Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 34 LEDOM

Había una vez una niña. Su madre la llamaba Bea. Era hija de una familia noble que protegía la frontera sur de Cransia. La frontera norte fue atacada a menudo por piratas.

Era una familia vieja y poderosa, pero desafortunadamente, Bea no llevó una vida privilegiada. Fue porque su madre era una humilde sirvienta soltera que quedó embarazada por el Conde.

Su belleza era legendaria, pero no la ayudó. La esposa legal de su padre, la Condesa, estaba enojada porque Bea era más hermosa que su propia hija. La Condesa fue cruel con ella. El Conde, su propio padre, se hizo de la vista gorda.

Ella no llevó una vida fácil. Empeoró aún más cuando cumplió 16 años.

El ex Emperador, Levencio, tenía más de 40 años en ese momento y todavía no tenía heredero. Se ordenó a todas las familias nobles del reino que enviaran a sus hijas. El Emperador elegiría a algunas de estas chicas para que se convirtieran en sus concubinas y le dieran un hijo.

La crueldad y el gusto desviado del ex Emperador eran bien conocidos por todos. Cualquier chica que le enviara estaba destinada a ser abusada por él.

La Condesa no tenía ninguna intención de enviar a su propia hija a un pervertido así. Ella regañó a su esposo y finalmente, cuando Bea cumplió 16 años, el Conde la reconoció legalmente como su hija. En seis meses, fue enviada al ex Emperador.

El Emperador no seleccionó a todas las chicas enviadas. Si no fue elegida, o no mantenía su interés, podría haber tenido una vida tranquila y pacífica.

Sin embargo, su belleza trabajó en su contra. Ella era una de las tres mujeres más hermosas del castillo. El ex Emperador no la favorecía del todo, pero aún mantenía su interés.

Esto hizo que muchos la odiaran. La más celosa fue Katleyanira, quien en ese momento era la Segunda Esposa del Emperador.

Al año siguiente, Bea dio a luz a un hijo. Fue Lucrecio. El ex Emperador estaba tan emocionado que le dio el puesto de Cuarta Esposa. Convirtiendo a la que ya era su Cuarta Esposa en una mera concubina, lo que la hizo odiar a Bea.

Cuando Lucrecio tenía tres años, el ex Emperador lo ungió como su heredero al trono. Era el único hijo vivo de Levencio. El ex Emperador se divorció de su Emperatriz en ese momento y colocó a la madre de Lucrecio en el cargo. Esto convirtió a la Emperatriz Divorciada y a su poderosa familia en enemiga de Bea (ya perdí la cuenta de cuantas enemigas van XD)

Recogió tantos enemigos con el tiempo. Además, Bea no tenía una buena personalidad para ser Emperatriz. No era ni astuta ni diplomática.

Si se hubiera casado con un noble promedio y hubiera vivido una vida normal, tal vez se habría convertido en una buena esposa y en una madre con su personalidad amable e ingenua.

Sin embargo, como Emperatriz, la debilitó. Katleyanira, que era la Segunda Esposa en ese momento, fingió ser su amiga. Cuando el puesto de la Primera Esposa estuvo disponible, fue la Emperatriz Beatriz quien le rogó al Emperador que colocara a Katleyanira en ese lugar. La colocó en un lugar de gran poder.

Después de un tiempo, Katleyanira finalmente dio a luz a un hijo y se convirtió en la favorita del Emperador. Perdió el interés por la Emperatriz Beatriz y no se acostó con ella durante mucho tiempo. Entonces, una noche, se emborrachó terriblemente y visitó a Bea. A partir de esa noche, la Emperatriz Beatriz quedó embarazada y su barriga comenzó a agrandarse. El problema era que el Emperador estaba tan borracho esa noche que no recordaba haberla visitado.

Se enojó y sospechó a medida que el vientre de la Emperatriz crecía. Se mantuvo un registro de qué esposa visitaba el Emperador cada noche. Esto debería haber ayudado el nombre de Bea, pero Katleyanira sobornó a los encargados del registro para que borraran la entrada. Luego pagó a algunos testigos para que juraran que el Emperador estaba con ella esa noche.

La Emperatriz no tenía a nadie que la ayudara. Su propio padre, el Conde, la abandonó, y hubo muchos que la despreciaron por su ascenso al poder. Cuando dio a luz a un niño, el Emperador estaba convencido de que no era suyo.

Fue acusada de adulterio y, por tanto, de traición al Emperador.

Al final, la Emperatriz Beatriz y su bebé fueron ejecutados. Bea sabía que el bebé era el hijo del Emperador. Era una mujer amable y honesta, pero nadie la ayudó cuando más los necesitaba.

Cuando Bea fue enviada con el Emperador, su madre no podía dejarla ir sola. Se disfrazó de niñera de Bea y siguió a su hija al interior del castillo.

Dame Dotrya era la madre biológica de la emperatriz Beatriz.

Cuando su hija fue ejecutada por su marido, Dame Dotrya perdió la cabeza.

Agnes lloró mientras me contaba esta dolorosa historia. Nunca esperé escuchar una historia tan cruel, así que no supe qué decir.

Después de una larga vacilación, pregunté: “Entonces… ¿Eres la hermana de la Emperatriz Beatriz?”

Agnes negó con la cabeza.

“Yo era solo una de las doncellas de la Emperatriz Beatriz, pero esta dama, Dame Dotrya, me acogió cuando me quedé huérfana y me adoptó como su hija”.

“…”

Todavía no sabía cómo reaccionar ante la horrible historia, pero sabía una cosa con certeza. Ahora comprendí por qué Lucrecio despreciaba a su propio padre. Sentí que tenía todo el derecho a odiarlo.

¿Cómo no sentir resentimiento hacia su propio padre que mató a su madre? Me habría sentido de la misma manera si estuviera en su lugar.

Me sentí avergonzada. Solía ​​pensar que era un bastardo horrible, pero ahora sabía que estaba equivocada al juzgarlo con tanta dureza.

Estaba a punto de dejarlos volver cuando de repente pensé en algo.

“¿Acabas de decir que Katleyanira tenía un hijo vivo?”

Hasta donde yo sé, Katleyanira solo tuvo dos hijas. Ya las había conocido cuando llegué aquí.

Agnes respondió con severidad: “Su hijo murió antes de cumplir un año. Lo que se siembras, recoges”.

Sonaba amargada, lo que me dijo lo mucho que se preocupaba por su difunta hermana adoptiva, la Emperatriz Beatriz.

Me sentí tonta por preocuparme por un fantasma cuando la historia real era aún más escalofriante.

Dame Dotrya, Agnes y la Emperatriz Beatriz.

Tres mujeres con destinos tan crueles y desafortunados.

Beatriz le Cransia.

Bea.

Encontré la historia de su vida familiar. Así podría ser mi vida. ¿Fue porque teníamos nombres similares?

Bea y Bina.

Al igual que ella, me vendieron a esta familia real como concubina. Al igual que ella, de repente me encontré en una posición de poder.

Recordé una breve conversación con el Emperador.

Ocurrió justo después de la ceremonia de coronación.

Estaba enojada con el Emperador por darme el apellido le Cransia. Quería incitarlo un poco como una pequeña venganza.

“¿No estás un poco decepcionado?”

“¿Acerca de?”

Estábamos en la cama debajo de la misma sábana. Era una pregunta extraña para hacerle a un marido, pero éramos una pareja extraña.

“Sobre Lisbeth”.

Frunció el ceño profundamente. Sonreí con malicia y continué, “Ella es tan bonita. Ella también es joven e ingenua”.

“¿Qué estás tratando de decir?”

“Nada. Es solo que rechazaste a una chica tan bonita y terminaste con alguien como yo. Debes estar muy decepcionado…”

Su ceño se profundizó aún más.

Mi corazón latía rápido mientras esperaba su respuesta. Sabía que estaba siendo mezquina, pero quería ponerlo en una posición incómoda como siempre lo hace conmigo.

De repente, sonrió alegremente. “Odio a las mujeres que son estúpidas”.

“…”

Odiaba esa sonrisa. Una sonrisa tan falsa y malvada.

Sin embargo, ahora que lo pienso, tal vez mostró lo que realmente sentía por las mujeres. Especialmente su madre.

“Y odio aún más a las mujeres bondadosas y caritativas. Eso es peor que ser estúpida. De igual modo, no creo que esa chica fuera realmente una persona amable”.

En ese momento pensé en lo extraño y retorcido que era. Sentí envidia de Lisbeth que escapó de convertirse en la esposa de este hombre.

Ese fue el final de nuestra breve conversación. Ahora que supe lo que le sucedió a su madre biológica, pude entender el verdadero significado de esa conversación.

—- —- —- —- —-

Bina atando cabos y Lucrecio intentando moldearla a su canón perfecto de Emperatriz. Entre otras cosas. No les parece que el año se fue volando? Hasta mañana compis

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: