Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 45 LEDOM

Me sentí infeliz cuando dejé el lugar de la Emperatriz Viuda con Lucrecio.

Por lo que yo sabía, ella no era una persona demasiado emocional. Por supuesto, no podría decir que la conociera muy bien, pero yo era su enemiga. Esto significaba que la había estudiado como si mi vida dependiera de ello y, por lo tanto, la conocía lo suficiente.

Así es. Yo era enemiga de Katleyanira, así que estaba segura de una cosa. Lo que acabo de ver en su habitación no era la Emperatriz Viuda habitual.

Cuando la conocí, no mostró tanto disgusto hacia sus hijas como lo hizo hoy. En ese momento, se veía perfectamente normal.

Hoy, lo que yo y el Emperador vimos significaba una cosa.

Odiaba a sus hijos, y como debió pensar que era un sentimiento normal, no tuvo reparos en mostrárselo a nadie, incluidos sus propios enemigos.

No cabía duda de que las princesas eran descendientes de Katleyanira. Ambas niñas eran versiones en miniatura de su madre. Era extraño ver a la Emperatriz Viuda maltratando a quienes se parecían exactamente a ella.

Había visto sucesos similares cuando estaba en Corea. No importa lo lejos que haya llegado Corea, la preferencia masculina profundamente arraigada o el favoritismo del hijo todavía existe. Incluso en mi propia casa, mis padres solo tenían dos niñas y los familiares a menudo los criticaban por no tener un hijo.

Sin embargo, sabía que no era tan malo en mi propia casa, porque vi un ejemplo peor cuando entré a la escuela secundaria.

La madre de mi amiga Yoojung era como la Emperatriz Viuda.

La madre de Yoojung había estado tratando de tener un hijo, pero terminó con tres niñas. Estaba segura de que Yoojung era un varón antes de que ella naciera, pero cuando resultó que era una hija, su madre se volvió fría y resentida con ella.

Me contó que ella nunca fue amamantada y que nunca había celebrado su cumpleaños.

Al final, la madre de Yoojung logró tener un hijo. Era obvio para todos que ella solo amaba a su hijo. Ignoró a todas sus hijas e incluso mostró odio hacia ellas.

Parecía que la Emperatriz Viuda era exactamente de la misma manera.

En el segundo año de la escuela secundaria, Yoojung se mudó debido al trabajo de su padre. No la había visto desde entonces, pero todavía la recordaba muy bien.

Por supuesto, no podría estar cien por cien segura si la Emperatriz Viuda sentía esa ira hacia sus hijas. Sin embargo, si ella se preocupara incluso un poco por ellas, no habría actuado de esa manera, especialmente frente al Emperador y a mí.

Consideré brevemente que quizás ella actuó de esa manera como parte de su complicado plan, pero parecía poco probable. Reconocí sus emociones genuinas cuando las vi.

Me pregunté de repente.

¿Por qué estaba tan interesada en la relación de la Emperatriz Viuda y las princesas?

Me cuestioné a mí misma.

¿Por qué? ¿Fue simpatía? ¿Quería proteger a esas jóvenes por empatía?

Negué con la cabeza con una sonrisa amarga. Sabía que no podía permitirme ser tan emocional.

Recordé lo que Yoojung me dijo antes de mudarme. ¡Tendré éxito sin importar qué! Tendré tanto éxito que mi mamá querrá que vuelva, y cuando lo haga… ¡me vengaré de ella!”

Recordé sus ojos llenos de furia.

Esas princesas parecían estar viviendo en el infierno. No podía estar segura de si se sentían como Yoojung ya que diferentes personas se sentían de manera diferente en situaciones similares.

Sin embargo, decidí que necesitaba aprender más sobre la relación de la Emperatriz Viuda y sus hijas. Sentí que había una buena posibilidad de que pudiera usarlo contra ella.

Si las princesas se sintieran de la misma manera que Yoojung, entonces podría ayudarlas. Era una pena para ellas, pero así era en la vida.

Me sentí mal porque estaba planeando aprovechar la infelicidad de las niñas, pero mi único objetivo en este momento era mi propia supervivencia.

* * *

“… ¿Yo?”

“…”

“¿Me estás escuchando?”

De repente me dí cuenta de que Lucrecio me estaba hablando.

Levanté la cabeza con sorpresa. Debe haber estado hablando conmigo por un tiempo porque parecía molesto.

Sonreí con la esperanza de ocultar mi vergüenza.

El ceño fruncido del Emperador disminuyó y me preguntó: “¿En qué estás pensando?”

“Bueno… Justo lo que vi allí”.

“… No es nada nuevo. La Emperatriz Viuda es cruel con los que considera inútiles para ella”.

Realmente me sorprendió. ¿Estaba diciendo que este era un comportamiento normal para ella?

“¿Entonces ella siempre es así para las princesas?”

“En realidad fue más amable hoy, probablemente porque tú y yo estuvimos allí. Suele ser peor. Apuesto a que Liliana recibirá un castigo severo hoy o mañana”.

“…”

Él lo dijo con tanta calma. Sonaba como si estuviera hablando de lo que desayunaba.

Para él solo eran medias hermanas, pero seguían siendo sus hermanas. ¿Cómo podía no sentir algo por lo que les estaba pasando?

Por otra parte, era un ser humano insensible y frío. En cierto sentido, podía entender por qué no sentía lástima por ellas. La Emperatriz Viuda era su némesis. Incluso si las princesas eran inocentes, seguían siendo las hijas de su enemigo. No sería fácil sentir simpatía por ellas.

De hecho, no pensé que el Emperador sintiera empatía incluso hacia aquellos que estaban de su lado.

Las dos jóvenes princesas eran inútiles para todos en este castillo.

Fue una situación triste. Escondí mi suspiro y le dije. Tengo que volver a mis aposentos y prepararme para aprender sobre las princesas.

“Entonces, me voy”.

“¿Hmm?”

“Debes tener mucho que hacer, así que volveré a mi alcoba”. Sonreí y le dije cortésmente: “Por favor, permítame dejar su presencia”.

Realmente no estaba pidiendo su permiso. Esta fue la etiqueta adecuada cuando estabas a punto de dejar al Emperador. Básicamente le estaba diciendo que me iba.

Hasta ahora, cada vez que ‘pedía’, el Emperador me daba rápidamente ‘su permiso’. Teníamos una relación estrictamente comercial.

Pero hoy actuó de manera diferente.

“No, no te daré mi permiso”.

“… ¡¿Perdón?!”

Estaba tan sorprendida que lo miré boquiabierta. ¿Qué le pasaba hoy?

Le pregunté confundida: “¿Comiste algo rancio hoy?”

“… ¿Por qué piensas eso?” Suspiró profundamente y me ofreció su mano. “Ven conmigo”.

Me acerqué a su oído y le susurré: “… ¿Solo has sido Emperador por un corto período de tiempo, pero ya estás holgazaneando?” Quería asegurarme de que las sirvientas no pudieran oírme.

Él frunció el ceño. Sin molestarse en ocultar su molestia, me susurró al oído.

“Eres tan despistada”.

En mis 20 años, nunca me habían dicho eso. ¡Me enorgullecía de mí misma por ser rápida!

Cuando lo miré molesta, se rió a carcajadas. No entendí por qué estaba tan feliz.

Me miró y murmuró en voz baja: “… Tengo un largo camino por recorrer”. (tu puedes Lucrecio, solo se hace la ruda xD)

Por supuesto que lo tiene. La Emperatriz Viuda era un enemigo formidable. De hecho, sentí que tenía un largo camino por recorrer en comparación con él.

Pensé en señalarle esto, pero decidí no hacerlo. En cambio, sonreí y anuncié en lugar de preguntar.

“Bueno, entonces te veré más tarde”.

Me incliné rápidamente y me dí la vuelta. Pensé que si me iba lo suficientemente rápido, él simplemente renunciaría a esta tontería.

Estaba equivocada.

“¡Huh!”

El Emperador me agarró de la mano y me acercó a él.

No estaba preparada para eso y él era muy fuerte. Mi cuerpo se giró y caí en su abrazo.

“…!”

Mi cara estaba pegada a su pecho, que se sentía duro y musculoso.

Siempre me pareció extraño cómo, a pesar de ser un hombre, siempre olía tan bien.

Levanté la vista y lo miré tan despiadado como pude.

Él sonrió suavemente. “Me tomaré algo de su tiempo hoy”.

… ¿De qué estaba hablando?

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: