Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LBDLFDC – Capítulo 775: ¿Voy a descansar ahora? (2)

“¿Qué debemos hacer, su alteza?”

Alberu agarró con sus manos el reposabrazos que había estado rozando su rostro después de escuchar la pregunta de Tasha.

El Primer Ministro del Reino Caro, que había estado mirando a escondidas a Alberu, abrió la boca en ese momento.

“¿Qué está pasando, su alteza? Suena extremadamente urgente”.

Su mirada parecía como si hubiera descubierto una serie de problemas.

“¿Pasó algo afuera? De repente estoy preocupado ya que están buscando al Comandante Cale Henituse de todas las personas”.

“Estoy de acuerdo. Su alteza, ¿podríamos nosotros, como sus naciones aliadas, escuchar lo que está pasando?”

“Yo también deseo escuchar”.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Askosan y uno de los representantes de un reino en el continente oriental también intervino.

Alberu hizo contacto visual con Tasha.

‘¿Qué debemos hacer?’

Alberu miró lentamente alrededor de la sala de reuniones después de ver la pregunta en la mirada de su tía.

‘…Escondiéndolo…’

Ya que los diferentes representantes o sus ejecutivos estaban aquí…

Parece imposible.

Era imposible ocultar el hecho de que se otorgó un objeto divino a la Iglesia del Dios de la Muerte.

Además, aún sin las redes de información de los diferentes reinos, la Iglesia del Dios de la Muerte no se quedaría callada al respecto.

‘No querrían dejar pasar un tema tan grande’.

No había registros oficiales de que la Iglesia del Dios de la Muerte recibiera un objeto divino.

La actual Iglesia del Dios de la Muerte no tenía ningún objeto divino, y mucho menos un Santo o una Santa Doncella.

Muerte.

Este era el dios que presidía el concepto absoluto de la muerte, pero la Iglesia del Dios de la Muerte no tuvo mucha influencia ni en el continente oriental ni en el occidental.

Tenían templos por todo el continente pero no estaban muy bien.

Un dios había otorgado un objeto divino a tal lugar.

“Harían todo lo posible para difundir la noticia”.

Esto era especialmente cierto ahora que la Iglesia del Dios Sol, que tenía un poder significativo en el continente occidental con el Imperio Mogoru en el centro, había perdido su poder y buscaba un regreso. Ese regreso debería llevar bastante tiempo a pesar de que tenían a San Jack.

Como resultado, los principales ejecutivos de numerosas iglesias harían todo lo posible para tomar el lugar de la Iglesia del Dios Sol.

“… No se puede evitar”.

El objeto divino del Dios de la Muerte.

La información sobre el Oráculo Divino.

Por último, Cale Henituse.

La información sobre estas tres cosas terminará difundiéndose de todos modos.

Entonces solo había una respuesta.

“Dile que entre”.

Le dio la orden a Tasha antes de dirigirse a las personas dentro de la sala de reuniones.

“Yo tampoco lo sé con certeza, así que todos podemos escuchar juntos. Supongo que es información que todo el mundo debería saber”.

Las cejas de Litana se levantaron ligeramente.

¿Supone que es información que deberíamos conocer?

El Alberu que ella conocía no usaría tales palabras de incertidumbre.

‘¿Qué podría estar pasando?’

No parecía como si fuera otro incidente peligroso.

Más que una sensación de urgencia, la expresión en el rostro de Alberu era…

‘…¿Molestia?’

Parecía algo molesto.

Esto era algo que Litana solo podía entender ya que había visto a Alberu con bastante frecuencia.

¡Golpe!

“¡Su Alteza!”

Un sacerdote entró corriendo tan pronto como Tasha abrió la puerta.

“¿Mmm?”

Los ojos de Clopeh se nublaron.

Había algunos sacerdotes plebeyos detrás del sacerdote que se apresuraron a entrar.

‘…¿Una iglesia?’

El sacerdote, que entró con sus mangas extremadamente anchas revoloteando, vestía una túnica que representaba una iglesia.

Había muchos sacerdotes quedándose en Ciudad Rompecabezas en este momento como curanderos. Había algunos sacerdotes de alto rango, pero ninguno había tenido el nivel de obispo.

Era obvio que se había teletransportado para venir urgentemente a Ciudad Rompecabezas.

‘Eso es raro. Es comprensible que se haya teletransportado aquí. ¿Pero nadie detuvo a este grupo de sacerdotes en todo el camino hasta esta sala de reuniones? ¿Cuál podría ser la información?’

Clopeh no fue la única que encontró esto extraño.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Askosan inconscientemente comenzó a hablar después de la llegada de un individuo inesperado.

“… ¿Por qué un sacerdote de repente-”

“¡Su Alteza!”

El sacerdote que parecía ser un obispo ignoró por completo al representante de Askosan. En cambio, se inclinó hacia Alberu y comenzó a hablar.

“Soy alguien que sirve al Dios de la Muerte”.

“¿Eres un obispo?”

“Si su Alteza. Soy el obispo de la capital del Reino de Roan”.

Ser el obispo de la ciudad de Huiss, la capital del Reino de Roan, significaba que él era la persona a cargo de la Iglesia del Dios de la Muerte en el Reino de Roan.

“Su Alteza. ¿Has oído?”

Los ojos del obispo brillaban una vez que levantó la cabeza.

“… Mm”.

Alberu tragó saliva en lugar de responder.

‘…Parece como si se hubiera vuelto loco.’

Los ojos del obispo estaban llenos de locura y codicia.

‘Es comprensible, ya que no se otorgó un objeto divino al templo con el Papa, sino a un templo con un obispo’.

Usar esto a su favor podría llevar a este obispo a convertirse en el próximo Papa.

“¡Su Alteza! ¡Me apresuré porque había un mensaje que debo entregarte!”

El sacerdote no se dio cuenta de que su cabello blanco se estaba desordenando mientras continuaba gritando.

“¡El Dios de la Muerte ha otorgado un objeto divino al Templo del Dios de la Muerte en la capital del Reino de Roan!”

El silencio llenó la sala de reuniones por un momento.

“¿Qué quieres decir con eso?”

“¿Un artículo divino? ¡¿Un objeto divino para la Iglesia del Dios de la Muerte?! Tal cosa-”

Sin embargo, instantáneamente se volvió ruidoso.

Incluso los representantes del Reino Breck y el Reino Whipper, que en su mayoría habían estado callados, dijeron algunas cosas ya que no podían ocultar su sorpresa.

“Eso es correcto.”

Una sonrisa apareció en la boca del sacerdote por un momento.

Alberu lo había visto claramente a pesar de que duró solo un momento. El sacerdote no tenía idea de la mirada aguda de Alberu antes de gritar con una mirada de triunfo en su rostro.

“¡También otorgó un Oráculo Divino con él! ¡Como sirviente del Dios de la Muerte, debo cumplir con este Oráculo Divino!”

“Tú, no, obispo-nim, ¿fuiste tú quién recibió el Oráculo Divino?”

Alguien miró al obispo con sorpresa.

“…Ejem, no lo escuché, pero estaba escrito en un pergamino que venía con el objeto divino”.

El obispo apartó lentamente la mirada.

Alberu levantó la mano y ordenó hablar al obispo.

“Explica con detalle.”

“Entiendo, su alteza”.

El obispo se enderezó y cerró los ojos. Tenía una mirada en su rostro como si estuviera recordando que algo estalló dentro de él.

“Hoy… Hoy es el día que tenemos nuestra oración semanal. Todos nosotros nos reunimos hoy temprano para orar al Dios de la Muerte por todos los seres vivos de este mundo”.

“¿Y?”

El obispo frunció el ceño ligeramente después de que el representante de Askosan interrumpiera, pero respondió sin problemas.

“Fue el momento en que di la oración final por el bienestar de los continentes oriental y occidental”.

“¿Y?”

“¡Ejem! ¡Y!”

El obispo ni siquiera miró al representante de Askosan que volvió a interrumpir y siguió hablando.

“La oscuridad descendió repentinamente sobre el templo. ¡Entonces una luz radiante descendió sobre el altar en el centro del templo!”

“¿Y entonces?”

“Ejem.”

El obispo ignoró al representante de Askosan y siguió hablando.

“El objeto divino y el pergamino con el Oráculo Divino aparecieron de repente en él”.

“¿Cuál era el objeto divino?”

El Primer Ministro del Reino Caro preguntó sin poder ocultar su ansiedad pero el obispo negó con la cabeza.

“¿Qué quieres decir con eso?”

Preguntó Alberu y el obispo respondió con una mirada de lástima.

“No pude tocar el objeto divino”.

“…¿Qué quieres decir con eso?”

“Una corriente crepitó cuando tratamos de tocar el objeto divino en la parte superior del altar. Pensamos que nos pondríamos en una situación peligrosa si tratábamos de tocarlo”.

“Ho.”

El representante del Reino de Breck jadeó y comenzó a hablar.

“Entonces, ¿qué podemos hacer con el objeto divino? ¿Tienes que dejarlo allí sin saber lo que puede hacer?”

El obispo volvió a negar con la cabeza cuando esa pregunta, que sonaba casi como si estuviera hablando para sí mismo, salió con un suspiro.

“El Oráculo Divino dictó el dueño del objeto divino”.

Su voz era tranquila, alta y clara.

Los sacerdotes miraron a Alberu.

El obispo siguió hablando.

“El dueño de este objeto divino es solo el que volvió a la vida a pesar de haber sido apuñalado en el corazón. Solo el que salvó al continente será el dueño de este objeto.”

“Ah”.

Alguien jadeó.

El que volvió a la vida a pesar de haber sido apuñalado en el corazón.

El que salvó al continente.

Solo había una persona.

Solo el cumplía las condiciones.

Litana inconscientemente cerró los ojos. Tenía escalofríos por todo el cuerpo. Podía sentir lo increíble que había sido la acción de Cale.

Escuchó a Clopeh murmurar en ese momento.

“Incluso un dios lo reconoció y le otorgó un objeto divino, entonces, ¿por qué las personas que afirmaron que estarían con él actúan así-”

Litana se quedó sin palabras ante los comentarios que hizo mientras suspiraba.

Lentamente abrió los ojos y miró a Clopeh. Luego se estremeció.

Sus puños estaban fuertemente apretados. Los puños de Clopeh Sekka temblaban mientras miraba a las personas alrededor de la mesa.

El obispo y los sacerdotes se inclinaron en ese momento ante Alberu y le hicieron una petición.

“Su Alteza. Debemos ver al Comandante Cale Henituse-nim”.

Todos en la sala de reuniones miraron hacia Alberu. Ignoró sus miradas y respondió.

“El comandante Cale no se encuentra actualmente en un estado en el que pueda ver gente”.

El obispo tenía una mirada sombría en su rostro como si supiera sobre esto.

Ya había intentado ir al anexo a ver a Cale antes de venir a buscar a Alberu porque la Brigada de Caballeros Realese lo rechazó.

“Su Alteza. Sólo tiene que ser por un breve momento. Esta es la primera vez en cientos de años que el Dios de la Muerte, no, que cualquier dios ha otorgado un objeto divino”.

El obispo defendía desesperadamente su caso.

“Así de precioso es un objeto divino. El comandante Cale Henituse-nim es la única persona que puede descubrir la identidad de este objeto divino”.

“Por favor, se lo rogamos, su alteza”.

Los sacerdotes se inclinaron una vez más.

Alberu respondió con una mirada firme.

“Esto no es un problema para que yo decida. Comandante Cale. Debemos seguir su voluntad”.

No es mi decisión tomar. No es algo que pueda ordenarle al Comandante Cale que haga. Así que no me preguntes sobre eso.

Alberu estaba trazando la línea mientras continuaba hablando.

“Sin embargo, hay algo sobre lo que tengo curiosidad”.

“Por favor, pregunte, su alteza”.

“¿Es el objeto divino algo que el Comandante Cale puede recibir de inmediato si va al Templo del Dios de la Muerte?”

Alberu preguntaba porque le preocupaba que la iglesia pudiera hacer algo para no darle a Cale el objeto divino o tratar de hacer un trato con él para obtener algo a cambio del objeto divino.

Por supuesto, no había necesidad de preocuparse de que Cale fuera arrastrado por la iglesia. Solo preguntaba porque le preocupaba que Cale pudiera pelear con la iglesia.

El obispo respondió sin dudarlo.

“Si su Alteza. Se lo daremos de inmediato. El artículo de nuestro dios iría a su único dueño legítimo. Solo deseamos saber qué tipo de objeto divino es”.

Alberu asintió levemente con la cabeza.

‘Mmm. Al menos no será engorroso para Cale’.

Como Alberu tuvo ese pensamiento…

“Todos en Roan y en todo el continente observarán la vista y estarán encantados”.

“… ¿Mmm?”

Alberu miró al obispo después de escuchar de repente su voz enérgica. El obispo debe haber estado pensando en algo grandioso mientras sonreía brillantemente mientras hablaba.

“El momento glorioso en que su dueño recibe un objeto divino, es un espectáculo para que todos disfruten y celebren”.

El obispo estaba imaginando tal espectáculo.

Estaba imaginando esa gloria sucediendo en su templo, acercándolo a la posición de papa.

“Durante los últimos meses, no. Los ciudadanos del continente occidental han estado luchando durante los últimos años debido a múltiples guerras. Han vivido constantemente con miedo. Estoy seguro de que fue lo mismo en el continente oriental”.

El obispo habló con vigor hacia todos los jefes ejecutivos en la sala de reuniones.

“Esa vista simbolizaría el comienzo de la paz para todas esas personas”.

Mostró su fuerte pasión por el poder como desesperación por una causa noble.

“¡Confía en nosotros y déjanoslo a nosotros! ¡La iglesia y yo juraremos por nuestra vida que trataremos al Comandante-nim como el máximo VIP e informaremos a la gente que la paz ha llegado!”

‘No, eso no es bueno.’

Un Alberu ligeramente ansioso volvió la cabeza. Hizo contacto visual con Tasha. Ella negó con la cabeza con una expresión que parecía estar preguntando qué iban a hacer.

Todo lo que el sacerdote decía no debía suceder en absoluto.

Eso era lo que decía su mirada.

Alberu estuvo de acuerdo con ella. Estaban seguros de que Cale se infiltraría sigilosamente en el templo para saquear el objeto divino y el Oráculo Divino si el obispo intentaba hacer esas cosas.

“Deberíamos escuchar al Comandante Cale y ver qué desea hacer-”

Fue en ese momento.

¡Boom-!

Hubo un fuerte estruendo.

Alberu inmediatamente miró por la ventana.

Gritó alguien en la sala de reuniones.

“¡El templo-!”

El templo del dios sellado todavía había estado flotando en el aire.

Fue destruido aquí y allá, pero el templo que todavía emitía una sensación de santidad temblaba ligeramente.

 

* * *

 

“Mmm”.

Cale, que volvió a perder el conocimiento al encontrarse con el Dios de la Muerte, abrió lentamente los ojos.

No pudo evitar jadear tan pronto como abrió los ojos.

“¿Estás despierto, joven maestro-nim?”

“¡Cale-nim!”

“¡Humano!”

Cale abrió la boca con urgencia cuando Ron, Choi Han y Raon mostraron su alegría de que él se despertara a su manera.

“¡R, Raon! Tú-”

“¿Mmm?”

Raon inclinó la cabeza antes de hablar con entusiasmo.

“¡Humano! ¿No es este objeto que te dejó inconsciente un objeto divino? ¡Me aseguraré de que el Dios de la Muerte pague por eso!”

Raon tenía razón a punto de lanzar el libro negro a una bola de fuego flotante.

Cale habló con severidad pero rápidamente.

“No hagas eso. Eso es precioso”.

“¿Mmm? ¿Es caro el objeto divino?”

Las comisuras de los labios de Cale se curvaron.

Los ojos de Ron y Choi Han se nublaron mientras miraban. Era raro ver una sonrisa tan amable en el rostro de Cale.

“Sí. Me sale muy caro”.

“¡No sabía eso, humano! ¡Solo estaba tratando de asustar al Dios de la Muerte!”

“Ese fue un buen movimiento.”

Cale elogió al sorprendido Raon antes de recibir el libro negro de él.

Luego lo abrió con cuidado.

El Dios de la Muerte le había dado a Cale una pista para buscar en el libro como estaría escrito aquí.

Ch. Ch.

Su mano se detuvo en un lugar mientras hojeaba las páginas.

“Lo encontré.”

< Habilitar >

Era la ciudad ahora vacía que una vez había sido un reino levantado por la Estrella Blanca antes de ser destruido por el ritual de invocación de los monstruos sin rango.

Sin embargo, el Reino Endable había comenzado a restaurarse lentamente con el Duque Vampiro en el centro, mientras que el grupo de Cale estaba atrapado dentro del templo del dios sellado y las razas que aún eran rechazadas por los continentes habían regresado a vivir allí.

Ya no se llamaba reino, sino simplemente Endable. No tenían una dirección clara en cuanto a cómo seguir adelante desde aquí.

Esta tierra debajo del sumidero…

La palabra Endable escrita en coreano en una página negra… Ahí fue donde Lee Soo Hyuk había renacido.

‘ ¡Cale, Cale!’

Fue en ese momento.

El Super Roca llamó urgentemente a Cale.

Boom-

‘ ¡El templo del dios sellado, no, el lugar es tu templo ahora!’

Cale miró por la ventana tan pronto como escuchó la voz de Super Roca.

Podía ver el templo en el aire temblando. Sintió una extraña sensación en su cuerpo al mismo tiempo.

Podía sentir el grito silencioso y el dolor del templo.

‘ Parece que necesitas bajarlo rápidamente al suelo’.

‘Mm.’

Cale cerró los ojos con fuerza.

Quería ir a Endable pero seguro que tenía muchas cosas que hacer.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: