Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 111 RDS

Tromil (8)

“Cuando escuché las palabras de la Emperatriz, me di cuenta de que fui un hombre tonto. Perdóneme por mi ignorancia, Su Majestad”.

Valore sonrió abatido antes los oficiales, quienes inclinaron la cabeza bajo sus pies. ¿Cómo puede ser tan divertida una reunión política? Incluso los payasos de las calles no serían jamás tan divertidos como este.

Valore no fue el único que se sintió así. Exhaló un profundo suspiro al ver al Conde Ferrer, que tenía el rostro cansado de ver cómo iban los asuntos de Estado.

Aquellos que plantearon objeciones hasta ayer inclinaron la cabeza como alguien que hubiera obtenido una gran iluminación cada vez que la emperatriz aparecía y les respondía. Eso no fue porque Arya fuera creativa o persuasiva. Esas eran opiniones que ya habían preestablecido durante la reunión.

Era fácil ver quién era el responsable del flujo de las objeciones de los funcionarios.

“Cof, cof”

Valore tosió violentamente. Esto llamó la atención de los funcionarios en la sala de conferencias. El joven Emperador rápidamente se limpió la sangre de las manos en la ropa, pero aquellos con ojos penetrantes no pasaron por alto la marca de sangre en su boca.

El hecho de que la condición del Emperador no haya sido buena recientemente podría notarse fácilmente con solo un poco de interés. Desde que se convirtió en Emperador, se había vuelto notablemente agrietado, pálido y tosía con frecuencia.

La enfermedad del Emperador no era en absoluto un asunto menor. Era joven, por lo que su condición no se consideraba más que una enfermedad menor, pero también era natural que todos se sintieran ansiosos al ver su comportamiento reciente.

Con menos de un año desde que asumió el trono, no era bueno para la Emperatriz Arya ver el trono reemplazado nuevamente. Podía provocar un cambio en el poder político.

Además, no hubo hijos entre el actual Emperador Valore y la Reina Marie. Carl fue el único sucesor. Incluso si el Emperador actual no estaba satisfecho, muchos darían la bienvenida a su muerte y al ascenso de Carl al trono.

La reunión terminó rápidamente ya que Valore se fue temprano.

Arya no se fue mucho tiempo después de la reunión de la burocracia. Todos los que la odiaban se mantuvieron alejados, y solo los que apoyaban permanecieron cerca. Arya se sentó en el trono del Emperador como si fuera algo natural. Nadie la detuvo de eso. El trono era como su asiento.

“Su Majestad la Emperatriz, Su Majestad parece estar muy enfermo”.

“¿Qué significa eso?”

El hombre que habló dudó en continuar porque no sabía cómo interpretar la respuesta de la Emperatriz Viuda. No estaba claro si ella lo culpó por mencionar la salud del Emperador ligeramente o si realmente no se dio cuenta de que la salud de su hijo se había deteriorado. Aunque pensó que esto último nunca sería el caso, abrió la boca con dificultad porque la Emperatriz parecía haber escuchado algo en lo que nunca había pensado realmente.

“El reciente resfriado que ha estado sufriendo el Emperador parece durar demasiado”.

“Hmmm.”

La expresión de Arya se ensombreció. Solo entonces se dio cuenta de que Valore tosía como si fuera a morir. Nunca lo había mirado a la cara de cerca porque estaba ocupada peleando con su él, quien trató de sacarla de la política porque ahora era un adulto.

“Eso es un gran problema. ¿Hay alguna noticia de concebir de la Reina, Duque Panacio?”

Inclinó la cabeza ante las palabras de Arya.

“Han pasado algunos años desde que se casaron y todavía no he sabido nada de ellos. No estoy esperando demasiado, ¿verdad? ¿No es la reproducción lo más importante y la única tarea que tiene que hacer la Reina?”

Arya levantó la voz. Ya habían pasado tres años desde que Valore y Marie se casaron. Incluso corrió el rumor entre sus sirvientes de que el Emperador, que tenía mala salud, no podía engendrar hijos reales. Por supuesto, todos tenían miedo de decir tal cosa frente a la Emperatriz.

Los dientes rechinantes de Arya sonaron crudamente en la tranquila sala de conferencias. Su puesto significaba mucho y no podían volver a quitárselo.

“¿Cómo va la guerra contra el Imperio Castro?”

“Hasta donde yo sé, nuestras tropas planean utilizar barcos para asaltar el área de Mannheim. Mannheim está a solo 10 días de la capital de Castro, y si el plan tiene éxito, creo que el Imperio Castro pronto llegará a un acuerdo de alto el fuego”.

La expresión de la Emperatriz Arya no era buena. Carl ya era muy admirado por la gente. Incluso se ganó el apodo de “Dios de la guerra”. Ella no quería que la fama de él aumentara al culminar con éxito esta guerra.

“Tendré que llamar al Príncipe Carl y a la Princesa Sienna a la capital”.

Depine respondió a las palabras de Arya.

“¿El Príncipe a la capital? Ha ganado todas estas guerras. ¿Le gustará volver tan fácilmente?”

“¿Así que lo vamos a dejar ser? ¿Qué tome todos los créditos de esta guerra? Envía a alguien para que reemplace a Carl antes de que termine la guerra. Oh, Lord Florill. Su hijo es actualmente el Jefe de los Caballeros Oso Azul*, ¿no es así?” (*literalmente esa es la traducción xD)

Su rostro se iluminó cuando la Emperatriz mencionó a su hijo.

Se trataba de una guerra ya ganada. Si las negociaciones de la tregua se completaban correctamente, se le podría reconocer su contribución. Era como si una bola de oro rodara libremente por el suelo y quien la cogiera sería el ganador. No podía creer que su hijo tuviera esa oportunidad. Florill no pudo ocultar su rostro feliz.

“Obtén una lista de los caballeros que se enviarán al área de Tromil ahora. Conseguiré la aprobación del Emperador”.

“Entonces, ¿Cómo piensa llamar al príncipe en la capital?”

“No tiene que estar presente a menos que deba librar una guerra. Es mejor si ni siquiera consigue llegar a la capital. De todos modos, intenta que las cosas se muevan rápido”.

Ante las palabras de la Emperatriz, Florill se inclinó profundamente. Los funcionarios miraron a Florill mientras inclinaban la cabeza. Todos parecían emocionados con la idea de poner a su propia persona en la lista de alguna manera.

 * * * 

“¡Carl!”

Sienna lo golpeó en la cara.

Se veía bien anoche. ¿No, siquiera habló con ella también?

Pero ahora su tez era como un cadáver. Ella se puso ansiosa. A menudo ha escuchado que una persona que caminaba bien después de un accidente de repente se desmayaba y moría

Ayer la oscuridad se hundió profundamente, por lo que no revisó adecuadamente su herida. Pero la herida en su hombro nunca fue pequeña. En ese estado, tuvo que luchar durante mucho tiempo y cayó a aguas profundas que le hicieron dejar de respirar brevemente. No era de extrañar que falleciera ahora mismo.

“¡Carl!”

Las lágrimas cayeron del rostro de Sienna. Ni siquiera se dio cuenta de que estaba llorando. Simplemente puso su cara en el pecho de Carl y trató de asegurarse de que todavía estuviera vivo. El débil sonido del corazón y la respiración significaba que aún no había soltado su vida.

Ella frotó sus manos contra su piel para evitar que bajara más la temperatura. No sabía qué hacer rápidamente, pero parecía importante elevar la temperatura de su cuerpo que estaba como congelado.

En ese momento, voces de hombres rudos se escucharon a lo lejos. Por el tono, Sienna se dio cuenta de que no habían venido allí para ayudarlos. Tenía que esconder a Carl. Ella miró a su alrededor.

Por la noche estaba oscuro e inadvertido, pero detrás del lago, había señales de un edificio. Se apilaron grandes piedras de color arena suave y se entrelazaron con tallos gruesos. Encima había una estatua extraña pero sensual de una diosa de ocho brazos. Sienna sabía que era el altar que Shaylin le había dicho antes.

Al parecer, había un espacio escondido debajo del altar donde las flores se pueden conservar durante mucho tiempo sin marchitarse.

Cuando presionó y movió el altar de un lugar a otro, lo que se consideró solo una piedra reveló su entrada. El altar debajo de la estatua tenía un espacio lleno de flores. No sabía cuándo se colocaron las flores allí, pero estaban frescas. Sin embargo no tuvo el tiempo para admirar la mística del ambiente.

Puso un brazo de Carl sobre su hombro y movió sus pasos. El hombre que no podía entrar en razón era muy pesado. Ella lo empujó a un espacio lleno de flores. Y lo cubrió de flores. No estaba contenta porque se sentía como si estuviera poniendo a Carl en un ataúd, pero no había otra forma.

Escondió su cuerpo y luego cerró la entrada al altar. Quería esconderse allí junto a él, pero no pudo evitarlo porque no sabía cómo cerrar o abrir la puerta desde adentro.

Las voces se acercaban cada vez más. Tuvo que esconderse antes de que la encontraran.

Detrás de la estatua de la diosa que escondió a Carl, había un pasadizo entrelazado con piedra y madera.

“Aquí hay un rastro de alguien que pasó”.

Al oír la voz de cerca, Sienna corrió. El interior estaba intrincadamente entrelazado como un laberinto. No tenía sentido decir cuál era la carretera o el árbol y cuáles eran los escombros del edificio. Entró en un camino que parecía lo más complicado posible. Luego encontró un lugar que parecía la entrada al edificio.

Atravesó lo que parecía la entrada, donde la mitad de la cual estaba colapsando. Entró en un lugar oscuro y lúgubre, apoyada contra la pared.

Oculares azules brillaron en el extremo interior oscuro. Sienna se acurrucó asustada.

Flap, flap, flap

“¡Argh!”

Una bandada de murciélagos que brillaban en los ojos batió sus alas. Sienna cayó hacia atrás, golpeando sus caderas.

Su trasero no estaba tan dolorido, pero estalló en lágrimas. La oscuridad siguió más adentro.

Dejó de entrar. Se apoyó contra la pared y contuvo la respiración, esperando que aquellos que la buscaban a ella y a Carl simplemente pasaran de largo.

No podía decir cuánto tiempo había pasado. Al observar el cambio en la longitud de la luz que entraba, solo pudo adivinar que podrían haber pasado dos horas.

Los murciélagos, que habían salido volando estaban sorprendidos por su apariencia, volvieron uno a uno y se colgaron del techo. Los murciélagos ennegrecieron el techo y se fueron a dormir como si decidieron pensar que Sienna no era una amenaza para ellos.

“¡Mira por este lado también!”

Podía escuchar las voces de la multitud. Sienna contuvo el sollozo de su boca.

‘Por favor déjalos seguir…’

“Creo que se movieron de esta manera. Fíjate allí también. Es un buen lugar para esconderse”.

Luego llegó el sonido de pasos acercándose al interior.

Flap, flap, flap

Los murciélagos se sorprendieron por la aparición de nuevos intrusos y volaron hacia el sonido como lo hicieron con Sienna.

— —- —- — —- — — —-

Nooo! En que momento todo se fue al desagüe! Y mi cita romántica en el templo de la diosa de la Luna?? No se vale ;____;

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: