Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 26 ♡❣⥼ASTA⥽❣♡

Capítulo 26:

     En realidad, ¿Qué tan peligroso puede ser ir a la casa de Pei Ze a cenar? En su corazón, Jian Yao sabe que no es tan malo. Como dice Bo JinYan, es muy poco probable que le pase algo.

 

    La casa de Pei Ze es una lujosa suite en el ático, con una vista panorámica de la ciudad.

 

    Jian Yao sostiene una bebida, sorbiendo lentamente. Desde que llegó, ha estado escuchando en silencio las conversaciones de los demás. Por el momento, el tema de conversación es Bo JinYan.

 

    Dan ShenWei está sentada frente a Jian Yao: “Entonces… ¿El Director Bo no tiene novia?” 

 

    Jian Yao responde: “No estoy segura”.

 

    Ella pregunta: “Bueno, ¿Alguna vez te ha pedido que encargues flores para chicas, compres regalos en su nombre, hagas reservaciones para cenar, etc., etc.? Si no es así, debe ser soltero”.

 

    Jian Yao sonríe. Ella no responde. Pei Ze escucha la conversación desde la cocina. Grita: “¿Estás interesada en él? Bueno, si no tienes miedo de perder tu trabajo, ¿Adelante y cortejalo?”  

 

    Dan ShenWei se ríe a carcajadas. Luego continúa hablando con los demás en el salón: “Te apuesto a que todavía es virgen”.

 

    Todos los hombres se ríen a carcajadas. Pei Ze vuelve a gritar desde la cocina: “Lo secundo”.

 

    Entonces Jian Yao finalmente escucha a Bo JinYan por el auricular: “¡Son un montón de idiotas!”

 

    Ella sonríe.

 

    Qian YuWen se recuesta en el sofá: “¿Cómo puedes estar tan seguro? Es un tipo bastante atractivo con un gran cuerpo. Tal vez tenga un lado diferente fuera del trabajo…”

 

    Ante sus dudas, Dan ShenWei responde: “El hombre y la mujer que se ven privados durante mucho tiempo suelen comportarse de manera extraña, como el Director Bo y la Gerente Lin. Son más críticos y fácilmente irritables, es el resultado de abstenerse de tener relaciones sexuales durante demasiado tiempo”.

 

   Ella mira a JYao: “También eres una mujer. ¿Crees que tengo razón?”

 

    Jian Yao piensa por un momento. Ella responde con sinceridad: “Eso es posible…”

 

    Escucha un gemido de disgusto en el otro extremo del audífono.  

 


   Dentro del auto de Bo JinYan.  

 

   Su asiento está ajustado a una posición cómoda. Su computadora portátil muestra las imágenes transferidas desde la cámara oculta en el broche de Jian Yao. Tiene un walkie talkie en el asiento a su lado.

 

   “Profesor Bo, nuestro equipo está en posición”.  

 

   Coge el walkie talkie: “Bien”.   

 


    Jian Yao está charlando con otros cuando escucha mucho ruido de fondo del auricular. Ella se excusa para ir al baño.  

 

    Ella le preguntó a Bo JinYan: “Parece que hay mucha gente a tu lado”.

 

   Bo JinYan: “Te dije que hice algunos arreglos”.

 

   – Entonces no está solo. Trajo ayudantes.  

 

    Su corazón está tranquilo: “Gracias …..”

 

    Bo JinYan responde: “No tienes que agradecerme. A las personas críticas e irritables les gusta ser cautelosas”.

 

    Jian Yao: “…” ¡¡Tan vengativo !!

 


    La comida esta lista.

 

    El plato principal fue langosta y cangrejo real, Pei Ze está sentado al lado de Jian Yao. Le susurra al oído: “Te guardé las mejores piezas. Están en la fuente que está frente a ti. Disfruta”.  

 

    “… Umm… Gracias.” Ella dice. Se inclina demasiado cerca de ella. Jian Yao intenta alejarse. Él le sonríe: “Oh, te sonrojas tan fácilmente”.  

 

    Jian Yao se siente repelida por sus acciones: “¿En serio? Quizás hace un poco de calor aquí”.

 

    Después de unos segundos, Pei Ze llama a Jian Yao: “Mira para acá”. Inconscientemente, mira hacia arriba y ve un destello blanco. Pei Ze cuelga el teléfono y continúa comiendo tranquilamente.

 

    Jian Yao: “¿Por qué me tomaste una foto? Bórralo.”

 

    Pei Ze silba: “Esa es mi libertad. Hoy en día, es difícil encontrar mujeres que se sonrojen tan fácilmente”.

 


    Después de la comida, Jian Yao va al baño.

 

    “Oye.” Le susurra a Bo JinYan.

 

    “¿Ah?” Responde con su voz profunda. “¿Qué pasó?”

 

    “Cuando el caso termine, quiero que se borre esa foto de su teléfono”.

 

    “Por supuesto.” El responde.

 

    Jian Yao se siente mejor. Vuelve a la sala de estar. 

 


    Justo cuando llega a la sala de estar, Zhou Qin está ayudando a su hijo a ponerse su mochila: “¡Adiós Jian Yao! El pequeño necesita una ducha y todavía tiene algunos deberes que debe terminar. Nos vemos mañana en el trabajo”.  

 

  “Adiós”, responde Jian Yao. Por lo que ha observado esta tarde, Zhou Qin realmente es un padre cariñoso y gentil.  

 


    Las cuatro personas restantes juegan un juego de mesa. Cuando termina el juego, Dan ShenWei les dice a los demás: “Me voy ahora. Mi novio me espera abajo”. 

 

    Jian Yao aprovecha la oportunidad: “Se está haciendo un poco tarde. Yo también debería irme”.

 

    Pei Ze le quita el bolso de mano: “Es difícil encontrar un taxi en este barrio. Te llevaré a casa”.  

 

     Jian Yao: “… Está bien… Puedo…”

 

    Él comienza a caminar hacia su habitación con su bolso: “Solo espera. Conseguiré las llaves del coche”.

 

    Jian Yao todavía está tratando de resistirse: “No quiero molestarte”.

 

   Para entonces, Dan ShenWei se ha ido. Pei Ze cambia de opinión: “Oye, Qian YuWen. ¿Me puedes echar una mano con los platos?”

 

    Qian YuWen lo mira. Él se ríe: “¿Soy tu sirviente?” Pero entonces, todavía se arremanga y camina hacia la cocina.  

 

    Solo Pei Ze y Jian Yao quedan en la sala de estar.

 

    “¿Déjame darte un recorrido por la casa?”, Dice Pei Ze.

 

    Jian Yao duda. En el otro extremo, Bo Jinyan le está dando la instrucción: “Haz el recorrido”.

 


    Es obvio que el dueño de la casa es rico y sabe disfrutar de la vida. Todos los electrodomésticos son los últimos modelos de primeras marcas. Hay una sala especial con equipos de fitness y consolas de juegos. Está de pie junto a un armario, donde hay algunas novelas y revistas de coches. También hay muchos adornos en la habitación: autos, guantes de boxeo, flauta e incluso piedra de tinta y un pincel para escribir en chino. Jian Yao pregunta: “¿Te gusta la caligrafía?”

 

    Sonríe: “Sólo soy un novato”.

 

    Una voz desde la sala de estar: “Ya terminé”. dice Qian YuWen: “Nos vemos mañana”. Entonces escuchan que la puerta principal se cierra.

 

   De repente, la casa está muy tranquila.

 

    Jian Yao le dice a Pei Ze: “Yo también debería irme”.

 

    Él sonríe: “Está bien, espera en la sala. Voy a buscar mis llaves”.

 


    Jian Yao recoge su bolso de mano del sofá.  

 

    Bo JinYan enciende el motor. Está listo para seguir el auto de Pei Ze. 

 

    De repente, una voz de su walkie talkie: “Informes de la tercera posición. Está apagando el interruptor principal de electricidad de su casa”.

 

    La pantalla de vigilancia de la computadora portátil de Bo Jinyan se vuelve negra.  

 


   De repente, todo está oscuro.  

 

   Jian Yao intenta mantener la calma: “Pei Ze, ¿Es un corte de energía?”

 

    Nadie responde.

 

    Bo JinYan le dice por el auricular: “Apagó la energía. Espera y verás”.

 

    Jian Yao alcanza el mini desfibrilador en su bolso. Oye unos pasos leves que se acercan a ella.  

 

    “Ah, qué desafortunado. Un corte de energía.” Es la voz de Pei Ze, “No puedo encontrar las llaves del auto.

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: