Saltar al contenido
I'm Reading A Book

꧁☬ LMEEÚFPLV II☬꧂ Capítulo 16

“Oh Dios mío, tal cosa…”

Asintió con la cabeza como si entendiera y habló con cara de insatisfacción.

“¡Pero es tan injusto que te obligué a renunciar a lo que quieres hacer!”

“Bueno… Sí… Estoy de acuerdo contigo.”

Estuve de acuerdo con una voz impotente, fuera lo que fuera, sabía que tenía que encontrar algo que hacer con mi futuro.

“No se preocupe demasiado por mi oferta, princesa.”

Marienne alivió la carga de mi mente con su cálida voz.

“No es como si tuvieras que estar encerrada en la academia durante 3 años, ¿no? Nos reuniremos, estudiaremos juntos e investigaremos un poco, y luego, cuando llegue el momento idóneo, cada uno irá por su propio camino.”

Sonreí y asentí.

“Gracias por la oferta, Marienne. Lo pensaré.”

“¡Te agradecería que lo hicieras! No me iré hasta después de la coronación, ¡así que piénsalo bien!”

“¿Por qué tras la coronación?”

Me preguntaba si el plan del príncipe, de celebrar la boda junto con la ceremonia de coronación en el mismo día, ya se había extendido.

“Ahora estoy desempleada, por lo que tengo que volver a casa. Mi padre dijo que quemaría mis materiales de investigación si no asistía a la coronación, ¡Jajajaja! Soy la única hija del conde Terrosi, por lo que te daré la oportunidad correcta y, depende de lo que decidas, huiremos juntas si hace falta.”

No tenía idea de que Marienne era la hija del conde, por lo que no pude hacer nada más que reírme torpemente. Nunca lo he visto, pero el conde Terossi debe estar bastante alterado, si supiera que su única hija, la cual finalmente ha regresado a casa, está planeando huir… Se derrumbaría.

“Entonces piénsalo y dímelo, princesa.”

Marienne, que había terminado con sus asuntos, se levantó del asiento. 

“Espera, Marienne, lo siento, pero tengo un favor que pedirte.”

“¿Sí? ¿Qué tipo de favor?”

“Espera, no quiero que terceros oídos escuchen…”

Susurré consciente de que los vigilantes del príncipe heredero podrían estar escuchando en secreto desde algún lugar.

“Ya es hora de terminar con la investigación, necesito que vayas a la sala de conferencias y le digas lo siguiente al duque Eckart…”

Marienne comprendió mis intenciones de inmediato con ojos brillantes.

“… Puedes hacerlo, ¿verdad?”

“Sí, por supuesto. ¡Créeme, princesa!”

Con una promesa confiable, Marienne abandonó el palacio del príncipe heredero.

***

Estaba molesta con Callisto, ya que me había encarcelado, pero tenía hambre, y escapar con el estómago vacío no era una buena idea. Así que pedí algo para comer y me senté en el escritorio del príncipe heredero, derribando en el proceso todos aquellos documentos que estaban encima de la mesa, ya que no podía dañar a Callisto, al menos haría un poco de caos, aunque… Por supuesto, Cedric se hará cargo de este problema.

Al reconocer mi gran malestar, la jefa de limpieza me trajo rápidamente el libro que estaba leyendo en mi habitación.

“Princesa, ¿le gustaría leer un libro?”

Disfruté leyéndolo hasta ayer, pero ahora no puedo ni leer de lo nerviosa que me encuentro. ¿Marienne entregó bien mi mensaje al duque? Callisto interfirió para que no pudiéramos volver a vernos, así que tuve que montármelo de alguna forma para poder verlo y así esperar a que este me liberara.

“Princesa, Marianne acaba de traer el libro que le prestó la última vez.”

“¿En serio? Perfecto, dámelo y vete fuera.”

Cuando cerró la puerta abrí apresuradamente el libro y algo cayó de entre las páginas del libro. Una delgada ficha, una nota con un patrón y una joya desconocida.

“¿Un amuleto…?”

[El mago que maneja el barrier del palacio imperial será reemplazado a las 3 p.m. Luego agarra el amuleto y grita: ‘¡Biratio Eckart!’ ]

Bien, tras ver el contenido de la nota, Marienne contó bien mi historia y el duque hizo el movimiento que esperaba.

“¿Pero qué es Biratio?”

Murmuré insatisfecha, mirando la nota donde estaban escritas las palabras del hechizo.

El tiempo pasó según lo programado y finalmente el reloj del dormitorio marcó las 3 p.m., por lo que agarré mi chaqueta de punto con fuerza, tomé lo que necesitaba, e inmediatamente sostuve el amuleto en mi mano.

“¡Biratio Eckart!”

Cerré los ojos ante la cegadora luz y, antes de poder abrirlos, un grito llamó mi atención.

“¡Penélope!”

Abrí los ojos y vi que estaba en la oficina del duque, de hecho, estaba frente al duque.

“Padre.”

El duque me abrazó con fuerza, como si fuera incrédulo.

“¡Oh Dios mío! ¿Sabes lo sorprendido que estaba? ¡Te encerró! ¿Cómo se atrevió a detener a mi hija?”

Estaba muy avergonzada, nunca esperé una reunión tan violenta, ¿qué le dijo Marienne? ¡Yo nunca le dije que hablara sobre el confinamiento!

“¡Mañana retiraré mi apoyo al príncipe heredero y lo reemplazaré antes de la coronación…!”

Estaba en pleno ataque de paternidad, y un ataque muy alto, ya que para llegar a ese caso tan extremo.

“¡Padre, padre! ¡Cálmate!”

Me apresuré a disuadir al duque, el cual aún me abrazaba con fuerza.

“Estoy bien, me he podido ir del palacio.”

“¡¿Bien?! Te ha encerrado, ¡no puedes estar bien! ¿Te lastimó? Él no te golpeó, ¿verdad?”

Solo entonces pude enfrentar al duque y observé que se había deteriorado demasiado en unas pocas semanas.

“¡Tu cara…!”

“¿Mi cara…?”

“… ¡Has mejorado mucho!”

El duque debió estar avergonzado de sí mismo, por lo que bajó las manos y tosió con fuerza.

“Estoy bien, no sé preocupe, padre.”

“Todo esto es tan extraño. ¿Sabes lo sorprendido que estaba cuando me contactó lady Terossi?”

“Gracias por aceptar mi pedido, últimamente he tenido algunos problemas.”

“¿Es por la coronación? Tal vez él esta bajo mucha presión, ¿está asustado?”

Me puse a reír de forma descontrolada, ¿es broma?

“No es así, padre. No es por eso.”

“Entonces, ¿cómo puedes explicar lo que sucedió hoy? ¡Y! ¡¿Cómo puede un hombre que ha separado a un padre de su hija durante semanas ser un monarca benevolente?!”

El duque estaba reaccionando de forma muy violenta, no sabía como decirle que Callisto no fue el único obstáculo para no vernos, cuando maté a Yvonne imaginé que el juego de roles familiares ya había finalizado, por ende, no intenté volver a la mansión.

“Dime la verdad, ¿fuiste encarcelada en el palacio del príncipe sin poder ir a casa ni una sola vez?”

El duque me preguntó si el encarcelamiento era cierto, así que, como era cierto, le di la espalda.

“Padre, por eso te pedí lo inevitable… Tengo algo que quiero decirte.”

Logré desviar la atención del duque, quien dejó de hablar y me miró asombrado.

“Yo… Conocí a Yvonne.”

“¿Qué quieres decir?”

“No era Leila…”

Esos ojos azules crecían lentamente al son de mis palabras.

“Era la verdadera Yvonne, la niña que mis hermanos mayores perdieron cuando eran jóvenes, su hija. ¡La verdadera princesa Eckart!”

———- 

Booom, ¡ya se lo ha soltado! Jajajajaja, a ver como reacciona el duque. Cada vez tenemos más claro que Penny pretende irse, pero no nos hemos de preocupar, ama a Callisto, así que no lo va a abandonar.

Miri

———- 

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (4)

Pobrecito duque aunque fue indiferente al final actuó como padre y ahora es muy conmovedor su comportamiento

Responder

Sí!!! Tal cual, su problema residía en no saber gestionar las cosas.

Responder

Pobre duque ha estado esperando por su hija, ya le tiene un cariño verdadero y lo empezó a demostrar a su manera. Siento que callisto se volverá loco y espero una nueva declaración de amor.
Espero que Penélope no sea tan cruel.

Responder

Que huya con Callisto y a chingar el imperio 😌✨ Jajaja ya quisiera que fuera así.

Gracias por el capítulo💖✨

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: