Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 85 LEDOM

La atmósfera se tensó de repente. Todos se congelaron.

Sabía lo que significaban mis palabras. Si lo que dije era cierto, significaba que Lucrecio estaba interesado en Yulia. Esto la convertiría en una fuerte candidata para convertirse en la próxima Esposa del Emperador.

Algunos parecían encantados mientras que otros parecían enojados. La Condesa Ilan fue la más feliz. Los rostros de los hermanos genoveses se ensombrecieron de furia. Ellos me miraron.

Lo que me sorprendió fue el aspecto de Yulia.

Esperaba que se viera agradecida, como lo haría cualquier dama noble. Era una oportunidad para convertirse en realeza.

Sin embargo, Yulia estaba pálida. Definitivamente no era el rostro de una niña feliz.

Mientras tanto, Lucrecio… Me alejé deliberadamente de él. No quería ver su rostro.

No habría importado si parecía interesado o enojado. De cualquier manera, tenía miedo de verlo.

Quería que Lucrecio y Yulia comenzaran a bailar de inmediato, para poder irme. Me sorprendió la reacción de Yulia, pero esto tenía que suceder.

Antes de que pudiera decir otra palabra, una mano grande me agarró del hombro. Su voz profunda anunció con firmeza.

“… Creo que mi Esposa se siente mal”.

¿De qué estaba hablando?

Levanté la voz en señal de protesta.

“Yo…!”

En ese momento mis ojos se encontraron con los suyos y no pude hablar.

Olvidé lo que iba a decir.

Fue breve, pero la forma en que me miró fue… sorprendentemente fría.

Estaba furioso y…

Parecía decepcionado. (es que te pasaste Bina, eso no se hace)

Lucrecio rápidamente tomó mi mano y me atrajo hacia él.

“¡Oh!”

Lucrecio miró a su alrededor y se detuvo ante el Canciller.

Lucrecio le dijo: “Mi Esposa parece no sentirse bien. La llevaré a un breve descanso”.

El Canciller pareció confundido pero estuvo de acuerdo con el Emperador.

“Por supuesto. Tómese todo el tiempo que necesite”.

Me sentí frustrada. Mi plan se arruinaría.

Tenía que conseguir una buena mujer para Lucrecio y encontrar el camino de regreso a casa. Este sería un plan perfecto.

Empecé a enojarme con Lucrecio. Estábamos en público y me estaba avergonzando. ¿¡Por qué no podía simplemente aceptarlo!?

Tenía que hacer que esto funcionara.

“¡E, espera …!”

Casi le grité, pero recordé dónde estaba. Cuando Lucrecio tiró de mí, lo intenté de nuevo.

“¡S, su alteza, yo…!”

Lucrecio me miró de nuevo y perdí el hilo de mis pensamientos. Sus ojos verdes parecían enfurecidos.

Debe haberse dado cuenta de que no iría con él fácilmente. Soltó mi mano y, en cambio, me levantó.

“¡Gya!”

Lucrecio anunció simplemente.

“Mi Esposa se siente mareada. Ella también estaba diciendo tonterías en este momento. Creo que realmente necesita descansar. Que te diviertas.”

 * * *

“¡Qué crees que estás haciendo!”

Me abrazó con fuerza y ​​siguió caminando.

“…”

Pasamos unas cuantas puertas para llegar a una de las salas de descanso. Mientras caminábamos, todas las habitaciones y los pasillos estaban vacíos.

Yulia no me siguió. De todos modos, no importaba. Mi plan había fallado.

Yo estaba enojada. Todo lo que tenía que hacer era bailar con Yulia una vez. ¿Fue tan difícil de hacer?

¿Por qué estaba siendo tan difícil?

Le grité: “¡Detente!”

No me respondió.

“¡Lucrecio!”

“…”

De nuevo, sin respuesta. Continuó caminando.

La tercera puerta se abrió de golpe. Debe haberla pateado. El fuerte ruido me hizo estremecer.

“¡Luc!”

Finalmente, me respondió.

“Por qué…”

“…”

Su voz era escalofriantemente tranquila. De repente, me dí cuenta de que este hombre estaba realmente enojado y su enojo estaba dirigido a mí.

 * * *

Se prepararon algunas salas de descanso para las damas durante la celebración. Estaban preparados para que las mujeres nobles pudieran tomarse un descanso y charlar entre ellas.

Dependiendo de lo poderosa que fuera la familia, el tamaño de la sala de descanso variaba. Cuanto más influyentes eran, más grande era su sala de descanso.

Mi propia sala de descanso era, por supuesto, enorme. Era del tamaño de una gran habitación.

Aquí fue donde me trajo Lucrecio.

La habitación también tenía un dormitorio elegante. Me acostó suave y lentamente en la cama blanda.

Ha pasado mucho tiempo desde que sentí miedo del Emperador.

“…”

“…”

Esta situación recordó la noche en que Lucrecio asesinó a su padre. Él era la serpiente y yo sólo era entonces un ratón.

Me preguntó con enojo: “¿Qué estabas pensando?” Sonaba como si estuviera gruñendo. Su voz era fría y retorcida. Mientras pensaba en una respuesta, continuó: “No entiendo lo que estás pensando”.

“…”

Fue acusador.

“¿Me estás escuchando?”

“¿Q, de qué estás hablando?”

“¡Ah!” Lucrecio miró al techo con frustración. Después de un breve silencio, me miró de nuevo y me dijo: “Eres tan cruel. No sé por qué sigues haciéndome sentir patético”.

“¡¿Perdón?!”

No supe qué decirle.

¿Qué estaba tratando de decir?

¿Cruel? ¿Patético?

¡No podía creer que me estuviera diciendo esto!

Lo miré, pero su rostro estaba vuelto hacia otro lado.

Le pregunté: “¡¿Qué estás diciendo?!”

“…”

Lentamente, se volvió hacia mí. Me miró como si no pudiera entenderme.

“Eres inteligente, pero tu memoria es horrible, ¿o es que no quieres recordar?”

¿De qué estaba hablando?

Antes de que pudiera preguntarle, continuó: “Te dije y te mostré cómo me sentía tan claramente, pero ¿me preguntas de qué estoy hablando?”

¿Eh?

Se me cayó el corazón.

Continuó: “Sé que estás tratando de ignorarlo”.

“D, detente…”

“¡No! ¡Hoy me escucharás! “

Cuando traté de retroceder, agarró mi mano y tiró de ella. Sus ojos miraron los míos con pasión y me dijeron.

“¿Sabes lo horrible que es cuando la mujer que amo me ofrece otra mujer?” (auch)

¡E, esto no fue justo!

Mi corazón no pudo soportar esto. Sentí mi cara arder.

Protesté con todo lo que tenía, “¡¿Por qué ?! ¡Necesitas una Emperatriz y también necesitas muchas concubinas!”

No. Este era un territorio peligroso. Ni siquiera debería estar hablando de esto.

Debo volver a casa. No tengo tiempo de siquiera considerar el amor en este mundo.

Me gritó: “¡No las necesito!”

“¡¿Por qué no?!”

Estaba diciendo tonterías. Como Emperador, necesitaba una Emperatriz y al menos cuatro Esposas. Estaba tratando de ayudarlo, entonces, ¿cuál era su problema?

Negué con la cabeza.

“¡Necesitas una Emperatriz y más Esposas, al menos por razones políticas! ¡Así que déjeme volver a casa y llevarte otras mujeres!”

“…!”

“¡Y Yulia es una chica perfecta para ti…!”

De repente, noté sus ojos.

“¿Eh?”

No lo podía creer.

Parecía herido. El Emperador de Cransia parecía herido.

Todo fue por mi culpa.

Me preguntó en voz baja: “¿Esa es tu respuesta a mi pregunta anterior?” (buaaa Bina!!)

No pude decir nada. No podía pensar en absoluto. Mi cabeza estaba en blanco.

“…”

“…”

Cuando permanecí en silencio, Lucrecio sonrió amargamente. Se dio la vuelta para irse.

“Bien. Así que esta es tu respuesta”.

“¡Oh!”

Él se iba. Mi corazón… Sentí como si mi corazón rodara por las escaleras.

Mi cuerpo se movió sin pensar. Mi mano se extendió y mis pies se movieron por sí mismos.

“¿Eh?”

Cuando me dí cuenta de lo que estaba haciendo, ya era demasiado tarde. Mis manos estaban agarrando su capa roja.

Lucrecio estaba dando un paso cuando lo tiré. Perdió el equilibrio y cayó hacia atrás, y yo caí con él.

“¡Gya!”

¡Oh Dios mío! ¿¡Qué acaba de suceder!?

Mi cabeza daba vueltas. La alfombra era suave y gruesa, así que afortunadamente, no nos lastimamos.

¡Espera!

Cuando puse mi mano donde estaba, me dí cuenta de que no era nada suave. Fue difícil.

Sabía que las alfombras del castillo estaban hechas de la lana más suave, entonces, ¿por qué era tan difícil?

No. No fue del todo difícil. Fue… suave y duro al mismo tiempo.

Mi cabello cubría mi rostro. Cuando finalmente pude ver, entendí por qué se sentía extraño.

“…”

Fue porque estaba encima de Lucrecio.

— ——- — — —

Será que esta noche sí? Por fn Luc logrará bajarle el mal humor permanente a Bina? Pobre, es frío y calculador pero aún así da penita… Feliz fin de semana 😉

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Bina está hiriendo a mi Emperador Luc, ya moriste cuando caíste en el tren

Responder

Hay Bina, Bina…
Es más densa que el petróleo jajaja
Yo creo que sólo tiene que ser honesta con Luc, quiere volver a su casa pero tiene miedo al compromiso amoroso de ese mundo. No creo que Luc la obligue a quedarse considerando que la ama y la esta ayudando

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: