Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 179 RDS

Semilla (11)

Sienna no se ha despertado en mucho tiempo para alguien que solo tomó un poco de Depenhy. Antes de que Carl pudiera interrogar al médico Imperial, Pavenik lo visitó por primera vez y le preguntó.

“¿Por qué la Emperatriz no puede despertar?”

“Eso es porque… Cuando una persona normal ingiere Depenhy, por lo general solo le causa un pequeño dolor de estómago. Pero a veces, cuando lo toman mujeres embarazadas o personas con enfermedades crónicas, quedan en coma y no pueden despertarse”.

Pavenik preguntó apresuradamente, pensando en aquella posibilidad.

“¿Su Majestad la Emperatriz estaba embarazada?”

“Es difícil de asegurar debido al pulso débil, pero los síntomas sugieren que lo estaba”.

El rostro del Canciller se puso serio. Ahora, el médico describía su estado de embarazo como un ‘tiempo pasado’. Consideraba muerto al niño de Sienna.

Ya era difícil controlar la situación actual porque la niñera de Bluebell intentó matar a Sienna, pero si se sabe que ella y su hijo fueron perdidos por la niñera de Bluebell, no importaría cuánto la Segunda Emperatriz niegue que intervino directamente, no la dejarían ir fácilmente.

Pavenik no estaba del mismo lado que los Pear, pero pensó que ninguna otra lucha por el poder ayudaría a Carl ante esto. El Imperio de Leipsden sería devastado por una larga guerra y la discordia constante en los círculos políticos.

Sobre todo, el problema era que Sienna también era ciudadana del Sacro Imperio. Si esta situación se agravaba, el Sacro Imperio no tenía más remedio que interferir en los asuntos de Leipsden. Además, una división de la Orden de los Caballeros del Sacro Imperio ya se encontraba en la capital. Pavenik no deseaba tal cosa.

‘Si tan solo el Emperador Carl no se hubiera preocupado tanto por la Primera Emperatriz…’

Si él hubiese sido más indiferente hacia Sienna, la situación actual podría usarse para sacar mucho provecho de los Pear. Pero era alguien a quien Carl cuidaba con todo su corazón. No podrá negociar en los problemas políticos de forma racional cuando su vida está en juego. Más bien, Carl probablemente intentaría cortar el cuello de todos los que arriesgaron su vida.

Pavennik pensó que contarle su plan al Emperador sería como chocar contra un barril de pólvora sosteniendo un fósforo en llamas. Este secreto tenía que ser guardado únicamente por él y el médico.

“No deberás contarle a nadie sobre esto”.

Era médico Imperial desde hace mucho tiempo. Cuando comprendió lo que le preocupaba a Pavenik y lo que quería decir, asintió. La razón por la que pudo seguir siendo miembro del Palacio Imperial durante todos estos años fue porque podía cerrar la boca como una almeja.

“No sé nada. No es bien sabido que haya tal efecto por la Depenhy”.

Pavenik asintió. Creía que el médico cumpliría su promesa.

 * * *

Mientras Sienna estaba en coma, Carl detuvo todo su trabajo y se mantuvo a su lado. Era como un depredador acechando hasta el momento adecuado.

En su ausencia y sus movimientos, el Conde Pear corrió afanosamente para hacer de esto el único acto de la niñera. Constantemente predicaba que el primer hijo de Carl estaba sentado en el vientre de Bluebell.

La mayoría no creía que fuera el único crimen de la niñera, pero ninguno de ellos criticó directamente a su hija.

Los Pear se habían convertido en Jefes de la aristocracia y ejercían un gran poder. El Conde Pear fue durante mucho tiempo un ayudante de Carl que lo ayudó a elevarse al trono de Emperador, y un hombre que posicionó a su hija como Emperatriz. Además, no había nadie que lo detuviera cuando el heredero imperial estaba en el vientre de su hija.

Mientras todo estaba en un caos, Carl permaneció en silencio junto a Sienna. Se le ocurrió que si ella no se despertaba, muchas más cosas perderían sentido.

El primer día, tuvo la creencia de que ella se levantaría pronto. El segundo día, y el tercer día, sintió como si abriría los ojos como si nada hubiera pasado. Pero incluso ahora, en el décimo día, ella ni siquiera se ha movido.

“Su Majestad, debería comer y dormir un poco. ¿Cuanto tiempo estarás aquí?”

Pavenik le dijo a Carl con voz preocupada.

Al principio, comprendió porque Carl había dejado atrás su trabajo. Observó desde un costado lo mucho que él se preocupa por Sienna, por lo que supo lo triste que debía estar ahora. Sin embargo, Pavenik se preocupó más porque estaba junto a ella incluso sin comer, lastimando su propio cuerpo.

Entonces, se arrepintió. Incluso si Carl se convirtió en enemigo de los Pear, no debió haberlo obligado a casarse con Bluebell. Nada de esto habría sucedido si Carl no se hubiera casado con ella. Pero fue un lamento tardío.

Pavenik quería que Sienna se despertara ahora. De lo contrario, tuvo la ominosa premonición de que Carl desaparecería. Como ella no se despertaba, los hombros del Emperador anteriormente firmes estaban caídos y sus ojos, que siempre habían sido imponentes y claros, perdieron el enfoque.

“Su Majestad el Emperador, el mensajero del Sacro Imperio está aquí. El Sacerdote de la Diosa de la Tierra está pidiendo tener una reunión privada con Su Majestad”.

“¿El Sacerdote Roy?”

Carl saltó de su asiento. Pavenik respondió con una mirada perpleja.

“Sí, el Sacerdote Roy ha solicitado una reunión privada como representante del Sacro Imperio”.

¿Por qué no pensó en eso?

“He olvidado su capacidad para curar a un niño con una grave herida interna”.

Eso es exactamente lo que había dicho Sienna. Él puede curar cualquier herida siempre que la persona esté respirando. Carl había presenciado personalmente su increíble milagro. Se le ocurrió que él era el único que podía salvar a Sienna ahora.

“¿Te gustaría recibir al Sacerdote Roy?”

“¡Ahora mismo! Lo veré de inmediato”.

Carl apresuró sus pasos.

Roy siempre fue un hombre enérgico. Se encontró con Carl con cara de urgencia.

“¿Está bien la Emperatriz Sienna?”

Le preguntó a Carl directamente sin la debida cortesía. Carl no lo reprendió su rudeza. Sin embargo, no había forma de ocultar sus amargos sentimientos.

“Ella… No está bien. Ha estado inconsciente desde hace diez días”.

El rostro de Roy se puso azul ante las palabras de Carl.

“¿Dónde está la Emperatriz Sienna ahora?”

Roy le preguntó. Su confianza, como si hubiera venido buscando a una persona de su propiedad, hizo que Carl sintiera como si todo su cuerpo estuviera siendo sumergido en agua fría.

No quería hacerle saber dónde estaba Sienna. Pero si no la tocaba, estaba claro que ella nunca se despertaría. Incluso el médico Imperial no pudo averiguar cuál era su enfermedad.

“Pavenik te guiará.”

Carl apretó el puño. Un hilo de sangre brotó de la carne presionada contra sus uñas. No podía seguir a Roy. Era más importante que cualquier otra cosa mantenerla viva, pero tampoco quería que Roy la salvara.

“¿Su Majestad no vendrá?”

“… Adelante. Te alcanzaré en un momento”.

Ante las palabras de Carl, Pavenik asintió y guió a Roy a la habitación donde yacía Sienna. Roy le dijo a Pavenik frente a la habitación donde ella estaba.

“¿Me dejarás estar a solas con Sienna durante el tratamiento?”

“Lo haré. ¿Pero realmente puedes tratarla?”

Pavenik, que nunca había visto la curación de Roy, preguntó con una mirada sospechosa. Para él, era casi incomprensible que Carl creyera en el Sacerdote. Roy respondió encogiéndose de hombros en su rostro desconfiado.

“Si tienes fe”.

Cerró la boca ante el vago comentario. Cuando Roy entró en la habitación, Pavenik cerró la puerta en silencio. Quería verlo realizando un milagro, pero no podía interferir con el tratamiento. De una forma u otra, la Primera Emperatriz tenía que despertar.

Al entrar en la habitación donde dormía Sienna, Roy se paró a su lado y dijo con una mirada sombría, incapaz de contener su corazón afligido.

“¿Por qué te ves así?”

Roy pensó que si se convertía en la esposa del Emperador, ella estaría feliz de casarse con el hombre más poderoso del Imperio. Cuando la escuchó decir que las serpientes portadoras de veneno se arrastraban por esta guarida, se rió como una broma. Pero ahora se dio cuenta de que sus palabras no estaban equivocadas.

Apartó el cabello de Sienna. Se reveló un rostro delgado y pálido. Roy la miró a la cara durante mucho tiempo antes de tocar su frente.

La luz brotó de las yemas de sus dedos. La luz envolvió el cuerpo de Sienna como si estuviera bailando y continuó brillando durante mucho tiempo.

La luz se apagó y su tratamiento terminó, pero ella no se despertó de inmediato. Roy se sentó a su lado y esperó a que se despertara naturalmente.

La vio abrir lentamente los ojos. Era como si estuviera viendo un nacimiento digno y hermoso.

“… ¿Sacerdote Roy?”

Sienna lo encontró sentado a su lado y lo llamó por su nombre.

“Sí, Emperatriz Sienna.”

Roy sonrió suavemente. Fue una sonrisa muy apropiada para él. Ella sonrió alegremente mientras lo enfrentaba. Se sintió muy renovada como si hubiera tenido una buena noche de descanso.

“¿Qué te trae por aquí?”

Pero luego, al momento siguiente, tan pronto como se despertó, se sintió avergonzada de que Roy estuviera allí.

“¿Por qué está el Sacerdote Roy en mi habitación? ¡Ah!”

No fue sino luego de unos momentos después que Sienna se dio cuenta de que se había derrumbado después de beber té con Bluebell.

‘Qué brutal.’

Sienna estaba asombrada por Bluebell. Ella pensó que era solo una persona infantil, pero si pensaba en tomar una medicina tan fuerte, era algo de fuerza de voluntad.

“Gracias. Me trataste, ¿No?”

Cuando le dio las gracias, él asintió con la cabeza.

Comprobó la longitud de la luz del sol cuando había entrado en la habitación y pensó que no había pasado mucho tiempo desde que había caído la tarde.

“¿Debiste haber hecho algunos recados en el Palacio hoy? Me alegro porque pude recibir tu tratamiento pronto”.

“No, la Emperatriz Sienna ha estado inconsciente durante diez días”.

Ante las palabras de Roy, pareció sorprendida.

“¿Diez días? Vaya, he estado durmiendo durante mucho tiempo”.

“Mucha gente está preocupada”.

— —- — — —

Roy salvando el día!!

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Roy te amo. Ese Pavenik es lo peor.

Responder

Creí que llamarían a Roy de inmediato jajajaj

Responder

Se había tardado.
Carl que ciego Dios mio, teniendo al mejro cura, no se acuerda por celos. Casi la perdemos pendejo! Menos mal Roy fue u.u
Espero que Hain no esté con el canciller ese, me cae re mal.

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: