Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 55 LEDOM

“…”

No supe que decir. Necesitaba detener esta ridiculez ahora mismo.

Cuando me quedé sin palabras, el Canciller se rió y le dijo al Emperador: “Su Alteza, la está avergonzando”.

“¿Es eso así?”

Se rieron de sus propios chistes. Lucrecio tenía una cara tan chocante que era imposible no enfadarse.

Si hubiera sido más valiente, le habría arrojado una taza de té o un trozo de tarta de crema a la cara.

Mientras me sonreía exasperantemente, de repente miró a mis doncellas que estaban detrás de mí.

“…”

Lentamente miró a cada una de ellas. Me puse tensa, pero hice todo lo posible por no mostrarlo.

No sabía exactamente dónde estaba Lisbeth detrás, así que no pude saber cuándo Lucrecio la vio.

Estudié su expresión facial cuidadosamente, pero permaneció igual todo el tiempo. Sentí un poco de miedo de que pudiera compararme con la hermosa Lisbeth. Entonces rápidamente me odié a mí misma por pensarlo.

“Hmm…”

Luc pareció contemplarlas durante unos segundos antes de sonreír alegremente y asintió.

“Estoy de acuerdo con lo que dijo mi Esposa antes”.

“¿Perdón?”

Cuando parecía confundida, se puso de pie y caminó hacia mí rápidamente. Sus ojos estaban solo en mí y en ningún otro lugar.

“Hablaremos de ello nuevamente cuando estemos solos”.

Tan pronto como dijo esto, Samantha pareció entender rápidamente.

Se inclinó profundamente y respondió: “Sí, Su Alteza”.

¿Eh?

Mientras observaba la escena con confusión, parecía que Samantha y el Emperador tenían un entendimiento tácito. Se miraron y ella añadió con satisfacción.

“Entonces los dejaremos en paz de una vez”.

“¿Eh?”

No fui yo quien exclamó, sino Lisbeth. Cuando me dí la vuelta, la vi tratando de llamar la atención del Emperador.

“¿Qué? Espera un minuto…”

Nadie le prestó atención. Agnes la miró y tiró de su vestido azul hacia la puerta.

En cuestión de segundos, solo estábamos el Emperador, el Canciller y yo en la sala.

Mientras se llevaban a Lisbeth, la mirada de Lucrecio no se desvió ni un segundo de mi. No mostró ni una pizca de interés en ella.

Clac.

La puerta finalmente se cerró.

Sus fríos dedos agarraron mi barbilla y voltearon mi rostro hacia él. Los familiares ojos verdes me miraron.

Hizo un puchero.

“¿Por qué no puedes mostrar ni siquiera un poco de interés en tu propio marido?”

¿De qué estaba hablando?

Cuando lo miré confundida, no perdió el ritmo.

Sus labios tomaron los míos. Se sentían cálidos y contundentes.

Cuando agité mis brazos, rápidamente me abrazó y así me atrapó en su abrazo. Me sentí débil.

Su beso fue como siempre apasionado e intenso. Todo mi cuerpo ardía.

Antes de quedarme sin aliento, finalmente me soltó.

Las lágrimas llenaron mis ojos mientras lo miraba. No es que estuviera emocionada. Solo necesitaba más aire, lo que me hizo llorar.

Protesté en voz baja, “¿¡Qué crees que estás haciendo!?”

Lucrecio me trató como si fuera un gato haciendo pucheros.

“¿Qué quieres decir? Solo estoy mostrando cuánto amo a mi esposa”.

“Cómo…! Cuál es el punto de…!?”

Estaba a punto de decir que no tenía sentido ya que Lisbeth no estaba en la habitación, pero su mano rápidamente cubrió mi boca.

Me susurró: “Shh. No estamos solos en esta habitación”.

“¡Oh!”

¡Así es! Me olvidé de él. Lucrecio se rió de mí mientras yo parecía sorprendida.

Cuando me dí la vuelta, el caballero de cabello blanco nos estaba sonriendo amablemente.

“Oh mi. Necesito disculparme. Parece que he arruinado su tiempo juntos”.

Lucrecio sonrió y soltó mi cintura.

Asintió con la cabeza hacia el Canciller y respondió: “No se preocupe. No pude evitarlo al ver a mi hermosa Esposa. Fue mi error”.

“…”

No supe que decir.

Quería gritarle, pero obviamente no podía. Decidí olvidarme de esto por ahora.

Una cosa que encontré interesante fue cómo Lucrecio trató al Canciller. Nunca he visto al Emperador tratar a alguien con respeto genuino. Era educado con todos, incluida la Emperatriz Viuda, pero cualquiera podía ver que no era sincero con ella.

Sin embargo, esta vez fue diferente. Parecía que realmente le agradaba y valoraba el Canciller.

Observé su conversación con interés.

El Canciller siguió sonriéndonos amablemente como un abuelo.

Continuó: “Este reino es bendecido, Sus Altezas tienen una relación tan amorosa”.

“No está mal”.

“Eso significa que es bueno. Su alteza siempre tiene dificultades para expresar sus verdaderos sentimientos. De todos modos, estoy aliviado y feliz de verte así”.

Lucrecio rió en voz baja. Fue una risa genuina, lo que me sorprendió.

Ahora era obvio para mí que a Lucrecio le agradaba mucho este caballero.

El Canciller se volvió hacia mí.

“La verdad es que me preocupé un poco cuando Su Alteza anunció que la tomaría como Esposa”.

Eso fue comprensible. Yo era una don nadie sin poder. También casi me convierto en la concubina del ex Emperador. Definitivamente no era una elección obvia.

Cuando no dije nada, el Canciller sonrió misteriosamente y continuó. Su tono era amable, pero sus palabras eran escalofriantes.

“En tu ceremonia de matrimonio con el ex Emperador y cuando dijiste por primera vez una declaración de testigo… Sentí que eras demasiado débil para ser la Esposa del Emperador y estar a su lado para gobernar este reino”.

“…”

Sus palabras fueron duras, pero continuó sonriendo generosamente. El contraste fue impactante.

Continuó: “Para mí, parecía que te estaban obligando a participar en varias situaciones y no parecías tener una voluntad fuerte. Por supuesto, no pensé que sería malo para Su Alteza tomar una Esposa que le gustase, pero… Tener una mujer mansa como su Primera Esposa, especialmente cuando él no tiene una Emperatriz… Pensé que sería demasiada responsabilidad por ti”.

Si el Emperador o la Emperatriz Viuda me dijera esto, lo habría tomado como un desafío directo.

Sin embargo, la forma en que este hombre me lo dijo… Me sentí neutral. Se sentía como si solo estuviera diciendo hechos.

Esto hizo que le temiera aún más.

Este no era un hombre con quien jugar.

Forcé una sonrisa falsa en mi rostro y respondí con una respuesta de libro de texto: “Esa es una reacción comprensible”.

Me miró en silencio por un momento. Sentí que sus suaves ojos podían ver a través de mí.

Parecía que sabía exactamente lo que estaba pensando y sintiendo.

Me dijo amablemente: “Veo que las tontas palabras de este anciano le han molestado, Alteza”.

“…”

Empecé a sudar.

Sabía que si no le daba la respuesta correcta aquí, siempre me vería como una niña tonta.

Se me secó la boca. Hice lo mejor que pude para sonar tranquila.

“Es normal sentirse molesta al escuchar cualquier tipo de crítica. Admito que todavía tengo mucho más que aprender. Sin embargo, estar molesta no significa que no aceptaría los hechos y aprendería de ellos. Me gustaría pensar que no soy tan mezquina”.

“…”

Todavía no podía decir qué estaba pensando este hombre. Continuó estudiándome en silencio. Era diferente a cómo Lucrecio me estudió. Frente al Emperador, a menudo me sentía como un ratón frente a una serpiente.

Sin embargo, frente a la Canciller, me sentí como una alumna juzgada por su maestro.

¿Por qué a todos aquí les gustaba estudiarme?

Una cosa que sabía con certeza era que este no era un hombre común.

En ese momento, el anciano se ablandó. Esta vez, no eran solo sus labios, sino que sus ojos también me sonrieron. Me suplicó como lo haría con su propia nieta.

“Su Alteza, por favor cuide bien de Su Alteza”.

Sabía lo que se esperaba de mí.

Actué como una nueva novia ruborizada y respondí: “No soy digna, pero haré lo mejor que pueda”.

Él sonrió satisfecho y asintió.

Antes de irse, agregó: “Pronto, mi nuera estará de visita para saludar a Su Alteza. Por favor, sé amable con ella”.

“Sería un honor para mí”.

Podía notar el sutil cambio en su actitud hacia mí, pero no sabía por qué. Después de que el Canciller se fue, Lucrecio me dijo cómodamente: “Me alegro de que Cornelio parezca aprobarlo”.

“¿Cor… nelio?”

Era un nombre largo, como el de Lucrecio.

Asintió y explicó: “Ese es el nombre del Canciller. Cornelio Des Lonensia. Es el Duque de Lonensia y ha servido a tres generaciones de Emperadores. Él también es mi Maestro”.

Entonces tenía razón. No era un hombre corriente.

Sin embargo, lo que dijo Lucrecio a continuación fue una gran sorpresa.

“Y su nieta fue una de mis muchas prometidas”.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: