Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 225 DDSLE

Alianza peligrosa (2)

 “Si va tras Evelyn y Adrián, tendrá que pagar por ello. O es un ser humano o un demonio. Para no tener más preocupaciones en el futuro, debo borrar su existencia hasta las raíces de este mundo”.

 “Pienso de la misma manera.” Liam dijo suavemente, y sus miradas se encontraron en al mismo nivel de los ojos, “Por supuesto, todo por la Princesa”. Su voluntad pareció fuerte hasta el final.

 “Estoy orgulloso de ver que has trabajado duro por mi Emperatriz y mi hijo”. El sarcasmo de Fabián también siguió siendo el mismo. Pero, a diferencia del comienzo, hubo un ligero cambio. Parecía haber un poco de solidaridad creciendo entre ellos. (jajaja los amo!)

 Cuanto más sospechosa era la identidad del enemigo, más amenazado por su habilidad desconocida, menos disputas existían entre ellos. Porque su propósito de proteger a Evelyn y Adrián era el mismo.

 Y ese fue solo el comienzo de su peligrosa alianza.

* * *

 La Emperatriz Viuda le pidió firmemente al Emperador que la viera. Pero aún así, Fabián no respondió, ignorando a su madre.

 Mónica pronto se rindió y se relajó bebiendo té. Fue Stella, la candidata a Emperatriz, quien sintió ardor de estómago al verlo.

 “Estúpida, ¿Por qué te ves tan inquieta?” Reprendió a Stella como si estuviera molesta al ver a su sobrina.

 “Bueno, eso es… Si la ex Emperatriz está en este Palacio con su hijo ahora… Yo estoy… ¿Qué me pasará entonces?”

 “No lo sé. Es asunto de tu padre. La decisión de Su Majestad no fue mala, pero para ser precisos, no es fácil volver a casarse con la misma pareja”.

 “Pero, ella ya tiene un hijo, y él también es el hijo de Su Majestad…” Stella se mordió los labios con nerviosismo.

 “¿Así qué?”

 “Si vuelven a estar juntos así, no puedo hacer nada”.

 La ansiedad de Stella era razonable. La familia Metis no podía brillar ni prever el futuro. Su corazón, que siempre había soñado con el asiento de la Emperatriz, estaba lleno de determinación. Entonces, no podía rendirse ahora.

 “Haa…” Mónica suspiró y la llamó. Stella se acercó y se sentó junto a ella con los ojos llorosos. Luego le dio unas palmaditas en el hombro a su sobrina, consolándola: “Aún eres joven, así que no lo sabes, pero una mala situación no durará para siempre”.

 “¿Incluso si la mujer, que ya tiene un sucesor, vuelve a convertirse en Emperatriz? De todas las cosas, el niño es su verdadero hijo”. Su voz se quebró en un sollozo. Y una sonrisa torcida grabada en los labios de Mónica.

 “Eso es solo ahora”, dijo. También fue la esposa de un Emperador que una vez sirvió como Emperatriz y tuvo a Fabián como su sucesor. Aquellos menos de 20 años que pasó en la Familia Imperial los sintió como una eternidad, pero se dio cuenta de que era solo un momento. “No hay nada eterno en esta Familia Imperial”.

 Todo era algo que ni siquiera podía imaginar después de que una mujer usara una corona de Emperatriz. Lo mismo sucedió con el amor de su esposo, que fue el anterior Emperador, por ella. Mónica también perdió el brillo del poder como sucesora de una madre en un momento. Después de eso, no pudo encontrar ningún sentido a la vida.

 “No tienes que preocuparte por eso. Mirando su personalidad, mi hermano no sabe como rendirse”.

 “Pero, si Su Majestad se vuelve a casar así, incluso mi padre…”

 “Ja… Si el primer y el segundo asiento de Emperatriz han sido ocupados, entonces puedes convertirte en la tercera Emperatriz”.

 Los ojos de Stella se abrieron al escuchar las frustrantes palabras de Mónica. Por supuesto, Stella no pensaba de esa manera, “No, tengo que ser yo. Ya he… Tomado una decisión”.

 Como la primer candidata en el pasado, que era la hermana mayor de Stella. Si el tiempo se retrasaba, la joven Lady Metis, quienquiera que fuera, la reemplazarían.

 “No puedes tomar una decisión así como deseas. Depende de tu destino”. Mónica volvió a su habitual actitud indiferente. Francamente, no podía entender la ambición de Stella, por qué estaba tan ansiosa por convertirse en Emperatriz.

 El estado de Emperatriz era un espectro aterrador. Fue como un derrame cerebral a una edad temprana del que no se dio cuenta. Una vez que se sentó en esa posición y dio a luz a un niño, sus lágrimas se secaron.

 “Te daré un consejo, ni pienses en usar trucos”. Mónica dio una indirecta, pero al mismo tiempo, una clara advertencia a su sobrina.

 “La ex Emperatriz ahora vive en una cámara secreta. Pero después de que Su Majestad lo anunció en el Congreso, ella se hará cargo de inmediato del Palacio interior. En primer lugar, tiene una razón sólida para ser la madre biológica del Príncipe Heredero.”

 Con solo imaginar eso, Stella no podía soportarlo. Solo aquellos que lo habían experimentado podían sentir lo doloroso que era ver sus sueños desaparecer como burbujas ante sus ojos.

 “Pero no vamos a dar marcha atrás. Ya que esa es la voluntad de nuestra familia”.

 “¿Qué quieres decir con… No entiendo?” Stella preguntó sin rodeos, y la expresión de Mónica de alguna manera se volvió un poco generosa.

 “Si estás desesperada y tratas de lastimar a su hijo por desesperación, definitivamente serás severamente castigada. En ese momento, nadie podría defenderte aunque el niño se haya ido. Nos guste o no, ese niño es el hijo del Emperador, y todo intento de dañar a la Familia Imperial causará destrucción.”

 Mónica parecía haber visto ya los pensamientos más íntimos de Stella. Aunque también puede que no sepa que Stella ya tenía la intención de envenenar al Principito preguntándole a su padre, el Duque Metis.

 “¿Entonces Que puedo hacer?”

 “Como de costumbre… Sé normal”.

 “¿Qué?”

 Stella pareció estupefacta, pero la Emperatriz sonrió un poco amarga, “La ex Emperatriz es una mujer hermosa. Ella tiene buen corazón. Pero es débil. Significa que es demasiado ingenua para vivir en esta Familia Imperial”.

 Evelyn no tenía otras emociones además de esa. Ella nunca odió o le gustó algo y solo tuvo algunas oportunidades para enfrentarse a otras personas. Sin embargo, Mónica simpatizaba con ella porque conocía la presión de sentarse en el asiento de la Emperatriz.

 “¿Conoces a Lady Satin?”

 “Sí. Ella es la líder del grupo de esposas de la nobleza Imperial y contribuye mucho al mundo de la alta sociedad”.

 “¿Cómo te sentirías si su pandilla se burlara de ti ante tus ojos en una fiesta social?”

 Para Stella, era una simple pregunta: “¿Mi sentimiento? No sé nada de eso, pero creo que primero le daré una bofetada en la mejilla y le meteré el abanico en la boca”. Stella era de hecho la hija del Duque Metis, ya que respondió con calma sin un momento de vacilación.

 “Cierto, pero la ex Emperatriz no pudo hacerles frente”.

 “Ah…” Una esperanza floreció de repente en sus ojos claros. “Sí, si pudiera manejarlas, no se divorciaría… Lo siento… Actué imprudentemente como una idiota”. Stella, que estaba inquieta, encontró rápidamente su gracia y sonrió. Ella era una niña ingeniosa que se parecía a su padre.

 “Si lo sabes, ve y descansa. Pronto conocerás a la ex Emperatriz”.

 “Sí.” Stella dio una amplia reverencia y se alejó.

 Mónica miró su figura con ojos hoscos, preguntándose cómo era posible que su sobrina se pareciera tanto a su hermano.

AnteriorNovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: