Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR EXTRA 11: ¿Hubo progreso?

[Historia paralela: onceavo episodio]

“¿Por qué no he sabido nada de ella?”, Rothesay se preocupó seriamente mientras se sentaba en su cama una mañana tranquila. Ella no estaría esperando a que él le tendiera la mano.

“¿La escuché correctamente?” se preguntó.

Aun así, había pasado tanto tiempo sin ningún tipo de contacto entre ellos. ¿Cuántos días habían pasado? Uno, dos, tres… después de pasar un tiempo considerable contando los días, Rothesay decidió que era inútil y se detuvo. Si seguía así, estaba destinado a deprimirse.

“¿Podría ser que ella se haya olvidado de mí?” murmuró sombríamente mientras caía sobre las sábanas blancas.

Varias posibilidades comenzaron a correr por su cabeza. Tal vez estaba tan ocupada que se le olvidó, o tal vez encontró otro hombre. Cuando ese pensamiento cruzó su mente, Rothesay salió de su posición de acostado.

“¡No!”.

No, no puede ser eso. Ella no era el tipo de persona que ignora a los demás. Inmediatamente descartó de su mente estas preocupaciones infundadas. ¡Lo más importante al establecer relaciones con los demás era tener confianza y fe en ellos! Manteniendo esas palabras cerca de su corazón, decidió esperar un poco más.

Toc, toc.

Justo entonces, hubo un golpe en la puerta.

“¿Quién es?” preguntó.

“Soy yo, el mayordomo, mi señor”.

“Entra”.

El mayordomo entró en la habitación, y Rothesay vio que su cara estaba ligeramente sonrojada.

“¿Pasó algo?” Rothesay preguntó.

“Sí. Algo lo hizo”. La voz del mayordomo sonaba bastante excitada, y las sospechas de Rothesay sólo crecían.

“¿Supongo que algo bueno sucedió?”.

“Sí, señor”, respondió el mayordomo con entusiasmo. “Hemos recibido un mensaje de la familia Grochester”.

“Ya veo, la familia Grochester… espera. ¿Qué?”.

Las pupilas de Rothesay se abrieron de par en par, y al ver eso, el mayordomo se rio y comenzó a elaborar.

“La Señorita Grochester está actualmente en camino hacia aquí, Joven Amo. Debe prepararse”.

“¡Oh, Dios mío!”.

¡Así que no me ha descartado! Rothesay se alegró mucho antes de darse cuenta de que ahora no era el momento de estar holgazaneando y se levantó de la cama. ¡Necesitaba prepararse tanto como pudiera para su primera cita!

“Ha pasado un tiempo, señor”.

Después de prepararlo todo perfectamente y de esperar en la sala durante diez minutos, Rothesay finalmente la vio entrar en la habitación. Quizás fue porque no la había visto en mucho tiempo, pero se veía aún más hermosa que antes.

“Pensé que me volvería loco por esperar, mi señora. Por favor, siéntese”, le ofreció, con el corazón agitado.

Rothesay se levantó de su silla y preparó el té que estaba remojando. Mientras que preparar el té se consideraba normalmente una tarea de mujeres en el Reino Mavinous, el Conde Bradington sostenía la opinión de que “un hombre refinado debe saber cómo preparar el té”, y así, enseñó el arte a su hijo.

Rothesay ofreció una taza de té a Petronilla, y ella tomó un cuidadoso sorbo. En ese instante, Rothesay, que nunca dudó de sus habilidades para preparar el té, sintió de repente una ola de ansiedad. Está bien preparado como siempre, ¿verdad?.

“Quienquiera que haya elaborado este té tiene una habilidad sin igual”.

Ahh, gracias a Dios es un cumplido. Su cara se iluminó, demostrando aún más que no estaba mintiendo.

“No creo que haya tomado un té tan delicioso antes”.

Mientras los elogios continuaban, el corazón de Rothesay comenzó a sentirse lleno, y no pudo ocultar su alegría.

“Gracias por sus amables palabras, Señorita Petronilla. Ha pasado un tiempo desde que preparé el té, así que estaba un poco preocupado. Estoy tan contento de que lo disfrute”.

“¿…Perdón?”.

“Sí, yo personalmente preparé este té. Me alegro de verdad de que lo encuentre de su agrado”.

Petronilla se sorprendió al oír que él mismo había preparado el té. Era comprensible, considerando lo poco común que era para un hombre poder preparar el té.

Espera, ¿podría ser que no le gusten los hombres que pueden preparar té… verdad?.

Era una preocupación sin sentido, pero un hombre enamorado tendía a volverse tonto incluso en las cosas más insignificantes.

“Yo… no esperaba que usted hubiera preparado este té. Es decir… no creo que haya conocido a un hombre que sepa cómo preparar el té”.

“Sí. A decir verdad, soy un caso poco común”. Rothesay dio una pequeña sonrisa de reconocimiento mientras rellenaba la taza de Petronilla. Se veía muy complacido.

“Escuchar sus cumplidos me ha encantado. Es toda una compañía”.

“…Que aparte, me disculpo por haberme puesto en contacto tan tarde. Estos días, yo… estaba realmente fuera de mí. Si estás, aunque sea un poco familiarizado con los asuntos de palacio, entonces sabrás que recientemente…”.

“Sí, lo he oído. Aunque intento no involucrarme en la política y los asuntos de la familia real, no se puede negar que el Rey que acoge a una concubina real oficial es muy importante”. Rothesay bajó la voz. “Estoy un poco preocupado por Su Majestad”.

La expresión de Petronilla se volvió abatida. “Actúa como si no fuera nada, pero estoy segura de que recibió un gran golpe en el corazón”. Su voz se volvió tranquila. “Debí haber sido Reina en primer lugar…”.

“¿Perdón?”.

“No es nada”.

Como Petronilla no se explayó, Rothesay no la interrogó más. Sin embargo, la escuchó claramente decir que ella ‘debería haber sido Reina en primer lugar’ en lugar de su hermana menor.

Eso era algo en lo que no quería pensar. Si las cosas resultaran como Petronilla dijo, entonces él todavía estaría acostado en su cama solo en este momento. No, si Petronilla hubiera sido Reina, no habría podido conocerla en primer lugar.

“Entiendo. Considerando la situación, por supuesto que habría estado ocupada. Ya tienes una gran tarea cuidando de Su Majestad la Reina”.

“Gracias por entenderlo, señor. He estado pasando por un momento difícil mental y físicamente”.

“Lo siento. Entonces deberíamos haber prolongado la cita a un momento posterior”.

“No creí que pudiera hacerlo, ya que lo he prolongado tanto. Por eso he venido a verte hoy. Una promesa sigue siendo una promesa…” Luego habló con una voz más clara que antes. “Creo que debo cumplir mis promesas. Me reuniré con usted el día que usted decida, señor”.

“Ya lo he dicho antes, pero no importa el día o la hora en que nos encontremos, mi señora, siempre y cuando pueda pasar cualquier cantidad de tiempo contigo”.

“Entonces, hmm, ¿Cuándo sería un buen momento…?”.

Con sus palabras, Rothesay sin saberlo dejó que su apodo se le escapara de los labios.

“Está bien, Nilla. Por favor, haz lo que quieras”.

“¿Perdón?”.

Cuando Rothesay vio la mirada de sorpresa en la cara de Petronilla, se dio cuenta de lo que había hecho y mentalmente se gritó a sí mismo. ¡Estás loco, Ro! ¡¿Cómo puedes llamarla por un apodo cuando ni siquiera has formado una relación adecuada con ella?! No quería nada más que arrastrarse a un agujero y esconderse. ¡Pensar que cometería un error tan grosero después de que todo fuera tan bien! Se disculpó rápidamente con Petronilla.

“Ah… me disculpo si te ofendí… supongo que es muy temprano para los apodos… ¿verdad?”.

“Er… sí, se siente demasiado pronto… ¿Considerará llamarme más adelante, señor?”.

¿Eh? Los ojos de Rothesay se abrieron mucho. ¿Así que no le parece bien que la llame por su apodo ahora, pero estará bien más tarde? En otras palabras, no fue un rechazo completo. Al darse cuenta de esto, la cara de Rothesay se iluminó antes de aceptar felizmente la sugerencia.

“Sería un honor, mi señora”.

“Eso es llevarlo bastante lejos… Entonces, mañana… por favor venga a la finca de Grochester. Estaré esperando”.

Con esas palabras, el rostro de Rothesay se puso rojo brillante. Hizo un pequeño asentimiento, y Petronilla, después de debatir sobre qué hacer, finalmente se levantó de su asiento.

“Erm… me voy a despedir ahora”.

“Ah, sí, sí”.

“Entonces… te veré mañana”.

Su intercambio se sintió muy embarazoso. Después de ver a Petronilla irse y volver a entrar, el rostro de Rothesay estaba totalmente escarlata.

El mayordomo miró a Rothesay con leve sorpresa. “La Condesa me dijo que no tenías intenciones de casarte”.

“…”.

Rothesay realmente quería agarrar su pasado a los lados y sacudirse a sí mismo por decir tal cosa. Si hubiera sabido desde el principio que una mujer como ella caminaba sobre la faz de la tierra, nunca habría dicho algo tan tonto.

“…Así que es verdad”, dijo Walter en tono incrédulo. “¿Tuviste tu primera cita?”.

“Sí”. La expresión de Rothesay se convirtió en disgusto. “¿Por qué no me crees?”.

“Quiero decir… por supuesto que me sorprendería. Realmente no pensé que resultaría como… ¡gah!”  Las palabras de Walter se interrumpieron al caer al suelo con un grito. “R-Ro… bastardo”.

“¿Cómo puedes decirle eso a tu único amigo, Walt? Eres verdaderamente malvado”.

“P-Por favor, no uses la fuerza bruta. Aunque parezcas de corazón blando, tu fuerza es monstruosa”.

“Ni siquiera te golpeé tan fuerte. Qué reacción tan exagerada”.

“¡No es una reacción exagerada!” Walter gritó indignado en el interior antes de enderezar su postura.

“Entonces, ¿estás haciendo algún progreso?”.

“Ugh, eres el peor”, gimió Rothesay.

“¡Oye, esto es importante!”.

“Hicimos algunos progresos emocionales”.

“¿En serio?” Walter preguntó, intrigado. “¿Cómo es eso?”.

“Decidimos vernos”.

“¡Oooh!” Walter parecía sorprendido, como si esta fuera una noticia inesperada. “¿En serio?”.

“Sí”.

“Vaya… Ro, eres bastante asombroso. ¡No te tomé por un casanov-augh!”.

“Cuidado”, advirtió Rothesay.

“¡Aah, en serio! ¿Soy un niño? ¡Estoy muy pasado de la edad de recibir disciplina! Me pregunto si la Señorita Grochester sabe de este lado tuyo”.

“¿Crees que está al mismo nivel que tú? De todas formas… eso es lo que pasó”.

“Ooh, bueno, felicitaciones. Parece que las cosas te van bien. ¿No ha pasado nada especial?”.

“Hm…” Recordó lo que Petronilla dijo ayer, y respondió en silencio. “¿Qué significa si tienes miedo de enamorarte, Walt?”.

“¿De qué estás hablando de repente?”.

“Es como dije. Dijo que solía creer en el destino cuando algo grande sucedía. Pensaba que la persona que amaba era su otra mitad destinada, pero en realidad, no era así”.

“¿Estás hablando de la Señorita Petronilla?”.

“Sí”.

“¿Ella dijo eso?”.

“Sí”.

“Hm… ¿no es algo que dices cuando has sido traicionado por la persona que amas? Ella amaba a alguien, pero si fue traicionada por ello, entonces hasta yo tendría miedo de volver a enamorarme”.

“¿Ha pasado la Señorita Petronilla realmente por algo así?”.

“No lo sabría. Pero si lo que dices es verdad, entonces parece que sí”, concluyó Walter.

“Hm…”.

“Si ese es el caso, entonces todo tendría sentido. Si ya ha sido herida antes por el amor, entonces no sería extraño para ella encerrar su corazón”.

“Pero incluso si ese es el caso, Nil, es una mujer que puede amar y ser amada. Y no podría soportar ver que ama a alguien más que a mí”.

Esa tarde, Rothesay regresó a la finca de Bradington sólo para encontrar a alguien esperándolo.

“¿Eres de la finca Grochester?” Rothesay le preguntó a la joven sirvienta de allí, y ella asintió con la cabeza.

“Sí. La joven me ha enviado aquí”.

Sólo había una persona de la finca de Grochester que se llamaría “Joven”.

“¿Ha pasado algo con Señorita Grochester?” Rothesay preguntó.

“Oh… la joven dama me envió aquí para preguntar sobre su estado, señor. Estaba preocupada por si se había resfriado después de haber estado ayer tanto tiempo bajo la lluvia”.

“Estoy bien”. El tono de Rothesay se volvió serio. “Pero viendo que estaba preocupada por eso, asumo que Señorita Petronilla no está bien. ¿Es eso cierto?”.

“Se ha resfriado. No es grave, pero…”.

“Oh, Dios mío”.

Sus ojos se arrugaron por la preocupación. Sin duda fue porque ayer la lluvia la atrapó. Después de un momento de inquietud, se dirigió a la sirvienta.

“¿Le importaría transmitir un mensaje a la finca de Grochester?”.

“¿Perdón? ¿Qué mensaje…?”.

“Pregúnteles si estaría bien que los visitara más tarde”.

Rothesay se sintió preocupado al oír que Petronilla había caído enferma, creyendo que era su culpa.

“Contaré contigo”, dijo seriamente, con una expresión grave.

 

AnteriorNovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: