Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR 99: Ella necesita más tiempo

“Su Majestad, creo que debí haber escuchado mal sus palabras…”.

“A menos que seas sordo, escuchaste correctamente. Te dije que quería aprender a hacer un postre”.

“…”.

Cuando Lucio repitió sus palabras con gran convicción, el Chef Real se asombró de que, de hecho, no había escuchado mal las palabras del Rer. “¡Dios mío, Su Majestad me pide que le enseñe a hacer un postre!”.

El Chef Real preguntó: “¿Quizás… los postres que hice para Su Majestad no fueron de su agrado?”.

“No. Ciertamente, sus habilidades merecen un reconocimiento. ¿No es por eso que continúas ocupando tu puesto?”.

“…” El Chef Real preguntó de nuevo después de recibir el salvaje cumplido, “Entonces ¿Porqué, de repente…?”.

“Es porque tengo a alguien para quien necesito hacerlo”.

“Oh, si es un regalo, puedo hacerlo para Su Majestad”.

“Por supuesto, lo que harías tendría un sabor más delicioso y se vería mejor”, asintió Lucio con calma.

“…”.

“Pero si eso sucede, el postre ya no sería especial. Tengo que hacerlo yo mismo… Entonces, creo que podré transmitir mi sinceridad en consecuencia”.

“¿…?”.

El Chef Real no podía entender de qué estaba hablando Lucio, pero después de un tiempo, dejó de intentar comprender, ya que no se atrevía a cuestionar más la voluntad del Rey. Él respondió con humildad: “Si ese es el caso, entonces le mostraré cómo, Su Majestad”.

Entonces comenzó el entrenamiento espartano de Lucio. El primer postre que intentó hacer Lucio, después de haber terminado sus asuntos políticos antes de lo habitual, fue un brownie. Al principio, empezó bastante bien, pero la forma del brownie se volvió poco a poco extraña. El Chef Real no pudo soportar permanecer en silencio a un lado, y le preguntó: “Su Majestad, ¿puedo ser de alguna ayuda?”.

“… Puedo hacerlo solo”.

Sin embargo, Lucio se vio obligado a pedirle ayuda al poco tiempo. Aún así, no era un estudiante completamente desesperado, ya que después de fallar en sus primeros tres intentos, hizo un brownie decentemente presentable en su cuarto intento. Después de dejar a un lado todos sus pensamientos que lo distraían y colocar el brownie con chocolate derretido en el horno, Lucio esperó a que el brownie se cocinara mientras su mente pasaba a pensar en Patrizia.

“…”.

Dijeron que ya era demasiado tarde una vez que hubo arrepentimiento. Lamentó no haber reconocido sus sentimientos por ella antes, pero ya era tarde para entonces. Así que la serie de acciones que estaba haciendo ahora, y todas las cosas que estaría haciendo en el futuro, probablemente serían inútiles y sin sentido. Sin embargo…

‘Sin embargo, si pudiera transmitir mi corazón a través de esto…’.

Entonces eso sería suficiente. Lucio estaba angustiado, su rostro se torció en un ceño fruncido y se mordió el labio. ‘¿Por qué no pude haber hecho esto por ella desde el principio? ¿Por qué no podría haberle expresado mi corazón antes? ¿Por qué soy tan tonto? Por que soy yo…’.

“Ah…”.

Fue solo cuando el olor a algo quemado salió del horno que Lucio recobró el sentido y se acercó. Había pensado que esta vez había logrado hacer un brownie digno de comer, pero este brownie también fue un fracaso. Con una mirada amarga en su rostro, se puso un trozo de brownie quemado en la boca. El dulce sabor del chocolate no se encontraba por ninguna parte, y solo quedaba un sabor carbonizado muy desagradable.

 

“Su Majestad, este es el plan para la celebración del cumpleaños que se llevará a cabo el próximo mes”.

La celebración del cumpleaños de Patrizia se acercaba el próximo mes. La situación irónica de que tenía que encargarse de su propio cumpleaños era bastante divertida, pero no se podía hacer nada al respecto. No era como si el Rey pudiera hacerse cargo de la planificación de la fiesta de cumpleaños de la Reina. Patrizia dejó escapar un suspiro y murmuró: “Esperaba pasar mi próximo cumpleaños en casa”.

“…” Nadie respondió a esa declaración. Patrizia mostró que tampoco esperaba obtener una respuesta, ya que tomó los documentos de Mirya casualmente y comenzó a leerlos. No había demasiados fondos en el Tesoro Real, pero el presupuesto estimado era demasiado lujoso. Patrizia informó a Mirya con otro suspiro: “Necesitamos recortar un poco nuestro presupuesto. Doy mi permiso como organizador de la celebración”.

“Pero, Su Majestad. Entonces la dignidad de Su Majestad…”.

“Asegúrate de hacerlo así. Mi dignidad ya ha aumentado con la ejecución de Rosemond”.

Después de mencionar el nombre tabú, Patrizia se apoyó en el respaldo de la silla, con una expresión cansada en su rostro. Pensó que debería tomar un breve descanso, pero una vez más estaba sentada frente al escritorio mientras volvía a tratar de terminar con todo el trabajo de los asuntos del Palacio Interior.

Patrizia finalmente cerró los ojos y trató de descansar un poco, pero alguien llamó a la puerta.

“¿Qué es?” Preguntó Mirya.

“Su Majestad el Rey ha llegado”. Una de las cejas de Patrizia se arqueó ante la mención del visitante indeseado. Se puso de pie y le susurró algo a Mirya; Mirya asintió con una expresión nerviosa mientras caminaba hacia la puerta. Cuando Mirya abrió la puerta, Lucio estaba de pie frente a la puerta. Mirya saludó cortésmente: “Saludos al Gran Sol del Reino Marvinus”.

“¿Está la Reina dentro?”.

“Está adentro, pero… se quedó dormida para tomar una siesta”.

“¿Se siente mal o algo así?”.

Mirya se sorprendió por el interés intempestivo, pero respondió con naturalidad. “No, ese no es el caso… Su Majestad parece un poco cansada”.

“Oh querida. Tendré que enviar al médico real”.

“No es lo suficientemente grave como para tener que hacer eso”.

“…”.

Dado que la conversación formal había terminado, era hora de centrarse en el propósito de su visita. Lucio vaciló y abrió la boca. “Es decir…”.

“Por favor, continúe, Su Majestad”.

“Tengo algo que regalarle a la Reina”.

Ante eso, la mirada de Mirya se volvió hacia las manos de Lucio. Algo estaba atado con una cinta en una caja de papel. Ella le preguntó. “¿Es lo que estás sosteniendo?”.

“… En efecto”.

“Se lo pasaré a Su Majestad”.

“Ah…”.

A pesar de que parecía avergonzado, le dio la vuelta a la caja sin decir nada más. Al ver que había algo caliente dentro de la caja, parecía ser algo para consumir. Mirya sonrió gentilmente e impartió algunas palabras para tranquilizar a Lucio. “Por favor, no se preocupe, Su Majestad. Definitivamente se lo haré saber a la Reina”.

“Por favor, hazlo”. Su expresión al decirlo parecía algo nerviosa, y Mirya no pudo evitar sentir que era bastante refrescante para variar. Esta era la primera vez que veía una expresión así en su rostro. Mirya se inclinó graciosamente ante él y se despidió de él, luego cerró la puerta.

“¿Quién fue?” Patrizia sabía que el visitante había sido Lucio. Como no había estado durmiendo, era un hecho que sabía, siempre que sus orejas estuvieran intactas. Dormir una siesta era pura mentira para evitar reunirse con él. Mirya respondió a la pregunta de Patrizia mientras colocaba la caja sobre la mesa. “Su Majestad el Rey vino él mismo para entregar esto”.

“…”.

La expresión de Patrizia era extraña. Mirya no se perdió esto cuando sonrió y preguntó: “¿Qué debo hacer?”.

“… Tirarlo a la basura”.

Sin embargo, por primera vez, Mirya no cumplió con las órdenes de Patrizia. Desenvolvió la cinta morada que estaba atada alrededor de la caja de papel y comprobó lo que había dentro. El dulce olor se extendió por la habitación en un instante. Mirya lanzó un grito de emoción como si estuviera sorprendida. “¡Es un brownie!”.

“No tenía nada más que traer excepto eso…”.

“Creo que podría haberlo hecho él mismo. Oh, Dios mío, aquí también hay una tarjeta”.

“… Dije que lo tires”.

“¿Cómo puedo hacer eso? Es la primera vez que escucho al Sol del Reino hornear algo por su cuenta”.

Mirya parecía estar más emocionada que la receptora del regalo, y Patrizia arrugó los ojos con gracia al verlo.

“Si te gusta tanto, entonces deberías comerlo”.

“¡Si hiciera eso, podría ser arrestada y encarcelada por falta de respeto, Su Majestad! ¿Cómo me atrevo a comer algo que Su Majestad ha preparado él mismo?”. Mirya negó con la cabeza como si la misma idea fuera ridícula y sirvió los humeantes brownies en un plato blanco puro. Patrizia se subió a la cama y le dio la espalda a Mirya, como si ya no estuviera preocupada por eso.

Sin embargo, oscurecer su línea de visión no obstruyó su sentido del olfato, y el fuerte olor a chocolate del brownie se transmitió a las fosas nasales de Patrizia. Patrizia dejó escapar un gemido de frustración. “¿No recibió ninguna ayuda y, sin embargo, lo hizo tan delicioso?”.

“Su Majestad, ¿le gustaría probar una pieza?” Mirya siguió preguntándole a Patrizia sin tacto.

Patrizia finalmente suspiró y pronunció con firmeza su respuesta: “Te dije que lo tiraras”.

“Pero, ¿y si te castigan por atreverte a insultar al Rey? Si Su Majestad se asegura de salvarme en esa situación, cumpliré con su orden”.

“…”.

Patrizia le dijo a Mirya con voz cansada: “Entonces puedes comértelo. También puedes dárselo a Rafaella”.

“¿Estás segura de que no lo intentarás en absoluto?”. Cuando Mirya hizo esta pregunta, mordió un pequeño trozo de brownie y lo mordisqueó. De hecho, no había esperado mucho en cuanto al sabor, pero estaba inesperadamente delicioso.

La voz de Mirya mostró que estaba bastante sorprendida, “No sabía que Su Majestad también era hábil para hornear”.

“…”.

“Su Majestad lo hizo bastante bien. No creo que haya recibido la ayuda del Chef Real, y parece que se esforzó un poco”.

“Esto es lo que quiero decir. ¿No es obvio para los ojos que todo esto es parte de su elaborado plan?”. Patrizia preguntó cínicamente.

Mirya sonrió alegremente ante su pregunta y respondió: “Por eso, por favor, debería mirar con más cariño al Rey, Su Majestad”.

“…”.

La conversación terminó ahí. Mirya se comió otro trozo de brownie y luego le preguntó a Patrizia. “¿Realmente no va a probar el brownie, Su Majestad? Es bastante delicioso”.

Patrizia era conocida por estar absolutamente obsesionada con los postres, y entre ellos, los brownies eran sus favoritos. Patrizia intentó decir algo, pero abandonó esos pensamientos. En cambio, dejó solo las palabras. “… Déjalo ahí y vete”.

“Si su Majestad”. Mirya sonrió y dejó la caja atrás antes de salir de la habitación en silencio. Mirya sabía bien que Patrizia aún necesitaba tiempo. De todos modos, lo importante era ir en la dirección de que ella se volviera más feliz. Si el Rey realmente tenía la confianza para preocuparse por la Reina, Mirya quería confiar en él una vez más. No sería bueno que la Reina pasara esta larga, larga vida libre pero sola.

“… Qué inútil”.

“¿Quién le pidió que hiciera algo como esto?”. Patrizia se levantó de la cama. El vestido blanco que llevaba se arrastró por el suelo mientras se movía. Patrizia miró la caja de brownies sobre la mesa. Parecía haberse enfriado y derretido un poco, pero aún parecía sabroso. Ella suspiró brevemente, luego rompió un trozo de brownie.

El mousse de chocolate fluyó hacia abajo. Mientras se llevaba el trozo de brownie a la boca y lamía suavemente las migajas que se le habían pegado al dedo, el aroma y el sabor del chocolate llenaron su boca y permanecieron agradablemente. Estaba delicioso. Patrizia se vio obligada a dejar escapar otro suspiro en silencio.

“Es inútilmente sabroso”.

Tomó asiento y levantó un tenedor para comer en serio. ¿Realmente hizo todo esto solo? Si es así, ¿en qué había estado pensando durante todo el proceso? Preguntándose en qué habría pensado, Patrizia pulió todos los brownies que le había hecho.

 

Mientras tanto, Lucio había regresado al Palacio Central y estaba únicamente concentrado en esperar la reacción de Patrizia. Había esperado todo tipo de reacciones, pero la que más no quería escuchar era que ella ni siquiera lo abrió y lo tiró. Por supuesto, si pensaba en sus acciones, no tenía nada que decir si ella optaba por hacer eso… Aún así, la mente humana no tenía rival en codicia y deseo, así que cuando ganaba una cosa, quería dos, y cuando ganaba dos, !entonces querría tres!.

“Su Majestad”.

En ese momento, alguien abrió la puerta y entró. Era la criada principal de la Reina.

Preguntó Lucio con el corazón palpitante. “¿Qué es?”.

“Su Majestad, la Reina…”.

Lucio tragó sin darse cuenta.

“Me dijeron que le diera la noticia de que se había comido todos los brownies que Su Majestad hizo”.

“… ¿De Verdad?”.

“Si su Majestad”. La criada principal estaba hablando con calma, pero también parecía un poco emocionada. Lucio no pudo ocultar su alegría y una sonrisa llenó su rostro.

“Ah… eso es un alivio”.

La criada en jefe de la Reina ni siquiera se molestó en decir las palabras adicionales inútiles, “Al principio me dijo que lo tirara…”. Dejó sus palabras y se fue discretamente.

Lucio se quedó solo para pasear tranquilamente por la habitación de una manera inusual, con una expresión de puro placer borracho. En realidad, era un comportamiento común que mostraba cuando algo lo hacía feliz. Continuó vagando por la habitación durante mucho tiempo y luego decidió dar un paseo para calmar su corazón y su mente.

 

AnteriorNovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: