Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 150 RDS

El Templo (13)

La investigación sobre la redada del templo se enfrentó a un nuevo punto de inflexión. Fue por la persona frente a Carl.

Durante una visita repentina a la Familia Imperial, Roy le entregó a Carl un documento del Sacro Imperio. Él revisó el documento y casi se lo tiró a Pavenik. Este por su parte leyó el artículo para que los oficiales pudieran escucharlo bien.

El edicto del Papa, que comenzó con una bendición para el bienestar del Imperio, nunca tuvo desde el inicio un significado ligero. Cuando Pavenik leyó el documento completo, los oficiales comenzaron a murmurar con caras pálidas. Carl dijo con una voz no deseada.

“¿Está el Sacro Imperio tratando de intervenir en este caso?”

“No es una intervención. Espero que no haya ningún malentendido. Su Santidad está tratando de ayudar con el progreso de la investigación”.

Roy, que siempre rondaba a Sienna con una cara sonriente, era considerado un hombre sin tenacidad, pero quizás debido a su posición, ahora estaba de pie con una cara seria.

“¡Solo porque murieron algunos huérfanos, están enviando caballeros a la ciudad capital de otro país! ¿Crees que tiene sentido traer caballeros sagrados? ¿Estás sugiriendo que empecemos una guerra ahora?”

Uno de los funcionarios gritó y otros asintieron con la cabeza como si simpatizaran con él. Eran aristócratas de alto rango de un país, un Imperio. La situación era lamentable porque nunca habían estado bajo ningún tipo de presión por parte de otros países.

Roy los miró con ojos penetrantes. En contraste con su fina apariencia, había un aire frío en sus ojos.

“¿Dijiste solo un huérfano? Los niños no son solo huérfanos. Los niños figuraban como pueblo del Sacro Imperio. Eran niños por los que se preocupaba la diosa de la tierra. Ciertamente estos niños murieron en sus tierras. Sin embargo, el Imperio ni siquiera comenzó a investigar durante un mes. ¿Ahora estás diciendo que sólo unos pocos huérfanos? El Sacro Imperio valora a cada uno de sus habitantes. Y eso incluye incluso a un niño sin padres”.

Los agitados aristócratas desconfiaban de Roy.

“Para investigar esto, el Sacro Imperio decidió enviar una delegación de caballeros. Incluso si los bloquean desde la frontera, los Caballeros vendrán aquí para encontrar al perpetrador, castigarlo severamente y proteger a su gente”.

Se despidió de Carl cara a cara, sin apartar su mirada aguda.

“Ahora que he transmitido el mensaje de Su Santidad, debo regresar”.

Tan pronto como Roy salió por la puerta, el pasillo se volvió ruidoso. Porque las secuelas de las palabras que Roy lanzó fueron grandiosas.

“Parece que están listos para la guerra”.

“Si ellos no le tienen miedo a la guerra, tampoco deberíamos tenerle miedo. ¿Desde cuándo hemos sucumbido ante el Sacro Imperio?”

“¿Sucumbir? Solo están enviando a unos caballeros. Eso es demasiado.”

“¿Qué pasa si no es para sucumbir? ¿No acabas de ver su actitud? ¡El Sacerdote del Sacro Imperio alzó la voz frente al Emperador! Tenemos que ir a la guerra contra ellos”.

Cuando un noble sin experiencia en la guerra alzó la voz, uno de los aristócratas más bajos pero mayor en edad y experiencia frunció el ceño.

“¿Crees que la guerra es algo tan fácil de hacer? ¿O estás bajo la ilusión de que la guerra contra el Sacro Imperio es solo una batalla territorial?”

“¿Qué tiene de difícil? La guerra con Castro ya terminó. Tenemos soldados y caballeros bien entrenados y, sobre todo, tenemos al Emperador que lideró la victoria. No seremos derrotados por esas personas del templo que piensan y creen que están protegidos por una diosa”.

Los funcionarios fruncieron el ceño ante sus palabras. Todos sabían lo estúpido que era. En esta situación, todos se sintieron frustrados al verlo gritar por la guerra sin siquiera saber lo que estaba diciendo.

“Deja de decir tonterías”.

“¿Ahora me estás diciendo tonto?”

“Eres el único que dice tonterías aquí, así que estoy seguro de que tienes totalmente la razón”.

Cuando los dos actuaron como si fueran a pelear agarrándose el uno al otro por el cuello de inmediato, Pavenik, el canciller, dio un paso al frente.

“Todos, cálmense. Ninguno de los dos está diciendo cosas incorrectas. No hay razón para que nuestro Imperio sucumba a la amenaza del Sacro Imperio. Pero eso no significa necesariamente que estemos librando una guerra. El tamaño de sus tierras es pequeño, pero la influencia del Sacro Imperio nunca es inferior a la de nuestro Imperio. Como todos saben, los reinos que rodean al Sacro Imperio (el Reino Monarca, el Reino de Kailo y el Reino del Edén) sirven al Sacro Imperio como un poder superior. Su autoridad real se reconoce solo con el permiso del Sacro Imperio. No son solo estos tres reinos. Cuando se les ocurra el nombre del templo, habrá tantos aliados que se pondrán de su lado, del Sacro Imperio. No creo que vayamos a perder la guerra contra ellos, pero no será una guerra que nos beneficie mucho”.

Al escuchar la opinión de Pavenik, los funcionarios parecían cansados. Después del ascenso de Carl al trono, se fueron reemplazando gradualmente a los funcionarios de diferentes niveles con personas talentosas, pero la mayoría de los funcionarios que asistieron a la reunión estaban bajo el gobierno de Arya, que tenía un mal juicio sobre la situación.

Aunque pensaron vagamente que el Imperio Divino tenía una gran influencia, pudieron contemplar la enorme influencia cuando lo escucharon directamente.

“Jah, estoy preocupado”.

“Tengo una pregunta sobre lo que dijiste”.

El Conde Limbor dio un paso al frente. No hace mucho, después de la repentina muerte de su padre, de repente tomó asiento. Su título dentro del Palacio Real no era inferior, pero era joven y tenía poca experiencia en reuniones de asuntos políticos que dudaba en hablar.

“Dímelo, Conde Limborg.”

Dijo el Conde Mobir, su suegro.

“¿No eran esos huérfanos muertos hijos de nuestro imperio? ¿Por qué motivo el Sacro Imperio cree que eran su gente?”

Varios otros miraron a Pavenik, asintiendo con la cabeza al escuchar las mismas preguntas. Pavenik los maldijo internamente por ser tan ignorantes, pero habló con total cortesía en el exterior.

“Es por la forma en que el Sacro Imperio registra a su gente”.

“¿La forma en que registra a su gente?”

“El Imperio Divino en sí es más pequeño que la capital de Leipsden. Aún así, la población es más grande que nosotros. La razón es por las características nacionales del Sacro Imperio. No seleccionan a las personas solo en función de los lugares donde nacieron. Cualquier persona religiosa puede convertirse en cuidadano del Sacro Imperio simplemente registrándose a través de los templos”.

“Eso es ridículo…”

“Es posible tener doble ciudadanía, por lo que puede ejercer mucha influencia en otros países. Como mencioné anteriormente, la mayoría de los aristócratas de los tres reinos que sirven al Sacro Imperio como una nación de alto rango también son ciudadanos del Sacro Imperio. Escuché que hay ocasiones en las que te registras porque tienes fe, pero hay ocasiones en las que te registras para ganar terreno político”.

Un noble, ante la explicación de Pavenik, abrió mucho los ojos y dijo: “He oído que la Emperatriz está registrada como ciudadana del Sacro Imperio”.

Carl lo miró fijamente. No le gustó la idea de traer a Sienna ante este tema de la nada. Los nobles estaban agitados por sus palabras.

“Entonces, es sencillo, deberíamos pedirle a la Emperatriz que…”

“¡Estúpidos locos!”

Una palabra de Carl hizo que la oficina quedara tan silenciosa como un cementerio. Eso es porque habló con mal genio.

“¿Es este el precio que tenemos que pagar por tomar decisiones sin hacer caso a mis palabras? ¡Conde Pear, Conde Mobir, Barón Kittle! Si tienen boca para hablar, ¡¿Por qué no responden?!”

Gritó los nombres de quienes argumentaron en contra de la investigación del caso delante de Carl. Sin embargo, no pudieron levantar la cabeza.

“¡¿Por qué no dicen nuevamente que no debemos preocuparnos por la muerte de algunos huérfanos, como lo hicieron hasta el día de ayer?!”

Bajaron la mirada y se observaron el uno al otro.

“Gracias a ustedes, ahora tengo que ver a los Caballeros del Sacro Imperio cruzar mi frontera con una espada. Estoy tan estupefacto por su cobardía. Mientras tanto, ¿Cómo se atreven de pensar en pedirle a la Emperatriz que negocie? Aunque los degollara ahora mismo por humillar a mi Imperio, la historia no me recordará como un tirano. Más bien, seré elogiado por deshacerme adecuadamente de escorias como ustedes que han puesto al país en esta crisis”.

Dijo el joven Emperador, que siempre llevaba su espada consigo incluso después de ascender al trono. Se veía feroz, quería sacar una espada y alimentarla con sangre.

Su dignidad se demostró bastante durante la competencia de caballeros, por lo que los oficiales encogieron los hombros e inclinaron la cabeza con la esperanza de que no cayeran chispas sobre ellos también.

“Ya no soporto verlos hablar tontamente. Conde Pear y los otros, se hacen responsables de esto. Si los Caballeros del Imperio de Leipsden llegan más tarde que los Caballeros del Sacro Imperio, los haré responsables”.

No podían atreverse a decir que no. Simplemente pusieron los ojos en blanco rápidamente y pensaron en una manera de salir de este punto muerto.

“Y si alguien está tratando de arrastrar a la Emperatriz Sienna a esto, tampoco lo perdonaré, ¡Así que ténganlo en cuenta!”

Carl se puso de pie de un salto. Luego, salió de la sala de Conferencias con su túnica real ondeando en el aire. Incluso después de que salió de la sala de reuniones, los funcionarios no pudieron levantar la cabeza durante bastante tiempo.

— —- — —– —- —

Oh Carl, realmente eres un gran Emperador.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Imponente! Me gusta!

Responder

Carl te amo 💖🥰

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: