Saltar al contenido

Capítulo 46 DDSLE

Las Mujeres borrachas (1)

Como para exudar la riqueza de Akshire, el champán estalló con un sonido exquisito.

“Oh….”

Tan pronto como Evelyn puso sus labios en el champán, escupió sensación de ardor. Así es como sabe la libertad. “Rebecca, este champán es como un festival.”

“Lo seleccioné cuidadosamente mientras te esperaba.” Se rió y tomó una copa de champán. No pasó mucho tiempo antes de que las bonitas mejillas de Evelyn se volvieran rojas. Las dos mujeres siguieron vaciando sus vasos aunque nadie se lo pidió.

“¡Vamos, brindemos por Lady Daisy!”

“No sé quién es ella, pero ¡salud!” (jajaja la perdimos)

Por un momento, Evelyn olvidó el enfoque de su charla y se enamoró del estimulante sabor del champán. Al principio, tenía un refrescante sabor a caqui carbonatado y un dulce aroma afrutado. Luego la amargura desapareció, haciéndolo verdaderamente delicioso. No entendía por qué se olvidó de esta cosa buena.

“Lady Daisy es la valiente dama que se sentó al lado de Lady Satine y la Condesa Hernia y me lo contó todo.”

Pensándolo, ellas fueron el punto principal de esta historia. Las dos habían sido sus enemigas mortales desde que vivió en la Familia Imperial. Evelyn humillada por ellas fue incapaz de defenderse. Así que su rivalidad era extremadamente injusta.

“Por cierto, ¿son sólo esas dos?”

“Se suponía que era un trío feo pero tristemente la otra estaba enferma.”

Después de escuchar lo que Rebecca había dicho, casi escupe el champán. Pero aunque su corazón se aceleró, trató de parecer tranquila.

“Así que, el trío feo del Imperio.”

Evelyn se emocionaba cada vez que su amiga hablaba. Parecía que su resentimiento había desaparecido.

“Parecía que seguían tratando de burlarse de nosotras como de costumbre, pero la atmósfera de ese día… eras la protagonista, sí… hasta que apareció el Wyvern.”

“¿Es así?”

“Sí, lo escuché claramente. Lady Daisy dijo que sus feas caras se volvieron negras cuando todos elogiaron tu belleza, e incluso dijeron que el Emperador lo lamentaría. ¡Debe haber sido más difícil para ellas hablar mal!”

“Oh, Dios mío. Eso es un poco demasiado.” Evelyn lo dijo, pero la comisura de sus labios se levantó.

“¡Su mano que sostenía el abanico, tembló!”

“Oh, ¿aún llevaban el feo abanico de plumas azules?”

“¿Por qué no? Incluso hay rumores de que la parte principal del cuerpo de la marquesa Satine es ese abanico de mano azul.”

¡Puff!

Esta vez sí que escupió el champán. Antes de que Evelyn se sintiera avergonzada, Rebecca se alegró mucho y empezó a hablar de nuevo.

“Lady Daisy vio que sus manos no sólo temblaban, sino que sus ojos se movían. Murmuró hasta el final, y siguió diciendo, ‘¿No estaba divorciada?’

“Ah, debería haberlo visto.”

“También me arrepiento de eso.” Rebecca y Evelyn eran un corazón y una mente en este momento.

“¡Así que! He decidido organizar un baile especial de parte del Duque de Akshire. Por supuesto, deberíamos invitar a ese feo trío también.”

“¿Vendrían aquí?”

“Voy a dar una fiesta a la que nadie pueda evitar venir. Princesa, ¿no me conoces?”

De hecho, Rebecca era muy convincente en cosas como esta.

AnteriorNovelasMenúSiguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: