Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 211 LBECV

El Marqués Shuheil se convulsionó. Leblaine rápidamente apartó la cabeza del espejo.

‘Oh mi’

Trigon, que la estaba mirando, se mordió los labios por el nerviosismo. Esta situación nunca fue discutida.

Tiene que haber un problema.

Aunque Taylor Dubblede es un genio en medicina, no realizó suficientes ensayos clínicos después de desarrollar el fármaco.

‘Cuando las cosas estaban funcionando bien, maldita sea. ¡Es demasiado apresurada!’

Trigon detuvo apresuradamente la transmisión. El espejo mágico se volvió negro y la ira estalló en todos los rincones de la habitación.

“¡¿Qué está sucediendo?! ¡Echale un vistazo!”

“¿Viste a ese pobre hombre? ¡Necesitamos enviar a alguien ahora mismo! ¡La señorita Dubblede podría matar al Marqués!”

Gritos y gritos resonaban en la habitación.

Los vasallos, nobles e incluso los sacerdotes de Shuheil gritaron en voz alta.

“Eso es lo que dije. ¡No deberíamos estar cegados por su título!”

“Encomendamos la vida del Marqués en manos de una niña de nueve años. ¿Tiene sentido?”

“¡Más que un médico! ¡No, el sacerdote…!”

“¡Marquesa, ¿en qué estabas pensando?!”

Cuando la Marquesa tembló, Edgar apretó los dientes y gritó.

“¡Envía a alguien ahora mismo!”

Los sirvientes y los médicos corrieron a la habitación del Marqués donde se estaba curando.

Justo cuando estaban a punto de entrar, alguien los bloqueó. Era Taylor Dubblede.

“La Santa está curando al Marqués”

“¡Vimos un problema a través del espejo mágico!”

“Es un proceso de curación”

Después de una breve pelea, el noble lo siguió por detrás.

Fueron los vasallos, aquellos que simplemente no pueden superar su curiosidad, y aquellos que deseaban la caída de Dubblede.

Los ojos de los que se habían reunido estaban llenos de desconfianza hacia Leblaine.

“¡Abre la puerta!”

El noble regañó a Taylor con una mirada de disgusto.

“¿En qué estaba pensando el Duque de Dubblede al permitir que una niña de nueve años lo curara?”

“Es obvio. Debe haber querido que la gente reconociera que su hija tiene poderes divinos”

“Aunque son personas codiciosas, no deberían pensar en jugar con la vida de las personas. Es terrible”

La Marqusa llegó tarde con su cuerpo tembloroso.

“Esposo… ¿Qué le pasó a mi esposo…?”

Entonces, los vasallos de Shuheil se enfurecieron y empujaron a la esposa del Marqués.

“¡Todo esto es porque la Marquésa confío en esa Santa!”

“Yo…”

La Marquesa de rostro pálido, se mordió los labios.

Edgar vio a su madre cerrar la boca, incapaz de pronunciar siquiera una palabra, y le gritó al vasallo.

“¡No culpes a mi madre! ¿No es algo en lo que todos acordamos ser ayudados por la Santa?”

Estalló una disputa frente a la habitación del Marqués.

La Marquesa, agarrando su falda con fuerza, se acercó en silencio a la puerta.

Toc, toc.

Después de unos cuantos golpes, abrió la boca.

“¿Puedo seguir confiando en la señora?”

[…….]

No hubo respuesta. La Marquesa tragó.

Si fuera una situación normal, no podría confiar completamente en una niña que solo tenía nueve años.

Era una situación tan desesperada que no tuvo más remedio que apoyarse en esa pequeña niña.

Su hijo era joven y no tenía la fuerza para protegerla.

Su esposo era una persona escéptica. Siempre monopolizó el poder.

Eso significaba que no había nada que la protegiera después de la muerte de su esposo.

Aunque se había dedicado a la familia, solo era una madre débil que no tenía poder para proteger a su hijo.

Los vasallos intentaron usurpar el poder de su esposo y ella necesitaba tiempo.

Su marido tiene que vivir. Necesitaba dejar que su hijo creciera solo un año más.

Todo lo que podía hacer era orar.

En ese momento, una pequeña voz salió por la rendija de la puerta.

[Si la Marqués cree en mí…]

“…….”

[Si me crees, te pagaré tu fe]

“…….”

Los gritos estallaron por todos lados.

“¡Saca a la chica Dubblede ahora!”

“Su vida está en juego”

“Marquesa”

“……¡¡Detenganse!!”

La Marquesa rugió.

Las personas que estaban sorprendidas por ella la miraban con los ojos bien abiertos.

La Marquesa le dio la espalda a la puerta y miró a su alrededor.

“Invitados, por favor regresen a la habitación”

“¡¿Qué?!”

“He elegido a la señorita. Asumo la responsabilidad”

“…….”

“Soy la dueña de la mansión cuando mi esposo no está presente”

Los vasallos abrieron la boca para decir algo, pero la Marquesa habló en voz baja.

“Si dicen una palabra más, experimentarán mi ira, veran hasta dónde puedo llegar para proteger a mi familia”

Al final, ninguno de los vasallos pudo hablar. Edgar la llamó y tomó su mano.

Sin embargo, su mano sorprendentemente no temblaba.

Los vasallos se dieron la vuelta uno por uno y los nobles que observaban la situación levantaron su dispositivo de comunicación uno por uno para llamar a los sirvientes.

“Dejaré de hacer negocios con Shuheil”

“Recupera la inversión que pusimos en Dubblede”

“Necesito ver al Duque Marche ahora mismo”

Había tensión en el lugar.

***

Salí de la habitación del Marqués con una cara cansada.

Cuando salí de la habitación no había nadie, porque la Marqués vigilaba la puerta.

“¿Como estuvo?”

“…….”

Mientras la miraba con una mirada perpleja, la Marquesa y Edgar entraron corriendo a la habitación con los rostros pálidos.

Al final del pasillo, la gente se arremolinaba. El que los empujó hacia afuera era una cara familiar.

Eran el presidente, Henry e Isaac.

Henry e Isaav impidieron que los demás se me acercaran y me sacaron a rastras de la mansión.

Un carruaje de Dubblede estaba esperando justo en frente de la mansión de shuheil.

El presidente y Taylor entraron primero, luego Henry e Isaac me recogieron rápidamente.

“Volvamos rápidamente a la mansión. Padre te está esperando”

“Sí…”

“Sigues siendo joven. No importa lo que hagas, somos responsables de ello”

La expresión de Henry se endureció. Isaac sonrió y me palmeó la espalda.

“Les dije que prepararan un montón de bocadillos. Debes llenar tu estómago y dormir profundamente. ¡En un día como hoy, puedes dejar de cepillarte los dientes al menos una vez!”

Isaac tomó mi mano y continuó.

“Niña. No eres una mala niña. Ellos son los que crearon esta situación”

Y la puerta estaba cerrada.

El presidente, que se sentó frente a mí, preguntó.

“¿Qué pasó?”

Lo dije con una sonrisa.

“Salió bien”

Entonces Henry, Isaac y el presidente me miraron con expresión desconcertada.

“¿Qué?”

“¿Eh?”

“¿Perdón?”

Cuando vi a los nobles reunidos fuera de la ventana, rápidamente cerré las cortinas y dije: “¡Shh! ¡Shh!” Llevo mi dedo índice a mis labios.

“No dejes que nadie lo escuche. Tenemos que fingir ser más serios para correr la voz”

El presidente preguntó con una expresión perpleja.

“Entonces esto es…”

“Los malos rumores circulan más rápido que los buenos, ¿verdad? ¡Todos pensaron en lo peor, entonces tada!”

“Oh…”

El presidente se frotó la frente con asombro.

“¿Quieres decir que todo fue un espectáculo?”

“Es ingenio”

“¡Estuve muy sorprendido!”

El presidente gritó, y me encogí de hombros.

“Pero de esa manera ya no me llamarán falsa. Logré un milagro que ni siquiera un templo podría hacer. Hay muchas personas en todo el mundo que estuvieron al borde de la muerte, ¿verdad? Entonces todos me buscarán”

“¿Entonces?”

“Es cierto que hice milagros, pero la gente me insulta porque me malinterpretan. Entonces, ¿qué pasará? Pensarían en mí como una niña pobre, que estaba traumatizada por ser tratada así”

“¿Cómo pensó la señorita en eso?”

“El sangrado era algo en lo que ni siquiera había pensado. Fue solo después de sangrar que mi tío me lo dijo. Pero después de entrar en pánico, podemos cambiar un poco la situación, ¿verdad?”

No soy un Santa con verdaderos poderes curativos.

No existe tal cosa como el poder de salvar realmente a personas como Mina.

Era la medicina de Taylor.

“Nuevamente, esta oportunidad podría ser ventajosa para nosotros. Mira, ya ha habido mucho alboroto”

Entonces Isaac le dijo a Henry con cara de perplejidad.

“… ¿Era la niña un genio?”

“¿No sabías?”

Henry sonrió y me acarició el pelo.

Sonreí agradablemente.

***

En la Oficina del Papa, los Cardenales reunidos apresuradamente se sentaron alrededor de la mesa redonda y gritaron en voz alta.

“¡Esta es nuestra oportunidad! ¡Ahora es nuestra oportunidad de tener al hijo del destino en nuestras manos!”

Los peces revoloteaban con entusiasmo, sin darse cuenta de que estaban atrapados en el anzuelo de Leblaine.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: