Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 44 RDS

Los ganados y los perdidos (18)

“Ahora el Emperador puede estar acercándose pronto a su lecho de muerte. No, ni siquiera hay forma de asegurarse de que aún esté vivo. La Emperatriz Arya oculta al Emperador por completo. Ha podido hacerse cargo de los asuntos estatales de él, pero no puede hacerlo para siempre. Ya hay un rumor entre los nobles de que es posible que el Emperador ya haya fallecido”.

Carl asintió con la cabeza. Ni siquiera él mismo, el hijo del Emperador, pudo reunirse con el Emperador. Solo la Reina Arya transmitió los sentimientos de su padre. No había forma de confirmar si aquellos mandatos del Emperador realmente salían de su boca con certeza.

“Entonces podrá promulgar la muerte del Emperador y poner a Valore en el trono”.

Sienna le dio a Carl una sonrisa desagradable.

“Por eso el ‘Rey Carl’ es tan bueno”.

“…”

“Es una broma. No, en realidad no es solo una broma”.

Sienna se encogió de hombros y continuó.

“En primer lugar, hay una razón por la que tu suegro es suegro y también tu enemigo. No hay un principio de longevidad en Laifsden, pero si no tienes un sucesor, generalmente seguirás la línea del suegro. Y la Emperatriz Arya te ha enviado a la guerra en nombre de tu deber como Príncipe”.

Debido a sus ridículas afirmaciones, Carl tuvo que recurrir al campo de batalla para luchar desde que tenía alrededor de once años.

“La Emperatriz Arya puede haber esperado que el Príncipe Carl resultara gravemente herido o muerto en el campo de batalla, pero usted ha cumplido con sus deberes con seguridad durante más de una década. En cambio, el Príncipe de Gales no hizo nada una y otra vez con el pretexto de ser el segundo hijo. Usted ya está ganando mucho apoyo público como héroe de guerra. En comparación, la percepción de la gente sobre la acusación del Príncipe, que no está muy bien visto en el Palacio, es ambigua. Estoy segura de que el público querrá e intentará nombrar al Príncipe Carl en el trono. Eso es lo que no quiere la Emperatriz”.

Carl asintió con la cabeza.

“No importa cuál sea el sentimiento público, si fuera en contra del poder de la Reina Arya hoy, podrían obligar a Valore a sentarse en el trono”.

Fue amargo pero cierto. Era ella, quien durante mucho tiempo se había ganado los corazones de los nobles centrales y ejercía el poder a la sombra del Emperador. Carl se ganó el corazón del ejército, algunos nobles y el pueblo. Sin embargo, no era suficiente para mantener a raya a la Emperatriz Arya.

“Así es, pero hay una gran debilidad que el Príncipe Heredero tiene contra ella por si mismo”.

“¿Que es eso?”

“La sospecha de que puede ser el único con la sangre del Emperador”.

Carl miró a Sienna con cara de sorpresa esta vez. “¿Que sea el único con la sangre del emperador?

“No mucho después de la muerte de tu madre, la Emperatriz Isabel, el Emperador le dio la bienvenida al trono a Arya. Ella tenía un niño de cinco años en ese momento. Por supuesto, el Emperador reconoció al Príncipe como su linaje, pero todavía hay algunas dudas en la mente de la gente. El Príncipe de Gales no es un niño nacido en la Familia Imperial y, sobre todo, no se parece en nada al Emperador”.

El símbolo que representaba la línea de sangre Real es cabello dorado oscuro y ojos verdes. Carl también tenía cabello dorado y ojos verdes que se parecían exactamente al Emperador Rodbius.

“Por supuesto, hubo casos de miembros de la realeza sin pelo amarillo en la Familia Imperial con diferentes colores de cabello u ojos. En este caso, es decir, muy por debajo de toda la línea de la Familia Real. Pero sus ojos marrones y su cabello no se parecen a los de la Emperatriz Arya”.

Carl estuvo en ese momento tan abrumado por una sensación de traición que sentía por su padre, quien había traído a un hermano tan repentinamente a la familia tan pronto como su madre Isabel, murió.

‘Valore, no puedo creer que sea mi hermano…’

“Nunca había escuchado acerca de eso.”

Sienna asintió.

“Cuando la Emperatriz Arya entró en el Palacio Imperial, el Príncipe Carl también era joven. Además, nadie habría negado rotundamente lo que Su Majestad había reconocido. Pero ahora las cosas son diferentes. En el caso de que el Príncipe Carl y Su Majestad, así como el Segundo Príncipe peleen por el trono, el asunto se planteará por boca de cualquiera. La pregunta es si el príncipe realmente nació en la Familia Real. Lo que es más interesante es…”

Carl tuvo una curiosa impresión cuando Sienna no habló de inmediato. Dijo, levantando un lado de su boca.

“Había un mozo que estuvo tratando de detener la propiedad de la familia Panacio. Se trata de un hábil juglar de Castro que patrocinó la Emperatriz Arya. Es un tipo que tenía el cabello castaño brillante y los ojos como una noche de otoño”.

“¿Quieres decir que el padre de Valore es aquel juglar?”

“No estoy muy segura. Sin embargo, desde la noche en que el Emperador se detuvo en la finca de la familia Panacio con el pretexto de un viaje de caza, ha corrido el rumor de que no se ha visto nuevamente el pelo de aquel juglar. Fue hace poco tiempo. Después de la muerte no provocada de inocentes, la historia nunca se ha contado en el territorio. Pero ahora, creo que es una historia secreta”.

Era común que desaparecieran los juglares errantes. Sin embargo, ciertamente fue extraño que aquellos que tenían el mensaje secreto murieran.

“Entonces, la Emperatriz Arya no habría podido ver a sus dos Príncipes, Su Majestad y Carl, mientras él se unía a la lucha contra la Emperatriz en la capital. De una forma u otra, tenía que crear una situación en la que el Príncipe Carl no pudiera estar en la capital. Entonces, pensó que usaría una herramienta que había plantado y trabajado en ella durante quince años. Fue solo una suposición. Tuve suerte. Se sabe que tu compañero, Azrael, fue plantado por la Emperatriz al final”.

“Es solo una suposición…”

Carl masticó las palabras de Sienna.

“¿Está simplemente diciendo que hizo una suposición basada en el hecho de que Arya plantó a Azrael como su carta oculta? ¿De dónde demonios consiguió ese tipo de información?”

No fue fácil para una niña que había vivido en una pequeña propiedad en el norte tener acceso a ese tipo de información.

Dijo Sienna, moviendo su tobillo.

“Supongo que no me equivoqué por la expresión de tu rostro”.

Sienna leyó la desconfianza en el rostro de Carl. Era una historia que no podía creer. Pero no podía decirle que lo sabía porque ya había experimentado el futuro.

Aun así, en parte tenía razón cuando dijo que ella lo había adivinado todo. Porque tenía razón al recordar, deducir y filtrar la información del pasado.

“Debe estar satisfecha de que tu razonamiento es correcto”.

“…”

Sienna quiso decir que no, pero su boca no se movió. Aunque dijo que su secuaz Azrael no lo traicionaría, ella también esperaba que él no lo traicionara. No quería que Carl saliera lastimado. Él podría mejorar, pero ella sabía que la herida del corazón permanecía profunda y nunca se borraría.

Sienna se levantó de su asiento y dio un paso hacia Carl. Resultaba interesante sentirse lejanos a pesar de que estaba a tres o cuatro pies de distancia.

Ella sed detuvo de nuevo. Lo miró desde un paso de distancia. Quería consolarlo acariciando su rostro aparentemente herido, pero no era su papel cuando hizo la promesa inicial.

Carl la miró. Sus pecas tenues o su cabello rojo acurrucado en la parte posterior de la nariz daba la impresión de una chica más soleada. Tenían una edad similar que Bluebell, quien aún no había realizado una ceremonia para adultos.

De hecho, Sienna y Bluebell tenían solo dos años de diferencia. Sin embargo, Bluebell y Sienna parecían tener una diferencia en décadas, no en dos años.

“No te creo”.

Carl replicó como invocando un hechizo. De lo contrario, enterraría su rostro entre los brazos de ella y le rogaría consuelo.

¿Cuántas veces la había visto hasta ahora? Es más, estaba lleno de dudas. Aun así, tenía miedo de terminar confiando en ella. Es por eso se repitió esas palabras una y otra vez para finalmente decidir que si él hubiera confiado en ella y terminaba traicionándolo como Azrael, no podría soportarlo.

“No lo creo…”

“Esta bien… Lo sé.”

La voz de Sienna estaba teñida de dolor. Porque sus palabras de incredulidad se convirtieron en su puñal y su desconfianza.

“Pero aceptaré esa oferta del otro día”.

“¿Oferta?”

“La oferta de unirnos para mantener a raya a Arya. No te creo, pero no importa. Tomémonos de las manos, no confiemos el uno en el otro.”

“…”

“En cambio, escucharé esta vez. ¿Por qué estás tratando de mantener a Arya bajo control?”

“¿Por qué estoy tratando de mantenerla bajo control? Para ser honesta, no es para eso exactamente, es domo venganza”.

“¿Venganza?”

“Si. Su Alteza desea lo mismo, ¿no es así? Ese corazón que quiere romper el cuello de la Emperatriz Arya”.

Carl miró a Sienna como si no la entendiera.

— —- — — — — — — —

A Sienna se le escapó lo psicópata xD

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: