Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 29 DDSLE

Destino terrible(2)

En un estado de confusión, la multitud en la plaza gritó lentamente al Papa y a los Caballeros del Vaticano.

“¡Es un milagro de Dios!”

“¡Sí, Dios envió al Papa para salvarnos!”

Había algo peculiar en ello. Sin embargo, Evelyn sólo podía derramar lágrimas y no tuvo tiempo de observar nada más porque llevaba a Adrián. Por suerte, Liam se adelantó y llevó a todos los miembros de la Familia Real a un lugar seguro. Para su sorpresa, Adrian no lloró y estaba a salvo. Al contrario, Evelyn y el Rey Arturo sintieron que sus vidas se habían acortado.

“¿Estás bien?”

“Sí… Adrian está a salvo.”

Arturo sacudió la cabeza. Miró directamente a Miriam y vio a Evelyn de nuevo.

“¿Estás bien?”

“Sí… Sí, padre.” La cara de Evelyn era un desastre con lágrimas.

“Estábamos al lado de Adrian, y lo siento.”

“No… mi cuerpo se movió por sí solo sin saberlo. Estaba tan sorprendida….. que todo el mundo se sentía igual.” Evelyn seguía sorprendida. El asqueroso olor de la sangre de Wyvern y sus gritos aún persistían.

“¿Cómo aparecieron los demonios en este reino?”

El Rey suspiró. Afortunadamente, no hubo un gran sacrificio, pero hubo un hombre que perdió la vida por culpa de los Wyverns.

“Si el Papa no hubiera estado allí, todos habríamos muerto”.

Evelyn estaba muy en desacuerdo con la declaración de su padre. De alguna manera, no podía deshacerse de su incomodidad. Si ella pensó en ese incidente, sólo había una persona en ese momento que no se sorprendió. Era el propio Papa.

De ninguna manera, ¿sabía todo sobre esto desde el principio?’
Evelyn lanzó una idea falsa. En este momento, era una bendición que su familia estuviera a salvo.

“Sí. ¿La Familia Real está a salvo?”

“¡Oh, Su Santidad!”

La bata blanca que llevaba el Papa no estaba nada sucia. Y sin saberlo, Evelyn frunció el ceño cuando olió la sangre de Wyvern en su túnica.

“Estamos a salvo con la bendición de Su Santidad. Fue muy, muy terrible”.

“Esta es también la protección de Dios para el Reino de Felice.”

“¿Por qué los demonios vinieron hasta la Tierra Santa?”

En el suspiro del Rey, el Papa dibujó silenciosamente la cruz. “No te preocupes por eso. Nuestro Vaticano castigará a los demonios”.
Como un disparo, los ojos del Papa se volvieron hacia Evelyn y Adrian en sus brazos.

“Podría haber sido un gran problema para el pequeño Príncipe. Qué alivio”.

“Sí…” Evelyn soltó su respuesta y rápidamente se alejó de la vista del Papa. Había algo raro en él. (huele raro este “Santo padre”. Mmm..)

“¿Cómo lo supo?”
Ocurrió todo en un instante. Cuando los Wyverns estaban a punto de atacar a Adrian, Evelyn lo supo porque lo vio delante de sus ojos.
¿Pero cómo pudo el Papa saber lo que le había pasado a Adrian en ese momento a sus espaldas?

No me digas qué, saben lo de mi hijo…’ Pero la aterradora especulación de Evelyn no podía continuar. Porque más gente vino inmediatamente.

“¡Alto! ¡Es el Ejército Imperial!”

Había mucho ruido afuera.

“¡Lo digo otra vez! Quita tus manos del Demonio. ¡Este es el Ejército Imperial, directamente comandado por el Emperador!” dijo.
Los Wyvern no era el único en lo que no podía pensar.

— — — — —

Tenemos un Papa sospechoso, un Reino alabando al Vaticano, un demonio que atacó al hijo de alguien más y un Emperador no invitado en casa de los ex-suegros… Feliz fin de semana!! Jeje

AnteriorNovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: