Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 10 – EBNET

Dentro de una habitación, la luz del sol se mantenía bloqueada debido a las cortinas bien cerradas.

La poca luz que atravesaba como oro entre las cortinas no era de un blanco pálido, sino de un naranja pálido.

“… ¿Kalia?” Simon dijo con voz ronca por nombrarla apasionadamente toda la noche.

Su voz sensual, quedó silenciada y apagada, resonando en el espacio vacío.

Al parecer, ella eligió permanecer callada, aunque más bien parecía estar aún dormida cuando él descubrió que no había respondido a su llamada.

‘Sí, se lo merece. Porque lo que sucedió anoche fue increíble.’

Con una cara un poco tonta, Simon se rió para hacerse sentir menos somnoliento.

Se sintió tan entusiasmado hasta que salió el sol de la mañana y todo su cuerpo quedó flácido como si lo hubieran golpeado a muerte.

El placer de la primera vez fue asombroso por todos lados, y la noche de los dos no terminó rápidamente. Todos los lugares que tocaban los labios ardían.

Cuanto más se tocaba un punto repetidamente, más sensible era, lo que los volvía locos.

Y, sin embargo, no podían hacer nada al respecto, aparte de entregarse por completo.

‘Oh Dios mío… pero incluso para Kalia, anoche debió ser demasiado. No puedo creer que aún no se haya despertado.’

Pensando en lo que había sucedido antes con Kalia, su orgullo aumentó un poco por el impulso de saber que ella quedó tan cansada hasta el punto de quedarse dormida.

‘¡Nadie, nadie, nadie, nadie más que Kalia Tacskate!’

La mujer más fuerte del Imperio. Resistencia de monstruo. Excelente resistencia. Un símbolo de perseverancia y fuerza.

… Y ahora la mujer de Simon. 

Enterró su rostro en la almohada para cubrir su boca que tenía una gran sonrisa, y extendió su brazo hacia donde estaba el lugar vacío. 

“Kalia”.

Quería tocar su piel desnuda, firme y suave.

Durante años, esto había sido lo que él anhelaba.

Quería abrazar el cuerpo lleno de cicatrices con fuerza y ​​acariciarla suavemente.

Quería abrazarla con más calidez y fuerza que a nadie. 

Con sus dos manos, sus dos brazos.

“… ¿Kalia?”

Sin embargo, nada tocó la mano extendida y no hubo respuesta a la llamada de un nombre.

Sintiendo la necesidad de un abrazo, Simon abrió los ojos y miró a su alrededor.

Nada.

No importaba cuanto mirara a su alrededor, ella no estaba a la vista. Como resultado de su encuentro nocturno, la gran cama estaba desordenada, pero solo Simon era el que la ocupaba.

Por un momento, se sintió confundido. Con su memoria tan dispersa, incluso pensó que los eventos de anoche podrían haber sido todo un sueño.

Pero pronto, después de descubrir mechones de cabello largo con ondas sueltas que caían del lino blanco de la cama, aquellos pensamientos ansiosos se desvanecieron.

No importaba que fueran simples mechones de cabello, se palmeó el pecho con alivio.

‘Vaya, casi…’

“… Casi me vuelvo loco”.

Se levantó de donde estaba sentado con una larga exhalación. Caminó directamente a la terraza, quitó las cortinas y se bañó en el sol anaranjado.

Él también se ejercitaba a pesar de ser un mago, y como estaba siempre consciente de ‘cierta persona’, era diligente para asegurarse de hacer ejercicio todos los días.

‘No sabía lo que podía pasar de un momento a otro y no quería que mi cuerpo se viera más delgado y más débil que el tuyo.’

Incluso si sus músculos no eran tan grandes y expandidos como los de otros caballeros, los músculos moderadamente bien esculpidos se deslizaban y se arrugaban con los movimientos de Simon.

Miró más allá del Palacio Imperial con el rojo amanecer detrás, y no pudo soportarlo porque se sentía patético.

‘… ¿Incluso me estiré apropiadamente hoy?’

No había humor en ello, sin embargo, sólo surgieron fuertes risas.

Como de costumbre, o después de despertarse mucho más tarde de lo habitual, probablemente se sintió avergonzada por un tiempo y regresó antes a su mansión.

‘Ha estado sentada allí durante mucho tiempo, sin saber qué hacer…’

Era obvio sin mirarla.

‘Se mantuvo distraída cuando recordaba anoche mientras se veía desnuda junto a mi dormido.’

Continuó riéndose muchas veces y buscó ropa con un gesto perezoso.

Kalia probablemente ocultó su presencia y salió con cuidado de la habitación para que no se despertara cuando se quedó dormido.

‘… ¿Deberíamos tomárnoslo con calma mañana?’

Simon anticipó felizmente la reacción de Kalia.

¿Se sentiría avergonzada con las mejillas enrojecidas?

¿O escondiéndose lindamente de él?

Tal vez, tal vez no… 

¿O jugó con él anoche?

Pensando tan lejos, los labios de Simon se curvaron.

‘No me importa. Ya dejé huellas en todo tu cuerpo que no puedes negar.’

Besó todas las heridas de su cuerpo, lamió y chupó todas sus ásperas yemas de los dedos y su adorable cuerpo teñido de melocotón.

La Kalia de anoche le pertenecía a Simon de la cabeza a los pies. Vivió cada momento con calor, y fue valiente, nunca se apartó ni siquiera en el primer movimiento.

Después de cada encuentro, ella quería más e instó a Simon por más.

Como General habilidosa, sus tácticas para alentar, inspirar y avanzar eran excelentes. Ella era una estratega natural, una conquistadora.

‘Oh, Kalia. Kalia.’

Simon estaba de buen humor cuando recordó su cálido abrazo con Kalia, quien era tan honesta como su simple personalidad. O lo estuvo, hasta que encontró a alguien esperándolo en el vestíbulo de la torre.

Al bajar las escaleras, vio a una extraña sentada en un amplio sofá leyendo cómodamente como si estuviera en su propio estudio. Vestida con un vestido azul intenso, miró hacia arriba y vio a Simon como si sintiera su presencia.

“Finalmente bajas. Casi termino de leer mi libro aquí sentada. Aunque solo traje este libro”.

Era una voz segura y resonante.

La mujer, cerró las pocas páginas restantes del libro con un fuerte golpe, se levantó de su asiento y lo miró a los ojos.

Sus ojos rojos, como rubíes, lo miraron directamente.

Era una mirada distinta, como si estuviera mirando a alguien que conocía desde hace mucho tiempo. Era extraño, pero tenía una cara alargada que mostraba que claramente lo sabía.

Parecía haber sido presentada a él en algún momento, pero era obvio que ella no representaba una figura significativa para él, ya que no podía pensar en una persona que le viniera a la mente de inmediato.

“Finalmente, puedo reunirme contigo. ¿Dormiste bien?”

Al oír la voz provocativa de la mujer, Simon sacó el monóculo que se había metido en el bolsillo interior y se lo puso. 

En días particularmente agotadores, su vista del ojo derecho solía ser débil, por lo que se preguntó si no la reconocía porque hoy era un día así. 

Sin embargo, incluso con una perspectiva clara de ella, todavía no podía reconocer a la mujer que tenía tanta confianza en sí misma.

Luego recordó dónde vio a una mujer con una sonrisa peculiar que le levantaba un lado de la boca en ángulo.

‘Dijo que era la tercera hija real de Ains.’

Fue en la fiesta de la victoria anoche cuando Kalia acababa de tomar su vigésimo sexto vaso de vino.

No importaba la tolerancia que ella tuviera, era obvio que se emborracharía si continuaba bebiendo así.

Kalia se reiría mucho cuando estaba borracha y eso a Simon lo enojaba sobremanera.

No quería que nadie viera esa preciosa sonrisa. 

‘Tengo que detenerla ahora mismo.’

Fue Luismond quien lo atrapó a toda prisa.

“Esta es la Princesa Luina de Ains, debe estar aburrida. ¿Tienes algún evento especial que quieras mostrarnos?”

Había sido rodeado por el hablador Marqués Carlo, su hijo e invitados extranjeros, frunció los labios para que solo Simon pudiera verlo decir: ‘Ayúdame por favor.’

En realidad, no le importaba Luismond, que estaba jadeando y sudando de incomodidad.

Pero Simon también necesitaba algo para distraer a todos. Así es como sacará a Kalia del camino.

Sin decir nada, alcanzó el cielo de la terraza y realizó magia de fuego sin un encantamiento.

¡Bam! ¡Bam! ¡Puff!

“¡Oh, mira eso! ¡Fuegos artificiales!”

“¡Oh, nunca había visto colores tan brillantes!”

“¡Son tan hermosos como las flores!”

Pronto los ojos de todos se centraron en el cielo.

Las miradas de los idiotas que animaban a Kalia a beber vino, y los ojos de la Princesa Real, Luina, que miraba desde el otro lado a Simon, al lado del Príncipe, estaban todos atrapados en fuegos artificiales.

Aprovechando el momento, Simon rápidamente se llevó a Kalia.

Ahí era donde estaba el breve recuerdo sobre la Princesa Real de Ains.

La Princesa Real, Luina y Simon no tuvieron otra interacción además de esa.

“Te he estado esperando desde esta mañana, pero no bajaste. Otros magos mentirían sin sentido diciendo que no sabían dónde estabas. La General Kalia, que está a tu lado, se fue hace algún tiempo, pero te he continuado esperando con la esperanza de que vinieras.”

… Esa no era realmente una razón para esperarlo de la mañana a la noche.

Frente a los deslumbrantes ojos dorados de él, Luina sonrió. Ojos rojos como el rubí y un brillante cabello rubio miel que se rumoreaba que era extremadamente hermoso revolotearon frente a él, pero Simon no estaba interesado ni impresionado.

Lo que amaba simplemente no era la deslumbrante belleza ante sus ojos.

Luina, que no perdió la confianza mientras miraba la expresión indiferente de Simón, se paró frente a él y se enderezó para mirarlo cara a cara.

“¿Tienes idea de por qué te estaba esperando?”

“Bueno, no tengo ni idea de por qué”.

‘No me interesa.’

Los ojos de Luina se movieron muy sutilmente ante su profunda mirada de indiferencia.

Pero rápidamente, después de una respiración corta y profunda y de agudizar los ojos, soltó una voz temblorosa y lo agarró por el cuello.

“Estoy aquí para proponerle matrimonio al Duque Simon Terloan”.

Esas palabras inesperadas hicieron que él frunciera las cejas, formando arrugas entre ellos.

“… ¿No quieres casarte conmigo?” 

‘¿Casarme con ella?’

Fue lo más ridículo que escuchó desde esta mañana. 

Sintió como si todo aquello era la primera vez que le sucedía.

Dado que el Imperio Rohas era un país conocido por la igualdad de género, no era raro ver mujeres realizando sus propias propuestas. 

Simon, también, ya había recibido docenas de propuestas, por lo que no debería haber sido una sorpresa lo que ella le había propuesto.

Era un enfoque demasiado improbable.

Era tan absurdo que cualquier amabilidad que quedaba en él fue absorbida, dejando un escalofrío incómodo. Sin dudarlo un momento, le respondió con frialdad, como si rechazara una oferta para cualquier trato.

“Pido disculpas, pero no puedo aceptar tu propuesta. Me niego. Fingiré que no escuché tu oferta por el honor de la Princesa Luina.”

Inclinó la cabeza ligeramente para hacer que su propuesta pareciera nada.

Como si estuviera un poco humillada, la cara de ella estaba un poco roja, pero tampoco se echó atrás.

Más bien, apuñaló su punto débil.

“¿Es por la General Kalia?”

La miró, con los ojos dirigidos hacia abajo.

De repente, se sintió degradado.

No, era una sensación de suciedad.

Era porque el nombre de Kalia había sido dicho con tanta rudeza por alguna Princesa Real al azar.

Pero, como si no pudiera leer la mirada fría de Simon, ella sonrió y dijo fingiendo benevolencia: “La vi salir de aquí temprano en la mañana. Era demasiado pronto para visitar a un amigo. Pero bueno, está bien. No tengo ninguna intención de mencionar algo de lo que no tengas recuerdos”. 

La expresión indiferente desapareció del rostro de Simon.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: