Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 134 RDS

Un Pañuelo (18)

En ese momento, Carl estaba con una invitada inesperada.

“Bluebell.”

“Cuánto tiempo sin vernos, Su Majestad”.

Pavenik, que miró a los dos, se encaminó para marcharse. Carl le sugirió que se sentara en el sofá del Despacho Oval.

“Nunca había estado aquí antes”.

Miró alrededor de la habitación con curiosidad. Tenía la edad suficiente para celebrar la ceremonia de mayoría de edad, pero su comportamiento infantil no era nada nuevo.

Esa era la imagen de Bluebell que Carl recordaba. Una chica que muestra pura bondad y tiene la inocencia de expresar su mal humor de inmediato.

Ella era su prometida, por lo que frecuentemente interactuaba con la Familia Imperial. Era como una hermana pequeña para él.

“Tienes mucho trabajo. Hay más papeles que en la habitación de mi padre”.

“Porque no ha pasado mucho tiempo desde que asumí el cargo de Emperador”.

“Debes haber estado tan ocupado…”

Dijo asintiendo. Bluebell lo miró con cara de mal humor, pensando que debía ser por el trabajo que no había podido contactarla.

“Me ha enfadado que no haya sabido nada de ti en mucho tiempo. Antes, me llamabas a menudo, comíamos y dábamos un paseo juntos”.

Se reunieron muchas veces cuando ella tenía diez años. Carl a menudo la invitaba al Palacio porque quería apoyarse en alguien por su soledad.

En ese momento, él también era joven. Era un niño que se sentía cómodo solo cuando sentía el calor de las personas que lo rodeaban.

Pasaron 10 años. Como Carl va con frecuencia a las guerras y pasa menos tiempo en el Palacio, el número de visitas de Bluebell naturalmente disminuyó. Ella, sin embargo, actuó como si estuviera aquí el ayer.

“¿No me extrañaste, Carl?”

No llamó a Carl el Emperador, sino que lo llamó por su nombre. Aunque estuvo comprometido con ella en el pasado, Carl se casó con Sienna y ahora es el Emperador. Fue una gran ofensa poner el nombre del Emperador en su boca. Estaba seguro de que ella lo sabía perfectamente.

Frunció el ceño. Pero ella continuó hablando pese a la expresión de Carl.

“Tú también me extrañaste, ¿no?”

“¿Por qué estás aquí?”

“¡Oh mi! Mira lo que olvidé”.

Sacó el sobre de sus brazos y se lo entregó a Carl. Fue sellado con cera con el sello de la familia Pear.

Carl miró la superficie del sobre sin abrirlo de inmediato. Era demasiado fina y liviana para decir que se la habían entregado a ella por parte del Conde Pear. Parecía difícil para esta carta tan ligera transmitir el significado del lo que quisiera decirle el Conde.

“¿Qué es esto?”

“Es la invitación”.

¿Invitación? Eso era más misterioso.

Por supuesto, no era la primera vez que recibía una invitación de los Pear. Pero ahora era diferente de entonces. Ahora era Emperador.

Nadie se atrevía a enviar una invitación al Emperador para asistir a un banquete. A menos que Kenyon Pear estuviera loco.

Pero luego, fijándose en sus movimientos recientes, parecía estar realmente loco. Carl pensó en el Conde Pear, quien alzó la voz para presionarlo junto con la Emperatriz Arya y frunció el ceño.

“¡Ábrelo!”

Bluebell lo instó a que lo abriera de inmediato. Carl abrió el sobre como ella dijo. Se arrancó el sello de la familia Pear y se reveló el papel de carta interior. Desdobló una invitación decorada con fino pergamino y papel de oro.

Era una caligrafía familiar. Era como la letra de Bluebell, que solía enviarle una carta por diversión. Carl levantó la cabeza y la miró.

Ella le devolvió la mirada con cara de emoción. Buscó recibir sus elogios. Carl volvió a mirar la invitación y la leyó. El contenido era pedirle que fuera a la ceremonia de mayoría de edad como su compañero.

“Bluebell.”

La voz de Carl sonó baja. Tan pronto como ella escuchó el tono de su voz, su expresión de emoción rápidamente se convirtió en una cara de decepción, ya que presintió que él se negaría.

“Sabes que ya me casé”.

“¿Te vas a negar?”

Preguntó Bluebell, llena de rencor. Ahora Carl parecía perplejo.

Ella también debe saber eso. Se sospechaba que el Conde Pear lo había ordenado. ¿Es su idea poner a Bluebell y de alguna manera convertirla en la Segunda Emperatriz?

Carl se sintió molesto. Él parecía dispuesto a querer controlarlo.

No terminaría con convertirla en Segunda Emperatriz. Seguramente la familia Pear intentará consolidar su presencia exterior a través de ella. Era algo que Carl nunca deseó.

“Fue un matrimonio político por lo que te casaste con Sienna. Sé que te obligaron a casarte. Yo entiendo todo.” (no, no entiendes nada mija ¬_¬)

Las lágrimas colgaban de sus pestañas. Parecía lo suficientemente lamentable como para despertar el instinto protector de cualquiera que la mirara. Carl la vio con cara de vergüenza.

‘Han pasado diez años, no es poco tiempo para que una niña crezca y se convierta en una dama.’

Bluebell se convirtió en una dama admirablemente hermosa. Las quemaduras de luz en la nariz, que había sido bronceada por el sol, habían desaparecido; el cabello plateado azulado, que había sido trenzado por lo poco que tenía, se había vuelto abundante; el pecho que había sido plano, ahora estaba abultado.

Pero a sus ojos, ella todavía parecía una niña obstinada. No podía verla como una mujer.

Ella solía poner un montón de bocadillos dulces en sus brazos, diciendo: “Es un placer”, y le pidió compartir a su madre con él, diciendo: “Lo siento por Carl, que no tiene madre”. Si las cosas no salían como ella quería, inflaba sus mejillas y entrecerraba los ojos, que permanecieron igual del antes al ahora.

“Me conoces Carl. Solo soñaba con casarme contigo. ¿Sabes lo sorprendida que me sentí cuando de repente me enteré de que te ibas a casar con alguien que no fuera yo? Lloré tanto que la niñera estaba preocupada de que me desmayara. Te acuerdas de mi niñera, ¿No? Una solterona que solía hornear galletas de jengibre que disfrutabas comiendo. Ahora soy mayor. De todos modos, después de escuchar la noticia, pasé días y días sin comer. De hecho, me comí unas galletas, pero… Eso no es lo que importa. Lo que importa es lo doloroso que sufría mi corazón”.

Bluebell apretó el puño y enfatizó sobre cómo estaba herida. Como si quisiera que él se sintiera culpable, explicó la posición en la que se encontraba desde hace mucho tiempo. Fue lindo verla entrecerrando los ojos en medio de su larga explicación. Pero, no dejaba de sentirse avergonzado.

“Entiendo lo que estás tratando de decir. Pero yo…”

Cuando intentó decir que no, Bluebell lo interrumpió.

“Por favor, no te niegues. Tú y yo nos casaremos después de la ceremonia de mayoría de edad. Por supuesto, no me gusta el hecho de que sea tu segunda vez. De todos modos, mi padre me dijo que está seguro de que me casaré contigo. No recuerdo exactamente porque dijo que era complicado de conseguir, pero también dijo que no podías seguir negándote. Por supuesto, también dijo que la razón por la que te niegas no es porque no te agrado, sino porque históricamente no es común tener dos esposas”.

“¿El Conde Pear dijo que no podía seguir negándome?”

Carl le preguntó de nuevo con voz fría. Sabía que si la presión de los funcionarios continuaba, tendrá que casarse como dicen, pero fue difícil contener su enojo al escucharlo de la boca de Bluebell.

‘No puedo creer que estén hablando como si yo fuera su marioneta. El Conde Pear tiene la ilusión de que él es el Emperador, no yo. Supongo que el anciano está senil.’

Por supuesto, era cierto que su compromiso con Bluebell jugó un papel importante en el mantenimiento de relaciones amistosas entre la familia Pear y Carl. Sin embargo, él no ha sido el único que había recibido de la familia Pear. Ganó algo con ellos, pero le debían más a Carl. Lo sabían, pero no conocían su lugar.

La miró, conteniendo su ira. Pero ella no podía ver el rostro de Carl porque estaba hipnotizada con su historia. Bluebell continuó hablando como si fuera difícil reprimir lo que quería decir.

“Ojalá Sienna aceptara el divorcio. ¿Por qué persiste? En realidad, no entiendo por qué te casaste con ella. Su Majestad la Emperatriz Arya dijo que también fue un error. Por supuesto, necesitabas un matrimonio con una mujer que tuviera la ceremonia de mayoría de edad para convertirte en Emperador. Pero sé que Sienna estaba ocupando mi lugar de todos modos”.

Mientras seguía hablando, a Carl le resultó difícil contener su creciente ira. Aunque pensó que no debería estar enojado con una joven que ni siquiera había tenido una ceremonia de mayoría de edad todavía, ella continuó poniendo a prueba los límites de su paciencia.

“Lo sabías, ¿no? Sienna no se casó contigo porque te amaba. Ella solo quería ser la Reina”. (uff, ya valiste mija)

Finalmente, un temperamento feroz que se escapó de él aprisionó el cuello de Bluebell con sus manos. Su pequeño rostro se puso pálido y tembló.

El temperamento de Carl era difícil de soportar incluso para los caballeros. Bluebell ni siquiera podía respirar correctamente, y tampoco podía tocar su pecho porque su cuerpo estaba rígido. No fue hasta que su rostro se puso gris que Carl, que se volvió racional, recobró su racionalidad.

Bluebell logró exhalar. Su bonito rostro estaba cubierto de lágrimas, secreción nasal y saliva.

Carl tomó un pañuelo de su chaleco y se lo entregó. Estaba sorprendido de su propio comportamiento. No podía creer que se enojara tanto. No podía creer que fuera tan malo controlándose ante las palabras de una niña. Estaba decepcionado de sí mismo.

“Eh… Ung…”

Incapaz de calmar su corazón sorprendido, Bluebell rompió a llorar como una niña. Al verlo, él comenzó a tranquilizarla.

“Lo siento.”

Se disculpó por no poder controlar su temperamento. Ella no podía dejar de llorar fácilmente y lo abrazó con fuerza como si no quisiera dejar ir al ahora cuerdo Carl.

— —– — — — —- — —

Ugh. cuida tus palabras niña. No nombres a Sienna tan a la ligera.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Me incomoda mucho este personaje, siento que es demasiado malcriada y patética, omitiendo la realidad solo para autocomplacerse… Gracias

Responder

Bluebell me recuerda a la princesa que aparecía en estoy lista para divorciarme, pero en un grado inicial

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: