Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 35 RDS

Los ganados y los perdidos (9)

Incluso sabiendo que Carl ya sospechaba de ella y que lo haría más, Sienna no tuvo más remedio que decir esto. En el pasado, él se había sentido considerablemente herido por esa revelación.

Azrael era un sirviente por quien se preocupaba mucho. No podía ignorar la traición afilada como una cuchilla que había recibido del hombre en el que había confiado tanto sabiendo que iba a arrastrarlo por el suelo.

“Sé que Su Alteza solo llegará a odiarme más si digo esto. Sin embargo, te lo ruego, ten cuidado con él”.

“¿Por qué debería sospechar de Azrael si solo creo en tus palabras, cuya fuente se desconoce?”

“No hay ningún daño en mis palabras para usted, Alteza. Lo sabrá cuando vuelva al frente. Si no pasa nada para cuando llegues allí, puedes validar tus dudas hacia mí y castigarme, pero si crees que existe algo que parece extraño, tendrás que resolver el problema del espía que plantó Arya”.

“…”

En ese momento Carl salió de su habitación por la ventana sin decirle a ella que lo haría porque creía en Azrael. Mirándolo con tristeza desde atrás, Sienna suspiró y murmuró, mirando a la ventana por la que él se había ido: “Te lo he dicho antes, las ventanas no son para que la gente entre y salga”.

Lo había dicho como una broma, pero su rostro estaba rígido. Lamentó haber arañado en su mente con sus palabras, pero no pudo evitarlo. Era mejor estrujarle el corazón con palabras que un cuchillo repentino para hacerlo.

Después de dejar la mansión donde vivía Sienna, Carl suspiró pesadamente contra la pared.

“Fui allí en vano…”

Le había dicho a Azrael que había podido regresar sin morir gracias a su ayuda. Desde entonces, Azrael le había dicho repetidamente que Sienna era sospechosa.

‘¿No es una coincidencia? Obviamente, solo usted y yo, y la familia Peer sabíamos que Su Alteza había entrado en la capital. Después de encontrarse cara a cara con esa mujer, Sienna, que te reconoció en las calles, ¿no te atacaron de inmediato? Además, fue ella quien te salvó la vida. ¿Puede repetirse una coincidencia?’

Pensando racionalmente, Azrael tenía razón. Habían demasiadas cosas sospechosas en ella.

Aun así, Carl tenía la sensación de que ella no era del bando de Arya. Pensó que era una tontería seguir granos de sal para juzgar cosas tan importantes, pero esta vez, quería creer en sus propios sentimientos.

“No es que me gustaría que no fuera así, pero espero que no sea así”.

Solo la había visto unas pocas veces, pero extrañamente, sintió la necesidad de apoyarse en ella. (es el amor~)

‘Ten cuidado con Azrael’. Pensó en lo que ella había dicho y negó con la cabeza con expresión melancólica.

“Tener cuidado con Azrael. ¡¿Cómo podría dudar de Azrael?!”

Él era Carl, la persona que no podía confiar en la gente fácilmente. Era alguien que devolvería una mayor hostilidad a quienes le mostraran hostilidad. Contemplaba la buena voluntad que recibía de los demás, pensando en cuáles eran las verdaderas intenciones detrás de ellos. Ese tipo de persona nunca había sospechado ni cuestionado a Azrael, el único en quien había confiado y en quien había creído. Las dudas de él hacia Sienna, quien le pidió que sospechara de un hombre así, estaban destinadas a crecer aún más.

Azrael era el sirviente que había estado a su lado desde la muerte de su madre. Lo había apoyado, quien había tenido que luchar en el campo de batalla desde una edad temprana. ¿Cómo podía dudar de él después de más de una década viviendo juntos y estando uno al lado del otro?

“Pero…”

En esta situación, era natural creer en uno mismo, pero en ningún momento se le ocurrió que ella le habría mentido.

Cuando Carl fuera al frente de batalla, como había dicho Sienna, quedaría claro quién sería un verdadero amigo y quién sería un traidor. Pero ella no quería que él llegara a ese punto. Tanto si Azrael le hizo daño como si no, Carl no tenía nada que ganar. No, más bien, acabaría perdiendo algo muy importante.

“Como pensaba, dije algunas palabras inútiles para nada”.

Le había dicho a Carl que tuviera cuidado con Azrael, pero no porque tuviera información clara. Una vez se había sentido extraña cuando vio la larga cicatriz en su espalda cuando Carl estaba dormido.

Conocía la fisiología de los caballeros mejor que la mayoría porque había crecido en un entorno especial, uno con más caballeros y soldados que granjeros. Había pensado que Azrael lo había apuñalado por la espalda. Muchos lo consideraban el lugar para lastimar fácilmente a alguien ya que era difícil de defender, pero de hecho, era el lugar más difícil al que llegar normalmente. A veces, a los soldados en batalla se les cortaba la espalda, pero eso no era común. A ellos les dolía la espalda aún más raramente.

Lo primero que debió hacer cuando aprendió a usar la espada no fue aprender a agarrarla, sino aprender a girar sus cuerpos en la dirección de sus oponentes y aprender a decir la trayectoria de la espada en el aire. Aquellos que supieran blandir una espada no harían algo tan tonto como dar la espalda a un enemigo. Por eso la mayoría de las personas se lesionaron en brazos, abdomen y costados.

No había podido comprender cómo el Príncipe pudo haberse hecho la vieja cicatriz en su espalda, no a menos que hubiera sido hecha por alguien en quien confiaba lo suficiente como para darle la espalda…

Había podido resolver el misterio con cierta dificultad a través de su doncella. El único sirviente favorito de Carl lo había atacado, provocando que sufriera un trauma importante.

Hubieron rumores de que había sido debido a un repentino ataque de locura, y que Carl y él se habían peleado por una mujer. Muchos rumores, pero nada se había concretado con precisión. Eso había sido porque Carl, la persona involucrada en el caso, se había mantenido en silencio.

Sienna había escuchado la historia y se preguntaba por qué había hecho tal cosa cuando se había ganado la fe de Carl. Pero había sido fácil responder esa pregunta cuando se enteró de que el momento de la traición había coincidido con su boda. Si Arya había colocado un espía al lado de Carl desde el principio, debió haberlo utilizado en el momento más oportuno.

Si Carl hubiera gozado de buena salud, la boda con Sienna no podría haberse celebrado. No importa cuánto lo hubiera querido Arya, si la persona en cuestión se hubiera negado a casarse con ella, no habría podido casarse.

Sienna, que recordaba que Carl sería atacado por su sirviente Azrael, se preguntó si debería decírselo.

Sabía que era mejor no decírselo de inmediato porque eso habría generado sospechas. Pero no podía mantener la boca cerrada sabiendo que iba a salir lastimado.

‘Pero… si Azrael no ataca a Carl, sospechará que traté de abrir una brecha entre los dos. Incluso si Azrael ataca a Carl, me preguntará la fuente de la información.’

Sienna suspiró.

“Sé que no puedo ganarme el corazón de Carl, pero más bien, creo que seré odiada a este ritmo…”

Hacía mucho que había abandonado el deseo de conquistar su corazón.

Saber el futuro en la lucha contra Arya ciertamente funcionaría muy bien, pero aparte de eso, no tenía muchas cartas para jugar.

Su oponente tenía muchas cosas, incluido el apoyo de aristócratas de alto rango, el ejercito imperial y los guardias, y el enorme poder financiero de la Región Sur. Pero, Sienna tuvo que enfrentar sus dudas mientras renunciaba a tratar de obtener ayuda de Carl.

Por supuesto, pensó que era su trabajo, pero no había forma de ocultar sus frustraciones. Con la esperanza de aliviarlas, visitó el templo de la Diosa de la Tierra, pero las cosas no se resolvieron fácilmente.

“Suspiro…”

Cuando dejo escapar un profundo suspiro, Roy preguntó con una expresión curiosa: “¿Qué te preocupa?”

“Oh, no es nada”.

“Solo suspiraste. Si estás preocupada, déjalo salir. Si compartes tus preocupaciones, el peso de ellas será la mitad”, dijo Roy con los ojos cerrados.

Mirándolo, Sienna sonrió y dijo que no era gran cosa, así que se volvió para terminar de completar el papeleo sin dudarlo.

Sienna encontró nombres familiares en los documentos que llenó y le preguntó: “¿Qué estás haciendo?”

“Estoy haciendo una lista de creyentes”.

“¿Una lista de creyentes?”

— — — — —

Saludos~ ya está disponible la votación por los favoritos del mes, ya participaste? Aún no? Chécala y defiende a tus favoritos! >>> Encuesta

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: