Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 250 EEDHDV

Respétanos a nosotros y al sueño de Qingqing (2)

Después de finalizar la llamada, Ye Zhen sonrió y levantó a Zhouzhou del suelo. “Zhouzhou, practiquemos caminar, ¿De acuerdo?”

Ella apoyó a Zhouzhou colocando sus manos debajo de sus axilas. En un momento, las dos patitas cayeron sobre la alfombra. Un rato después, dobló las piernas. Unos momentos después, estaba dando patadas. Pero, se negó a intentar caminar. Incluso se rió y miró hacia arriba para sonreír a Ye Zhen. Tan pronto como ella lo soltó, él se cayó y mantuvo su firme agarre en su botella de leche. Enojada, Ye Zhen golpeó ligeramente su trasero desnudo dos veces.

“Solo sabes comer. ¡¿Qué harás si te vuelves un poco más gordo por comer en exceso?!”

Zhouzhou mordió su biberón mientras se reía de ella.

Madre Lu bajó las escaleras. Estaba vestida pulcramente y con muchos accesorios. Se veía bien vestida para salir, pero extrañamente, su expresión era muy fea.

“Mamá, ¿Qué pasa?”

Ye Zhen rara vez vio a la Madre Lu tan enojada.

La Madre Lu suspiró profundamente. Su expresión se suavizó un poco. “No es nada. Quédate en casa para cuidar de Zhouzhou. Tengo que salir.”

Aunque Ye Zhen estaba desconcertada, no detuvo a la Madre Lu de aspecto ansioso mientras salía con impaciencia.

En vez de eso, le pidió a la niñera que viniera y le preguntó: “¿Qué pasó? Mamá parece bastante enojada”.

Nanny Yue tampoco sabía lo que pasó y negó con la cabeza.

 * * *

Media hora más tarde, Madre Lu llegó a una cafetería y un camarero la condujo a una mesa donde estaban sentados los esposos Ye.

El padre Ye y la madre Ye se pusieron de pie cuando la vieron entrar.

“Suegra, estás aquí”.

Madre Lu no tenía el menor rastro de sonrisa. Ella se sentó inexpresivamente frente a ellos. “Lo siento, llego tarde”.

El padre Ye parecía avergonzado. No pudo resistirse a sonreír torpemente y dijo: “No hay problema. Nosotros también llegamos hace poco. Um… ¿Qué te gustaría beber?”

Hizo un gesto para que se acercara un camarero.

Ella levantó la mano para detenerlo y dijo fríamente: “No es necesario. Solo vine aquí por una razón. Investigué su situación financiera actual. Es obvio que no vives bien. Perdiste por completo la propiedad de tu empresa. La vida debe ser dura sin ingresos, ¿Verdad? ¿Es por eso que necesita que su hija gane dinero en la industria del entretenimiento?”

Ambos se sintieron avergonzados después de que la Madre Lu expuso su situación financiera actual frente a ellos.

Sin embargo, todo lo que ella había dicho era verdad.

Cuando Ye Zhen estaba embarazada, el padre Ye había intentado que Lu Beichuan invirtiera en un proyecto, pero él lo había rechazado por ser una inversión sin valor. Después de que el padre Ye invirtiera en el proyecto, la predicción de Lu Beichuan se demostró cierta. Fue una inversión sin valor. Aunque alguien más también había invertido en el proyecto, solo exacerbó la ruina de los Ye.

En ese entonces, el padre Ye estaba muy seguro de que el proyecto era la clave para que la Corporación Ye regresara. Por lo tanto, invirtió mucho en el proyecto después de obtener financiamiento. Había pedido prestado mucho dinero al banco para invertir. Al final, no solo había perdido lo invertido, sino que tenía una deuda mayor que no pudo pagar.

En ese momento, había dos opciones. Si se declaraba en quiebra, la deuda ya no sería un problema. Pero si lo hacía, entonces los Ye que habían perdido su empresa por la bancarrota no podrían recuperarse de su desesperada situación.

El segundo método era que alguien adquiriera la Corporación Ye. De esta manera, no irán a la quiebra y la deuda tampoco será un problema. En la superficie, seguiría siendo de los Ye, pero la persona a cargo de ella ya había sido cambiada.

En cuanto a buscar ayuda a Ye Zhen y Lu Beichuan, el padre Ye tenía suficiente conciencia de sí mismo para saber que era imposible que Lu Beichuan aceptara ayudarlo.

Para salvar esa última reputación, eligió de mala gana la segunda opción y vendió la Corporación Ye a una persona desconocida.

“Yo… No sé de qué estás hablando”.

Al padre Ye le importaba mucho cómo lo veían los demás. Había estado haciendo un buen trabajo ocultando este asunto. Habiendo expuesto la verdad de esa manera, perdió lo que quedaba de su prestigio.

— — — — — —

Vol-vi-mos~ jeje unos cuantos caps para que no se olviden del papucho villano mas hermoso (exceptuando a He Han, el no es villano, pero a veces parece xD) disfruten 😉

AnteriorNovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: