Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 63 LBECV

Necesito averiguar si se lo venden a alguien más que a la Emperatriz.

Seguí a la Emperatriz que salió del salón para tomar la medicina.

Mientras me acercaba a la Emperatriz que acababa de irse, me preguntó:

“¿Por qué me seguiste?”

“Quiero estar con usted. Hay tanta gente en el pasillo, tengo miedo”

No a mucha gente le disgusta que un niño los persiga.

La Emperatriz se rió cuando vio que la seguía desesperadamente, como una chica persiguiendo a su madre.

Luego.

“Su Majestad”

Una voz familiar fluyó hacia mi oído. Miré hacia atrás con sorpresa.

Es Adolf, el sacerdote.

Hace cinco años, él fue el hombre que presionó a Dubblede con la espinela y me atormentó persistentemente en mi primera vida.

“¿Por qué no te suicidas cuando revelen que eres una impostora? ¿No ves lo dañada que está la reputación de la iglesia por tu culpa?”

La Emperatriz pareció complacida, pero pronto me miró y dijo:

“¿Que haces aquí? Los Dubblede se enojarán si te ven aquí”

“He traído más medicina”

“Genial. Fue una pena que casi se agotara”

Mientras la Emperatriz se reía, Adolf le dio una caja a su doncella.

La Emperatriz me empujó ligeramente en la espalda.

“La Santa. Ha crecido mucho, ¿Verdad?”

La persona que dijo que no llamaría al sacerdote a su palacio antes de venir aquí, recibió la medicina, luego me presentó al sacerdote.

La Emperatriz era este tipo de persona. Ella cambiaría de bando inmediatamente si alguien le da algo aún más grande.

Adolf parecía totalmente desinteresado en mí, pero me saludo para complacer a la Emperatriz.

“Encantado de conocerte, señorita. Soy Adolf de la iglesia central. De hecho, has crecido mucho”

“Hola”

Adolf, que me miró como si viera un parásito, sonrió y miró a la Emperatriz.

“Se ve mucho mejor”

“Todo es gracias a ti. La eficacia del medicamento es asombrosa”

“Estaba desesperado por fabricarlo para usted, porque el medicamento original vende existencias limitadas”

También es descarado robar mis métodos de fabricación.

El Adolf de entonces y ahora, siempre robaba a los demás.

Varias veces robó mi fórmula sagrada que completé desesperadamente y lo informo al Vaticano como suyo.

“Gracias por todo. La esperanza produce poca cantidad, y si no voy yo misma, no puedo conseguirlo”

“No te preocupes. Prepararé muchos medicamentos antes de que se agoten”

“Vender un buen medicamento sería algo bueno, pero ¿No estarías demasiado ocupado cuidando a una anciana después de empezar a venderlo?”

“De ninguna manera. Solo hago medicinas para la Emperatriz”

Gracias a los dos pude averiguar la situación.

Mina miró la eficacia de la droga luminous y dijo:

“Ah, veo que los esteroides provienen de hierbas medicinales aquí”

Esa era una droga con efectos secundarios graves si se abusaba.

Si lo usan moderadamente, este es un medicamento especial, pero si lo usan incorrectamente, morirán en el peor de los casos.

Fue por una razón que coloqué a los médicos y vendí la medicina luminous, solo si realmente la necesitaban.

Fue para protegerlos.

Si se lo diera a la Emperatriz, los demás estarán a salvo.

Las personas reciben una dosis muy pequeña de medicamento, según las órdenes de los médicos que he asignado, por lo que es menos probable que tengan efectos secundarios.

Sin embargo, si Adolf hizo tanta medicina, la Emperatriz sufrirá los efectos secundarios.

Mi medicamento no tiene efectos secundarios debido a la pequeña dosis, pero es otra historia si ponen grandes dosis.

Esto significa que debe asumir la plena responsabilidad de que la Emperatriz sufra las secuelas.

La Emperatriz se rió y me lo dijo.

“¿No es el sacerdote realmente agradable?”

“¡Sí, es realmente agradable!”

Hablé alegremente mientras el sacerdote sonreía.

***

Al regresar de la fiesta, miré a mi alrededor y me dirigí a la esquina del camerino y agarré el dispositivo de comunicación.

Conecto mi dispositivo al de Celia y le expliqué lo que pasó hoy.

“Pronto habrá un caso relacionado con la medicina Luminous. Genere confianza para que los clientes no puedan cortar el medicamento de inmediato”

“Porque es peligroso si de repente dejan de tomarlos”

[Sí, señorita. Pero ¿Qué pasa con la Emperatriz?]

“Bueno, eso no es de mi incumbencia”

[¿Perdón?]

No soy una buena persona. La buena Leblaine que estaba preocupada por la vida de la Emperatriz, que destruyó mi vida muchas veces, no estaba aquí.

Todo lo que tengo que hacer es esperar.

Gracias a la codicia de Adolf, todo lo que tengo que hacer es verlo cavar su propia tumba.

***

Una semana después.

Salí de la habitación y caminé por el pasillo.

‘¡Tengo que mirar alrededor de la mansión!’

Dado que hay muchos eventos en curso, no hubo tiempo para mirar alrededor de la mansión correctamente.

Aunque mis hermanos venían a jugar todos los días, fingía estar cansada, me hundía en la manta y leía libros.

El escenario de la mansión y el castillo era muy diferente.

El castillo siempre estaba lleno de empleados que pasaban por el pasillo.

No sé por qué, pero esa es la regla de los sirvientes aquí.

Los propietarios dijeron que eran como herramientas, por lo que tenían que moverse sin estorbar los ojos del propietario.

También lo fue en la mansión de los Vallua.

Este lugar parece un paisaje solitario.

¿No estaría sola la persona que vive aquí?

Los sirvientes dijeron:

“Puedes ir a cualquier parte, excepto a la habitación de tu tía”

La mansión era tan espaciosa que podía correr libremente.

Caminando por el segundo piso, encontré una habitación decorada con un patrón ligeramente diferente.

‘¿Dónde estoy?’

Abrí la puerta un poco y encontré una pequeña habitación sin ventanas.

Pensé que era un almacén, pero no podía serlo. Hay una mesa, una bonita silla, armario y una cama pequeña.

‘¿Es esta la habitación de uno de los criados?’

Pero, ¿Hay algún sirviente que pueda tener una habitación en la mansión?

Definitivamente no es la habitación de Javelin.

Me siento en la silla. Había un pequeño cajón debajo de la mesa, así que cuando lo abrí, había un paquete de cartas.

‘¿Debería leerlo?’

Lo pensé un rato.

Pero pronto, organicé mis pensamientos.

Dijeron que está bien ir a cualquier parte, así que si hay algo que no debería leer, deberían haberlo guardado, ¿Verdad? Pero…

[Discúlpate. ¡Fuiste grosero!]

[No sé por qué es de mala educación dejar caer a una dama que llora, solo porque estaba asustada. Si es por ver tus lágrimas, no te preocupes. No eres lo suficientemente especial para guardarlo en mi memoria.]

[¡No lloré! ¡Estaba practicando montar a caballo! Fue lo suficientemente grosero agarrarme de la nuca mientras practicaba montar a caballo.]

[Pegaste todo el cuerpo al caballo como una ardilla voladora mientras llorabas. Eso no es montar a caballo.]

Es una caligrafía adulta ordenada.

La nota era interminable.

[Lamento haber gritado ayer. Solo iba a ponerte un poco de medicina en el baño, a pedido del mayordomo para que te recuperaras del cansancio. Nunca imagine que vendrías al baño desnudo durante el día.]

[Lo dejaré de nuevo porque mi disculpa no pareció estar bien entregada en la última carta. Lo siento. Y nunca he hecho un rumor sobre tu cuerpo.]

[Una charla más sobre mi cuerpo, y quemaré tu habitación.]

[Lo siento si lo hice, pero en realidad no fui yo. Das miedo, así que espero que no me mires como antes. Es cierto que mis palabras sobre tu cuerpo en el baño antes se refieren a tu cuerpo, pero realmente no hice un rumor.]

[Realmente prenderé fuego a tu habitación.]

Me reí y leí otra nota.

[¿Estás bien con la lesión de ayer? Si no recibes tratamiento, la herida empeorará.]

[No es de tu incumbencia. No dejes nada inútil frente a mi habitación.]

[No es inútil, es medicina. Hablando de eso, hoy quiero un pudín frío. Dígaselo al mayordomo. Te debo mucho, pero lamento pedirte un favor así.]

[Me debes demasiado.]

[Gracias por el pudín.]

[¿Sabes lo feliz que sería tener los pies en agua helada a la sombra de un árbol en verano?]

[Gracias por el agua helada.]

De repente estaban siendo respetuosos el uno con el otro, pero sentí amor tanto en su letra como en sus oraciones.

[¿Por qué no saliste ayer?.]

[Si su cuerpo está enfermo, diga que le duele. Además, no se limite a soportarlo.]

En este momento, el otro lado parece haber comenzado a escribir la nota primero.

Mi corazón estaba latiendo. ¿Es esta una carta de amor?

[No me voy a casar.]

¡Yo tenía razón!

[¿Por qué me dices eso?.]

[Entonces, cuando nos encontremos, asegúrese de no llorar antes.]

[¡Es por una infección en el ojo!…¿Pero realmente no te vas a casar?.]

[Sí.]

La carta se volvió más dulce.

[Quiero que te relajes un poco.]

[Eso no es una disculpa, ¿Verdad? Si supieras que casi me arrojo al lago porque me besaste frente a la casa, nunca te habrías disculpado así.]

¡Debe haberla besado!.

Mi corazón latía con fuerza y ​​envolví mis mejillas sonrojadas.

[¿Te sentías bien ayer?.]

[No soy tan débil.]

[Tres meses.]

¿Tres meses qué?

‘¿Está él enfermo?’

No hubo ninguna nota que siguió. Toqué la punta de la nota con cara de preocupación.

Solo miré un poco sus cartas, pero me duele el corazón y me pregunto cómo estarán ahora.

Intenté volver a guardar la nota en el cajón.

Pero puedo sentir algo en la esquina del cajón.

Cuando lo saqué, eran un par de anillos. No había nada en el costado, pero en el medio había un rubí.

Miré alrededor del anillo con una amplia circunferencia y encontré las inscripciones en el interior.

“Ri…sette. ¡¿Risette ?!”

Anterior Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Ri.. ¿Risett? Hmmm ¿? Bueno al punto ¡Ja! Como dije ¡Pagaran por haberse metido con Leblaine! Ahora solo queda esperar como Adolf cava su propia tumba jeje

Responder

Exijo que se se haga una historia paralela contando sobre Rissette y el Duque ❤❤❤ Gracias por la traducción Pray 🥰

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: