Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 042

Capítulo 42

Cuanto más tiempo pasaba, más suelta se volvía la mano del sirviente que me sostenía.

“¿Qué estás haciendo? ¡Ponla en la canasta pronto!”

“Lord Lillian.”

Meimi se arrodilló y se inclinó tanto que su frente tocó el suelo.

“Con el debido respeto, le pido que espere hasta que Lord Ahin regrese.”

Hubo un frío silencio en la biblioteca, donde solo estábamos Meimi, el sirviente, el abuelo y yo.

<Meimi…>

Mirándola arrodillada, no pude evitar sentirme horrible. Si tan solo pudiera hablar, Meimi no tendría que ponerse en ese papel. Las lágrimas que estaba conteniendo comenzaron a caer.

“Tú…”

Los ojos del abuelo, que me habían estado mirando fijamente, se agrandaron repentinamente. La razón fueron las feromonas que comenzaron a fluir de mí, porque estaba emocional.

“¡Pero que…!”

Al mismo tiempo, las feromonas que él mismo lanzó al aire contraatacaron, golpeándome. Me empezó a doler el estómago como si alguien me hubiera dado un puñetazo. Con mi visión borrosa, vi a Meimi tirada en el suelo.

Tosiendo, me acerqué a ella. Apenas registré el hecho de que, en algún momento, me había humanizado.

“Ella está durmiendo…”

Mirando de cerca, vi que, por suerte, solo estaba dormida. Me froté las manos mientras miraba a Meimi respirar, su pecho subía y bajaba. Sentía frío. Además de estar desnuda nuevamente, el aire gélido cerca del piso de mármol estaba helado.

Miré sin comprender al abuelo de Ahin, que se había derrumbado en el sofá. Su sirviente, como Meimi, también estaba tirado en el suelo, murmurando en sueños.

“No creo que la coneja sea una humana…”

Ahora estaba claro que, cuando liberé feromonas sin darme cuenta, el abuelo automáticamente usó feromonas para defenderse. De algún modo debo haberlas absorbido y me he transformado. Y el hecho de que él hubiera sido noqueado significaba que, en la “lucha”, mis feromonas habían vencido a las suyas.

“No puede ser… ¿Mis feromonas son más poderosas que las del abuelo…?”

Me abracé a mí misma, sintiendo un escalofrío. Afortunadamente, mi cuerpo no sufrió tanto durante la transformación esta vez, tal vez porque todavía estaba bajo la influencia de las feromonas que Ahin me había inyectado hace unos días.

Respiré hondo mientras comprobaba mi propio estado. Al otro lado de la puerta, escuché a uno de los guardias hablar con Ash.

“Lo siento, pero no puedo dejarte entrar a menos que el Lord lo permita…”

‘Ash, por favor no hagas un escándalo…’

Miré alrededor y me acerqué al sirviente desmayado.

“Ack.”

Luché por darle la vuelta y quitarle la chaqueta, usándola para vestirme. Sin embargo, el escote era tan profundo que se podía ver todo.

“Me disculpa…”

Una vez más, le di la vuelta al hombre y le quité el cinturón, usándolo para asegurar su chaqueta.

“¿Funcionó?”

Después de ponerme el cinturón, comenzó a parecer que, de hecho, estaba vestida. Nerviosamente, me acerqué a Meimi y le di la vuelta. Su frente estaba roja por haberla golpeado fuerte en el suelo mientras rogaba.

“Meimi, despierta…”

Susurré a sus párpados cerrados.

“… ¿Meimi?”

Incluso forzando sus ojos a abrirse con los dedos, solo pude ver la parte blanca. Independientemente de lo que hicieran mis feromonas, ella no mostró signos de despertarse.

“¡¡Por favor, despierta!!”

Incluso con ambos ojos arrancados, Meimi todavía estaba noqueada. ¿Qué haré ahora? Sintiéndome perdida, miré nerviosamente hacia la puerta de la biblioteca. Si salía así, ¿cómo reaccionarían los guardias? ¿Tal vez funcionaría si se lo explicara?

[Hola, en realidad soy la coneja que vino aquí hoy… Todo el tiempo fui una mujer-bestia. Oh, y accidentalmente puse a todos a dormir.]

Y luego, todos nos reiríamos… y, de inmediato, clavarían la lanza en mi cuello. Con Ahin y Valence desaparecidos, la mansión se pondría patas arriba. Dejando volar mi imaginación, miré al abuelo de Ahin por el rabillo del ojo. Si me viera así, ¿qué diría?

Yo ya era mayor de edad. De hecho, tenía 19 años. Pero, una mujer-bestia que no había pasado por la humanización definitiva a esa edad… seguramente yo era la única en el continente. Cualquiera pensaría que yo era demasiado sospechosa, y que las personas en la mansión, que seguían actuando como si yo fuera un conejo normal, eran raras.

De hecho, la reacción del abuelo fue la reacción obvia. Sin embargo, miré hacia atrás con tristeza, pensando en lo bien que me habían tratado estos últimos meses. Ahin y Evelyn, y sus tonterías… Nunca he tenido días tan tranquilos…

O tal vez no. Panteras negras, leones, zorros y lobos…

‘Los tiempos… han sido difíciles…’

Miré alrededor de la biblioteca de nuevo, desesperada. Si volviera a usar mis feromonas, volvería a ser un conejo, pero no quería hacer eso, porque para volver a ser humana luego tendría que sentir mucho dolor, y preferiría quedarme en esta forma si fuera posible.

Creé un nuevo plan: permanecer oculta hasta que Ahin regresara. Tambaleándome, me puse de pie y logré caminar hasta el porche. Tan pronto como pisé el exterior del mostrador, el sol me tocó la cara.

‘¿Pero cómo voy a saltar si estamos en el tercer piso? ¿Tal vez es mejor esconderme debajo de algún estante adentro?’

Mirando vagamente hacia abajo, me senté en el suelo. Me di cuenta de que era imposible esconderme debajo de un estante con un cuerpo humano. Agachándome como una tortuga, miré hacia abajo. El área debajo del porche de la biblioteca estaba bastante ocupada, por lo que los jardineros y otros sirvientes pasaban a menudo.

‘…¿Qué voy a hacer?’

Si me quedo en la biblioteca y el abuelo se despierta, quién sabe qué pasaría… Cuando miré hacia abajo, mis ojos se abrieron repentinamente. La razón fue porque hice contacto visual con un hombre muy familiar.

“Tú…!”

“¡Vaya!”

Al mismo tiempo, el hombre y yo nos tapamos la boca y miramos alrededor para asegurarnos de que no había nadie más.

Me reuní con el hombre bestia parecido a un gorila que nos había ayudado en Qatar.

 

***

 

La rueda del carro comenzó a caminar sobre un piso de piedra en lugar de tierra batida, como antes. Debajo de un montón de heno, sentada y abrazando mis rodillas, miré hacia arriba. La luz se filtraba entre los fardos de heno mientras el carro traqueteaba.

“Señorita Liebre, espere un poco más, a pesar de la incomodidad.”

Los ojos de Lile, que eran brillantes, se asomaron entre los bultos.

“Estoy bien.”

Es soportable. Agité mi mano para indicar “¡Soy fuerte!” Aún así, parecía ansioso mientras volvía a colocar más heno para cubrir el agujero.

“Lile, mi turno ha terminado a partir de ahora ~ Jane no se veía cómoda, será mejor que vayas a ver cómo está.”

“Sí, puedes dejarlo así. Buen trabajo hoy.”

Escuché a Lile hablando con alguien mientras empujaba el carro. Cuando no había nadie cerca, me hablaba, me preguntaba si tenía miedo y me contaba la historia de su vida.

Mientras escuchaba su vida, me sentí muy triste. Era difícil escuchar su historia sin llorar. Había dejado el territorio de los caballos para cumplir su sueño de trabajar en una granja de conejos, pero terminó siendo enviado al cartel de drogas debido a su apariencia dura. Quería renunciar, pero no podía o arriesgaría su vida, por lo que tuvo que quedarse allí… hasta que le llegó la oportunidad de trabajar en la mansión Grace. Y fín.

Aunque todo empezó y terminó con los conejos, que tanto le gustaban, fue un final agridulce ya que lo habían echado a trabajar en los establos sin que nadie me hubiera dicho una sola palabra.

Sabía que había regresado con nosotros a la mansión, pero Ahin no había dicho ni una palabra sobre él. No sabía si era a propósito o no, pero era la primera vez que escuchaba los detalles.

“Puedes salir ahora. Nadie viene nunca aquí por culpa de Jane.”

“¿Quién es Jane?”

“Es la yegua negra de Lord Ahin. Tiene una personalidad horrible y odia a la gente, por lo que no deja que nadie se le acerque. Parece que no le gusta el olor de los humanos.”

“Así que ella es tal como el dueño.”

“Es verdad- ¡Oh, cielos, mi boca!”

Lile se tapó la boca con las manos grandes como palas. Fingiendo que no había oído nada, miré hacia otro lado. Detrás de un puesto decorado, una yegua negra brillante levantó la barbilla y me miró con una expresión altiva.

Una mirada me hizo darme cuenta de que ella era la única con puesto individual. Como si hubiera pasado por varios tratamientos, su piel brillaba y lucía un collar con joyas decorativas.

“¿Qué estás mirando?”

Sintiendo que necesitaba reafirmarme, levanté la barbilla y la miré. Gracias a Ash, un caballo, que en última instancia era solo un herbívoro, no era rival para esta Vivi.

“¡Oh, Dios mío!”

Como estaba en medio de una guerra de miradas, Lile, que me estaba ayudando a bajar del carro, parecía avergonzado. Fue porque mis piernas estaban completamente fuera, debido a la longitud de la chaqueta del sirviente.

“Voy a buscar algo de ropa, espera aquí un momento. Jane nunca deja su puesto, así que no te acerques demasiado. Cuidado, su patada es demasiado fuerte.”

“¿Voy a esperar en silencio… o debo quedarme escondida en el vagón?”

“No… ¡Vuelvo enseguida!”

Lile, que no podía mirarme directamente, habló mirando hacia arriba y salió corriendo del establo. Mirando su espalda, desvaneciéndose en el horizonte, distraídamente sacudí algunas hebras de heno de mis piernas.

¿Qué estaba pasando en la biblioteca en este momento? ¿Meimi se habría despertado? ¿Se dieron cuenta de que usé mis feromonas? Tenía muchas preocupaciones.

Tuve mucha suerte de encontrar a Lile, o tendría que intentar liberar más feromonas para volver a ser una coneja y esperar mi destino en la biblioteca.

Dejé escapar un pequeño suspiro de alivio. Cuando Ahin regresara, Lile entregaría el mensaje sobre dónde estaba. Solo esperaré aquí y podría reunirme con él sin ver a nadie más en el camino. De pie allí, volví a mirar a Jane. Me recordaba tanto a Ahin, resoplaba tan desdeñosamente hacia mí, que quería golpear su costado.

‘¿Qué estás mirando?’

Me contuve de decir esas frases provocativas en voz alta. Lile había dicho que en cuanto empezó a trabajar en los establos, le habían asignado cuidar de Jane. Ella, que odiaba a todas las personas, parecía quererlo más. De la misma manera que Ahin con las panteras negras, Lile, un hombre-bestia caballo, parecía poder comunicarse con los caballos normales.

‘Entonces, si encuentro un conejo normal…’

Tal vez algún día tendría un conejo como mascota. Me imaginé comandando un ejército de conejos por un segundo, abofeteé mis mejillas para romper la ilusión. Y entonces…

Woosh. Jane saltó y salió de su puesto. Congelada, yo estaba temblando. ¡Lile había dicho que nunca salía y que también odiaba el olor de los humanos! ¿Me consideraba no una persona sino un conejo? Yo mismo tenía dudas, pero al final seguía siendo humano… ¿O era porque solo era humano a veces?

A diferencia de mí, que permanecía inmóvil, vacilante, Jane comenzó a caminar hacia mí, decidida, y cada vez más cerca.

 

Anterior             Tabla          Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: