Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 21 DDSLE

El encantador Adrian(1)

Evelyn dejó a Fabián a finales de otoño cuando el Álamo Dorado floreció. Adrián, que nació a finales del verano del año siguiente, tuvo un primer año seguro. Su abuelo, el Rey Arturo, dijo al público últimamente que Adrián nació en invierno.

En realidad, Adrián tenía seis meses de edad, pero oficialmente hace sólo un mes que nació.

“Ya eres fuerte. Sí, ¡tómalo!”

“¡Padre…!”

Adrián podría caerse mientras andaba, pero la gran habitación estaba cubierta con una suave alfombra.

“¡Vamos, vamos!”

Pero fue el Rey Arturo quien realmente se cayó. Estaba empuñando un cuchillo de juguete y preparándose con Adrián.

“¡Chico, fuiste derrotado!”

“Hmmp…” Adrian infló sus mejillas como una pelota, mientras Arturo fingía darle un cuchillo.

“Te engañaron, ¿no?” La dignidad del Rey había desaparecido hace tiempo. La cara de Arturo estaba llena de alegría cuando Adrián jugaba con él.

“¡Padre! No hagas eso demasiado.” Evelyn se acercó e intentó detenerlo, pero Arturo resopló con excitación.

”Un hombre debe crecer con valentía”.

“Te estás burlando de mi hijo ahora mismo.”

“¡Sólo estoy jugando! ¡Es un honor para él jugar con el Rey!”

“¿Pero lo intimidas?”

Evelyn echó un vistazo a Arturo, pero a él no le importó y se quedó detrás del caballo de juguete de Adrián. Honestamente, el caballo de madera, cuyos ojos estaban decorados con diamantes, era demasiado lujoso para que un niño jugara con él.

“Déjalo, a tu Padre le gusta mucho”.

“Pero, ¿de quién es hijo…?” (jajaja)

“Ssst, Su Majestad se volverá loco si lo oye.” Miriam admitió que su marido estaba al mismo nivel que un niño. Una vez que nació su hija Evelyn, Arturo era demasiado joven y tenía muchos deberes oficiales. Pero ya estaba en la vejez cuando nació Adrian. Era un buen momento para dar el afecto puro e interminable de los abuelos.

“No sabía que este lugar sería tan animado. Adrián es un verdadero tesoro.”

“Es un alivio, pero ¿no es demasiado para el niño?” Evelyn dijo, mirando a su alrededor.

Incluso su madre, Evelyn, dijo que él sólo necesitaba lo que necesitaba, pero Arturo seguía siendo codicioso. Hizo malabares con la sala más grande del castillo para convertirla en la guardería de Adrián. Incluso dividió dos habitaciones en una. De otra manera, no podían permitirse el lujo de quedarse con todos los productos de la guardería.

“Especialmente, creo que es un poco demasiado dar joyas como juguete de niños. Es demasiado pronto.”

“Bueno, eso es seguro.” Afortunadamente, Miriam no se precipitó como Arturo y asintió a la opinión de su hija.

“Quizás debería decirles que pongan perlas suaves en el tobogán que ordené esta vez, porque el niño podría rayarse en el lado suave”. (Lol xD Jajaja)

Evelyn se avergonzó y miró a su madre, pero Miriam ya estaba golpeando su mano contra la pared. Su forma de expresarse era diferente, y Miriam era tan torpe como Arturo.

“Dios mío, Adrian no necesita perlas. Todavía es un bebé”.

“Entonces, ¿qué tal perlas negras? Impresionante, coincidirá con los ojos de nuestro Adrián. Les pediré que traigan la perla negra del Mar del Norte de inmediato”.

Evelyn cerró la boca y sonrió. Era demasiado para detener a sus padres, que ya estaban enganchados a Adrián. Incluso Evelyn, su propia hija, era celosa a veces, así que lo dijo todo.
“Baba, baba…”

Cuando miró la espalda de Adrián, que caminaba bien, ella se concentró inconscientemente. Adrián era lo suficientemente valiente como para caminar sobre sus pequeños pies, y la barba de Arturo era el objetivo de sus travesuras.

“Baba, baba”.

“¡Sí, llámame padre!”

Adrián gorgogeo de pura risa. Arturo entregó un cuchillo de juguete como si no lo hubiera soltado, limpió el sudor de la frente de Adrián y sonrió con orgullo.

“Mira, yo juego mejor con él, así que tiene que llamarme primero.”

“Bueno, sólo estás siendo tonto.” Miriam le chasqueó la lengua. Adrián ya había sido admitido como hijo del Rey. Así que naturalmente, llamaría a Arturo “Padre” cuando creciera, pero el problema era Evelyn, que podía ser un poco sensible.

“Ababa…”

“¡Sí, dí Padre!” Arturo, que no tenía tacto, le animó con entusiasmo, pero Adrián se rió emocionado, agarró el cuello del caballo y se puso de pie. Caminaba tambaleándose hacia Evelyn.

“Mamá… Mamá”.

“¿Sí? Adrián, ¿tienes hambre?”

Evelyn se sintió abrumada por sus gordas mejillas cuando sostuvo a un regordete Adrián en sus brazos. El olor del bebé la hizo sonreír. Adrián la tocó, quien le frotó la mejilla. Siempre actuó de forma linda cuando estaba de buen humor.

“Bueno Padre, creo que hoy he vuelto a ganar”.

“¡… No, sólo necesito jugar más con él! Estaba a punto de decirme “Padre”.”

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (7)

Jajaja los padres de Evelyn me recuerdan a cómo Callisto le daba cosas caras a Penny.

Ese niño va a crecer siendo amado por todo el Reino, y probablemente por todo el imperio XD.

Responder

Jajaja capaz hastq unificará reinos que será lo mejor de todo!

Responder

¡Qué escena tan bonita! Gracias por tu trabajo!

Responder

No hay nada más bello que un bebé lindo siendo adorable~

Responder

Amo demasiado a Adrián y estas escenas tan lindas, pero tengo que admitir que ya quiero que llegue el drama

Responder

Jajaja tranquila, pronto tendrás, luego me cuentas de qué lado te pondrás

Responder

Jajaja la obsesión con que le digan padre, me pregunto si como van a ocultar el hecho de que es 5 meses más pequeño xq se notara en su crecimiento

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: