Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 96 LEDOM

Había tanta gente que quería hablar conmigo. Actualmente, yo era Sa Bina le Cransia, la mujer más importante de este reino. También era la persona más cercana al Emperador.

“Hola, Alteza. Nos hemos visto una vez antes, la primera noche”.

La voluptuosa belleza me sonrió desafiante.

Le sonreí a cambio y respondí: “Eso es correcto. Hola, Princesa Ludia”.

Princesa Genovesa Ludia.

Parecía que hoy puso mucho esfuerzo en su atuendo. Su vestido tenía un color de perla y acentuaba sus amplios pechos y su cintura estrecha. Contra su piel oscura, su hermoso cabello rubio claro brillaba intensamente.

Incluso como mujer, no podía dejar de mirar sus pechos. Estaba segura de que los hombres sentían lo mismo, pero, por supuesto, no podían mirarla abiertamente, ya que ella era una Princesa Real de Génova.

Sin embargo, yo era la Esposa del Emperador y una mujer. Podría disfrutar del hermoso escote si quisiera.

‘¡Guau! Probablemente podría ponerle una taza si lo intentara.

Ludia debió haber asumido que yo tenía envidia porque se enderezó, haciendo que sus pechos se agitaran.

Realmente me quedé impresionada. Se veían geniales.

De repente me susurró: “¿Podría darme un breve momento de su tiempo, Alteza? Me gustaría charlar contigo.”

“¿Charla? ¿Sobre qué, Princesa Ludia?”

Me miró con sus ojos claros como si me estuviera estudiando.

Después de un breve silencio, me dijo algo inesperadamente grosero: “Realmente… tienes un color de piel inusual. No es como la gente del norte con su piel pálida. También es diferente al color de mi piel oscura. Supongo que la amante del Duque de Aeal era de algún lugar muy lejano”.

“…!”

La gente a su alrededor parecía sorprendida y molesta.

Ya sabía que había un rumor de que yo era la hija bastarda del Duque de Aeal, pero Ludia fue la primera persona que lo dijo en voz alta frente a mí.

Esto fue más que grosero.

Tenía ganas de arrojarle mi champán a la cara, pero era una mujer moderna y racional. No dejaría que esta chica tonta ganara.

Mientras me preguntaba cómo responder, Ludia continuó confiadamente: “¿No es cierto? Entonces el otro rumor debe ser cierto. Escuché que eras una gitana viajera y la amante del Duque. El Duque se cansó de ti y te envió a convertirte en la concubina del viejo Rey”.

Ella me sonrió inocentemente. Era repugnante.

¿Cómo podía decir algo tan horrible?

Todos sabían que el Emperador me favorecía. Esto significaba que nadie se atrevía a hablar abiertamente sobre estos rumores. Esta mujer debe haber creído que su estatus y su belleza la protegerían.

Sin embargo, no la dejaría escapar tan fácilmente.

Sonreí y estaba a punto de decir algo cuando me interrumpieron.

Una voz familiar dijo rígidamente desde atrás: “Oh, no”.

Junto con una falsa exclamación, algo voló hacia la Princesa Ludia.

El líquido le salpicó el vestido.

“¡Gyaa!”

Gritó y yo miré mi mano en estado de shock. ¿Le tiré mi bebida sin siquiera darme cuenta?

No lo hice. El champán dorado de mi copa de cristal aún permanecía en mi mano, y la bebida que le arrojaron a la princesa era roja. No estaba bebiendo vino tinto.

¿Quién lo hizo entonces?

Cuando me dí la vuelta en estado de shock, vi una cara familiar.

“¡Su Alteza!”

Fue mi esposo, Lucrecio.

Ahora, su vino tinto arruinó el vestido color perla de la Princesa Ludia. Parte de ella también salpicó su cabello dorado, haciéndolo lucir sucio.

“¡¡¡Oh no!!!”

Ludia intentó limpiarse con su pañuelo diminuto, pero fue inútil. Le arrojaron una copa entera de vino.

Cuando se dio cuenta de que su vestido estaba arruinado, comenzó a llorar: “¡H, cómo pudiste!”

La multitud se reunió a nuestro alrededor con entusiasmo. El hermano de Ludia llegó corriendo rápidamente y después de ver lo que había sucedido, la miró con enojo.

“Como te atreves…! ¡¿Quien hizo esto?!”

Después de mirar a su alrededor, el Príncipe Coronel se detuvo a mirarme. Empezó a acusarme.

“¡¿Eras tú?! ¡Cómo te atreves a hacerle esto a la Princesa de Génova! Sé que tienes el favor del Emperador, ¡pero no puedes hacer esto! ¿Estás intentando iniciar una guerra entre Cransia y Génova?”

¡No fui yo! ¡Yo no lo hice!

Cuando estaba a punto de defenderme, Lucrecio me tomó del hombro y me acercó a él. Cuando lo miré acusadoramente, él me miró con confianza.

Le dijo a Coronel: “Creo que estás equivocado”.

“¡Su Alteza! Incluso si ella es tu favorita, ¡no puedes permitir que se comporte de esta manera! ¿¡Cómo pudo insultar a una Princesa de Génova solo por sus celos!?”

Lucrecio le dio a Coronel su característica sonrisa molesta y respondió: “No estoy celoso de la Princesa Ludia”.

“… ¿Perdón?”

Estaba obviamente confundido, pero era comprensible. No estaba aquí cuando sucedió esto, así que no vio lo que realmente sucedió. Como estaba parado frente a su hermana, que estaba cubierta de vino, él simplemente hizo una suposición obvia pero incorrecta.

La escena parecía el resultado de los celos de una mujer, pero su error le costaría.

Lucrecio le mostró su copa de vino con unas gotas de vino tinto.

“Yo ‘accidentalmente’ derramé vino sobre ella, así que no entiendo por qué piensas que hubo celos involucrados. ¿Por qué estaría celoso de tu hermana?”

“¡¿Perdón?!”

Frunció el ceño y se volvió hacia su hermana con aire interrogativo. La Princesa Ludia no pudo contestar porque estaba llorando, pero no negó las palabras de Lucrecio. Su silencio lo decía todo.

Coronel preguntó confundido: “¡¿Dijiste… accidentalmente ?!”

Lucrecio siguió sonriendo y asintió. “Sí, lo siento mucho. Mi mano resbaló. Estaba pasando cuando escuché a SU HERMANA hablar con MI ESPOSA de una manera tan extraordinariamente grosera que me sorprendí y cometí este error”.

Guau.

Al enfatizar que esto era entre la hermana de Coronel y su esposa, Lucrecio estaba diciendo que esto era un asunto personal, no político. También le estaba haciendo saber a Coronel que fue la Princesa Ludia quien comenzó esto siendo grosera.

Si hubiera sido yo quien derramó el vino, Coronel habría exigido que recibiera el castigo apropiado. El solo hecho de que mencionara la posibilidad de una guerra significaba que estaba furioso.

Sin embargo, si fue el Emperador quien cometió el “error”, entonces esto no fue posible. Tuvo que responder con cautela.

Coronel se quedó callado un rato. Dependiendo de cómo reaccionó, el resultado podría ser devastador. Realmente esperaba que esto no resultara en una guerra.

La gente miraba con torpeza. Después de unos minutos, Coronel finalmente suspiró profundamente.

“Fue sólo un accidente”.

Ludia, que seguía llorando, gritó en estado de shock: “¡Q, hermano!”

La consoló.

“Su Alteza dijo que fue un error”.

Luego llamó a sus doncellas.

“Lleva a Ludia a la sala de descanso y cuídala”.

Las doncellas siguieron su orden. Supuse que la bañarían y le darían un vestido nuevo.

Fue una lástima lo del vestido. Parecía muy caro y el vino tinto sería imposible de quitar.

Mientras me preocupaba por el vestido arruinado, la tensión entre Lucrecio y el Príncipe Coronel permaneció.

“Mi hermana debe haberse quedado atónita”.

Lucrecio sonrió. “Lástima, pero creo que su cabeza no estaba bien, para empezar de todos modos. Estaba diciendo tonterías sobre mi Esposa”.

“¿Disparates?”

Los labios de Lucrecio sonreían, pero sus ojos no.

“Ella estaba arrojando rumores tontos sobre los antecedentes de mi Esposa. Era difícil escuchar tanta basura”.

Coronel sonrió. “A las mujeres simplemente les gusta chismorrear y no hay nada de qué enojarse. Además… ¿Quién sabe si en realidad es solo un rumor?”

Los ojos de Lucrecio se agudizaron. “¿Oh? ¿Entonces crees en estos rumores?”

Coronel sonrió amablemente, pero sus palabras fueron insensibles.

“No, pero… encuentro que algunos rumores resultan ser ciertos”.

Lucrecio le advirtió en voz baja: “Eres demasiado inexperto, príncipe. Si crees ingenuamente todo lo que escuchas, será tu perdición”.

“Agradezco tu consejo”, respondió Coronel con confianza.

— — —– —- —-

Hooo! Luc defendiendo lo suyo ^~^

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: