Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 207 ꧁☬ LMEEÚFPLV ☬꧂

La noticia del segundo hijo había terminado.
“… Derrick, ¿él es…?”
“… Él tampoco volvió ayer a casa.”
El mayordomo dudó en revelar la verdad debido a la pesada voz de su dueño.
“El informe dice que está en un pueblo cerca de la capital”.
“¿Por qué allí?”
“En el informe se indicaba que él fue testigo de lady Penélope…”
“¡Maldito bastardo!”
¡Gwang!
Tan pronto como terminaron las palabras del mayordomo, el rostro del duque se distorsionó y golpeó violentamente el escritorio.
“Hay una montaña de trabajo, ¡pero él todavía está en medio de eso!”
Prefería elegir a Rennald, que estaba bebiendo o jugando. La casa del joven duque de Eckart, que nunca había perdido la frialdad y la razón, había cambiado extrañamente en algún momento. Los ojos deslumbrantes se volvieron cada vez más pintorescos, y desde la desaparición de Penélope, él también había cambiado por completo y se estaba dejando llevar por la locura. Que rabia le daba no poder controlar al tipo que tuvo que salir a buscarla durante un día, tirando así todo el trabajo que tenía que hacer.
“Uhhh…”
El duque exhaló un profundo suspiro, con la cabeza palpitante ante las constantes noticias sobre Derrick, desde que Penélope dejó la mansión, la casa se encuentra hecha un desastre.
“… ¿Qué está haciendo esa niña?”
En pocos minutos parecía que el duque había envejecido diez años de golpe.
“Ella todavía está en un estado desolado, pero creo que está profundamente angustiada porque la sirvienta que recién le asignaste no la supo cuidar adecuadamente.”
Al estar en la posición más ambigua de la mansión, el mayordomo omitió vagamente el tema.
“Uhhh…”
El duque dejó escapar otro profundo suspiro. Yvonne, la cual tenía un hematoma en el estómago con marcas negras y azules, ha estado enferma durante varios días sin comer adecuadamente. La jefa de limpieza, la cual informó de que entre ambas la golpearon, pero otra testigo que estaba allí, Emily, afirmó ser la culpable aunque al día siguiente está desapareció de la prisión por arte de magia.
Contra todo deseo, el caso fue enterrado porque todos los sospechosos habían desaparecido y solamente quedaron los rumores de que ella era una “dama falsa” que se escapó de casa después de golpear a una verdadera dama. Para rematar la información de esa niña, el mayordomo le informó de que se pasaba el día llorando y diciendo que extrañaba al duque, aunque a pesar de eso, ya se encuentra mucho mejor y come en condiciones.
“Tengo que ir.”
El duque se levantó de su asiento con un gemido, haciendo que el mayordomo lo mirara asombrado.
“¿Lo dices en serio?”
“No puedo pedirle a una niña enferma que venga”.
El duque nunca había visitado esa habitación desde que Yvonne regresó a la mansión. No es que no quisiera, pero últimamente se había prestado toda la atención a la reciente serie de incidentes de Penélope, y ella fue completamente ignorada. La cara a medias de Yvonne, que había estado llorando durante mucho tiempo, le pesaba mucho en el pecho.
Poco después de las instrucciones del mayordomo, el duque llegó a la habitación de Yvonne, que había instalado en el primer piso de la mansión, el espacio arreglado para invitados.
Cuando ella se dio cuenta de que no la iban a dejar quedarse en su habitación, su suave voz tocó sus oídos.
-Yo… ¿Puedo echar un vistazo a mi habitación? Todavía me pregunto si sigue igual…
El duque rechazó de inmediato la solicitud de Yvonne de ir al tercer piso, ya que le preocupaba que pudiera toparse con Penélope en el segundo piso. Ha pasado mucho tiempo desde que Yvonne llegó a la mansión, pero cuando confirma que Yvonne todavía se queda en la habitación de invitados, se sintió pesado de nuevo.
Toc toc.
“¿Quién es?”
“Soy yo.”
“Oh, padre… No, ¿duque?”
Después de llamar, escuchó una voz asustada desde el interior.
“¿Puedo pasar?”
“¡Sí, sí! ¡Um, espera un minuto!”
Krit.
La puerta se abrió con un sonido apresurado.
“¡Puede venir, duque! Por favor… Entre.”
Yvonne, que estaba avergonzada, llevó al duque a la habitación, siempre con el mayordomo siguiéndoles el paso.
“… ¿Te sientes mejor?”
Le preguntó el duque sentado en la mesa frente a la ventana.
“Sí, por supuesto. Bueno… Estoy mejor.”
Yvonne respondió con una sonrisa brillante. El duque desde el principio ha estado recibiendo informes de forma regular de que ella estaba lo suficientemente enferma, de que se quedaba en su habitación comiendo sola, pero mirándola fijamente, el duque pudo confirmar que su rostro se veía saludable sin una sola sombra.
“Me alegro.”
El duque se sintió aliviado de su ansiedad. Luego hubo un incómodo silencio entre los dos, pero afortunadamente, Yvonne, que había dudado, se animó y dirigió la conversación.
“Bueno… ¿Quieres… un refresco?”
“Sí, vamos a tenerlo. Mayordomo.”
A la llamada en voz baja del duque, el mayordomo que estaba alrededor salió inmediatamente de la habitación, y al segundo volvió con té caliente y algunos postres, los cuales fueron puestos delicadamente en la mesa.
“Por favor llámame si necesitas más.”
El mayordomo, que preparaba los refrescos, evitó con sensatez la ocasión de escuchar la conversación entre padre e hija. Tan pronto como salió el mayordomo, Yvonne miró al duque con los ojos.
“… No te esperaba, estoy tan contenta de que hayas venido, duque.”
El duque sintió un ligero remordimiento por su reacción, él era consciente de que ella estaba enferma, pero no la había buscado, pero, tras la ceremonia de mayoría de edad de Penélope, se distanció extrañamente de Yvonne. También fue por la culpa que sentía hacia Penélope, ya que por lo que había pasado se autoculpaba de ser un mal padre. Todavía no sabía cómo tratar a sus hijas pequeñas, además, Penélope e Yvonne eran tan diferentes, que solo decían lo que necesitaba cada vez y se iban.
“¿Puedo servirle un poco de té?”
Yvonne ni siquiera escuchó la respuesta y sirvió un poco de té en la taza, ese debería ser el trabajo de sirvienta, pero como ahora no tenía sirvienta.
“… Bien.”
El duque tosió en vano ante la voz suave de Yvonne y dudó en abrir los labios.
“… ¿Hay algún inconveniente durante su estadía aquí?”
“¿Inconvenientes? Nada en absoluto. Oh, en cambio, a menudo me preocupa que me estén tratando demasiado.”
“No puedo creer que sea demasiado. No digas eso, Es lo que mereces disfrutar.”
Yvonne miró al duque con una mirada profundamente conmovedora, respondió con lágrimas en los ojos.
“Gracias por decir eso.”
“… Yvonne.”
“¿Si?”
El duque vaciló un momento y luego habló con cautela.
“No culpes demasiado a Penélope.”
“Ah…”
“Es culpa mía que ella sea así. No te preguntaré en detalle sobre lo que pasó entre ustedes dos, aún así, ella no es una niña de mal genio, así que por favor compréndela un poco.”
Aunque sabe que Penélope no lo habría hecho sin razón, Yvonne fue víctima del asalto y por ello el duque no podía mirar a Yvonne y bajó los ojos hacia la taza de té. Por eso, no puede ver la extraña expresión que se manifestó en el rostro de Yvonne.
“… Duque, estoy bien.”
Poco después, Yvonne continuó con voz acuosa.
“Debería haber tenido más cuidado de que Penélope no me notara… Lo siento.”
“No, no es algo por lo que debas disculparte.”
“No, todo es culpa mía. ¿Has… encontrado a Penélope ya?”
Las lágrimas rápidamente llenaron sus ojos en un instante.
“Estoy tan preocupada de que suceda algo, que solo puedo desear que vuelva pronto…”
“No te preocupes demasiado, ella se cuida bien a sí misma.”
Esas palabras congelaron los ojos azules de Yvonne y esta vez el duque lo vio.
Los ojos se le llenaron de lágrimas y el rostro se mostró inexpresivo como el de una muñeca. En ese momento unos escalofríos atravesaron la nuca del duque, pero, afortunadamente Yvonne rompió rápidamente su expresión y sonrió suavemente.
“Así es, Penélope es una niña inteligente…”
“Eso es…”
El duque trató de ocultar sus sentimientos y cambió de tema.
“Has estado en tu habitación todo el día, ¿verdad? Dime si quieres algo.”
Hizo una pausa por un momento y continuó.
“¿Qué deseas?”
Quizás fue inesperado, los hinchados ojos azules de Yvonne estaban muy abiertos.
“Eh… Ya es suficiente, está bien, gracias por tu preocupación.”
“¿No es incómodo que la jefa también se enfermó y se despidió para que nadie te atienda? Es difícil salir porque no te sientes bien… No te sientas presionada y dímelo… O dile al mayordomo. “
“¡No! Tengo a Leah. Uh, Leah es mi sirvienta desde hace un tiempo.”
Yvonne negó con la cabeza y saludó.
“Esa niña…”
El rostro del Duque se ensombreció. Ahora que lo había oído hace un tiempo, era natural que Yvonne no lo supiera.
“… Escuché del mayordomo que la criada parecía haberse escapado de la mansión por la noche.”
“¡¿Fugitiva?!”
Como era de esperar, Yvonne se sorprendió por la inesperada noticia.
“¿Por, por qué? Uh, pensé… era extraño que no pudiera verla desde ayer. ¿Fue porque odiaba ser mi doncella?”
“De ninguna manera, no es tu culpa, así que no tengas el corazón roto.”
La voz sobresaltada se calmó rápidamente, el duque le brindó un incómodo consuelo.
“Estoy buscando una chica decente, y pronto te asignaré una nueva sirvienta.”
“Gracias…”
Dijo Yvonne con cara muerta.
“Pero… espero que Leah esté feliz con Paul allí.” (Miri: ¡Te delataste perr*!)
“Estoy seguro de que se llevarán lo suficientemente bien como para tirar su indemnización por despido y huir a toda prisa.”
Fue el momento en que el Duque respondió con una voz sonriente y un corazón tierno, pero una sensación de incomodidad brilló. Por cierto… ¿Le dije que se escapó con un mozo de cuadra? El duque se detuvo para mirar a Yvonne. Ella le seguía mirando con esos ojos claros.
“¿Qué pasa?”
No existía nada parecido a la falsedad o la simulación en los ojos azules.
‘Probablemente es algo de lo que ya ha oído hablar.’ (Miri: Tonto perdido… Hace 10 segundos estaba súper sorprendida y ahora ya lo sabe… No hace falta ser un genio…)
Pensó que sus nervios estaban agudos por culpa de Derrick. El duque intentó desviar su atención con un ligero despertar.
“No, nada. El té se está enfriando, vamos, vamos a beberlo…” Mientras se apresuraba a ofrecerse a beber el té para calmar la incomodidad, dejó de hablar en un momento.
En la taza del té de Yvonne no había nada reflejado.
——————————————————–
Miri: Pues voy a confesar que en este capítulo me ha subido la bilis, muy fuertemente. Me da que Yvonne está empezando a liquidar a la gente… Y el duque se lleva el premio al más tonto, ojalá y ahora recuerde las palabras de Penny.
Nefe: Como pueden ver la disciplina cof cof, entrenamiento ya empezó a funcionar y hoy hay caps desde temprano

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (14)

Estuve todo el capitulo diciendo: Mire la taza duque MIRE LA TAZAAA
Esa mujer tiene los días contados D:<
Muchas gracias ❤️

Responder

Yo también jaja
Me iba a dar algo si no miraba la taza.

Responder

Bieeeennn miró la tazaaaa
¡Vamos! Paso a pasito.
¡Gracias por la traducción!

Responder

💗

Responder

Muchas gracias !!! 😍😍

Responder

Opino igual que la amiga: Yvonne ya empezó a liquidar gente. Ahora no estoy realmente feliz xq el duque vió la taza, al contrario, estoy preocupada xq muy posiblemente le laven el cerebro.
AAAAAAHh es un claro ejemplo de padre inexperto q horror!!!!! pobrecito

Responder

Rayos esa Ivonne ya se está merendando a la servidumbre 😯, gracias por compartir con nosotros 😃 este capítulo

Responder

Oh! Finalmente, espero no muera

Responder

Necesito que el duque recuerde que penny que le dijo que mirara el reflejo del las bebidas cuando estuviera con yvone

Responder

Ah~ demonios.. esa perra no se detendrá tss…. Maldición apurate Penelope, me alegro que el Duque no fue tan imbécil recirod las palabras claves de Penelipe, es hora de la caída de los malditos de Leia o como se llame esa gente maldita :u uhg, Vunter espero que no te pase nada, maldición espero que no le pase nada tch

Responder

Jajaj parece que hubo nuevamente otros malditos errores del auto corrector

Responder

No es que el duque sea tonto, es que quiere creer en ella. Desvio suave y naturalmente el tema cuando vio que algo no cuadraba en la expresion de Yvonne y se guardo sus conjeturas al notar que se auto saboteo los dialogos. Al final incluso noto que no tiene reflejo, pero de momento no ha mostrado reaccion. Si es listo, se hara el desentendido y saldra rapidamente de ahi sin levantar sospechas de que noto que lo que se aloja en su mansion es un demonio y no su hija perdida e intentara actuar en consecuencia.

Responder

Corre duque correeeee!

Responder

Concuerdo con la Diosa-sama esa tipa esta merendandose a los sirvientes uno por uno, lo extraño es ¿Porque esto no pasaba antes? ¿acaso se los come para recuperar su fuerza?

Muchas gracias por los capítulos.

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: