Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 01 CLHIDCSC

Prólogo

“Laritte Brumayer, te casarás con el duque”.

El hombre mayor había adoptado un hábito del anterior jefe de la casa, dando golpecitos en su escritorio con su pluma finamente elaborada mientras hablaba. Laritte se quedó mirando la mano enguantada que sostenía la pluma.

Los recuerdos de su infancia se precipitaron a su cabeza, porque Laritte temía esos guantes blancos. Cualquier error que cometiera resultaba en una paliza.

“¿Me estás escuchando?”

“Por supuesto, padre”.

Respondió al Conde en un tono claro y manso sin rastro de malicia. Su media hermana, Rose, se paró detrás del Conde y observó la situación.

Ella estalló en carcajadas.

“¿Alguna vez te atreviste a soñar que te convertirías en la duquesa? Eres una hija ilegítima … agradece a nuestro padre”.

Laritte, que solo había estado mirando la mano del Conde, finalmente miró hacia arriba. Sus extraños pero brillantes ojos azules miraron a Rose.

 

Rose odiaba esos ojos. Esos ojos eran de un color que no pertenecía a la familia Brumayer y, sin embargo, se sentían tan penetrantes.

Laritte responderá obedientemente, como siempre lo ha hecho.

Ese era el tipo de persona que era esta hija ilegítima. No importa lo que hiciera Rose, al final, Laritte siempre respondería obedientemente. Era como una muñeca de paja sin más remedio que permanecer en su casa, incluso si eso significaba que sus crueles dueños la desgarrarían y romperían.

Pero esta vez, Laritte reaccionó de manera diferente y respondió en un tono claro pero suave,

“Por supuesto. Gracias Padre. El duque con el que me casaré ha sido despojado de todas sus riquezas, acusado de traición y ha muerto en el campo de batalla. ¿Cómo puedo atreverme a sentirme devastada por mi matrimonio con un duque fantasma?”

Por primera vez, la muñeca se rebeló contra sus dueños.

Los ojos de Rose se agrandaron, la expresión de pánico. Laritte se rió de ella.

‘¿Estás sorprendida?’

Realmente creían que seguiría actuando de forma estúpida, aunque ya no tenía la obligación de ser obediente a esta familia.

Esto fue. La vida de Laritte Brumayer acabaría pronto. Porque, como decían, su matrimonio era una causa perdida.

Rose, que era un año mayor que Laritte, originalmente se iba a casar con el duque.

A diferencia de la hija bastarda Laritte, la madre de Rose era la condesa y Rose era la hija amada de la familia Brumayer. Se enamoró del duque a primera vista y procedió a pedirle a sus padres que la casaran con él.

En ese momento, el duque Reinhardt era alguien a quien todos respetaban.

Un pequeño defecto suyo era que no le interesaba ninguna mujer antes de casarse. Pero Rose estaba segura de que podría derretir su corazón con su belleza.

La familia del Conde luchó día y noche para cumplir con el pedido de su hija, y por fin llegó el contrato matrimonial.

Pero había un problema.

Como maestro de la espada, el duque Reinhardt pasó la mayor parte de su tiempo en el campo de batalla. Además, un prisionero lo mató mientras se preparaba para regresar a casa de la guerra. Rose acababa de casarse legalmente, pero terminó perdiendo a su esposo antes de que pudiera comenzar a vivir con él.

Este no fue el final.

Un mayordomo presentó pruebas del plan de rebelión del duque Reinhardt.

Afortunadamente, la familia Brumayer fue absuelta de esos cargos. Sin embargo, los Brumayer ya habían recibido una enorme suma de dinero del contrato matrimonial. El conde Brumayer deseaba ampliar su negocio y, para invertir, necesitaba que se cumpliera este contrato matrimonial.

Para mantener el contrato, tuvo que enviar una novia. Pero la familia no podía dejar ir a su preciosa Rose.

Por eso, en cambio, Laritte se casaría.

Había nacido de una madre desconocida y el conde la desatendía. Laritte pasó toda su vida como si fuera una invitada inesperada que intentaba comer en una cena.

Ahora, Laritte ya no sería atormentada por su media hermana. En cambio, pasaría el resto de su vida sola con un marido muerto.

Rose ni siquiera sintió una pizca de culpa por su hermana. Más bien, se alegraba de que la niña bastarda que había visto como una mota de tierra saliera de la casa.

Por lo tanto, ni siquiera dudó en golpear a Laritte, quien le respondió.

“¿Estás usando un tono sarcástico conmigo? ¡Pequeña tonta!”

¡Pak! Golpeada por la furiosa Rose, la mejilla de Laritte se puso roja. Sin embargo, nadie en la oficina se sorprendió.

Desde el principio, la opción de ‘golpear a Laritte’ siempre había estado ahí para su familia. Aunque hubo palabras sin decir, ni siquiera las criadas se habían atrevido a golpear a Laritte antes.

Fue cuando-

Sorprendentemente, Laritte, que había vivido obedientemente bajo el mando del Conde durante diecisiete años, había hecho otra cosa inesperada.

 

Ella apretó su delgada mano antes de golpear a Rose en la cabeza.

“¡Ack!”

“No soy la humilde aquí. Siempre has sido tú quien golpea a la gente de forma imprudente, Rose”.

Laritte ya no necesitaba obedecerla. Casarse con el fantasma de un duque significaba la muerte. Significaba ser echada de esta casa sin nada. Ella estaba segura de que esta familia no la apoyaría.

“¡Estás absolutamente loca!”

Rose voló hacia Laritte. Los dos se tiraron y tiraron de la ropa del otro antes de que el Conde saltara de su asiento. Agarró el cabello de Laritte.

“Te dimos de comer y te dimos un techo para dormir, ¡¿pero te atreves a tocar a tu hermana?! ¡No sabes nada sobre respeto!”

“¡Kyaa!”

El Conde arrastró a Laritte que gritaba por la alfombra y comenzó a golpearla. La pisoteó sin piedad con los pies.

“¡Papá, golpea a esa tonta hasta que esté en su último aliento!”

Rose estaba agitada por la furia, incapaz de controlar su respiración. Laritte mordió el tobillo del conde cuando se acercó a ella.

“¡¡Aak!!”

“¡No me muero de nada! (¡Ya no dejaré que nadie me trate como una mierda de perro!) “

Laritte puso toda su fuerza en su mandíbula mientras mordía.

El Conde la golpeó violentamente en la cabeza con el otro pie y ella se cayó de él con un trozo de carne y sangre no identificable mezclada en su boca.

¡Ptui! Ella lo escupió mientras lo miraba con un brillo azul en los ojos. Ahora, Laritte Brumayer era una bestia que nadie podía tocar.

El Conde y Rose se sentaron confundidos mientras presenciaban la transformación de Laritte. Ya no era la chica mansa que aceptaba ser tratada como basura.

Después de eso, Laritte se convirtió en duquesa.

Laritte llegó a una casa ubicada en el corazón de una montaña de una región rural aislada.

Esta casa vieja y abandonada fue la última finca dejada al Ducado. Larritte tuvo que vivir aquí sola.

“Oye, toma tu equipaje”.

El cochero del conde arrojó el equipaje a los pies de Laritte. Antes de que pudiera siquiera responder correctamente, el cochero se apresuró a regresar al carruaje y espoleó al caballo.

Acostumbrada a ser ignorada, Laritte no le dio mucha importancia. Ella acababa de decidir irse, por lo que tenía pocas pertenencias.

Laritte recogió una piedra grande del suelo y la arrojó al volante del carruaje.

“¡Hiiiiing!”

“¡Uwak!”

Tanto el carruaje como el conductor cayeron al suelo. Aterrado, el caballo se soltó y huyó. Sin tener idea de qué causó el vuelco del carruaje, el cochero lo persiguió y cojeó tras el caballo.

“¡Qué carajo ! Pendejo, ¿a dónde vas corriendo?”

Ella miró la parte de atrás de su cabeza y escuchó sus insultos antes de caminar hacia la casa.

“No es tan malo como pensé que sería”, pensó.

 

Su marido fue acusado de traición, aunque su patrimonio no desapareció.

La finca Reinhardt fue castigada por la familia imperial después de la muerte del duque, por traición. Algunos de los miembros de la familia involucrados habían sido ejecutados y la mayor parte de los activos de la propiedad confiscados.

Por supuesto, fue para dar ejemplo.

Los sirvientes de la familia Reinhardt fueron despedidos y obligados a dispersarse. Dado que la esposa del duque no podía engendrar un heredero, Laritte estaba sola.

De todos modos.

¡La familia real no ‘se apoderó de todos los activos de la propiedad’ ya que esta villa de dos pisos todavía pertenecía al Ducado!

‘Esta es mi casa. Aquí está mi propia casa’.

Incluso si tomó medio día llegar al pueblo más cercano. Incluso si la casa en sí era vieja, llena de telarañas, un poco gotera y un poco con corrientes de aire, ya que nadie había vivido en ella durante un tiempo.

¿Dónde está la casa?

Pensando que no era tan malo como esperaba, Laritte se mudó.

 

 

NovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: