Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR 55: El día de su nacimiento

Hace 10 años.

Lucio, que entonces era un príncipe, estaba un poco emocionado por su cumpleaños número 15. Era un niño cuya mente y cuerpo estaban más que debilitados, pero sin embargo era su cumpleaños. Se levantó temprano y con la idea de celebrar su cumpleaños.

No había nada particularmente diferente en su cumpleaños. Tal vez si el Rey anterior hubiera estado en el Palacio Real, pero ahora estaba en el extranjero para una guerra de conquista. Dado que su madre no tenía nada que ver con organizar una fiesta de cumpleaños para él, era muy probable que fuera como cualquier otro día. Simplemente decidió estar feliz con el simbolismo que representaba su cumpleaños.

“Su Alteza, Su Majestad, lo está buscando”.

Fue hacia el mediodía cuando había comenzado a llover poco a poco, que ella lo llamó. Se dirigió al Palacio de la Reina, pensando que tenía que darse prisa antes de que la lluvia cayera gradualmente más fuerte. Todavía había algo de esperanza en su mente. Quizás hoy… podría recibir un regalo en lugar de una paliza hoy. Por desgracia, el niño aún era joven y no era plenamente consciente de la realidad a la que se enfrentaba.

La pequeña esperanza se amplificó cuando llegó al Palacio de la Reina, y la razón fue por la Reina Alyssa, quien lo recibió con una sonrisa que no era como la de siempre. Su madre siempre comenzaba a despotricar tan pronto como lo veía. Sin embargo, al menos hoy, lo recibió con una sonrisa. La esperanza crecía en su corazón.

“Su Majestad”.

“Bienvenido, príncipe. El clima es bastante agradable”.

Pensó que era un poco extraño cuando escuchó esas palabras. Era difícil decir que ahora hacía buen tiempo, pero su madre dijo que era agradable. Pero Lucio pronto dejó de pensar. Si su madre decía que hacía buen tiempo, entonces hacía buen tiempo. Quizás su madre había dicho eso porque gracias a la lluvia, el aire estaba más limpio. Él respondió, después de interpretar las palabras de la Reina Alyssa a su discreción.

“Si su Majestad. El clima es agradable”.

“¿Es el día de nacimiento del Príncipe hoy?”.

Ante esas palabras, el corazón del joven Lucio latió con fuerza. ¡Ah, su madre recordó su cumpleaños! ¿Estaba tratando de darle un regalo?. Él asintió con la cabeza rápidamente con un corazón emocionado.

“Si su Majestad”.

“Por eso tu madre ha preparado un regalo”.

Se levantó de su asiento con una sonrisa pretenciosa. Lucio, quien se dio cuenta rápidamente de sus matices diciéndole que la siguiera, y luego la siguió. A pesar de la fuerte lluvia, no vaciló y salió del Palacio de la Reina. Las sirvientas la cubrieron con un paraguas, y Lucio, que la siguió fuera del Palacio de la Reina, también hizo que una sirvienta le pusiera un paraguas.

La lluvia, que había sido débil incluso cuando estaba llegando al Palacio de la Reina, se estaba volviendo más fuerte. Lucio no podía soportar su curiosidad por lo que la  Reina Alyssa había preparado para el regalo, pero temía que ella se retractara del regalo si mostraba esto, y simplemente la siguió.

Pronto, los pasos de Alyssa se detuvieron, y el lugar al que llegaron fue una de las esculturas aisladas del Palacio Real. Lucio, que se detuvo, tenía una expresión confusa en el rostro. ¿Quizás estaba regalando esta talla?. Era un pensamiento ingenuo propio de un niño pequeño.

“¿Qué ves, Lucio?”.

Su madre, que siempre lo llamó ‘niño sucio’, lo llamó por su nombre de pila. Él respondió fielmente a su respuesta mientras sentía que su corazón latía con fuerza.

“Parece una persona, Su Majestad. ¿Es eso correcto?”.

“Sí, es una persona”.

Era una persona. Rodeado por una tela blanca, no podía estar seguro de su forma, pero parecía una persona. Cuando la respuesta adivinada fue correcta, Lucio sonrió. Sin embargo, su expresión se vio obligada a desmoronarse por las palabras de Alyssa, que pronto seguirían.

“Esta es la persona a la que matarás”.

“… ¿¡Qué!?”.

Lucio miró a su madre con expresión de incredulidad. Sin embargo, Alyssa sonrió con elegancia, a diferencia de una persona que acababa de decirle algo así a un niño y una vez más había clavado a su hijo adoptivo.

“Esta es la persona a la que matarás hoy, Lucio”. (Dey: ¿Qué clase de regalos son esos?… eso es maldad pura..)

“Su Majestad…”.

“Si matas a esta persona, creo que seré muy feliz, Lucio. ¿Puedes hacer esto de buena gana por tu madre?”.

Si era algo para hacer feliz a su madre, era algo que también lo hacía feliz a él. Pero no esto. Matar a alguien. Sacudió la cabeza sin saberlo, y luego el rostro de Alyssa, que había estado sonriendo hasta ahora, se endureció rápidamente. La expresión facial de Lucio también se endureció, mientras la miraba.

Ah, la expresión de Su Majestad no se veía bien una vez más. Él anticipó intuitivamente el abuso. Fue una anticipación debido al abuso repetido, como la idea del “perro de Pavlov*”.(*les recomiendo que lo googlén).

“Lucio”.

Sin embargo, ella no lo golpeó de inmediato. En cambio, ella simplemente lo llamó por su nombre con la misma voz que antes. Cuando sus expectativas cambiaron, Lucio se puso nervioso. Él respondió a su llamada con una voz ligeramente aterrorizada.

“Si su Majestad…”.

“¿Estás tratando de desobedecer mis palabras?”.

“Su Majestad, no es que…”.

“No tengo necesidad de excusas. Realmente eres un niño malo”.

‘Mal niño’. El joven Lucio se encogió ante esas palabras. Estas fueron las palabras que escuchó muchas veces mientras lo golpeaban. Niño malo, niño sucio y niño vulgar. Sus ataques nunca se detuvieron solo en lo físico. Alyssa sabía esto por experiencia. Que lo que verdaderamente enfermaba a una persona eran las heridas del corazón, no las del cuerpo.

Y Alyssa era una mujer que quería dejar a Lucio con muchas heridas, más que nadie. Los sentimientos de inferioridad y celos que sentía hacia Janet, que posee todo lo que ella no podría tener, y el odio hacia Lucio, quien lo heredaría todo y eventualmente ascendería al trono. De hecho, nada de esto fue culpa de Janet o Lucio, pero ella no pudo evitarlo. Alyssa necesitaba a alguien que asumiera la responsabilidad de sus emociones negativas, y no era posible que fuera el poderoso Rey. Entonces por eso tenían que ser los débiles Janet y Lucio, ya que estaban sin poder. Después de todo, no podía atreverse a hacerle esto al Rey de un Reino.

“No puedes hacer lo que quiere esta madre. Eres un niño inválido”.

“… Lo siento, Su Majestad. Sin embargo… matar a algunos es…”.

“No se necesitan excusas”.

La voz fría de Alyssa golpeó al joven Lucio. Lucio se mordió los labios y bajó la mirada en silencio. Por lo general, trataba de hacer todo lo que Alyssa quería. De lo contrario, si no lo hizo, el asalto comenzó de inmediato. Pero esto realmente estaba mal. ¡Matar a alguien! Era algo absolutamente imposible que no debía hacerse.

Sin embargo, en el diccionario de Alyssa, no existía “absolutamente imposible que no se deba hacer”. Ella era la Reina de un reino y ahora, sin el Rey, era la Regente Real. Ella creía que debería haber un solo Rey que no hiciera lo que ella quería. De lo contrario, sería tan miserable. La Reina, que no podía ganarse ningún favor o poder, era demasiado insignificante.

“Hijo, ¿Cuándo fue la última vez que levanté el bastón?”.

‘Recoger el palo de la paliza’ no era un significado literal, sino un significado de jerga y un asalto indiscriminado a Lucio. Cuando Alyssa dijo esas palabras, Lucio casi se orinó. Por desgracia, incluso el día de su cumpleaños, después de todo… ¿su madre estaba tratando de golpearlo? ¿Por qué? ¿Porqué no mataría a esa persona?. El pensamiento del niño continuó rápidamente y la conclusión fue esta.

Su madre estaba tratando de golpearlo porque no mataría a esa persona.

Pero eso no significaba que pudiera matar a alguien. Miró a su madre con cara de terror, y era la lucha desesperada del niño por la misericordia. Si el joven preguntó con un rostro tan triste, ella podría haber mostrado un poco de piedad, pero Alyssa no lo hizo. Esto era lo único que se había grabado sobre él.

Ese niño no era el hijo que dio a luz dolorosamente.

“¡ACK!”.

Comenzó la paliza. Su lema de asalto siempre había sido “de la cabeza a los pies”. Desde el principio fue la cabeza, y al final fueron los dedos de los pies, uno por uno. No solo golpizas, sino también burlas sexuales. La brutalidad era tan fea y sucia que era difícil atreverse a hablar de ella. Nadie podía pensar que una madre se atrevería a hacerle esto a su hijo. (agggg!!! la odio)

“¡Maldito, AH-SOB!”.

Lucio dejó escapar un gemido de angustia y se protegió cubriéndose con las manos. La golpiza de su madre no solo le provocó dolor físico. Cuando alguien conocido como su madre lo golpeó, sacudió los valores arraigados de la creencia de un niño de que “todas las madres aman a sus hijos”. Por lo tanto, constantemente reflexionaba y pensaba por qué debería ser abusado por su madre, a diferencia de otros niños. 

Y los resultados siempre fueron negativos. Debido a que los niños eran tan buenos, buscaban la causa de este terrible abuso por parte de ellos mismos, las víctimas, no los abusadores. Entonces, el abuso físico no solo se detuvo en la herida de la piel, sino que también evocó profundos sentimientos de autodestrucción junto con todas las demás emociones negativas.

Toda esta serie de procedimientos eran difíciles de soportar incluso para los adultos ordinarios, y un niño que aún no había alcanzado la edad adulta no podía soportarlos por completo. Entonces Lucio estaba en proceso de morir cada vez más.

“Su Majestad, Su Majestad… sálvame…”.

Mientras luchaba por sobrevivir, no se atrevió a llamar a Alyssa, que pensaba que era su madre, como ‘Madre’. Quizás porque ya sabía que a Alyssa le disgustaba terriblemente que la llamara su madre. Así que estaba luchando constantemente y esperando mostrarle todo lo posible, al menos para ganar su misericordia.

Alyssa, sin embargo, era una mujer sin piedad. No le interesaba el dolor de un niño que ni siquiera era su hijo. ¿Qué la convirtió en una villana tan cruel y tristemente enferma? ¿Era realmente la indiferencia del Rey lo que la hacía hacerlo? ¿O era la amante de su marido y un hijo nacido fuera del matrimonio?. (una persona así de cruel no se hace, nace… eso creo yo)

Quizás ya estaba acostumbrada a esta forma repetida de castigo corporal. Así como Lucio se había acostumbrado a los castigos de su madre, también ella había sido domesticada por los castigos injustificados. Sin darse cuenta de que la estaba convirtiendo en un demonio. Tal vez incluso si se convirtiera en un demonio, no importaría.

“¡Este maldito niño! ¿Quién dijo que te mataría? ¡¿A quién tomas para ser tan tonto y estúpido?!”.

La herida que aún no había sanado, y que se hizo no hace mucho, volvió a abrirse. Se mordió los labios debido al dolor y lloró pequeños sollozos. Aún así, apenas logró pensar con su mente que se estaba volviendo débil.

Su madre siempre lo golpeaba y decía palabras como, ‘¿A quién te parece que eres tan tonto y estúpido?’ Sin embargo, el joven Lucio no entendió las palabras de su madre. Claramente era hijo de su padre, el Rey, y de su madre, la Reina. ¿A quién siguió si no a esos dos?. Era una pregunta que nunca podría entender sin conocer el secreto de su nacimiento.

Sin embargo, incluso el tenue hilo de pensamientos se volvió difícil de mantener mientras continuaban las palizas. Finalmente, sintió que su mente se desvanecía. Estar acostumbrado al dolor repetitivo nunca lo había hecho indoloro. Al igual que ser apuñalado continuamente con un cuchillo no atenuó el dolor.

Solo estaba aguantando. Al menos, no murió por los asaltos anteriores, por lo que esta vez tampoco moriría. Se protegió a sí mismo teniendo pensamientos tan positivos que eran casi lamentables. De todos modos, esto se debía a que el joven Lucio todavía quería vivir.

Pero esta vez fue un poco demasiado lejos. Lucio, que estaba soportando el asalto de Alyssa, tuvo este pensamiento momentáneamente.

“Si mato a esa persona, mi madre debería dejar de pegarme”.

 

AnteriorNovelasMenúSiguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: