Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 98 LEDOM

Samantha se sorprendió por mi pedido.

“¿Perdón? ¿Quieres que te establezca un horario oficial a partir de mañana?

Asenti. “Si. Ya he hablado de esto con el Emperador. El Gran Evento ha terminado, así que debería tener tiempo para volver a cumplir con mis deberes”.

Luisa parecía preocupada.

Ella estuvo de acuerdo con Samantha, “Pero Su Alteza, está demasiado agotada. También te caíste de un caballo justo antes de la celebración. También te enfermaste el segundo día del baile. Creo que deberías tomarte un pequeño descanso por ahora”.

Elza asintió enfáticamente. Yulia no dijo nada, pero parecía que pensaba lo mismo. Me pregunté cómo habría reaccionado Agnes, pero ella no estaba en la habitación en ese momento.

Agradecí sus preocupaciones, pero les respondí simplemente: “Pronto, la Emperatriz Viuda regresará”.

“…”

Se hizo un pesado silencio.

Mis doncellas parecían tensas. Sabían muy bien cómo era mi situación.

Estaba previsto que regresara en cuatro días. No era una mujer joven, pero pensaba volver a trabajar solo tres semanas después de dar a luz.

Era obvio por qué. Necesitaba estar en acción para mantener y ganar más poder. Ya había pasado un mes desde que dejó el castillo principal.

Todavía podía sentir constantemente la amenaza de asesinato a pesar de su ausencia.

La última vez que intentó mi asesinato fue a través de la familia Aeal. Terminó conmigo casi muriendo y toda la familia Bonafit muerta quemada. Incluso después de un acto tan espantoso y cruel, la Emperatriz Viuda planeaba regresar como si no hubiera hecho nada malo.

Tenía miedo cuando ella ni siquiera estaba cerca, así que, ¿qué haría cuando regresara?

Por eso sentí la necesidad de actuar rápido primero.

Durante las últimas dos semanas, Lowson me había cuidado muy bien. Me sentí bien y llegó el momento de volver al trabajo.

“Uf…”

Todavía no sabía si podría regresar a casa. Esperaba tener que esperar mucho tiempo hasta recibir una respuesta de la Sacerdotisa.

Si resultaba que no podía volver a casa… tenía que vivir en este mundo para siempre.

Si ese fuera el caso, tal vez no fuera tan malo estar con Lucrecio.

Después del primer día del baile cuando lloré en sus brazos, comencé a pensar de esta manera. Lucrecio cumplió su promesa. Organizó la reunión para mí con la Sacerdotisa y no interfirió en absoluto.

Su comportamiento hizo que me enamorara de él, al menos un poco.

Inicialmente, planeé escapar de este castillo incluso si no podía regresar a casa. Esto fue lo que le pedí a Lucrecio al principio.

En ese momento, quería que me ayudara a escapar.

Ahora, si tuviera que vivir en este mundo… estaba empezando a pensar que quedarme con Lucrecio podría ser algo bueno.

No planeaba hacerle saber cómo me sentía. En lo que necesitaba concentrarme era en establecerme como una figura poderosa en este castillo.

Si quisiera vivir en este mundo, pensé que primero debería aprender más sobre él.

Sabía que este mundo tenía sistemas políticos y sociales muy diferentes a los de Corea del siglo XXI. Sin embargo, mi conocimiento de este reino era mínimo. Había vivido aquí más de un año, pero apenas comenzaba a aprender y comprender el sistema.

Lo que Lucrecio me pidió que hiciera era más simbólico que cualquier otra cosa. No fue realmente un trabajo.

Esperaba que fuera muy similar a lo que hicieron las primeras damas en Corea. Visitarían los orfanatos y los pobres en época de elecciones. Fue solo para mostrarme.

Tenía razón, pero también aprendí algo nuevo. Me dí cuenta de que hice algunas suposiciones erróneas sobre este mundo.

Era comprensible que no supiera mucho sobre este lugar. Cuando llegué aquí por primera vez, el Duque de Aeal me encontró. Era uno de los nobles menos influyentes, pero seguía siendo el jefe de toda una colonia. Vivía en un castillo y tenía innumerables sirvientes.

Ahora, vivía como Esposa del Emperador Cransiano. Cransia era el reino más poderoso y rico de este mundo. No cabía duda de que vivía en el lujo.

Cuando me reuní por primera vez con los pobres, fue impactante. Me quedé sin palabras.

“…”

“¿Su Alteza?”

El funcionario que me ayudó levantó la cabeza confundido. Actuaba con mucho cuidado a mi alrededor.

Me dijo con la nariz y la boca tapadas con un pañuelo perfumado.

“Pido disculpas por la desagradable escena… Por favor, tenga paciencia conmigo sólo por un tiempo más”.

Negué con la cabeza. “No, estoy bien.”

Estaba visitando un lugar que parecía un refugio para personas sin hogar. Había tiendas temporales mal hechas por todas partes y se usaban algunas ollas de metal para hacer una sopa fina que no parecía comestible.

Sin embargo, la gente todavía hacía fila para conseguir un plato de esta horrible comida. Cada uno de ellos vestía ropa muy gastada y no tenía zapatos. El suelo estaba plagado de heces inmundas.

Para ser honesta… pensé que tuve muy mala suerte. Me transportaron a este mundo el día de mi examen y me vendieron para convertirme en la concubina del viejo y feo Emperador. Casi muero algunas veces desde entonces.

Pensé que trabajé muy duro para llegar a donde estaba a pesar de las increíbles dificultades que tuve que enfrentar.

Sin embargo, viendo a estas personas aquí, no tuve más remedio que admitir que tuve mucha suerte. Me sentí avergonzada.

¿Qué hubiera pasado si el Duque de Aeal no lo hubiera encontrado?

¿Y si no me vendieran al ex Emperador?

… Si las cosas no hubieran sucedido como sucedieron, podría haber sido una de las personas aquí esperando un plato de gachas.

No significaba que me sintiera agradecida con la familia del Duque. Todavía me engañaron y trataron de matarme.

Sin embargo, estaba agradecida por tener suerte.

Sabía que estaba siendo egoísta, pero era la verdad.

No podía imaginarme ser una de estas personas devastadoramente pobres.

 * * *

Los sistemas políticos y sociales de este mundo eran, en el mejor de los casos, rudimentarios. Estaban extremadamente subdesarrollados, incluso en comparación con la antigua era Josun de Corea.

La idea de Rombrook del centro de refugiados era vergonzosa. Consistía en algunas tiendas de campaña gastadas contra la pared exterior del castillo. Apenas protegía a la gente de la lluvia.

Muchos ni siquiera tenían ningún tipo de refugio. Simplemente se sentaron en el suelo desnudo y solo se pusieron de pie para hacer fila para tomar un plato de gachas, que se ofrecía una vez al día.

Algunos caminaban para mendigar, pero a menudo los soldados los ignoraban o incluso los atacaban por ser una molestia para los nobles.

No era vivir.

La parte del reino en la que vivían también estaba sucia. Rombrook no tenía un buen sistema de alcantarillado y obligaron a los pobres a vivir donde se juntaba toda la suciedad.

Todo lo que me pidieron que hiciera fue visitar la zona y sonreír.

No lo podía creer.

¿Eso fue todo? ¿Solo agitar mi mano hacia ellos y sonreír? Entonces, ¿regresar a mi lujosa habitación, comer comidas elegantes y vestir ropa de seda?

No sabía mucho, pero sabía que esto no estaba bien.

Samantha me dijo en voz baja: “Ahora podemos volver al castillo, mi Señora”.

Pregunté sin comprender: “¿Eso es todo?”

“Si.”

“Las Emperatrices anteriores también miraron alrededor y eso fue todo?”

“Muchos de ellas ni siquiera hicieron eso. La Emperatriz Viuda ciertamente nunca lo hizo”.

“…”

No podía pensar con claridad.

Samantha volvió a preguntar: “¿Qué te gustaría hacer?”

Me mordí los labios.

¿Qué tengo que hacer? ¿Cómo debería hacerlo? ¿Que puedo hacer?

… Sabía una cosa con seguridad.

“… Voy a decidir después de mirar todo el lugar de nuevo”.

— — —- —- —-

Definitivamente Luc tiene buen ojo *u*

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: