Saltar al contenido
I'm Reading A Book

SVPP Capítulo 41

“¿El día que apareció el monstruo?”
“Si”

El viento entraba por la ventana. Junto con eso, el cabello plateado de Eugene se sacudió levemente. A través del cabello, pude ver sus ojos azules.

“Pensé que tu no… me estabas mirando con sinceridad”
Su voz era más baja y profunda que su voz habitual.
“Porque estoy detrás de ti. Así que fui desagradable contigo. Así que pensé que me estabas ignorando”

“…… Nunca hice eso”
“Lo sé. Lo sé. Por eso me disculpo ahora mismo”

Eugene respondió de nuevo, chasqueando su lengua.

“Pensé que por eso no usaste tu magia de fuego más fiable conmigo, y pensé que no me trataste con sinceridad”
“¿Eh? ¿Es por eso que estás tan obsesionado con la magia de fuego?”
“Se la echaste a ese príncipe, pero no a mí”

¿Qué es lo que está mal con él?

“Oye, no soy el tipo de persona que piensa de manera tan complicada como tú”
“… Sí, eso creo. De todos modos, es por eso que dije que lo sentía, así que solo necesitas saber eso”
“¿No puedes dejar de quejarte cuando te disculpas?”
“¿Qué? Quejarme… ¿Qué con eso?”
“No, gracias, no importa”

Cuando Eugene puso una mirada sospechosa por mis palabras, mantuve la boca cerrada.

“Por cierto, ¿qué tiene eso que ver con la aparición del monstruo?”
Entonces Eugene se mordió los labios por un momento, luego los abrió con una voz ligeramente ronca.
“Ese día, cuando un monstruo me golpeó por la espalda…”

Recordé vagamente las palabras de Eugene.

“Usaste magia de fuego de inmediato”

Lo hice.
Tan pronto como vi al monstruo, instintivamente, atraje a Eugene hacia mí y usé magia de fuego para cortar el camino entre él y el monstruo.

“Debes haberme estado mirando con sinceridad en ese entonces”
Eugene habló con calma. En ese momento sentí que sus ojos, parecidos a un zafiro azul, parecían chispear y brillar.
“Bueno, sé que es por eso”

Eugene giró la cabeza hacia un lado y habló.
Así que no pude decir qué tipo de expresión facial estaba haciendo ahora.

“Si no hubieras usado magia ese día, podría haber muerto”
Su voz resonó en el silencioso salón de clases.
Sin una espina, por lo que su voz real sonó más profunda.

“…Ya veo”
“¿Qué pasa con ese ‘ya veo’. ¿Es esa la única reacción que puedes hacer cuando hablé de corazón con tanto esfuerzo?”

Eugene refunfuñó, frunciendo el ceño.

“Uh, bueno, es un poco repentino, así que…”
“Tch, lo que sea”
“Por cierto, ¿puedo hacerte una pregunta?”

Mientras miraba a Eugene y le preguntaba, él respondió con un leve alzamiento de las cejas.

“¿Qué?”
“¿Todavía me odias?”
“…¿Porqué preguntas eso?”
“Solo por curiosidad”

Cuando lo vi decir que lo sentía, pensé que podría haberse ablandado. Solo lo dije porque me preguntaba si no me odiaba tanto como antes.

“Ya sabes. ¿Todavía me odias por ser una Spade que ni siquiera conoce su lugar pero sigue corriendo a lo loco?”
Dije con una sonrisa un poco traviesa.
“Oye, eso es…”

Fue divertido burlarse de Eugene, quien se sonrojó y gritó desagradablemente.
“¿Entonces no?”
Deliberadamente enrollé las comisuras de mi boca y dije con una sonrisa.

“Tú…”
El rostro de Eugene ya estaba rojo como una remolacha.
Bueno, Eugene no era del tipo que era honesto acerca de sus sentimientos.
No estaba acostumbrado a que se burlaran de él.

“Oh, de verdad, si todavía te odiara tanto, no habría dicho esto. ¿Estás satisfecha? Lamento haberte dicho que vas por ahí sin saber tu lugar, hombre”
“Está bien, esa fue una gran respuesta”
Aplaudí y asentí.

“Deja de burlarte de mi”
“Oh, ¿qué quieres decir con burlarme de ti? Es solo que estoy realmente impresionada”
“De verdad….”

Para ser honesta, pensé que era un poco divertido burlarse de Eugene.
¿No sería divertido responder correctamente hasta el final con palabras que simplemente podrían omitirse?

“Bueno, eso es todo entonces. Simplemente termina el diario”
“Oh, tomemos un descanso. No tuvimos muchas oportunidades para hablar”
“Si eres la presidenta de la clase, trabaja como presidenta. O entrega el puesto”
“Tienes una personalidad quisquillosa…”

Finalmente, apreté la pluma, mientras gritaba.
Y por un rato, se hizo el silencio en el aula.
Como siempre a esta hora todas las semanas, sentados un poco separados y organizando los diarios de clase.

“Oye”
“… qué”
“¿Me respondes?”
“Si vas a decir cosas inútiles, quédate callada”

Fue un gran avance. No puedo creer que Eugene me haya respondido y haya dicho ‘cállate’ en lugar de ‘cierra la boca’*. (J: en inglés primero dice ‘be quiet’ que es cállate pero de forma educada y después dice ‘shut up’ que es una forma grosera de callar a alguien)

“No es algo inútil”
“… Dime rápido”
Eugene respondió con un tic.
“Simplemente, no es gran cosa”

¿El viento que soplaba en el aula siempre fue tan refrescante? Y aun así, se siente un poco cálido.

“No seas tan impaciente”
“¿Qué?”
Eugene miró a su alrededor y me miró con cara de sorpresa.
“Ya estás haciendo lo suficiente”

Durante muy poco tiempo, Eugene abrió mucho los ojos azules y pareció como si le hubieran golpeado en la nuca.
Sus ojos, que siempre se sentían fríos en ese momento, revoloteaban como una llama azul.
Fue la primera vez que me enfrenté al Eugene relajado sin espinas.
‘¿Es así como te ves realmente?’
Cuando estaba pensando en tal cosa, bajó la cabeza apresuradamente y dijo con voz temblorosa.

“¿Por qué me dices eso?”
“… ¿Pensaste que no lo sabía?”

Deliberadamente aparté los ojos de él y respondí.
Todo el mundo tiene un lado que no queremos mostrar a los demás.
Eugene estaba escondiendo más que nadie.
Su rostro, que se reveló así, no quise mirarlo.

“Te quedas despierto hasta tarde en la noche y practicas por tu cuenta. Pero nunca te duermes en clase”
“¿No es lo mismo para ti?”
“Entonces, tú y yo estamos trabajando duro”

Yo era solo unos años mayor que Eugene en mi vida anterior, pero lo sabía.
Un hombre que era tan duro consigo mismo puede caer al final.
Lo sé porque he estado allí.

“… incluso cuando luché contra Cassius, fue difícil. Pensé que podría haber perdido si hubiera tenido mala suerte”
“…”
“Pero cuando luché contigo, fue muy difícil. Después de que comenzó el combate, la idea de que podría perder no abandonó mi mente ni por un momento”

Miré a mi alrededor y hablé en voz baja.

“De verdad, pensé que eras muy fuerte”

Mi voz resonó en el salón de clases, donde parecía que no había nadie.
No sé si esa voz conmovió a Eugene.
Podría haber pensado que era pretenciosa, o podría haber pensado que estaba tratando de ocultar los espíritus malignos fingiendo elogios.
Pero tampoco fue eso.
Quise decir lo que dije.

“……Eres muy extraña”
La voz de Eugene, que rompió el silencio, fue apagada.

“¿Qué?”
“¿Por qué me dices eso?”
“¿Por qué no debería? Dime por qué”

Hablé con una mirada ligera.
Entonces Eugene respondió de inmediato.

“Sé que me odias”

No sé si su mente es simple, no, es demasiado puro.
El comportamiento de la persona desconsiderada se interpretó de una manera tan complicada.
Finalmente, me eché a reír.

“¡Qué, por qué te ríes!”
Dijo Eugene enojado.

Le respondí con voz alegre.
“Oye, lo digo porque no lo sabes, pero no te odio tanto”

Pensé que había un rincón donde estaba innecesariamente tenso y lleno de ira, pero en realidad era sincero e ingenuo.
Quizás, si no hubiéramos estado bajo presión en casa, o si Yerine hubiera construido una buena relación con los otros siete herederos desde el principio, ¿nuestra relación no habría mejorado un poco?

“Por supuesto, hay ocasiones en las que creo que eres un poco idiota-”
“¡Eso es lo mismo aquí! ¡No te rías!”
“¿Qué tiene de malo reír?”

Después de tal ojo por ojo, terminamos de organizar el diario y el sol se estaba poniendo fuera de la ventana.

“Uh, hecho”
“Dámelo. Lo comprobaré”
“¿Darte qué? Pídelo bien”
“Tú eres la que debe pedirlo bien”

Ante sus palabras, incliné mis labios y me apoyé en la silla, pero Eugene tomó el diario abierto sobre el escritorio y comenzó a leerlo.

“Bueno, no pasa nada”
“Por supuesto, está escrito por esta persona”
“No olvides que casi te saltas el diario del jueves”
“Tsk…”

Cuando se completó la verificación, Eugene me devolvió el diario.
Dejé mi diario debajo de la mesa de la escuela y le dije a Eugene, que estaba empacando sus cosas.

“Ahora cerremos la ventana y salgamos”

Eugene hizo un gesto con la mano ante mis palabras.
El gesto de la mano cerró la ventana por sí solo.

“Date prisa. Sal”

También lancé un hechizo para ordenar la pluma y la tinta en el escritorio y fui a la puerta y seguí a Eugene fuera del salón de clases.

“Vas directamente al dormitorio, ¿no?”
“Si”
“Si no tienes nada que hacer, ¿por qué no te reúnes con nosotros para comer? Voy a cenar con los demás”
“¿Por qué estás tan obsesionada con comer juntos?”
“No vas a comer nada si vas al dormitorio de todos modos. Solo come mientras estás aquí”
“No, gracias”

Giré la cabeza y le dije con voz entrecortada (por supuesto, actuando), a quien se negó.

“Hoy hay estofado de ternera…”
“…”
“Debe estar delicioso…”

Entonces Eugene suspiró y dijo:
“Oye, ¿crees que el príncipe me dejará en paz si voy contigo? Si no tienes la intención de matarme, déjalo”
“Todo está bien. Luchaste contra Cassius y ganaste. Puedes hacerlo”
“Fue una batalla oficial, y tú sabes mejor que nadie ¿qué hará si se trata de ti?”
“… No puedo discutir contigo”

Mientras caminábamos por el largo pasillo, habíamos llegado a la salida del edificio principal de la Academia.
El cielo, que anteriormente había estado rojo con la puesta de sol, se estaba volviendo azul con su marca roja cerca del horizonte.

“Así que no vienes, ¿verdad?”
Pregunté una última vez.
“Si”
Eugene replicó con su habitual voz seca.

“Si quieres vernos, puedes venir a la cafetería después”
“No nunca”
“Si los demás te escuchan, se sentirán decepcionados. Les diré tal como es”
“Haz lo que quieras”

Los brazos de Eugene se cruzaron de nuevo, revelando la vaina*. (J: aquí traducen como ‘scabbard’ que es la funda/vaina de una espada… pero no sé si hace referencia a su actitud hermética, cerrada… como si se refiriese a ‘concha’ o ‘cubierta’ en lugar de funda o vaina… en fin, vicisitudes de la traducción ~_~)

“Entonces me voy. Adiós”

Después de agitar mi mano firmemente a Eugene, quien no se despidió hasta el final, estaba a punto de darme la vuelta e ir al restaurante.

“Hey, Spade”

De repente, me volví a la voz de Eugene llamándome.

“¿Eh?”
“Buen trabajo hoy”

Bajo el cielo oscuro, el chico de cabello plateado lo dijo con voz tranquila.
Cuando escuché eso, respondí con una sonrisa alrededor de mi boca.

“Si, tu también”

Sintiéndome un poco más relajada de lo habitual, corrí hacia el restaurante.

Anterior Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: