

      Bo JinYan responde: “No lo sé”.  

 

   – Eso es cierto. Su muerte es demasiado repentina. Es difícil creer que todo haya terminado. Así.  

 

     Él sonríe: “Bueno, el tiempo lo dirá. Si todavía está vivo, volverá, ¿No es así?”

 


     Noche. La luna brilla intensamente en un cielo despejado y sin nubes.

 

    Jian Yao está en el apartamento de Bo JinYan. Ella está leyendo un libro en su estudio.  

 

    Desde que ha tomado la decisión de “seguir sus pasos”, no está perdiendo tiempo para mejorar sus habilidades. 

 

    Sin embargo, ella solo está ‘siguiendo sus pasos‘ en el área de trabajo. Pero en el área del amor… 

 

     – ¿Cómo sabrá ella lo que realmente está en su mente?   

 

    “¿Por qué me estas mirando?” Pregunta sin siquiera levantar la cabeza. Está leyendo un libro en la otra esquina de la habitación. Parecía estar concentrado en su lectura. ¿Cómo sabía que ella lo estaba mirando?

 

    Jian Yao se sonroja y responde: “Mmm… Solo observando”. Después de todo, ella está leyendo un libro sobre evidencia de comportamiento.  

 

    Bo JinYan deja el libro que está leyendo. Él la mira a los ojos: “Puedes mudarte a mi apartamento. Puedes quedarte en el estudio”. 

 

    Jian Yao: “… No me voy a mudar contigo”.

 

    Él frunce levemente el ceño: “Mi asistente debería estar a mi lado las 24 horas del día”.

 

    Jian Yao ya está acostumbrada a sus peticiones egocéntricas e irrazonables. Ella simplemente le responde: “Me gusta tener mi propio espacio. Llámame cuando me necesites”.

 

    Decide dejar el tema, pero no está contento de ser ‘rechazado’ nuevamente. Se levanta, se afloja la corbata y se prepara para la ducha.

 

    Justo cuando sale del estudio, escucha a Jian Yao decir: “Además… Cuando tenga novio… En el futuro… Viviré con él, ¿Verdad? No puedo estar a tu lado 24 horas al día, 7 días a la semana”.

 

    Bo Jinyan se detiene y se da la vuelta para mirarla. Su mirada helada la está inquietando un poco.  

 

    “Lo que sea…” Dice con una voz tan pequeña que casi no es audible. Luego se marcha.

 

    Ella puede escuchar el ‘BAM’ de la puerta de su dormitorio.  

 

    No puede evitar reír. Comenzó pidiéndole primero que encontrara un novio (después del beso accidental). ¡Ahora debe intentar imaginar cómo sería la vida si ella tuviera novio!

 


    Jian Yao lee un poco más. Luego recuerda lo que pasó por la mañana. Se pone de pie y camina hacia las estanterías de libros. Saca la caja que dice “Caníbal de flores de California”.

 

     Es la caja más grande de todas. Ella pone la caja con cuidado sobre la mesa y saca el contenido de adentro. Tiene una carpeta grande en su interior, hay documentos que explican por qué fue un caso tan difícil de resolver. No existía un patrón sobre cómo elegía a sus víctimas. Personas de todas las edades, de diferentes orígenes y etnias pueden terminar siendo su víctima. Aunque provenía de una familia rota. Tuvo su fortuna invirtiendo en la bolsa de valores. Su riqueza le facilitó ocultar su crimen.  

 

     Luego hay información sobre todas las víctimas. Recoge algunos archivos al azar. Hay algunas fotos que son bastante espantosas. Pasa rápidamente al siguiente archivo. Ve un nombre familiar. Simon Bo, Bo JinYan.

 

    Bo Jinyan sale de su ducha. Su cabello todavía está mojado. Pero no presta mucha atención a eso. Está pensando en lo que ella le dijo antes. Obviamente, ahora resulta que es menos importante que un tipo común que ni siquiera existe todavía. No está contento con eso.  

 

    Camina hacia el salón. Jian Yao también sale del estudio. Tiene el archivo en la mano. Su nombre está en la portada del archivo.  

 

    Él se sienta en el sofá y enciende la televisión. Está ignorándola deliberadamente.  

 

    Después de un rato, siente que alguien se sienta a su lado. Jian Yao está tirando de su manga. Se da la vuelta y ve sus hermosos y redondos ojos: “¿Puedo ver tus cicatrices?”

 

    “Ninguna mujer ha visto mi cuerpo antes”. Él responde. Continúa viendo la televisión.

 

    “Pero es importante”. Jian Yao le suplica: “Soy tu asistente y está relacionado con el caso. Tengo derecho a inspeccionar”.

 

     Él la mira. Empieza a desabrocharse la blusa. Sus ojos siguen mirando la televisión.

 

     Se quita la camiseta. La vista de sus hombros anchos y su cuerpo torneado está frente a ella, mira hacia la mitad de su elegante pecho.

 

     Debajo del pecho, cerca del corazón, hay una cicatriz de color rojo oscuro. Más abajo, hay otra cicatriz larga y un poco más superficial que recubre su abdomen. 

 

    Hay menos cicatrices en la parte delantera de su cuerpo en comparación con la espalda. Pero parecen heridas que implican lesiones potencialmente mortales.   

 

    Las imágenes y palabras del archivo que tiene en la mano pasan por su mente. En el expediente quedó registrado que “Simon desapareció durante seis meses. Cuando se recuperó, estaba gravemente herido y sufría de hipovolemia y signos tempranos de fallas múltiples de órganos. Estuvo inconsciente y fue atendido en la sala intensiva durante cuatro días. El FBI finalmente capturó al Caníbal de las Flores basándose en la información proporcionada por Simon. Ayudó a salvar a otras doce víctimas que estaban cautivas con él en ese momento”.

 

    Jian Yao lo mira. Nunca mencionó sus experiencias pasadas. Las lágrimas se forman en el rabillo de sus ojos.

 

    “¿Has visto suficiente?” Pregunta en un tono frío.

 

    Jian Yao ignora la pregunta. Extiende su mano para tocar la cicatriz en su pecho. La superficie fría y rugosa se calienta con la punta de sus dedos.  

 

     – ¿Qué tan profunda es la herida? ¿Cuánto dolor sufrió?  

 

    De repente, siente que su mano la agarra.  

 

    Ella mira su mano, luego mueve gradualmente su mirada hacia su rostro. ¿Está… Sonrojándose?

 

    Ella lo oye decir: “Es delicado. No toques mis cicatrices”.  

 

    Jian Yao pensó que podría contener las lágrimas. Pero cuando dijo eso, no pudo evitar sonreír. Y las lágrimas que tanto intentó contener se le escapan por las mejillas.

 

    Bo Jinyan claramente tampoco esperaba que ella llore. Está aturdido. La mira.  

 

   Está un poco avergonzada. Se da la vuelta para agarrar unos pañuelos para secarse las lágrimas.

 

    “Si hubiera sabido que te haría llorar, nunca te lo habría mostrado”. Bo JinYan dice mientras se abrocha la camisa. 

 

     Más lágrimas corren por su rostro. Una declaración tan tierna…

 

    Toma más pañuelos. Ella sabe que él todavía la está mirando: “No me mires. ¡Mira tu programa de televisión!” le dice ella.

 

    “Ok.” Murmura y vuelve a mirar televisión.

 

    Ella se sienta a su lado. Sus ojos rojos todavía están húmedos. Ella sorbe la nariz y se aclara la nariz y la garganta. “Uf… Ok…”

 

     Entonces siente algo de peso sobre sus hombros. Bo JinYan la rodeó con el brazo.

 

    Todo su cuerpo se pone rígido cuando él se acerca a ella.  

 

    “No llores”. Dice en voz baja.

 

    “…”

 

    Las imágenes y los sonidos del televisor continúan. No hay otros movimientos en el salón. La mano de Bo JinYan todavía está sobre sus hombros. Ella puede oler el aroma fresco y limpio del jabón que permanece en su cuerpo después de la ducha, y el calor que le ha transmitido a ella debido a su cercanía.  

 

    Cuanto tiempo ha pasado ¿Media hora? ¿Quince minutos? Nadie sabe. Nadie está contando… El teléfono móvil en el bolsillo de Bo JinYan zumba.

 

    Él recupera su brazo que estaba alrededor de sus hombros. Jian Yao da un pequeño estiramiento rápido. Deseó que el teléfono nunca sonara y pudiera permanecer en sus brazos para siempre…

 

    No captó la decepción en sus ojos. Mira el identificador de llamadas y responde: “Hola, Fu ZiYu”.

 

    Él le pregunta a Bo JinYan sobre Jiang Hao. Ella  decide que es hora de que regrese. Toma el expediente para devolverlo al estudio. 

 

    Mientras pasa junto a Bo JinYan, le dice: “Me voy”. 

 

   Él mira hacia arriba: “Ok, adiós”.

 

   En el otro extremo de la línea, Fu ZiYu dice: “Es tarde. ¿Jian Yao todavía está allí?”

 

   “Oh, ella estaba llorando hace un momento. La estaba tranquilizando (¿consolando?)”. Bo JinYan lo dice como si fuera la cosa más natural del mundo.  

 

  (Nota de la Traductora del Chino: Traducción de ‘calmar’ -La palabra que se usa aquí en chino es 哄, que es la misma palabra que usó Bo JinYan cuando deshuesó el pescado para Jian Yao.  哄 se puede usar de muchas maneras, como coaxial, mimar, calmar. Tiene connotaciones de intimidad)

 

Jian Yao está extremadamente avergonzada: “¡No puedes decírselo!”

 


    Después de que Jian Yao regrese a su apartamento. Se lava, se pone el pijama y se acuesta en su cómoda cama.

 

    Es tarde en la noche. Ella mira al techo por un rato. Luego se sienta y camina hacia su bolso. Saca una foto. Una foto de la que hizo una copia en el estudio de Bo JinYan.

 

    Es una foto de él. Está acostado en una cueva. Está tirado en el suelo. Ella no pudo distinguir el color de su camisa, porque está manchada de sangre. Su hermoso rostro está pálido. Tiene los ojos cerrados. Está inconsciente, junto a un charco de sangre. 

 

    Jian Yao mira la foto durante mucho tiempo. Luego da un gran suspiro. Sostiene la foto cerca de sus labios y besa suavemente las ‘mejillas‘ de Bo JinYan.  

 


    Poco después de que Jian Yao se vaya, Bo JinYan también está listo para descansar.

 

    Se quita la blusa junto a la cama. Se mira en el espejo y ve las cicatrices en su cuerpo. Piensa en Jian Yao. Sus dedos tocando su cuerpo.

 

    Usa sus dedos para tocar las mismas heridas en las que ella puso sus manos antes.

 

   No es delicado.  

 

     – Entonces, ¿Por qué le hace cosquillas cuando ella lo tocó?

 

   Recuerda su hermosa mano. Y la sensación que sintió cuando sus dedos tocaron su piel. Es como una pluma blanca que pasa ligera y suavemente. 

 

  – El toque de una mujer.

 

    Algo se agita dentro de él. Se siente como si el calor saliera de su interior a través de la herida. 

 

   Se para frente al espejo por un rato.  

 

   Se dirige al baño y se da una ducha fría antes de acostarse.

— — —- —

¿Sólo a mi me dio calor? Jeje

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: