Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 26 LEDOM

Vi la expresión mortificada en el rostro del Duque. Trató de ocultarlo, pero lo vi de todos modos.

Lo ignoré y agité mi mano para ordenarle a Lisbeth que se acercara.

“¡Niña!”

“Lis…!”

La ingenua Dama Lisbeth ignoró la advertencia de sus padres y se acercó a mí emocionada. Ella exclamó cuando vio mis joyas de cerca.

“Si llevo un vestido hermoso y joyas como las tuyas, ¿el Príncipe, quiero decir, el Emperador, pensará que soy bonita?”

Lisbeth me miró como una joven enamorada.

Oh! Finalmente lo conseguí. Ella no codiciaba mi vestido o mis joyas. Estaba enamorada del Emperador.

¡Por supuesto! Si la niña se hubiera convertido en la joven y hermosa esposa de Lucrecio, la familia Bonafit nunca me habría necesitado. La habrían enviado felizmente.

Me preguntaba si Lisbeth sabía cómo era el Emperador Lucrecio antes de venir aquí. Era muy probable que viera un retrato de él en algún momento de su vida. Y a lo mejor fue suficiente para que una joven se enamorara locamente.

Si el Duque hubiera tenido la oportunidad de casar a su hija con Lucrecio cuando era Príncipe, lo habría hecho en un santiamén. Lisbeth podría haber sido la Primera y, posiblemente, la única Esposa del heredero al trono. Habría sido una maravillosa oportunidad para promocionar su apellido.

Sin embargo, debido a la Emperatriz Viuda, que se aseguró de que Lucrecio nunca consiguiera una esposa que no estuviera de su lado, todas las niñas enviadas a Cransia se vieron obligadas a casarse con el ex Emperador. Por eso me enviaron en lugar de Lisbeth.

Finalmente obtuve la historia precisa de cómo sucedió todo.

Puse lo que consideré una amable sonrisa de hermana mayor. Funcionó porque Lisbeth pareció relajarse cuando lo vio. Esta chica era tan fácil de manipular.

La atraje hacia mí tomándola de la mano y le pregunté: “¿Qué quieres decir?”

Dime todo, niña.

El Duque y la Duquesa estaban a punto de detener a su hija, pero Samantha rápidamente se acercó a ellos para ofrecerles té y postre. ¡Buen momento! Parecían intimidados por Samantha, que era una Duquesa influyente en Cransia. No pudieron rechazar su oferta.

¡Perfecto! Gracias a Samantha, logré escuchar la historia completa de Lisbeth sin interrupciones.

“Eres la Primera Esposa del Emperador, ¿verdad? Padre dijo que la Primera Esposa y la Emperatriz generalmente provienen de la misma familia. El Emperador aún no tiene una… Así que padre dijo que el hecho de que el Emperador te eligiera significa que eligió a la familia Aeal”.

“…¿Es así?”

“Sí, entonces me convertiré en Emperatriz muy pronto…”

Las mejillas de la niña enrojecieron como una manzana madura.

¿Tenía la niña flores en la cabeza en lugar de un cerebro? Parecía que en la mente de Lisbeth, ella era la mujer más importante de este reino. Llevaba la corona imperial y estaba junto al Emperador mientras yo estaba cerca como una sirviente.

No pude soportarlo. La ira subió incontrolablemente desde lo más profundo de su interior.

Sabía que eran malos, pero no me había dado cuenta de cuánto.

Esperaba que intentaran usar mi nuevo estatus a su favor. Hice preparativos todo el día con anticipación.

Sin embargo, esto fue más allá de cualquier cosa que pudiera imaginar. No solo querían un pedazo del pastel; querían todo.

Los miré con frialdad. Al principio, tuvieron la decencia de parecer contritos, pero rápidamente decidieron seguir adelante con su plan.

El Duque se enderezó y explicó: “Es mejor nombrar una Emperatriz lo antes posible. Es una tradición honorable que la Emperatriz y la Primera Esposa provengan de la misma familia. El hecho de que Su Alteza te haya elegido como Primera Esposa significa que también quiere elegir a su Emperatriz de nuestra familia”.

Su tono había cambiado desde el comienzo de esta reunión. Dejó caer su falso tono respetuoso hacia mí, y ahora me estaba hablando directamente. El rostro de Samantha se arrugó mientras miraba en silencio.

La Duquesa Aeal estuvo de acuerdo con su esposo de todo corazón. No es de extrañar. Ella siempre me había odiado desde que llegué a la colonia Aeal.

“Tiene mucho sentido. Tú, una mera hija adoptiva de la gran familia Bonafit, fuiste elegida para ser la Primera Esposa del Emperador. Él obviamente quería a la verdadera hija Bonafit como su Emperatriz. La familia Bonafit es de verdadera sangre real, como ya sabrás. ¿Su Alteza le habló alguna vez de nosotros? Tengo entendido que ha estado muy ocupado con los preparativos para su coronación, pero ¿no debería hacerse el anuncio del compromiso de Lisbeth con el Emperador lo antes posible? Deberías sugerirlo. Quizás esta noche en la fiesta previa a la coronación…”

Lisbeth sonrió tímidamente mientras escuchaba a sus padres asentir. Luego se volvió hacia mí expectante como una niña.

¿Así que tenían miedo de hablar con el Emperador, pero tuvieron la audacia de pensar que podrían usarme para convencerlo?

¡Ah! Me quedé sin palabras. ¿Cómo iba a pensar que eran personas amables y generosas? Pensé que eran maravillosos cuando llegué por primera vez y durante el año me cuidaron. ¿Cómo pude haber estado tan ciega?

Me sentí mal al ver sus caras codiciosas.

Mi rostro debe haber mostrado mi disgusto. La habitación se puso tensa rápidamente.

Lisbeth, a pesar de la falta de una inteligencia notable, finalmente debió notar que algo andaba mal. Ella se acercó a mí. Instintivamente, la aparté.

La habitación quedó en silencio.

Pareció sorprendida mientras se alejaba lentamente. Casi se cae de las escaleras, pero se contuvo justo a tiempo.

Las lágrimas llenaron sus ojos mientras me miraba. “¿Sa, hermana?”

Actuó como si le hubiera dado una bofetada en la cara. Que broma.

Seguí mirándolos fríamente uno por uno. Rostros tan codiciosos y desvergonzados.

¿Cómo debo manejarlos? ¿Qué debo hacerles?

Vine aquí con un plan. Se hizo toda la preparación necesaria. El Emperador aceptó mi solicitud de ayuda, por lo que el plan estaba en marcha. Sin embargo, me dí cuenta de que no sería suficiente.

Simplemente no fue suficiente. Algo… Algo más…

Necesitaba un plan mejor. Algo que me haría sentir saciada.

La aguda tensión permaneció en la habitación como un sudario invisible. La ira al rojo vivo me llenó mientras contemplaba lo que debía hacer. Lisbeth parecía estar en estado de shock. Parecía que estaba a punto de llorar.

El Duque y la Duquesa parecían decepcionados pero no derrotados. Sabía que estaban tratando de pensar en algo para cambiar esta situación.

Mientras todos pensábamos en silencio, un sonido repentino e inesperado rompió el silencio.

¡BOM!

La puerta se abrió con fuerza, tal como lo hizo cuando entré antes.

El Emperador Lucrecio entró con un llamativo atuendo que combinaba con mi vestido. Él sonrió ampliamente cuando me vio y me saludó radiantemente.

“¡Oh mi amor!”

… Este hombre… ¿Se ha vuelto loco?

— —- —- —- —

Agarren sus palomitas, porque lo que viene sera bueno, promete risas y venganza XD

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: