Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 143 RDS

El Templo (6)

“Si. Barriles enormes que me llegan hasta la cintura. La tía Kelly dice que parece ser un almacén de licores que se construyó con el propósito de almacenar o distribuir alcohol en secreto en el pasado cuando se prohibió el contrabando. Dijeron que no se podían beber porque eran muy viejos y habían cambiado el sabor, así que saqué los barriles que se estaban apoderando del espacio y ahora es bastante grande. Ahora lo estoy usando como un patio de juegos para niños”.

“Eso es interesante. Pero, ¿Está bien, no estaría demasiado oscuro el sótano?”

“Así es. Entré y estaba muy oscuro. Y lo interesante es que está insonorizado, por lo que cuando cierras la entrada, el sonido no sale. Pero desde el interior, el sonido exterior es muy vívido. Fue construido para evitar una ofensiva contra el licor ilegal, así que creo que fue echo así a propósito. Me preocupaba que fuera peligroso para los niños porque estaba oscuro, pero jugaban bien en la oscuridad, tal vez tienen los ojos brillantes por la noche. Les dije que no entraran, pero seguían entrando y saliendo cuando apartaba la vista, así que ahora los dejo en paz”.

“Creo que los niños están felices de tener un escondite secreto”.

“Creo que sí. Si vas bajo tierra y miras más de cerca, hay pequeñas cosas ocultas que los niños valoran. Cuando lo veo, puedo sentir que realmente les importa. Pero a diferencia de los niños, Coco se asusta cada vez que va allí”.

“¿Tu gata, Coco?”

“Si. Una vez, los niños llevaron a Coco durmiendo bajo tierra, y se sorprendieron mucho de lo fuerte que gritaba y empuñaba las uñas. Después de eso, nunca llevaron a Coco a la clandestinidad del escondite”.

“Extraño a Coco”.

“¿De verdad la extrañas?”

“Por supuesto.”

“¿Entonces te la muestro?”

Ante las palabras de Roy, Sienna miró hacia atrás con ojos interrogantes y preguntó si era posible.

“De hecho, Coco me siguió hasta aquí”.

“¿Al Palacio?”

Sienna se sorprendió al escuchar que el gato lo siguió al interior del Palacio.

“Tal vez por el mal recuerdo de haber sido arrastrada bajo tierra por las manos de los niños el otro día, me ha estado siguiendo. No importa cuántas veces le explique que no puedo estar con ella hoy, está obstinadamente dispuesta a venir… Probablemente me está esperando deambulando por el jardín. ¿Te gustaría ir?”

“¡Vayamos y veamos!”

Sienna miraba a Carl mientras hablaba con Roy. Cada vez que lo miraba, Bluebell la miraba a ella, envolviendo sus brazos alrededor de él. Fue como una advertencia de no mirarlo siquiera porque era suyo.

Sienna odiaba sentirse como una invitada inesperada. Así que la sugerencia de Roy de salir al jardín fue bienvenida.

“Entonces tendré que llevarme eso cuando salga. A Coco también le gustará el pollo sin condimentar”.

Cuando Sienna miró el pollo en el que tenía los ojos puestos, Roy le guiñó un ojo y dijo, mostrando algo envuelto en un pañuelo de su bolsillo.

“Ya lo tengo.”

“Jajaja, estaba pensando que de alguna manera hueles a pollo”.

Sienna no creía que ese fuera el olor de un Sacerdote que no comía carne, pero eso era por lo que estaba escondiendo. Ella no pudo contener la risa. Llevaba ropa bonita como un noble bien crecido pero escondía un pollo en su bolsillo.

Sienna y Roy salieron del salón de banquetes y se dirigieron al jardín.

“¿Carl?”

Él no pudo oír una sola palabra de Bluebell, que balbuceaba a su lado. Parecía distraído desde el momento en que entró en el salón de banquetes. Desde que entró como compañero de Bluebell, no como pareja de Sienna, se sintió incómodo como si estuviera usando ropa que no le quedaba bien.

Lo que vio tan pronto como entró en el salón de banquetes fue a Sienna, de pie sola en el salón de banquetes, mirándolo.

Ella lo estaba mirando y Carl no tenía idea en qué demonios estaba pensando. Él pensó que hoy se veía más sola. ¿Fue porque no estaba a su lado?

Alguien actuó primero cuando Carl intentó acercarse a ella. Ya lo conocía.

El Sacerdote Roy. Un Sacerdote del templo de la tierra. En palabras de Sienna, era un gran hombre que podía realizar milagros de curación. Carl supo durante mucho tiempo que era cercano a Sienna, pero no fue feliz de verlos juntos con sus propios ojos.

“¡Oh mi! ¿Ese es el Sacerdote Roy?”

Al oír la voz de Bluebell, Carl asintió lentamente.

“Bueno. Le pedí a la Emperatriz que lo invitara. ¿No puedes invitarlo también a mi boda?”

“¿Por qué?”

“¿Que quieres decir con ‘por qué? Me gustaría recibir su bendición en mi boda. Escuché que fue muy bonito cuando Sienna consiguió la suya. ¡Oh! Cierto, tú tampoco asististe a la boda, ¿verdad? Así que no lo has visto”.

Bluebell se rio como si hubiera hecho una broma divertida.

“Ahora que lo pienso, es la primera vez que vas a un salón de bodas como yo. La verdadera boda de Carl es conmigo, ¿Verdad? Oh, lo siento por la Emperatriz. No puedo creer que ella tuviera una boda sola. ¿Qué tipo de boda es esa? Me sentiría tan avergonzada que ni siquiera podría entrar a la ceremonia y saldría corriendo llorando”.

“El hecho de que haya entrado sola en la ceremonia no significa que nuestro matrimonio no tenga sentido”.

Cuando Carl habló con voz insatisfecha, Bluebell lo miró y dijo: “Lo importante, ya sea que te cases solo o con alguien, es si te casas con alguien que amas o no”.

Bluebell abrazó el brazo de Carl y lo miró, pero él no respondió. De todos modos, no había necesidad de expresar desaprobación cuando tenían que casarse. Como aconsejó Sienna, era necesario restablecer las relaciones con la familia Pear a través de Bluebell por el momento.

“Sería mejor para la Emperatriz divorciarse de Carl y casarse con alguien a quien ame”.

“¿Divorcio?”

“Por supuesto, lo sé. El matrimonio con el Emperador no es algo que puedas hacer por tu propia voluntad. No soy tan idiota como para no saber que una boda Real no se trata solo de amor”.

Ella lo miró con una ojos de admiración. Carl no dijo nada, pero ella dijo con una gran sonrisa.

“Cuando lo pienso, creo que estoy realmente bendecida. No puedo creer que pueda casarme con alguien a quien amo. ¿No es así, Carl?”

Él miró a Sienna sin responder a la pregunta de Bluebell. Sienna estaba sonriendo y hablando con Roy. Era una sonrisa brillante que no había visto en ella desde hacía un tiempo.

“El que ama a la Emperatriz es ese Sacerdote Roy, ¿No es así?”

“¿Qué significa eso?”

Carl agarró a Bluebell del brazo y le preguntó. Ella se quejó de que le dolía y se sacudió sus manos.

“He oído rumores”.

“¿Rumores?”

Cuando Carl mostró interés, respondió emocionada.

“Se rumorea que la Emperatriz aceptó la propuesta Imperial porque estaba enamorada del Sacerdote, pero no pudo casarse con él porque ser Sacerdote. ¿No te dan ganas de botar lágrimas por su amor? Imagínese ser el Sacerdote Roy, teniendo que bendecir a su amante en su boda. Escuché que Roy se veía realmente triste ese día. No sé si es porque tienes que ver la boda de la mujer que amas, o si sentía pena por la Emperatriz que tuvo una ceremonia en solitario”.

Bluebell lo explicó vívidamente, como si hubiera estado presente, a pesar de que no estaba allí. Al escuchar su historia, Sienna y Roy parecían amantes de la tragedia que estaban desventurados.

Carl miró a Sienna y Roy con una expresión sombría en su rostro. Salieron a la terraza comunicada con el jardín.

“¡¿Eh?!”

Carl se quedó estupefacto y se lamentó. Había un rumor entre los dos, y van al jardín solos.

Durante un Banquete, el jardín se usaba más de manera diferente a su significado original. Como un lugar de encuentro secreto para los amantes. Dado que las dos personas que se rumoreaba salieron al jardín, la especulación sin fundamento sería desenfrenada.

“¡Oh mi! Su Majestad la Emperatriz”.

Bluebell llamó a Arya de manera amistosa. Era evidente lo unidas que se habían vuelto la familia Pear y Arya.

Carl comprobó que Bluebell se mezclaba entre Arya y su rebaño y se dirigió al balcón. Era un balcón con buena vista al jardín.

El jardín oscurecido, una hermosa sombra de árbol, cubría el encuentro íntimo de muchas parejas. Pero su conversación se transmitió vívidamente a Carl.

Él apartó su mente de ellos y encontró a Sienna y Roy. Los dos se sentaron frente a la fuente, donde la luz de la luna brillaba intensamente, sin siquiera pensar en esconderse.

“Coco, mucho tiempo sin verte”.

Sienna estaba acariciando a un gato que estaba comiendo carne de pollo, y Roy la miraba a ella y al gato felizmente. A pesar de estar tan lejos, Carl podía sentir el estrecho vínculo entre ambos. La copa que sostenía en la mano se rompió con un crujido.

“Lo olvidé, pero tengo algo para ti, Sienna”.

Roy tomó el sobre de sus brazos como si lo acabara de recordar.

“Es una carta de los niños del templo para ti. Pudo haber sido un desastre. Si no te lo hubiera dado, se habrían sentido muy decepcionados”.

Al oír las palabras ‘Cartas de los hijos del templo’, Sienna aceptó con placer.

“¿Está escrito realmente por niños?”

El sobre era bastante grueso.

“Tan pronto como se acostumbraron a leer y escribir, fueron tan inflexibles sobre que escribirían a Lady Sienna. Me preguntaron cómo enviar la carta al Palacio, pero no lo sabía, así que la traje yo mismo”.

Sienna quería abrirlo y leerlo de inmediato, pero como no había suficiente luz en el jardín para leer, pensó que debería leerlo cuando regresara al Palacio.

Ella acarició suavemente las palabras ‘Querida Sienna’ escritas en el sobre. Carl frunció el ceño al verlo. Fue porque el rumor que acaba de escuchar de Bluebell llenó su cabeza.

Sin saber que el malentendido de Carl se estaba agravando, Sienna y Roy sonrieron alegremente.

— — — — — —

Solo a mi me gustaría ver un universo alterno dónde ella no termina con Carl? xD lo sé, ya perdí la cabeza

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (5)

Guau, está muy interesante. Carl tiene que andar mosca porque si no le quitan a la Emperatriz y le toca quedarse con la otra fastidiosa.

No yo también quiero ver el universo alterno en el que Sienna se queda con Roy.

Muchas gracias por el caítulo

Responder

No solo a ti a mi también me gustaria que quedara con alguien como Roy que siempre la ha tratado bien. Carl debió por lo menos estar a su ladoen este banquete ya que no estaba obligado a rir con Bluebell, no es capaz de darle el lugar a Sienna y tampoco decirlr que la ama para que ella deje toda la culpa quesiente y luche por su amor.

Responder

Roy, es que me tienes harta flaco, es que no puedes pasar ni 5 minutos sin enamorarme? 😠

Responder

Te amo Roy, casate conmigo 😔🥺
Si quisiera un alternativo final con Roy, donde por fin olvidé a Carl y sea feliz con Roy uwu

Responder

Yo amo a Roy es tan hermoso y especial con Sienna, la verdad también me gustaría ver un final alternativo donde ellos dos queden juntos💖

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: