Saltar al contenido
I'm Reading A Book

PVCG- Capítulo 30

“¿De verdad te has casado con el duque de Blois? ¿Sabías lo sorprendido que estaba cuando escuché la noticia? Rowaine Larscel, que odia a los cambiaformas, iba a jugar con Su Majestad nuevamente esta vez. Es una mujer tan increíble”.

En ese momento, las pupilas del niño se agrandaron y contrajeron rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos, las uñas del niño arañaron profundamente la palma de Herman.

“¡Puaj!”

Frunció el ceño y apartó la mano.

“¿Eres feroz? Tsk.”

Diciendo eso, se puso de pie y miró la herida.

‘Es valiente y feroz, ¿verdad? Ni siquiera sabía…’

Llamé al niño y lo escondí detrás de mí. Entonces me imaginé el tono de Rowaine mientras abría mi boca con frialdad.

“No me toques. La próxima vez, puede que no termine solo con esa herida”.

Tal vez, la herida era dolorosa, aunque Herman, quien giró/levantó la mano varias veces en el aire, sonrió con picardía nuevamente.

“Su Majestad está impaciente, Rowaine”.

Al momento siguiente, sacó una carta de sus brazos y me la entregó.

“Él me dejó ir, pidiéndome que te entregara esto. Trató de partirme las piernas cuando vio que me besabas, aunque Su Majestad me dejó ir de nuevo solo para complacerte”.

Sacudiendo la cabeza, continuó gimiendo.

“Estaba bastante inquieto. Es un gran amor”.

Abrí la carta, escuchando sus comentarios sarcásticos en la parte posterior de mi oreja. La carta contenía unas pocas líneas, quizás en lo que parecía ser la letra del Emperador.

「Me disculpo por decepcionarte con mis asuntos con la Emperatriz. Entonces, no hagas nada malo y vuelve a mí, Rowaine. Si dices que volverás, me aseguraré de que tu matrimonio con el duque de Blois nunca suceda de inmediato. 」

Solo entonces me di cuenta de lo que estaba pasando.

“¿Trajo a los sabuesos reales y te dejo libre para transmitir esto?”

“Temblé cuando escuché que el Duque de Blois era un gran gato, pero Su Majestad me lo dio. ¿No es genial?”

Estiró la mano y señaló alrededor: era un espacio en blanco puro. Posiblemente, este lugar estaba dentro de la barrera extendida por el perro cambiaformas. Recordé la barrera mágica del perro cambiaformas porque también era la especialidad del protagonista masculino de la novela.

‘Me sorprendió.’

Miré a Herman con fiereza. Por alguna razón, tenía la duda razonable de que era un espectáculo que preparó para sorprenderme a propósito.

Le devolví la carta con un gesto frío.

“Dígale a Su Majestad claramente, no tengo intención de romper este matrimonio”.

Herman se encogió de hombros y sonrió.

“Pero, vendrás a nuestro club de nuevo, ¿verdad?”

Herman y Rowaine pertenecían a una reunión social de jóvenes nobles que querían difundir libremente todo tipo de deseos sombríos.

Sintiéndose aburrido con su vida, Herman persiguió la estimulación cada minuto y cada segundo. Y, Rowaine, que se sentía emocionada por abusar de los cambiaformas que detestaba, cometiendo todo tipo de malas acciones. Era inevitable que los dos se conocieran en una reunión social llamada ‘Libido’.

Negué con la cabeza con una mirada que decía de ninguna manera.

“Voy a vivir una nueva vida aquí, Herman”.

Él se rió.

“No sé qué es, pero ¿está realmente enojada con Su Majestad?”

Volviendo a deslizar la carta del Emperador en sus brazos, se rió y escupió un murmullo que sonó como un gruñido.

“Ya que no puedo traerte de vuelta conmigo, tendré que tener mucho cuidado de nuevo. Me temo que de momento tendré que buscar asilo en otro país”.

No respondí en absoluto. Solo esperé a que desapareciera rápidamente.

De repente, extendió la mano y me agarró la barbilla.

“El beso que recibí de usted frente a Su Majestad fue el mejor beso de mi vida”.

Luego, se inclinó y me susurró al oído y continuó con sus palabras: “Será mejor que te cuides, Rowaine. Su Majestad no se quedará quieto”.

Haciendo un gesto señalando con la barbilla, añadió sus últimas palabras.

“Estaba listo para llevarte con él, incluso si tuviera que matar al duque Blois”.

Cuando seguí su barbilla y miré hacia atrás, me sobresalté.

Todos los sonidos que habían desaparecido repentinamente regresaron, y los gritos agudos de los perros perforaron mis oídos. Parecía que había una gran grieta en la barrera, y pronto, la cúpula que nos rodeaba se rompió en pedazos como el vidrio.

Y allí estaba Dimitri, casi semidesnudo, con una mirada de enojo en su rostro.

Herman sacó la lengua.

“Romper las barreras de los perros tipo magia blanca con la magia negra del diablo. Escuché rumores al respecto, pero es realmente sorprendente”.

Sin embargo, no era el momento para que hablara tan tranquilamente. Fue porque el humo negro de Dimitri inmediatamente ahogó la garganta de Herman.

“¿Qué le has hecho a mi esposa, Conde Heres?”

Herman, que luchaba en el aire mientras era atrapado por el humo negro, el demonio que había firmado con Dimitri, luchó y dijo.

“Keuk… Acabo de encontrarme con una amiga… a la que echo de menos…”

Me sentí un poco apenada. Aún así, no había más remedio que detener a Dimitri.

Porque Herman voluntariamente entregó su cabeza no porque fuera débil, sino porque no quería pelear con Dimitri. De hecho, era tan experto en magia que incluso se le llamó Archimago. Aunque estaba desperdiciando su gran talento siendo flojo y solo persiguiendo su deseo de ser un buscador de placer.

“Estoy bien, Dimitri”.

Todavía molesto, Dimitri acercó su cabeza a Herman, tirando de su barbilla y levantando los ojos, como un gran gato amenazando a otro gato.

“¿Trajiste a los sabuesos para visitar a una amiga…?”

Los sabuesos del Emperador eran perros bien entrenados. Aunque eran esclavos, eran soldados altamente entrenados que superaban a los caballeros excepto por la diferencia de estatus. El temible arma de batalla del Emperador.

Dimitri merecía enfurecerse.

Mientras tanto, a pesar de que estaba siendo estrangulado por la garganta, Herman torció la comisura de su boca y se rió.

“Como se rumorea, tu personalidad es bastante… malhumorada, Duque”.

Luego, miró a Dimitri de arriba abajo, burlándose de él.

“También pareces tener un sentido único de la moda”.

Al final de esas palabras, Herman no pudo soportarlo más, por lo que usó magia para remover el humo negro que seguía a Dimitri y dividirlo.

“¡Tos tos!”

Cayendo al suelo y luchando por respirar, se dio cuenta de Dimitri, que todavía me miraba, e hizo un gesto a los perros. En un instante, los sabuesos que esperaban órdenes corrieron hacia Dimitri. Cuando hizo volar a todos los perros con el poder del diablo, Herman ya había desaparecido con magia.

Rápidamente detuve a Dimitri de perseguirlo.

“No vale la pena perseguirlo, Dimitri. Cálmate.”

Dimitri dejó escapar un ligero gruñido por su disgusto. Era un sonido de lloriqueo que escuchaba cuando los gatos se veían obligados a soportar cosas que no les gustaban.

“Lo siento. Conozco a una persona así”.

… En realidad, no fui yo. Era alguien que la Rowaine original conocía.

Independientemente, como si aceptara mi disculpa, suspiró profundamente y me miró sin comprender.

“¿Cómo lo sabes?”

“Es como una etiqueta de la parte vergonzosa de este cuerpo…”

Después de murmurar la respuesta, señalé su atuendo para distraer su atención, quien se había calmado un poco.

“Pero, ¿quién estuvo a cargo de tu ropa hoy? Me gustaría reunirme y hablar con ellos”.

Dimitri vestía pantalones burdeos y una camisa escarlata, incluso con todos los botones desabrochados.

‘Se dice que la culminación de la moda es la cara…’

Fue sorprendente que a pesar de que vestía una parte superior e inferior de color rojo brillante, su belleza no estaba cubierta. Solo me lastimó los ojos.

Olvidé preguntar por qué apareció de repente aquí, ya que instintivamente me estaba alejando de los fuertes abdominales que se podían ver a través de la parte superior suelta.

 

                                                                                                   .   ∧,,,∧

─────  ( ̳• ·̫ • ̳) ♡°─────

 

Dimitri no podía entender qué estaba pasando con la reacción desfavorable de Rowaine, así que miró su atuendo por un momento antes de abotonarse la camisa con una mirada de iluminación.

‘… Cuando vi a los sabuesos corriendo hacia ellos, no pude abrocharme los botones rápidamente, así que deben estar regañandome por estar desordenado.’

La extraña mirada de Rowaine lo picó, por lo que se los abotonó con más meticulosidad que de costumbre.

Él no la miró de inmediato. Como si fuera una tortuga, Dimitri seguía mirándola sin mirarla directamente como si estuviera avergonzado.

Sin embargo, a pesar de que tenía todos los botones hasta el final de su cuello más pulcros que nunca, su expresión no mejoró.

Dimitri le preguntó a Coco con la mirada.

‘¿Qué tiene de malo mi atuendo?’

Coco, que tenía los mismos ojos que él, inclinó la cabeza y respondió con los ojos también.

‘Es sencillo. Pero, ¿es del mismo color que el ángel? …Es celoso.’

Dimitri sonrió.

Así como los gatos nacen ciegos al rojo por naturaleza, para los que nacen con ceguera al rojo, los pantalones burdeos de Dimitri parecían más grises para los estándares humanos, y una camisa escarlata parecía más como un verde claro desteñido.

Dimitri, quien usualmente usaba ropa acromática, dejó a un lado la ropa que normalmente usaría y empacó especialmente los pantalones y la camisa que llevaba puesto.

Los mismos colores que Rowaine…

Era hermosa, por lo que la ropa que vestía también debe haber sido hermosa. Aunque el no sabía cómo se verían estos colores según los estándares humanos, Dimitri estaba satisfecho.

Mientras se acercaba a Rowaine, se encogió de hombros y alborotó su camisa con una mano orgullosa para alisar las arrugas de la ropa.

“Es tarde, aunque será mejor que se vaya a casa, señora”.

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: