Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 04 CAPMEP

Me convertí en Jean Valjean para ti (1)

“Así es, tienes mucho interés en Black Rose de la capital”.

El Barón Paradis conocía muchos asuntos relacionados con el imperio y era el tipo de persona a la que le gustaba hacer alarde de este conocimiento suyo.

Y aunque disfruté escuchándolo hablar sobre esto y aquello, específicamente quería saber más sobre la familia Domulit.

Porque de ahí es de donde era el villano principal.

“Una flor que florece bajo tierra desprenderá un aroma que solo gustará a las personas que viven bajo tierra. Hace algún tiempo, alguien informó que una caja a subastar contendría una tiara que el emperador había perdido previamente”.

“¿Pensé que las subastas solo podían ser organizadas por miembros de la familia imperial?”.

“Por supuesto. Esa ley nunca ha cambiado, pero eso no impide que las flores subterráneas realicen sus propias subastas y mercados”.

Una flor que floreció bajo tierra, una rosa negra. El mercado negro. Este era el símbolo de la familia Domulit. En realidad, esas historias ilegales del mercado negro eran típicas de las acciones de un villano, así que no me sorprendió. Un verdadero villano en verdad.

Sabía de la tiara del emperador. En la novela, eso es lo que descubre la protagonista femenina en la habitación del villano después de que sale de prisión.

Entonces, el villano, Chaser Rube Domulit, va a prisión por un tiempo bajo el delito de robar la tiara, y luego, después de que la protagonista femenina es encarcelada, nuevamente, pero bajo cargos falsos esta vez, tienen un reencuentro en Kambrakam. 

“La familia Imperial ha realizado un registro en todo el Imperio, pero aún no han encontrado rastros de la tiara, ni tienen pruebas para condenar al ladrón. Aunque tienen fuertes sospechas contra la familia Domulit”.

“Ya veo”.

Bueno, dado que es el villano principal de la novela, debe ser extraordinario, lo suficiente como para escapar de las garras de la familia Imperial.

Mhm interesante. ¿No fue así? A pesar de estar en prisión, este Barón sabía mucho sobre lo que sucedía afuera. Sintiendo mi mirada, el Barón me sonrió alegremente.

“Pero Iana, ¿has oído que el tesoro más preciado de la familia Domulit está escondido muy profundamente? No estoy exactamente seguro, pero hay rumores de que en realidad esconden a una hija. Sé que es solo una especulación, pero ¿no es tan emocionante?”.

“Ah, he oído hablar de ese rumor”.

“Es un rumor muy extendido en toda la alta sociedad, después de todo”.

El villano Chaser Domulit tenía una hermana menor. Pero aparte de eso, no había otra información en la novela sobre ella, ni siquiera un nombre, excepto que tuvo una muerte prematura.

Supongo que la hermana iba a mostrar algo como, ‘¿incluso el villano tiene algo o alguien a quien aprecia?’ Así que rápidamente perdí el interés en esta misteriosa hermana en ese momento.

“De todos modos, ¿escuché que el evento de ‘aventura’ del que me hablaste fue muy divertido?”.

“Ah, por supuesto”.

Ricdorian era una belleza fascinante. Me vino a la mente la imagen de su rostro lloroso y me encogí de hombros.

“Espere. Eso es correcto, Paladis. ¿Conoce alguna manera de reunirme con el director de prisiones?”.

“¿Oficial jefe? Hmm. Escuché que su oficina podría estar en la parte superior del lado oeste del edificio”.

Asentí con la cabeza, pensando en el Ricdorian fuertemente atado y encadenado. Muy bien, tengamos en cuenta esa ubicación.

Pronto pasamos a otro tema.

Paladis fue un gran narrador de historias. Cada vez que notaba que perdía el interés en lo que estaba hablando, rápidamente nos trasladaba a otro tema de una manera muy natural. Por lo tanto, a menudo salía de nuestras conversaciones pensando que tuve una conversación increíble con él. Qué estafador.

“Paladis, eres uno de los estafadores más hábiles que he visto”.

“Ese es el mayor elogio que he escuchado en mi vida”.

Rebusqué en mi bolsillo y saqué un recipiente cuadrado cuidadosamente envuelto y se lo entregué. Dentro de la caja había un puro de primera clase.

Aunque el Barón siguió negándose, puse firmemente el paquete en sus manos.

“Debería darte esto al menos por la información que me has dado. Y hago esto porque quiero. ¿No eres un amante del tabaco?”.

“Pero Iana, los estafadores no aceptan propinas”.

“Hmph, entonces deberías aceptar más para que no sea solo una propina”.

Sonreí.

“Porque si no aceptas nada después de darme información, sabré que en realidad me estabas engañando”.

Ante mi comentario, Paladis mantuvo una expresión en blanco en su rostro por un par de momentos antes de reírse a carcajadas conmigo. Diciendo que no podía ganarme, extendió la mano, aceptó la caja y la metió en su ropa mientras los guardias no miraban.

***

 Creeaak.

La pesada puerta se abrió y pude oler el familiar olor húmedo de la celda de la prisión.

No ha cambiado nada desde la última vez.

Habían pasado tres días desde la última vez que estuve en la celda de Ricdorian. Si lo hubiera visitado todos los días, los oficiales de la prisión pronto rechazarían mis visitas, incluso si yo fuera la “superestrella”. Así que esperé unos días más antes de visitarlo por segunda vez.

Como la primera vez, le di a Hans un cigarrillo antes de abrir la puerta. Con una lámpara en la mano, entré con cuidado en la celda de la prisión.

<“¿Estaría dormido, como hace un par de días?”.>

Levanté la lámpara mientras me acercaba a la pared y luego me detuve.

¡Ah! Supongo que no. Cuando encontré los ojos con la feroz mirada de Ricdorian, supe qué lado de él estaba despierto.

****

AtrásNovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: