Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 14 RDS

Un nuevo comienzo (7)

Carl se paró frente al cartel del puesto que vendía el mejor mir en escabeche, recordando cómo una mujer pelirroja lo había llamado imprudentemente por su nombre.

“Parece que ella me conocía, pero…”

Ella no estaba en sus recuerdos. Si hubiera habido un momento en el que se hubieran conocido, hubiera sido difícil olvidarla con ese color de cabello…

“¿En qué estás pensando con tanta concentración?” Azrael, que estaba limpiando la cama de Carl junto a él, preguntó.

Azrael, que tenía el pelo corto y escarlata brillante, era un sirviente que había estado sirviendo a Carl desde que era muy joven. Sin embargo, en lugar de quedarse en el castillo, la mayoría de las veces Carl había estado en el campo de batalla, haciendo que su sirviente fuera más un caballero que un sirviente.

“Solo… Había una mujer que me reconoció, pero yo no sabía quién era”.

Azrael respondió a los problemas de Carl como si no fueran nada: “¿Qué tan inteligente puedes ser para recordar a todas las personas del mundo? Tal vez haya estado en el salón de banquetes o algo así”.

“Ella parecía conocerme bien…”

Azrael estalló en carcajadas ante las palabras de Carl.

“Si tuviéramos que anunciar inmediatamente quién te conoce, habría una línea que llegaría hasta las puertas de la ciudad ahora mismo. ¿No sería más sospechoso si nadie supiera sobre el Emperador de Laifsden?”

“Los nobles deben ser los únicos que conocen mi rostro, y debería conocer a la mayoría de ellos y sus familias…”

“¿Cómo pueden ser solo los nobles? Hay muchos más que conocen el rostro del señor, más de lo que piensas. Tal vez trabaje en el palacio, o tal vez sea una mujer noble del campo con un banquete de presentación que pronto se llevará a cabo. Puede que el señor no la recuerde, pero puede que sea alguien a quien le haya parecido precioso ese encuentro contigo.”

“¿Es así…” Carl inclinó la cabeza ante las palabras de Azrael. “Pero, ¿por qué sentí que lloraría allí mismo?”

“Es porque, Emperador, tienes un rostro tan hermoso. Supongo que te pareces al Príncipe de sus sueños. De todos modos, ¿realmente no vas directamente al Palacio Imperial?”

Carl se acostó en su cama y dijo: “Te lo he dicho tantas veces, necesito ir a encontrarme con los nobles del lado de Arya que secretamente me apoyaron sin que ella lo supiera. Estoy seguro de que algunos de ellos han entendido y pueden haber cambiado de opinión desde que dejé mi puesto desatendido por un tiempo. Me reuniré con ellos en silencio y les daré palmaditas en los hombros para hacerles saber que me preocupo por ellos personalmente. Si me quedo quieto, todos se convertirán en parte de los seguidores de Arya”.

Azrael suspiró profundamente ante sus palabras.

“Hahh, estoy seguro de que lo sabes, pero si la Emperatriz se entera de que te quedas en la capital extraoficialmente, seguramente enviará un asesino. Puede ser difícil llegar al palacio, pero es fácil hacer algo así en el mercado. Si envía a un asesino y resultas herido o asesinado, no desaprovechará la oportunidad de decir que el Príncipe, que había abandonado el campo de batalla, se había metido en una pequeña disputa que lo había llevado a su muerte”.

Carl se rió de sus preocupadas palabras.

“No se preocupe. Eres el único que sabe que estoy en la capital esta vez”.

“Dijiste que te reunirías con los nobles. La información se puede filtrar fácilmente y desde cualquier lugar. Hoy, también durante el día, dijiste que había alguien que reconoció a Su Alteza”.

“Bueno, incluso si Arya se entera y envía un asesino… ¿Crees que dejaré que me lleven o que me maten así?”

“Se dice que incluso puedes apuñalar a un dragón con una espada mientras la mantienes alejada de sus ojos”.

Carl no quería escuchar más las quejas de Azrael, así que se tapó la cabeza con la manta. Cuando Azrael vio eso, suspiró profundamente de nuevo.

 * * *

“¡Huff, huff!”

“¡Arya!” Sienna gritó y se despertó de su pesadilla. Su pijama estaba cubierto de sudor frío.

Cada vez que dormía, los horribles días que vivió en el pasado se repetían en sus sueños. El sueño de esta vez fue sobre el día en que Arya se rebeló.

Le había dicho, mientras arrastraba una espada pesada, que el cuerpo tirado en el suelo era de Carl. Aunque Sienna gritó en desacuerdo, Arya repitió uniformemente que el cuerpo era de Carl.

El sueño había sido un poco diferente de lo que recordaba Sienna. Arya había agitado la espada mientras decía que el cuerpo era claramente de Carl, le cortó la cabeza y se la arrojó a Sienna.

Era realmente la cabeza de Carl la que había rodado hasta sus pies, como había anunciado Arya. No había sido la cabeza de algún noble al que ni siquiera conocía.

Sabía que nunca sucedería si se negaba a casarse con Carl, pero igualmente se estremeció de ira.

“Arya…”

Ella solo quería hacerla pedazos. Aunque Arya aún no se había rebelado, seguramente había comenzado a soñar con la traición cuando Carl se convirtió en Emperador, por lo que inevitablemente trataría de repetir los terribles eventos de antes.

“Para vengarme de ella directamente…”

Sienna negó con la cabeza. No podía pensar en una forma de vengarse de Arya en persona. No era como si pudiera denunciarla por intentar dar un golpe de Estado dentro de cinco años, ni podía visitarla, quien estaba protegida en el Palacio Imperial y bajo la constante vigilancia de sus propios guardias.

Todo lo que podía hacer en ese momento era no casarse con Carl y evitar la posibilidad de que los eventos se desarrollaran en cinco años. Tampoco había sucedido sin la ayuda de otras personas, pero tal como estaba, era demasiado difícil crear una oportunidad sin mayor financiamiento y poder.

“Querida señorita Sienna, ¿está despierta?”

Afuera, Jane llamó a la puerta.

“Si.  Me estoy levantando.”

“¿Te preparo el desayuno?”

“No tengo ganas de desayunar hoy”.

Ante las palabras de ella, Jane dijo: “Entraré” y abrió la puerta. Tenía una expresión de preocupación en su rostro. “¿No te estás sintiendo bien? No te has visto tan bien en los últimos días y no has comido a tiempo últimamente… “

“Mi cuerpo está bien. Más que eso, ¿mi tía ya ha desayunado?”

“Si. Ella acaba de terminar su comida hace un rato. ¿Le gustaría ir a ver a la señorita Kelly?”

“Si. Me cambiaré y me iré a su habitación. ¿Puedes traernos un refrigerio rápido?”

“Si. Herviré un poco de agua. Estarán listos pronto”.

Sienna se dirigió a la habitación de Kelly. La habitación de Kelly era la más grande del segundo piso. También estaba en el mismo centro de la mansión.

Reflejando el carácter del propietario, la habitación se llenó de elegantes decoraciones. Sin embargo, en lugar de admirarlos, cuando Sienna entró en la habitación, sus ojos se dirigieron primero a las numerosas pilas de papel que había alrededor.

“¿Tuviste una buena noche de descanso, tía?”

Kelly dejó caer el documento que estaba mirando y saludó a Sienna: “¡Sí, estás despierta! ¿La sirvienta, Chelsea, volvió ayer a Heidel?”

“Si. Tenía prisa por enviarla de regreso porque esperaba que su nieto naciera pronto. Además, Chelsea es la única partera en Heidel”.

En el pasado, Chelsea había muerto en un accidente de carruaje cuando regresaba a casa después de la boda de Sienna. Entonces, está vez la había persuadido de que regresara temprano ya que la había dejado en su camino.

“Debes estar decepcionada”.

Sienna se sentó en una silla junto a su cama y dijo: “Estoy bien. ¿Has estado trabajando desde la mañana?”

“Hay mucho que ver, así que …”

Le dijo cuando le entregaron los documentos que Kelly había estado sosteniendo. “Puedes dejarlo en manos de Jane. Probablemente pueda lograr cualquier cosa”.

El negocio ecológico, del cual Kelly era propietaria, más tarde se conocería como los Comerciantes Oscuros. Aparentemente, después de su muerte, Jane debe haber jugado un papel importante en su crecimiento.

“Por supuesto, Jane podría reemplazarme. No, creo que ella puede hacer mi trabajo aún mejor. Pero, todavía no quiero presionar demasiado a esa niña”.

Sienna asintió. Jane era mayor que ella, pero también acababa de llegar a la edad adulta. Habría sido demasiado asumir todas las responsabilidades del negocio.

“No puedo ser de mucha ayuda, pero en su lugar te los leeré”.

“Gracias, mis ojos estaban comenzando a cansarse”.

Le leyó los papeles que tenía en sus manos en voz alta: “Invitación a Klein, la primera hija del Conde de Zebata y la Familia Imperial…”

Sienna no pudo leer la frase hasta el final.

‘¿Por qué Arya anuncia un matrimonio con la familia Zebata? ¿No era yo?’

Kelly inclinó la cabeza y dijo: “Eso es extraño. El segundo Príncipe ya está casado, por lo que si hay un Príncipe que merece un matrimonio, debería ser el primer Príncipe. La familia del Conde Zebata ha estado vinculada a la Emperatriz durante mucho tiempo. Además, que yo sepa, la primera hija de la familia Zebata se ha caído por unas escaleras y no puede moverse. No podrán aceptar un matrimonio como ese”.

— — — — —

Tal parece que Sienna no tendrá que esforzarse demasiado por no llamar la atención de Carl, aunque ya sabemos que eso no pasará xD

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Santa cachucha, ¿será por eso que le propone el matrimonio por 5 años? o ¿me equivoque de novela?

Responder

Jajajaja noo, si estas en la correcta, pero aun no llegamos a esa parte xD

Responder

“me reunire con ellos en silencio y les dare palmaditas en los hombros para que sepan que me preocupo por ellos” esta parte me mato de risa xD. y desde hace rato estaba pensando, que tiene que ver la ecologia con la joyas?, ahora resulta que la tia maneja un gremio de informacion (o al menos eso entendi)

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: