Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 3 LEDOM

A través de la ventana del carruaje, vi acercarse el gigantesco castillo blanco. Ese castillo sería mi tumba. Moriría allí.

Mordí mi uña. Me sentí increíblemente ansiosa. Miré a Orlean. Me dijeron que era mi sirvienta, pero de hecho, era mi carcelera. Orlean era leal a la Señorita Lisbeth, por lo que se tomó este trabajo muy en serio. De hecho, se ofreció como voluntaria para acompañarme en este viaje.

Ella vio mi mirada y se burló, “Lo que trataste de hacer anoche estaba por debajo de tu condición de hija adoptiva de la gran familia Bonafit”.

Me sonrió triunfalmente. Eso era cierto. Ella ganó anoche al lograr arrastrarme a este lugar.

“…”

La miré. Ella continuó burlándose de mí.

“… Supongo que no puedes evitarlo ya que eres una chica de baja cuna, pero ¿no puedes al menos tratar de ocultarlo? Esa sería la mejor manera de recompensar al Duque Aeal por su amabilidad. Si continúas actuando de esta manera, deshonrarás su apellido. Simplemente no lo entiendo. Los otros tutores me dijeron que aprendiste muy rápido, pero aquí estás. Supongo que no puedes evitarlo”. Orlean se rió.

Duque Aeal era el jefe de la familia Bonafit. Estaban formados por el Duque Aeal, su esposa y su amada hija Lisbeth.

Hasta hace poco eran mis salvadores, pero ahora los odiaba con todo mi corazón.

Apreté mi vestido de seda azul y temblé.

Orlean miró mis manos con desaprobación. Probablemente estaba preocupada por mi vestido. Tan pronto como me dí cuenta, utilicé mis uñas para raspar la frágil tela.

“¡Tú!”

Seguí destruyendo el vestido. Rompí el encaje blanco en hilos.

“Oh mi…!” Orlean gritó. Cogió un trozo de encaje blanco que cayó al suelo. “¿No te das cuenta de lo caro que es este vestido? El duque estaba siendo tan generoso, ¡pero aquí estás siendo ingrata…!”

Sin embargo, no pudo terminar su declaración.

¡Plaf!

Solo estábamos nosotras dos en el carruaje.

Y la abofeteé tan fuerte como pude.

“…”

“…”

Le dí una bofetada tan fuerte que me caí de espaldas. El asiento estaba muy acolchado, por lo que no me lastimé. Orlean me miró conmocionada. Ella no pareció darse cuenta de lo que había sucedido. Sacudí mi mano izquierda (soy zurda) y le dije.

“Eres una descarada”.

“¿Qu… Qué?”

“Les estás ayudando a venderme en lugar de a tu preciosa Lisbeth. ¿Quieres que les esté agradecida? ¿Me estás tomando el pelo?”

Estaba tan furiosa. Nunca había estado tan enojada en mi vida.

Tenía todo el derecho a estarlo. ¡Mi vida de 20 años había terminado!

“¡Me engañaron para convertirme en la concubina de un sádico de 70 años en lugar de su preciosa dama! Como pudiste hacer eso? ¡¿Entonces, ahora te preocupa que pueda arruinar este ridículo vestido?!”

“¿…?”

Orlean todavía parecía sorprendida. Entonces, de repente, encontró su voz.

Se puso de pie y me gritó: “¡Qué niña tan ingrata! ¡Te trataron tan amablemente! ¡Te están dando el honor de convertirte en la concubina del Gran Emperador de Cransia! ¡¿No te das cuenta del honor que eso significa?!”

“Si es un gran honor, ¿por qué no dejan que su hija Lisbeth se case con él?”

Orlean se quedó sin habla.

Tartamudeó: “… La Se.. ¡Nuestra Señorita Lisbeth solo tiene catorce años recién cumplidos! Todavía es demasiado joven…”

“Pero me dijiste que las chicas se casan todo el tiempo a partir de los doce años aquí. Ya debe haberle llegado su primer menstruación. También dijeron que habían pospuesto este matrimonio el mayor tiempo posible, pero que ya no podían. ¡Tenía que ser este año!”

“¡E… eso es…! Lo que sea. Es un gran honor, especialmente para alguien como tú, una chica de baja cuna. ¿Por qué no te das cuenta de esto? ¡Deberías estar agradecida con el Duque y su familia! ¡Es tu deber!”

Esto era ridículo. Me burlé de ella.

Era muy buena haciendo una expresión burlona. Incluso mis padres y mi hermana me lo dijeron antes. Solían estar impresionados por lo molesta que podía ser mi expresión facial.

Al principio, hice todo lo posible por mostrar mi gratitud al Duque y su familia. Durante el año pasado, aprendí su idioma y cultura. Traté de mostrarles la mejor versión de mí.

Orlean nunca me había visto actuar de esta manera. Ella se sorprendió por mi comportamiento grosero. La conmoción se convirtió rápidamente en ira. Bueno. Eso era exactamente lo que quería.

Me sentí un poco mejor. La situación seguía siendo sombría, pero necesitaba una forma de aliviar mi frustración. Esta era la única manera en que podía pensar.

Me burlé de ella. “¿Agradecida? ¡Deberías cerrar la boca!”

“¿Qu…, qué dijiste?”

Todavía no podía hablar el nuevo idioma a la perfección. Mezclé mi antiguo idioma en mi indignación.

“¡Me estás vendiendo como un caballo!”

Recordé la clase de historia de cómo se enviaron mujeres para apaciguar al rey. Algunas terminaron con el poder después del matrimonio, pero eso era raro. Incluso en los viejos tiempos, las mujeres intentaban evitar ser enviadas.

Tomé una respiración profunda. Esto realmente me estaba sucediendo. Hace aproximadamente medio año, el Duque me hizo firmar un documento de adopción. Estaba emocionada y agradecida de formar parte oficialmente de la familia. Lo firmé sin dudarlo. Si pudiera retroceder en el tiempo, le arrojaría el bolígrafo a la cara y me patearía por ser tan estúpida.

Sin embargo, eso no fue posible.

Iba de camino a la isla Rombrook de Cransia. El papel que firmé hace seis meses le dio al Duque el poder de propiedad sobre mí. No me había dado cuenta en ese momento, obviamente.

Hace una semana, me pidieron que fuera a un lugar y le diera la bienvenida a un invitado importante en lugar de a Lisbeth. Ellos sonrieron mientras me subían al carruaje. Cuando recordé sus caras sonrientes, sentí ganas de vomitar.

Cuando me vieron marcharme, sus expresiones cambiaron. Me miraron con extrañeza.

Ahora entiendo lo que sintieron. Un poco de simpatía. Un grano de culpa. Mucho alivio.

Tenía ganas de vomitar.

Había estado en este carruaje lleno de baches durante toda la semana. Físicamente sentí náuseas. No quería retenerlo más.

Me atraganté.

Orlean comenzó a asustarse. Llamó desesperadamente a la pared del carruaje. Ella gritó.

“¡Detengánse! ¡Alto! ¡Detén el carruaje! La dama…! ¡Oh mí! Si vomita el vestido, ¡se arruinará! ¡Es seda, así que ni siquiera podemos lavarla…!”

Gracias por hacérmelo saber, Orlean.

Le sonreí lentamente. Luego puse mi dedo profundamente en mi garganta. No tomó mucho.

Vomité sobre mi vestido azul.

“¡Gyaaaaa!”

* * *

Un lujoso vestido blanco envolvió mi cuerpo. Se sentía como estar atrapado en una cárcel blanda.

Miré la puerta con desesperación.

Una voz desagradable me dijo desde atrás: “No puedes actuar como ayer”.

Fue Orlean. Odiaba su voz.

Continuó susurrando: “Si te comportas como ayer, serás la primera en ser ejecutada. No quieres morir, ¿verdad?”

La familia Bonafit también estaría en problemas. Oficialmente, yo era Sa Bina Bonafit. Mi crimen sería el crimen de mi familia. Mi logro se acreditaría a la familia.

Me encantaría dañar a la familia, pero obviamente tampoco quería morir.

Podría vomitar sobre el Emperador en nuestra noche de bodas. Sería fácil.

Sin embargo, no quería morir. ¡No había vivido todavía! Había estado estudiando durante los últimos 12 años más el último año en este mundo extraño. No fue justo.

Orlean debe haber aprendido la lección. Ella ya no me molestaba. Se sentó en silencio detrás de mí.

El propagandista que estaba frente a mí miró su reloj de oro. Debe haber sido el momento. Se guardó el reloj en el bolsillo y desenrolló el pergamino.

Anunció en voz alta: —¡La primera hija adoptiva del Duque Aeal y la decimoquinta concubina del Emperador! ¡Sa Bina Des Bonafit! “

Se abrió la puerta blanca gigante.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: