Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 70 RDS

El Banquete (15)

Pero cuando Hain alcanzó por fin a Sienna, se asustó después de presenciar las lanzas de los caballeros. Le preocupaba que Sienna pudiera lastimarse con los extremos afilados.

“Asegúrate de quedarte aquí detrás de mí”.

“¡Su Alteza Real!”

Sienna se acercó a los soldados. Jamie, los porteros y los soldados todavía estaban inmersos en su discusión. Entró entre las filas de los caballeros. Un soldado salió a sancionar a la mujer por su repentina aparición y ella rugió: “¿Qué diablos estás haciendo? ¿Cómo te atreves a bloquear mi paso?”

“¿Quién te crees tú…”

“¿Quién diablos eres tú? De pie allí con un traje de caballero con un sonido de traqueteo. ¿Cómo puedes decir que mantienes el Palacio en una sola pieza si no eres capaz de reconocerme?”

La miró desconcertado.

“¿Es solo una decoración que pescaste y pusiste en tu cuello para adornarlo? ¿Por qué estás parado ahí tan estúpidamente? ¿Quién es tu Jefe, que ni siquiera tuvo la capacidad de educar a sus soldados sobre cómo tratar a la Familia Real y dejarlos a sus anchas en el Palacio como ignorantes de todo?”

El rugido de Sienna hizo que el silencio la rodeara. La repentina aparición de la Princesa Heredera, que hizo un gran alboroto, debió ser un personaje que no debería estar en escena dentro de la obra que ellos prepararon. Trató de no exteriorizar su nerviosismo. ¿Cuánto había practicado anoche? ¡Para ejecutar perfectamente la escena de hoy!

“¿Qué estás haciendo aquí?”

El hombre se paró frente a ella y preguntó enfadado. Era Deli Panacio, el Comandante en Jefe que estaba ahuyentando a Jamie. Sienna levantó la cabeza, lo miró y presionó.

“Me preguntaba cómo ese caballero no aprendió nada, pero creo que encontré la respuesta. ¿Quiere decir que los caballeros de cada uno de ustedes no están completamente familiarizados con la etiqueta real? Si conociste a la Realeza, sería básico mostrar respeto y manifestar tu identidad. Conoces aún menos la etiqueta real que yo, que he estado en este Palacio solo durante un mes. Si no llegó hoy por primera vez a este trabajo, debe haber apostado más para cumplir con su deber, Comandante Panacio.

La expresión de Deli se arrugó, mirándola, como si no le gustaran los comentarios sarcásticos de Sienna. Aún así, no pudo refutar que lo que ella dijo estaba mal. Se inclinó sobre una rodilla con una expresión de cortesía renuente.

“Caballero Gigante Comandante Deli Panacio, me anuncio a Su Alteza Real”.

Sienna miró a su alrededor sin responder inmediatamente a sus saludos. Solo entonces los caballeros, que habían estado observando, se arrodillaron y la saludaron.

Fue solo después de que todos los que estaban alrededor se arrodillaron que ella le dijo a Deli que se pusiera de pie. La miró con el rostro disgustado por el insulto.

“¿Por qué viniste a este lugar…”

Sienna levantó la mano para impedir que dejara de hablar.

“Hay mucho que debo decir sobre tus errores, pero primero tengo mucho que hacer”.

Sienna pasó a su lado y fue hacia Jamie y el portero. De pie junto al portero, Jamie parecía sorprendido, con sus grandes ojos levantados. Sienna sintió como si fuera a estallar en carcajadas por la expresión de su rostro. Sin embargo, si se echaba a reír en esta situación, parecería una mujer loca, así que lo aguantó.

Hizo una mueca diciéndole a su hermano: ‘Por favor, no me levantes’, con la forma de su boca. Él asintió con la cabeza como si entendiera sus gestos.

Cuando la situación se volvió extraña, el rostro del portero se puso pálido. Se arrodilló y se inclinó cuando Sienna se paró cerca de él.

“La puerta… el guardián que guarda la puerta sur, Jake, soy yo. Me anuncio a Su Majestad la Princesa Heredera”.

Ella le ordenó al portero que se levantara. Él puso los ojos en blanco y se colocó de pie.

¡PLAFF!

Sienna golpeó la cara del portero con la palma. El sonido de la bofetada en la mejilla hizo que algunas personas cerraran los ojos con asombro.

¡PLAFF!

Una vez más, un fuerte ruido resonó a través de las puertas del sur.

Podía escuchar a alguien tragar su saliva. Nadie lo hubiera esperado. Cómo la Reina de Carl aparecía en la puerta sur y golpearía al portero en la cara de esta manera tan repentinamente.

¡PLAFF!

Su palma cayó sobre el rostro del portero por tercera vez. La mejilla izquierda del portero resplandeció intensamente.

Era hora de que el brazo de Sienna hiciera una gran línea hacia abajo y tratara de golpearlo en la cara de nuevo, quizás tres veces parecían muy pocas. El portero levantó las manos para bloquear su brazo sosteniéndolo. Fue un acto instintivo por miedo al dolor.

Sienna dejó asomar una sonrisa bastante satisfactoria. Si el guardián no la hubiera detenido con las manos, tenía la intención de lastimarlo ella misma continuamente, pero no tenía que hacerlo. El portero, que la vio sonreír, tembló como si hubiera visto algo aterrador.

“¡Ho-oh! ¡Cómo te atreves a actuar de esta manera cuando el dolor ni siquiera ha comenzado! ¿Estás amenazando a la Princesa Heredera en este momento con las manos en alto?”

“No, no soy. No soy…”

Sienna gritó con gran voz: “¡Comandante Panacio!”

“¿Si? Sí, Su Alteza Real”.

“Estoy segura de que tienes un título de caballero”.

“¿Si? ¿Qué quieres decir con eso?”

“¿No estoy siendo acosada frente a tus ojos en este momento?”

“¿Si? Qué quieres decir con eso…”

Los caballeros Gigantes que observaban la escena pensaron: ‘¡Eres tú quien estás acosando al pobre portero!’

“¿Estás insinuando que no puedes verlo tocando el cuerpo de la Familia Imperial de esta manera en este momento, cuando solo es un guardián?”

El portero rápidamente apartó las manos ante sus palabras. Deli parecía en blanco como si no lo entendiera. Dijo Sienna, frunciendo el ceño.

“¿No es esto suficiente para insultar a mi familia? ¿Un acto de amenazarme, la Princesa? Amenazar a la Familia Imperial es un pecado de traición. ¿Por qué estás ahí parado y mirando? Si alguien ve esto, pensará que es por ti que este guardián es tan arrogante. ¿Estás seguro de que este portero es de los hombres de Lord Panacio?”

Fue solo entonces que Deli se hizo cargo de la situación. La Princesa Heredera preguntaba si la amenaza del portero a su hermano mayor se debía a las propias órdenes de Deli.

Era cierto que si el sucesor de Waters, envuelto en una disputa ridícula, se enojaba con el portero, podría conseguir que los caballeros lo arrestaran. Pero no podía señalarla con el dedo. Si lo hiciera, podría haber cometido traición, que era en realidad la culpa que debía asumir el portero. Saltó arriba y abajo, diciendo que era culpable de sus acciones y que era consciente de ellas.

“¡No! No eso no es. ¡Hijo de puta! ¡Qué le estás diciendo a Su Majestad la Princesa Heredera!”

El portero se dejó caer hacia adelante con el rugido de Deli.

“¡Oh Dios mío! He pecado hasta la muerte”.

Sienna se acarició las muñecas que había él había estado sosteniendo y le a pidió Deli.

“¿Qué estás haciendo? Por favor llame a todas las personas que recomendaron al portero, a los que lo garantizaron, al gerente que estaba a cargo o a los que estaban a cargo de las puertas”.

“¿Por qué a todos?”

Ella lo miró con ojos penetrantes. Deli se negó a hacer más preguntas y pidió a sus hombres que se acercaran a él, temiendo que la Princesa se jugara su puesto.

“Si ese es el caso, por favor prepare una silla. Me siento mareada porque me han insultado demasiado”.

“Oh si.”

Algunos caballeros por tacto trajeron rápidamente una silla. De donde venían no era una silla para el aire libre, sino una silla decorada con tela de terciopelo negro. Siena alineó a muchas de las personas que estaban allí antes que ella.

Hain, que estaba observando la escena, se acercó rápidamente y le vendó la muñeca. Tampoco se olvidó de enrollarlo grueso como si hubiera resultado gravemente herida.

“Qué forma más lenta de manejar las cosas. Escuché que los Caballeros Gigantes son caballeros capaces en la Casa Imperial, pero deben haber sido rumores falsos”.

Sienna rascaba constantemente el honor del título de caballero hasta que él hiciera lo que le había pedido. Jamie se paró a su lado y miró a Deli con cara de miedo. Deli miró de frente a Sienna con la cabeza tensa.

Tales cosas deberían ser atacadas sin dar tiempo a pensarlas. No funcionaría si la otra persona le preguntara: “¿Cuánta autoridad tienes en realidad para ordenarme que lo haga?”

Sin embargo, si ella continuaba señalando lo que hizo mal, todos pensarán. ‘¿Hice algo mal?’ Si seguía sin detenerse allí, él tendría que decir tarde o temprano que ‘yo también debo haber cometido un gran error’.

— — —- — —- —-

Sienna imitando a Arya da miedo y a la vez es chistosa xD

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

JAJSJDKKDKDK
sta prota

Responder

Me encantó su actitud. Si fuera ella también le doy sus cachetadas al portero 😒😒

Responder

Lo bueno de esta situación es q si la bruja le reclama ella puede decir q hizo lo q ella le enseño

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: