Saltar al contenido
I'm Reading A Book

SSUMPMHETL – Libro 1 – Cap 1

El reflejo de una hermosa mujer se proyectaba en el espejo. Su cabello plateado se onduló como las mareas del océano, y sus ojos purpúreos brillaban con tanta intensidad como un par de amatistas. Aunque ella era hermosa, sus ojos despiadados parecían capaces de derribar a alguien con solo una mirada. En general, su apariencia era cruel, acorde con el título de villana.
La mujer del espejo tenía los labios de un rojo carmesí, casi como si estuvieran teñidos de sangre. Ella separó esos labios y pregunto en voz baja:

“Espejo, espejo que estás en la pared, ¿quién es la más hermosa de todos?”

Al escuchar la pregunta, la superficie del espejo se onduló, como si un guijarro se arrojara al interior de un lago. Poco después, las ondas desaparecieron junto con el reflejo de la mujer de cabello plateado. En en su lugar, apareció el rostro de una joven.

“La más bella de todas es la princesa Blanche Friedkin, mi Reina Abigail.”

Obsesionada con la imagen apagada del espejo. La chica del reflejo parecía asustada, como si pudiera sentir mi mirada venenosa sobre ella.

“Blanche…”

Murmuré el nombre de Blanche mientras me acercaba al espejo.

La Princesa Blanche Friedkin era una niña que acababa de cumplir 11 este año. Como dijo el espejo la chica era ciertamente hermosa. Su elegante cabello negro se parecía al relajante cielo nocturno. Su piel blanca como la nieve no tenía una sola mancha. Sus ojos redondos, similares a los de un conejo, eran simplemente encantadores. Sus suaves y regordetas mejillas incitaban a ser pellizcadas al menos una vez.

En sus actuales 11 años, era más exacto describirla como “linda” que como “hermosa”. Sin embargo, ella estaría
obligada a recibir muchas propuestas de matrimonio una vez que alcanzara la mayoría de edad.

“Como esperaba…” -Di un puñetazo en la pared con todas mis fuerzas. Mi corazón no pudo calmarse, sin importar
cuantos golpes lancé -“¡Como esperaba, como esperaba, Blanche!”
“¡cómo era de esperar, nuestra Blanche es la chica más linda del mundo!”

Una vez más, no pude soportar lo encantadora que era Blanche. Con una cara de muñeca y la dignidad de una princesa, ¡ella era la personificación de todo lo encantador!
En el espejo, Blanche estaba hablando con su niñera con los ojos llorosos. Ella era tan linda como un conejo, o
tal vez un cachorro la describiría mejor.

Si este mundo estuviera ambientado en el siglo XXI, ¡ella podría haber debutado fácilmente como actriz infantil y recibir completamente la atención de todo el mundo!
‘¡Ah! ¡No puedo soportar esto!’ Totalmente incapaz de contenerme, golpeé furiosamente la pared de nuevo.
Solo después de varios golpes sentí que me calmaba, solo un poco. Aunque hubo sangre goteando de mis puños, no me molestó.

‘Uf. Blanche también esta súper linda hoy. No puedo creer que una niña tan linda sea mi hija’
Todavía no podía creerlo. Estrictamente hablando, ella no era mi verdadera hija. Y sin embargo, hace alrededor de un mes que había recibido a una hija tan adorable. Después de morir y reencarnar, me encontré a mi misma en el mundo de Blancanieves.

***

Mi nombre es Baekhap Lee.
Solo era una mujer normal de 30 años. Trabajé horas extras como los demás, preocupada por mi apariencia como muchos, y estresada por mi dieta como una persona normal.

Mis padres me llamaron así por la flor de lirio, por lo que si un extraño solo escuchara mi nombre, me imaginaría como una hermosa mujer de piel blanca y figura esbelta. Desafortunadamente, el nombre ‘Baekhap’ no me convenía en absoluto.

Yo era baja, regordeta y tenía la piel áspera. Mi único factor redentor fue mi personalidad única: ¿a quién engaño? Honestamente, era fea. Era solo una mujer corriente y poco atractiva. Enfrenté muchas dificultades en la vida debido a mi apariencia, pero aún así era feliz. Todo esto fue gracias a mi arduo trabajo.

Comencé a trabajar para una empresa de ropa infantil después de graduarme de la escuela de diseño. Era muy divertido diseñar ropa y ver cómo tomaba forma en la vida real. Pero debo haber trabajado un poco demasiado duro, ya sabes, durante varios años había estado trabajando horas extras. Un día como cualquier otro, tomé una siesta en la oficina y morí. Simplemente eso. Probablemente morí por exceso de trabajo.

‘Ugh. ¿Fui demasiado lejos tratando de trabajar y perder peso al mismo tiempo? Supongo que debería haber comido mejor y no saltarme las comidas.’

¡Así que, sí, morí!
Cuando abrí los ojos, me encontré en este cuerpo. Una hermosa y encantadora, aunque cruel, villana. Me convertí en la madrastra de Blancanieves, una mujer que envidiaba la belleza de su hija adoptiva y terminó tramando todo tipo de malas acciones, solo para que la muerte cayera sobre ella, la infame Abigail Friedkin.

Miré a Blanche, que estaba sentada en el lado opuesto de la mesa.
‘Incluso yo tengo miedo de mi propio rostro. Si pareciera más amable, ¿no me tendría menos miedo Blanche?’
Estamos teniendo una fiesta de té íntima.

“Princesa Blanche, por favor relájese y acepte este té”, le hablé a Blanche, tan amablemente como pude.
“S-sí, Lady Abigail.” El rostro de Blanche se puso pálido y ni siquiera podía mirarme.

Mientras sostenía la taza de té, sus manos temblaban tanto que el contenido estaba a punto de derramarse.
‘Haah, solo quería tener una buena reunión para el té con Blanche’
La hora del té transcurrió en silencio, pero, en ese momento, Blanche, que había estado mirando su taza de té todo este tiempo, me robó una mirada.
Sus grandes ojos azules eran tan puros e inocentes. Ella me recordó a un pequeño cachorro que miraba hacia arriba como preguntando: ‘¿Estás enojada conmigo?’
‘Ah, qué adorable’
No pude evitar sonreír. El rostro de Blanche cambió instantáneamente al ver mi sonrisa maternal.

“¿H-hice algo mal…?” preguntó tímidamente.

Antes, parecía un cachorro triste. Ahora parecía un conejo asustado. Sus ojos estaban llorosos también.
‘Hm. Ahora que lo pienso, ¿no era la cara sonriente de Abigail súper aterradora?’ Estaba sorprendida de mi propia sonrisa la última vez que me miré en el espejo.
Fue como la definición perfecta de una sonrisa asesina; literalmente, una sonrisa destinada a matar a una persona.

“No. No es nada”, dije mientras enderezaba mi rostro, fingiendo tomar té.

La expresión de Blanche se relajó, aunque solo fuese un poco. Agarró la taza de té con ambas manos y bebió un poco. Ella todavía robaba miradas de vez en cuando, tratando de leer mi estado de ánimo. Podía ver que Blanche estaba asustada y estaba pasando un mal momento conmigo. Sentí lástima por ella, y eso me dejó un regusto amargo.

‘Ha, quiero tocar su hermoso cabello. Ella se vería tan linda si hiciera tres trenzas y formara un recogido*. ¿No se vería aún más hermosa si lo combinara con lindos pantalones de tirantes y una blusa con volantes? Tal vez agregue un estilo de inspiración marina para complementar sus ojos azules. ¡Como un vestido blanco de una pieza con cuello marinero y una cinta azul!’ (J: en la versión inglesa usa ‘updo’ que es un tipo de moño/recogido como el de Blancanieves de Disney por ejemplo – mas info googlea)

Sin notarlo, mi mano derecha estaba picando con el deseo de vestirla. Realmente había pasado un tiempo desde que de verdad quería hacer un diseño. Pero cada vez que veía a Blanche, mi creatividad prácticamente brotaba. Al ver cómo morí por exceso de trabajo y aún anhelaba trabajar, me pregunté qué tipo de chiflada era.

‘¿Qué tan feliz sería si Blanche usara la ropa que había diseñado personalmente? Bueno, puedo obligarla a usarla, pero… ¿no lo consideraría una nueva forma de acoso?’
Justo en ese momento, escuché la voz de Blanche.

“Um, ¿Lady Abigail?”
Su voz tímida y suave me sacó de mis propios pensamientos.
“Um… ¿por qué me llamó aquí hoy? ¿Quizás… hi-hice algo mal?” Blanche estaba mirándome, jugueteando con sus dedos.
“No. Simplemente quería tomar el té contigo”

Blanche todavía parecía asustada incluso después de escuchar mi respuesta y, considerando lo que Abigail había hecho hasta ahora, no fue una sorpresa.
Abigail fue exactamente como la descripción del cuento de hadas, si no peor. Ella tenia que ser la mujer más bella del mundo. Esa mujer había ahuyentado a las doncellas o sirvientas consideradas incluso remotamente hermosas. Las mujeres restantes tampoco se salvaron, estuvieron sometidas a abusos y castigos sin motivo.

Blanche tampoco estuvo exenta. Si bien Abigail no podía hacerle un daño grave a la Princesa en público, aterrorizó a la niña en secreto. Por ejemplo, Abigail solía convocar a Blanche para encontrar defectos en ella. Además, difundía chismes, calumniando el nombre de Blanche. Yendo incluso mas allá, Abigail incluso hizo trizas los vestidos de Blanche.

‘Sí… No es de extrañar que Blanche esté temblando de miedo’
Suspiré internamente. Aunque preparé esta fiesta de té para acercarme a Blanche, terminé asustándola aún más.
‘¿Cómo puedo expiar mi pasado y acercarme a Blanche?’
Preocupada por estos pensamientos, mi té se fue por el conducto equivocado.
“¡¡¡!!!”
Una lágrima se formó en mis ojos cuando me atraganté con la bebida.
Los grandes ojos de Blanche se abrieron aún más cuando me vio toser.

“¿¡Lady Abigail!? ¿E-Está bien? ¿Está herida en alguna parte?” Sin saber que hacer, la niña me entregó un pañuelo.

Agité mi mano para tranquilizarla. No pude evitar sentirme culpable al ver el rostro preocupado de Blanche.
‘Para estar preocupada por Abigail, incluso después de todo ese abuso, eres demasiado amable. Como se esperaba de la protagonista principal’

“Estoy bien. No hay nada de qué preocuparse”, le aseguré. Poco después, logré aclararme la garganta.
Blanche me miró con preocupación en sus ojos, sin saber qué hacer.
“¿Todavía se siente mal?” preguntó dócilmente.

‘¿Por qué me mira así? Oh, ¿es por ese incidente?’ Sinceramente, Abigail había muerto una vez, al igual que yo también había muerto.
Cuando abrí los ojos, estaba en el funeral de Abigail, acostada en un ataúd. El ataúd estaba lleno de cientos de lirios blancos, tantos que me sentí como si estuviera sofocada por su fragancia. (J: curioso que fueran lirios blancos como los que hacen referencia a su nombre coreano ‘Baekhap’¬¬)

Preguntándome qué estaba pasando, me levanté para mirar a mi alrededor y vi a un grupo de extranjeros con miradas horrorizadas en sus rostros. Después, recuerdo haber causado un escándalo y haber preguntado a otros sobre dónde estaba y por qué me veía así. El médico imperial había diagnosticado que estaba en un estado de
shock después de recuperarme de una experiencia cercana a la muerte.

En ese momento me había preguntado: ‘¿Es a causa del shock que los recuerdos de Abigail me resultaban tan borrosos?’
Aunque los recuerdos de Abigail se habían quedado conmigo, estaban incompletos. Afortunadamente, poco a poco estaba siendo capaz de recordar los conocimientos necesarios para vivir como una Reina.

Empecé a adaptarme a este mundo después de comprender la situación. Pero había un problema. Tal como terminaba el cuento de hadas, eventualmente le entregaría a Blanche una manzana envenenada. Como resultado, yo me vería obligada a usar zapatos de hierro al rojo vivo y bailar enloquecida hasta la muerte. (J: por si no lo sabías, aunque en la versión azucarada de Disney hay muchas cosas fieles al original, la forma de morir de la madrastra bailando con los zapatos al rojo vivo es fiel al cuento original alemán)

‘¡No puedo morir así! Para evitar una muerte tan miserable, lo primero que debo hacer es mejorar mi relación con Blanche!’
Miré a Blanche en silencio. Sin embargo, esta vez no sonreí e hice todo lo posible por hablar suavemente.

“Estoy bien, gracias por preocuparte. En cualquier caso, ¿Princesa Blanche?”
“¿S-sí?” chilló, sacudiéndose levemente en su sillita.
“Lamento lo que he hecho hasta ahora”, dije, un tinte de arrepentimiento llenó mis ojos mientras hablaba.
Los ojos de Blanche se agrandaron ante mis palabras.
“Lamento todo el dolor que te he causado hasta ahora. Lo siento mucho. He reflexionado sobre mis acciones después de morir y volver a la vida.”

Blanche me miró de forma extraña, pareciendo muy sorprendida. Incapaz de decir nada, todo lo que pudo hacer
fue parpadear.

“Incluso si me disculpo, mis acciones pasadas no desaparecerán. Aun así, quiero disculparme contigo.”

Durante un tiempo, Blanche no dijo nada. Miré hacia abajo, esperando su respuesta. El reflejo de Abigail en el té me devolvió la mirada. A pesar de que parece un gato feroz, todavía se veía hermosa.

Fue una apariencia verdaderamente incomparable a la de mi vida anterior. Efímero cabello plateado, ojos morados,
de 170 cm de altura con un cuerpo de modelo y una piel suave como una fina pieza de porcelana.
Características distintivas y fascinantes, todo gracias al esfuerzo que se había hecho para preservarlas así. Cuando me encontré por primera vez en este cuerpo, la belleza de Abigail me había fascinado tanto que me encontré mirándome al espejo todo el día.

‘¿Por qué odiaba tanto a las personas hermosas? Eres lo suficientemente hermosa. ¿Cómo pudiste soportar
atormentar a una niña tan encantadora?’

En ese momento, miré a Blanche. Incluso su expresión contemplativa se veía linda y encantadora, como una cachorrita. Tenía muchas ganas de apretar esas mejillas suyas. ‘Aunque Abigail es deslumbrante, me gusta más Blanche. ¡Es linda y la habilidad más poderosa del mundo es la ternura!’

‘Sí, ella es la definición misma de lindeza, y me hace estremecer. ¿Por qué? ¡La ternura es justicia! Oh,
cómo me gustaría poder llevarme bien con Blanche.’

Lamentablemente, primero tenía que expiar todos los actos imperdonables que Abigail cometió hasta el momento. Como para dar fe de eso, Blanche permaneció en silencio. Todo lo que hizo fue mirarme de vez en cuando con una mirada confusa.
Su desconcierto era comprensible. No esperaba que todo se resolviera con una sola disculpa. Sin embargo, ahora que me había disculpado, necesitaba mostrar mi honestidad con acciones.
‘Será mejor que la deje ir ahora. Estoy segura de que se siente incómoda quedándose aquí’

“Debo haberte sorprendido, Princesa Blanche. Lamento eso. Puedes retirarte a descansar”
“¿Eh? Ah, sí, Lady Abigail” Aún conmocionada por lo que había sucedido, Blanche se puso de pie lentamente mientras permanecía cautelosa conmigo. Justo cuando estaba a punto de salir de la habitación después de despedirse, “¡Kya!” Se topó con alguien que entraba en la habitación y se cayó.

“¡¿B-Blanche ?!” Me encontré gritando su nombre sin siquiera darme cuenta. Justo cuando fui a ayudar para levantarla, me detuve en seco en el momento que vi al hombre que se había tropezado con ella. Como Blanche, el joven tenía el pelo negro azabache. Parecía tener veintitantos años.

Cuando lo vi por primera vez, recordé una exposición fotográfica que había visitado en el pasado.
Entre la serie de fotografías, estaba parada frente a la foto de una pantera negra. Su pelaje de terciopelo oscuro se veía elegante y majestuoso. La pantera negra dentro de la imagen me estaba mirando en silencio, pero aun así, su resplandor era abrumador. Aunque tenía miedo, no podía apartar la mirada. Estaba hipnotizada por su misterioso encanto, y miré los ojos de esa bestia salvaje durante mucho tiempo.

El hombre que estaba frente a mí se parecía mucho a esa pantera negra. Era majestuoso, hermoso, y encantador. Incluso el lunar debajo de su ojo derecho solo sirvió para hacerlo parecer aún más encantador. Cualquiera se sonrojaría al ver su rostro, pero apenas pude contener que una serie de maldiciones escapasen de mis labios.

Este hombre era el Rey del país, el padre de Blanche y también mi esposo, Sabelian Friedkin.
Mi enemigo jurado.
Todas las doncellas y sirvientes se inclinaron en su presencia. Yo también tenía que saludarlo. Sin embargo, había
algo más urgente de lo que ocuparse.

“Princesa Blanche, ¿estás herida?” Pregunté mientras me apresuraba a ayudar a Blanche a levantarse. Al hacerlo, escuché la fría voz de Sabelian.
“Presta atención”, dijo, su indiferente voz cortó la mía. Sabelian miró a su hija como si fuera una extraña para él. Su mirada de corazón frío carecía de compasión o amor.

¿Cómo era posible que alguien mirara así a su propia hija? Especialmente una niña tan encantadora como Blanche! Pero Blanche ni siquiera lloró. En cambio, ella arregló su postura. Luego, con sus manitas, agarró ambos extremos de su vestido y nos saludó.

“Disculpe, padre. Y lamento mostrar tal vergüenza, Lady Abigail.”
‘Espera, ¿por qué estás disculpándote? No fue culpa tuya por chocar…’ En ese momento, me di cuenta de que algo andaba mal.
“Princesa Blanche, ¿estás bien?” Pregunté, agarrando con cuidado el brazo derecho de Blanche. Mientras lo hacía, la niña se estremeció de dolor.

‘Como esperaba’ Cuando nos saludó antes, su mano derecha estaba inclinada. Ella debe habérsela torcido cuando cayó.

“Debes haberte lastimado la muñeca”, murmuré, con los ojos fijos en su pequeña mano.
Al escuchar mis palabras, Blanche se apresuró a esconder su mano derecha detrás de ella. “Oh. E-eso es… está bien. Realmente no hay nada de qué preocuparse”, espetó.

Su comportamiento se parecía al de un niño al que pillan robando algo. Después, miró a Sabelian. Eso me rompió el corazón al ver a Blanche tan abatida.
‘Ella ni siquiera lloró después de caerse’

“Llamaré a un médico para ti. Puedes retirarte, Blanche. Tengo algo que discutir con Abigail.” Continuó Sabelian, hablando con su fría voz.
“Si padre…”
Blanche inclinó la cabeza y se escabulló; parecía un conejo asustado huyendo.

“¿Cómo puede ser tan despiadado?” Miré a Sabelian mientras hablaba.
“¿Sobre qué?” preguntó con calma, ¡como si no pasara nada en lo más mínimo!
“Su hija está herida. ¿Le dolería darle una palabra de consuelo?” Prácticamente escupí esas palabras, y Sabelian inclinó lentamente la cabeza hacia la izquierda. Su mirada me atravesó como agujas.
“Qué divertido. Abigail, ¿desde cuándo te preocupas por Blanche?”

Me quedé sin palabras. Después de todo, hasta hace poco, nadie había acosado a Blanche más que yo. Debía haber sido extraño que alguien como yo protegiera a la niña.

“He cambiado de opinión después de morir”, respondí al fin.
“¿Es así?” Aunque respondió, Sabelian no pareció creerlo en lo más mínimo.

‘Las palabras de alguien que regresa de la muerte deberían al menos haberlo conmovido. Sin embargo, ni siquiera
se estremeció’
Lentamente se dirigió a la mesa y ocupó el asiento vacante de Blanche. Las sirvientas rápidamente le trajeron una nueva taza de té. Con un asentimiento, me hizo un gesto para que me sentara.

‘¡No me trates como a un perro, maldita sea!’ Apreté los dientes mientras tomaba asiento frente a él. Mientras lo miraba de frente, pensé para mí misma: ‘es un pedazo de basura, pero seguro que es muy guapo’

“Abigail, ¿te encuentras mal? No te ves muy bien”, me dijo por fin.
“El té está un poco demasiado caliente”, respondí, usando mi insignificante excusa para mirar hacia otro lado.

‘Ah, qué situación tan asquerosa. Pensar que beber té con un hombre guapo como este sería tan molesto. Que extraño.’
En muchos sentidos, Sabelian era perfecto. Fue reverenciado como un Rey sabio y fuerte que tenía una apariencia encantadora.
‘¿Y qué? Su corazón está tan vacío. Sé a ciencia cierta que la sangre que corre por sus venas es fría como el hielo.’

Cuando desperté de mi lecho de muerte, lo primero que vi fue el rostro de Sabelian, justo cuando estaba diciéndome su último adiós.
“No nos volvamos a ver en la próxima vida, Abigail.”
En el momento en que escuché esas palabras, varios recuerdos me inundaron, lo que me hizo salir corriendo del ataúd.

El día de su boda, la novia y el novio generalmente se besaban después de intercambiar sus votos, pero Abigail y Sabelian no lo hicieron. No solo eso, no bailaron juntos en la recepción de su boda, porque Sabelian estaba demasiado cansado y se había ido antes.

Mas aún, en su primera noche, Sabelian ni siquiera puso un dedo sobre Abigail. Él simplemente dijo
“Abigail, nunca te pondré una mano encima”
Sin dar mas explicaciones, Sabelian se quedó dormido. Así que, Abigail pasó su primera noche juntos con los ojos bien abiertos en la oscuridad. Incluso después de un año, Sabelian nunca tocó el cuerpo de Abigail, y mucho menos su mano. (J: yo hubiera pensado que era gay o tenía algún problema… tch que sería de las parejas de las novelas si hubiera más comunicación??)

Gracias a todo esto, la autoestima de Abigail quedó absolutamente destrozada. A pesar de que muchos hombres querían a Abigail, Sabelian rechazó su existencia. Devastada, al principio trató de responder a su frío tratamiento con el suyo. Pero, a medida que pasaba el tiempo, ese mismo tratamiento solo sirvió para aumentar su obsesión con Sabelian. Finalmente llegó a un punto en el que descartó su orgullo y dignidad, solo para aferrarse a él y suplicarle su amor.

“Su Majestad, ¿por qué se aleja de mí? ¿Qué debo hacer para ganarme su amor?”
“Ni siquiera te acerques a mí. No hagas nada, no digas nada. Actúa como si estuvieras muerta. Ese es tu papel.”

Abigail se desesperó por sus palabras. Pensó una y otra vez sobre el por qué Sabelian la rechazaba tanto. Después de un largo período de tiempo, llegó a una conclusión: no era lo suficientemente hermosa como para que Sabelian le prestara atención. Por lo tanto, su personalidad malvada empeoró.
Se volvió aún más rencorosa, echando del Palacio a cualquiera que fuera remotamente bonita, e incluso acosando a Blanche por celos.

Abigail era una persona espantosa y no podía defender sus acciones, pero me compadecí de ella cuando llegó a su trágico matrimonio. Incluso si era un matrimonio político entre dos Países, un matrimonio sin amor, el trato que recibió fue demasiado duro.

‘Sabelian, ese bastardo. Incluso si no amas a Abigail, ¿cómo podías humillarla así? ¿Por qué te casaste con ella en primer lugar? Solo pensar en eso ahora me enoja.’ Bebí un poco de agua fría para templar la ira que ardía dentro de mí. Estando en tal situación, no estaba feliz de tener a Sabelian de visita.

Fue bastante inusual por su parte. ‘¿Y por qué motivo podría haber venido? Ciertamente nada bueno.’

“Entonces, ¿qué le trae por aquí hoy, Su Majestad?” Pregunté, queriendo que esta reunión terminara.
“Quería hablar contigo sobre tu muerte” Respondió de inmediato y me estremecí al escuchar la palabra ‘muerte’ Dejando mi taza de té, lo miré.
“¿Mi muerte?”
“Sí. Si bien tuvo la suerte de sobrevivir, ciertamente murió una vez. Así que estamos investigando la causa de la muerte y el culpable.”

Mis oídos se animaron ante esto. Una cosa que me molestó tanto como el final de este cuento de hadas fue la muerte de Abigail. Escuché que Abigail murió mientras dormía. Tenía solo 23 años y además estaba sana. Por lo tanto, su muerte no fue natural ni esperada. Así que, era muy probable que hubiera sido asesinada.

‘Uf, me da escalofríos solo de pensar en eso. Podría haber muerto ya una vez, pero morir de trabajar en exceso es completamente diferente a ser asesinada.’

Con los brazos cruzados, Sabelian continuó con su monótono monólogo, como si estuviera leyendo un pasaje
de un libro.
“Probablemente fue veneno. Si hubiéramos tenido la oportunidad de diseccionarla, lo habríamos sabido con seguridad, sin embargo.”

‘Hey, ahora. ¿No puedes mirarme así mientras estás hablando de diseccionarme?’

“Investigué a todos los sirvientes cercanos a ti, pero no se pudo encontrar ninguna evidencia de intento de asesinato.”
“Qué lástima”, le respondí.

‘En ese caso, la persona que me mató podría estar caminando por algún lugar del Palacio en este momento’
Sentí un escalofrío recorrer mi espalda. A diferencia de mí, Sabelian permaneció indiferente. Tomó un sorbo de su
té antes de continuar.

“¿Recuerdas algo antes de tu muerte? Será más fácil atrapar al culpable si es así”, preguntó, sondeándome con sus ojos.
Por agradable que hubiera sido, solo pude negar con la cabeza.
“Desafortunadamente no.” Los recuerdos de Abigail llegaron en pedazos, como un mapa quemado. Algunos eran claros como el cristal, otros completamente ausentes.

Sabelian levantó la cabeza ante mi respuesta. Me miró en silencio durante un rato antes de decir:
“¿Te acuerdas de ‘ese’ incidente, por casualidad?”
“¿Incidente?” Pregunté, desconcertada por la vaga pregunta.
“Hace seis meses, cuando colapsaste después de beber veneno”, aclaró, sin dejar de mirarme directamente.

‘¿Hace seis meses?’
Traté de rememorar los pocos recuerdos que tenía: ‘¡Oh, cierto! Me acuerdo. Consumí veneno, pero…’

“Se refiere a la vez que me envenené a mí misma”, dije al fin.
Así es, Abigail había consumido previamente un débil veneno por su propia voluntad en un intento por llamar la atención de Sabelian. Cuando hizo eso, Sabelian la visitó inesperadamente a toda prisa.
Al notar eso, estaba muy feliz de haber llamado finalmente su atención. Aunque, cuando la verdad se rebeló, Sabelian se volvió aún más frío con ella.

En este momento, sin embargo, Sabelian asintió y me miró de nuevo.
“¿Querías mi atención de nuevo, Abigail?” dijo con frialdad. Sus ojos parecían estar analizándome bajo una penetrante mirada.

Me quedé boquiabierta porque estaba increíblemente sorprendida. ‘¿Q-qué? ¿Sospecha seriamente que Abigail estaba tratando de suicidarse de nuevo?’
Por supuesto, Abigail lo había hecho en el pasado para recibir su atención, pero una sospecha como esta era demasiado.

‘¡Sí, ella también fingió estar enferma en el pasado! Sí, ¡ella también intentó caer al lago! Y sí, ella también bebió un poco de veneno, ¡pero aún así! Hm… en realidad. Es totalmente comprensible llegar a esa conclusión. Incluso estoy empezando a sospechar de ella. ¿Por qué estoy limpiando todo este lío que Abigail causó?’
A pesar de mis sentimientos agraviados, mantuve a raya la ira para poder vivir una vida tranquila a partir de ahora en adelante.

“Lo admito, soy culpable de haber cometido un par de artimañas creativas para obtener el afecto de Su Majestad en
el pasado-”
“¿Una par?”
“Unos pocos…”
“¿Unos pocos?”
“¡D-de todos modos! Esta vez, ese no fue el caso”. Hice lo mejor que pude para mantener la compostura.
Aun así, los ojos del hombre delataron su absoluta duda sobre mi sinceridad.
“No importa lo que hagas, no podré darte el amor que deseas”

Quería verter agua fría en esa estúpida cara suya. ¿Cuándo dije algo sobre eso justo ahora? Sentí una sensación desagradable, como si me hubieran rechazado preventivamente antes de que pudiera confesarme.
“Bueno. Está todo bien. En cualquier caso, tampoco deseo su cariño.”

Esto no era ni una broma ni una burla, estaba hablando completamente en serio. No quería algo como su interés. Pero el aura de sospecha de Sabelian permaneció.
Una vez más, hablé con total honestidad:
“Después de mi experiencia cercana a la muerte, finalmente me di cuenta de cómo de inútil fue todo. No importa cuánto busqué su atención, todo lo que me dio fue lástima. Bien, ya no quiero su lástima.”

Al igual que Sabelian no sentía ningún afecto por mí, yo tampoco sentía ningún afecto por él. Admito que me atrajo su rostro al principio, pero su personalidad inmediatamente arruinó eso.
“Puede sospechar de mí, pero le juro por el nombre de mi familia que me he pronunciado sin falsedad.”

“Creo recordar que la última vez juró sobre el nombre de su familia.”

‘¡Maldita sea, Abigail! ¿No podrías haber sido más considerada con la persona que estaría limpiando el lío que hiciste? ¡¿Qué pasa contigo que mentías sobre todo?!’ Me tomé un momento para ordenar mis pensamientos y elegí mis siguientes palabras con cuidado.

“Si realmente usara esta situación para llamar su atención una vez más, ¿no habría acusado a una de las sirvientas de envenenarme?”
La verdadera Abigail habría hecho esto con certeza, estoy 100% segura. Habría elegido una doncella relativamente bonita y habría tenido a toda la familia de la pobre chica ejecutada por el falso delito.

“Dado mi historial, es obvio que las sospechas se dirigirían hacia mí si les dijera que no tenía un sospechoso en mente. Si hubiera culpado a alguien desde el principio, y me hubiera inventado un criminal creíble que Su Majestad aceptase, entonces las cosas irían exactamente como parece pensar que quiero que lo hagan.”

Sabelian no dijo nada, pero sus sospechas tampoco se disiparon por completo. La desconfianza que teníamos el uno para el otro no disminuyó fácilmente en absoluto, como la nieve endurecida.
Ahora era mi oportunidad.

“Entiendo perfectamente su vacilación al depositar su confianza en mis palabras. Pero le garantizo que verá la verdad en ellas a partir de este momento. De hecho, tengo una propuesta ahora para comenzar a expiar mis pasadas fechorías.”
“¿Una propuesta?”
“¿Por qué no…” Esbocé la sonrisa más brillante que pude, “… dormimos en habitaciones separadas?”

Pude ver que los ojos de Sabelian se agrandaron un poquito. Fue muy parecido al momento en que regresé a la vida después de haber sido tomada por muerta.

“¿Habitaciones… separadas?”
Incluso él se sorprendió.

“Sí. Habitaciones separadas”. Hablé lentamente, enfatizando cada palabra.

Aunque hice que pareciera que la sugerencia era para beneficio de Sabelian, fue tanto para mí como para él.
Actualmente, Sabelian y yo compartíamos cama. Eso… me hizo sentir incómoda, por no decir menos. Quería dormir profundamente, pero no pude pegar ojo tumbada al lado de alguien que ni siquiera conozco. Al final del día, era un extraño para mí. Podríamos ser una pareja en el exterior, pero en la intimidad, éramos poco más que conocidos.

¿Compartir la cama con un hombre que no conozco? Cada noche sufrí de parálisis de sueño inducido por estrés, y me estaba cansando de eso. Entonces, se me ocurrió mi brillante solución: dormitorios separados.
Yo estaría feliz, él estaría feliz. Y en el lado positivo, podría comenzar a mejorar su opinión sobre mí.
Todavía parecía escéptico. Después de lo que pareció una eternidad, finalmente asintió con la cabeza.

“Muy bien. Haré los arreglos necesarios para eso pronto.”
“Maravilloso. Ah, y una cosa más. Esa fue una sugerencia, pero ahora me gustaría hacer una solicitud.”
Ésta era la parte más importante.

“¿Una solicitud?”
‘Uf, baja un poco la mirada aguda, ¿quieres?’
Le expliqué rápidamente antes de que pudiera tener ideas extrañas en su cabeza.
“No es necesario que cumpla con sus deberes como esposo. Más bien, me gustaría que cumpliera con sus deberes como padre, al menos.”
“¿Qué quieres decir con eso?”
“No está en lo mas mínimo interesado en concebir otro hijo, así que ¿no debería adorar a la única que tiene, aunque sea un poquito?”

Sabelian parecía más confundido que cualquier otra cosa. Un pequeño suspiro escapó de mis labios.
“Antes, cuando Blanche se lastimó, su respuesta fue muy fría.”
“Llamé a un médico, ¿no?” Sabía que respondería de esta manera.
“Hubiera sido mejor preguntarle si estaba bien primero”, le insté. Pero ni siquiera una punzada de autorreflexión cruzó el rostro de Sabelian.

Qué hombre tan complicado de entender.
Mi suposición inicial detrás de su comportamiento extraño era porque Blanche era una hija y no un hijo, pero ese no parecía ser el caso. Después de todo, si realmente quisiera un hijo, se habría acostado con Abigail ya. Bueno, es muy posible que se haya negado a hacerlo simplemente porque no le gustaba Abigail, pero aun así, seguía siendo extraño que no se divorciara ni tuviera una segunda esposa para tener un hijo.

‘O… ¿podría ser eso? ¿Educación espartana? ¿La educación espartana de un león que hace que su hijo cayera por un acantilado? ¿Era su forma de intentar criar a Blanche para que fuera una chica fuerte? No, eso es una tontería. Ignorar a una niña y ser estricto con ella son dos cosas totalmente diferentes’

“Ella no es otra que su hija. Debería tratar de amarla” le presioné.
“Sí tienes razón. Esa es mi hija… ”
‘¿Oh? ¿Me estaba escuchando finalmente?’
Pero su voz era tan fría como el viento ártico.

“… Es mía, no tuya. Yo seré el que tome las decisiones sobre la crianza de Blanche.”

‘¿Qué? ¡¿Eso?! ¿S-se refirió a su propia hija como un objeto?’
Si la verdadera Abigail hubiera escuchado esta declaración, se habría levantado de un salto y bailado de alegría. Nada podría haberla hecho más feliz que presenciar el empeoramiento de la relación entre Sabelian y Blanche.
Pero no esta Abigail. No podía hacer la vista gorda ante una niña siendo ignorada tan despiadadamente. Apreté mis
dientes y rápidamente me levanté de mi asiento. Esto hizo que la mesa temblara un poco por el movimiento repentino, y como consecuencia derramé un poco de té.

“Mi nombre ahora es Abigail Friedkin. Blanche también es una Friedkin. Creo que estoy en todo mi derecho de
intervenir.” Le lancé una mirada furiosa con todo el disgusto y el odio que pude reunir. Sabelian no se molestó en decir nada.

“Mi solicitud sigue siendo la misma. Por favor, ame a la princesa Blanche como su hija. Dormiré sola de ahora en adelante. Ahora, si me disculpa.” Salí de la habitación a toda prisa.
Retirarme antes de que lo hiciera el Rey se consideraba de mala educación, pero no me importaba un comino. Nuevamente, Sabelian no se molestó en decir nada.

***

“Clara, ¿estás segura de haber oído bien? ¿La Reina realmente duerme separada del Rey?”
“¡Así es, así es, señorita Norma!” Las doncellas que servían a las órdenes de Abigail se susurraban entre sí.

La mujer llamada Norma estaba lejos de ser lo que cualquiera llamaría hermosa. Ella era bastante alta y larguirucha y, además, tenía una nariz aguileña. Clara también era una chica de apariencia promedio, con cabello castaño y algunas pecas.

Clara bajó aún más la voz y susurró en el tono más reservado. “Y escucha esto, fue la Reina quien lo sugirió, de todas las locuras.”
“¿Qué está haciendo ahora?” Los rumores volaban por todo el Palacio los últimos días.
La causa de todo esto fue, por supuesto, la Reina Abigail. Ella era la comidilla del Palacio en este momento. Después
todo, ella murió y volvió a la vida. Y después de que revivió, siguió haciendo locuras una después de otra.

“¿Qué quieres decir con qué está tramando? ¿No fuiste tú quién dijo que estaban en malos términos para empezar?” Clara preguntó confundida. Norma, por otro lado, se mordía el labio inferior de nerviosismo.
“No hay manera de que fuese tan simple, Clara. Definitivamente está tramando algo, recuerda mis palabras. Es de la Reina Abigail de la que estamos hablando, después de todo”. Norma había estado empleada por Abigail desde que la Reina vino por primera vez al Palacio.

En solo el primer año de servir a la Reina, podría haber pasado una semana entera quejándose de las cosas que se había visto obligada a soportar.
Su ropa decía mucho sobre el duro trato de Abigail hacia el personal de servicio.

Solo la nobleza podía servir directamente a la realeza, por lo que las sirvientas del Palacio solían vestirse con atuendos de clase alta, según su condición de nobles. Pero Norma y Clara solo vestían un uniforme de sirvienta normal. Esto, de nuevo, fue gracias a la obsesión de Abigail por la belleza. Podías esperar que te regañaran de inmediato por lucir incluso remotamente bonita. De modo que las sirvientas vistieron sus uniformes monótonos para escapar de la ira de Abigail; el maquillaje y los accesorios también eran tabú.

“¿De verdad crees que alguien puede cambiar tan fácilmente? Sólo observa. Ella volverá de nuevo para desahogar su
enojo como siempre, solo espera. Y no bajes la guardia.”
“Hmm, está bien. Seré cuidadosa.” Clara asintió, pero todavía no parecía completamente convencida. Norma solo
suspiró.

Después del asesinato de Abigail, muchos sirvientes fueron reemplazados por otros nuevos. Clara, siendo una de
las sirvientas mas nuevas, no conocía la verdadera naturaleza temible de Abigail. A este ritmo, la perseguirían
en cuestión de días. Pero antes de que Norma pudiera darle más advertencias a la niña, sonó una campana desde el exterior de la habitación. Abigail estaba llamando a un sirviente.

Temerosas de ser reprendidas por llegar incluso un segundo tarde, las dos rápidamente salieron.
Pero Abigail ya parecía estar de mal humor. Ella miró a la mesa frente a ella con sus labios fruncidos.
‘Maldita sea. Estamos jodidas’, maldijo Norma en su mente, preparándose para otro de los ataques histéricos de Abigail.

“Quiero preguntaros algo a vosotras dos.”
Norma sintió un escalofrío recorrer su espalda ante el tono de voz frío de Abigail y trató de responder cortésmente como pudo. “¿Si su Majestad?”

“¿Cuál de estos crees que se adapta mejor a Blanche?” Abigail señaló la mesa, sobre la cual estaban dos pequeños pares de zapatos. Uno era un par de zapatos negros tradicionales estilo Mary Jane*. El otro, un par de zapatos blancos con tacón de gatito, que tenía lindas cintas decorando la parte de atrás. (J: por si alguien no lo sabe, los zapatos Mary Jane son los típicos tipo muñeca, lisos, planos y con cinta en el tobillo o arriba en el empeine)

‘¿Eran para Blanche?’ Norma supuso que se trataba de otro complot para acosar a la niña. Abigail probablemente estaba planeando poner agujas dentro o algo así. El problema radicaba en cómo responder a la pregunta de la Reina. ¿Debería decir que ambos eran demasiado chillones para alguien como Blanche, o…?

Mientras Norma reflexionaba sobre la mejor manera de responder, Clara habló con una cálida sonrisa.
“Creo que ambos son muy bonitos.”
Norma miró a Clara con absoluta sorpresa. ‘¿Cómo se le ocurrió una respuesta tan tonta? ¡La Reina seguramente explo…!’

“¿Verdad? Creo que ambos se verían absolutamente adorables en ella.” Abigail se iluminó inmensamente, pero
luego, su tez se oscureció inmediatamente de nuevo. “Hmm, pero ¿y si no le gustan?”
“¿Por qué no deja que la Princesa elija cuál le gusta más, entonces?”
“Eso sería lo mejor, ¿no?” Abigail cayó en una profunda reflexión.

Mientras tanto, Norma todavía estaba tratando de recuperarse de su conmoción. ‘Estaba Abigail deliberando seriamente sobre qué regalo darle a la Princesa? Especialmente cuando ella parecía que estaba pensando en cómo asesinar a alguien.’

El hecho de que Abigail pasara una nueva hoja comenzó a parecer más plausible. En el pasado, si Clara hubiera hablado sin permiso así, Abigail habría perdido los estribos. Algo cambió después de que ella volvió a la vida, pero Norma siguió observando a Abigail con una expresión complicada.

Se dio cuenta de que los ojos morados de Abigail se dirigieron hacia los oídos de Clara. Ella los miró fijamente antes
de decir: “Clara, ¿verdad?”
“¿Si su Majestad?”
“Tus pendientes son muy bonitos.” Escondidos debajo del cabello de la doncella, Clara usaba aretes azules.
Norma sintió que el corazón le subía al estómago. ‘¡Clara, idiota! ¡Te dije que los accesorios estaban prohibidos!’

Abigail sonrió mientras se dirigía a Clara, su rostro se torció para parecerse a un demonio del infierno.
Clara se dio cuenta de su error en el momento en que vio esa sonrisa. “Lo-lo siento. Lo juro, no me pondré pendientes nunca más!” Clara palideció visiblemente y trató de quitarse los pendientes rápidamente. Ella estaba en tal apuro que hasta hizo sangrar sus lóbulos.

Abigail saltó de su asiento y rápidamente agarró las manos de la niña.
“¡Clara! ¡Cálmate! Estás sangrado.”
Gotas de sangre gotearon de los lóbulos de sus orejas. Abigail tomó un pañuelo y limpió la sangre de la piel de Clara.

Norma se quedó perpleja. ¿Abigail? ¿Limpiar la sangre de un sirviente? ¿Sin regañar a la chica por llenar de sangre la alfombra?
En este momento, el rostro de Abigail solo mostraba preocupación, y la Reina habló como si fuera ella quién resultó herida. “Solo te estaba felicitando por tus bonitos pendientes. No hay necesidad de asustarse tanto.”

“¿E-en serio?” Clara parecía más sorprendida que cualquier otra cosa.
Abigail habló en un tono suave, tratando de calmar a la chica. “Por supuesto. Y, de ahora en adelante, puedes usar lo que desees. Por favor, transmite mi orden también a las otras sirvientas.”
“S-sí, Su Majestad.” Clara apenas logró balbucear una respuesta.

Después de que Abigail confirmó que el sangrado se había detenido, quitó el pañuelo. “El sangrado
se detuvo, pero te recomiendo que consultes a un médico”. Su rostro estaba rígido, pero no su voz.
Clara atravesó el momento aturdida. No podía creer que la Reina del País la hubiera tratado tan bien.

Abigail ni siquiera se dio cuenta de la reacción de Clara y permaneció algo compungida. Ella miró los pendientes ensangrentados de Clara por un momento, luego se acercó a su mesa de accesorios. “Ah, ahora que lo pienso, había un par de aretes que no estoy usando.”

Cuando Abigail abrió su joyero, piedras preciosas y gemas de todos los colores comenzaron a brillar desde dentro. Diamantes, granates, esmeraldas, corales, perlas, zafiros. La caja parecía una pequeña exhibición de un museo, como si todas las joyas del mundo pudieran encontrarse en este único cofre. Clara tenía piezas de joyería, ella era de una familia noble, pero esto estaba en un nivel completamente diferente. Allí había una cantidad ridícula de joyas adentro. Abigail sacó un par de aretes de zafiro del alijo, unos que eran del mismo tono de azul que los pendientes de Clara. Sin embargo, probablemente eran mucho más caros.

“Aquí, te daré estos.” La Reina le tendió con cuidado los pendientes en la mano.
“N-no. No puedo aceptar algo como esto.” Clara agitó las manos en señal de negación, completamente conmocionada.
“No los estoy usando. Y me estarías haciendo un favor, ya que estaba planeando deshacerme de la mayor parte de
estos, de todos modos.” La mirada de Clara tembló mientras escuchaba las dulces palabras de Abigail.
Abigail aprovechó la oportunidad y puso los pendientes en las manos de la niña. Luego se volvió para mirar a Norma, que se estremeció instintivamente. Abigail le dio una mirada una vez más a su sirvienta de hacía mucho tiempo asintiendo para sí misma.

“El peridoto te sentaría bien, Norma.”
“No necesito nada, Su Majestad. Sus joyas se desperdiciarían en mí”
“No, no lo harán. Sé que has sufrido trabajando para mí todo este tiempo, así que quiero darte un regalo. Norma, lo siento mucho por todo.”

La disculpa fue tan incómoda como el regalo en sí. Incapaz de decir nada, Norma miró aturdida mientras Abigail escogió un collar verde y se lo puso en las manos.
Ninguna de las doncellas expresó palabras de gratitud, pero a Abigail no le importó. Ella simplemente puso el joyero de vuelta en su lugar, y dijo: “También les daré regalos a las otras sirvientas, así que por favor, no os preocupéis demasiado, ¿de acuerdo? Ahora bien, saldré un momento.”

Abigail salió rápidamente de la habitación, después de lo cual se quedó completamente en silencio. Nadie se atrevió a hablar. La boca de Norma se quedó boquiabierta, incapaz de decir si era un sueño o una realidad. Ella inconscientemente murmuró para si misma, “¿Ella realmente cambió? Es como una persona completamente diferente ahora”


Jerry: ohhh cuanta alegría poder tener ya la versión inglesa oficial de esta novela. De hecho lo que realmente quería deciros es que los capítulos son fieles a la versión de los tomos del libro y por eso son más extensos que los capítulos que se habían publicado en su versión web (abarcan unos 3 cap y medio o así) Por lo que son mucho más tediosos de traducir/editar y sacian más el afán de lectura… espero.

En fin, tenedme paciencia, y muchas gracias!
Pd: prometo por las bragas de Mafalda y la manta de Snoopy intentar ponerme al día con los otros proyectos 😉

Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (4)

Ay, me encanta esta novela es preciosa🥺, muchas gracias!

Responder

Si! es genial y la versión del libro inglesa es muy chula 🙂 Gracias por comentar!

Responder

Ay gracias me gusta como va

Responder

siii esta historia es genial, aunque tengo debilidad por las versiones de los cuentos clásicos… no lo puedo evitar. Por cierto, mañana sale cap nuevo!

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: