Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 51 CAUB

Lart se perdió en sus pensamientos por un momento.

Un Shinsu y un miembro de la realeza eran amantes…. Ni siquiera parecían querer mantenerlo en secreto.

Blondina, su media hermana, y Amon, el Shinsu que parecía ser su amante.

Su relación con los dos pudo haber comenzado mal, pero ahora, estaban lo suficientemente cerca como para permitirle acceder al palacio de invitados sin problemas.

Sería de gran ayuda si me convirtiera en Emperador.

Para convertirse en el próximo Emperador, tendría que ganar una batalla contra las fuerzas existentes. Quizás esta relación resulte útil entonces.

Pensando en ese día, Lart asintió con una mirada seria.

***

“¡¿Por qué avanza tan lentamente?!”

Adellai arrojó su abanico con enojo, viéndolo rodar por el suelo después de golpear al Conde. Ella tomó otra respiración rápida.

Pensó que podría encontrar fácilmente al descendiente de Barahan y ganarse la confianza del Emperador, pero las personas con cabello rubio y ojos dorados eran pocas y distantes entre sí.

No fue tan fácil como había pensado, y sus procedimientos secretos ralentizaron aún más las cosas.

El Conde se inclinó para recoger el abanico y se lo tendió cortésmente.

“Lo siento, Princesa. Me esforzaré más”

Adellai, ahora sola después de que él se fue, abanicó su cara caliente.

Recordó haber visto a la humilde Princesa con un Shinsu hace unos días, junto con los ojos del Emperador mirándola.

Esto no puede ser. Tenía que haber un cambio de rumbo.

Blondina Ryun Athez.

La odió desde el primer momento y nunca la aceptó como hermana. La existencia de Blondina era intrusiva, no, enloquecedora.

Al principio, no le gustó su origen humilde, que degradaba a la familia real, y su pretensión de ser elegante y regia.

Sin mencionar que la mitad de su sangre era la de un humilde plebeyo.

“¿Cómo te atreves…?”

Adellai arrojó su abanico al espejo.

“Soy hija de la legítima línea de descendencia. Soy la única Princesa del Imperio”

Aún mirándose en el espejo, gritó desde la puerta.

“¡Prepara las cosas! Voy a visitar al Duque Rodson”

Encontrar en secreto al descendiente de Barahan y tener oficialmente al Duque Rodson en sus manos, ese era el objetivo de Adellai.

Para empezar con lo que podía hacer, Adellai agarró la mano de la criada que estaba cepillando su cabello.

***

“Estas vacaciones no serán fáciles”

Blondina le dijo a Lucy con voz sombría. Habían estado planeando ir juntos de vacaciones de verano, pero todo se vino abajo cuando el Emperador la llamó hace unos días.

“Briddy, nos vamos de viaje al norte de la península de Gerban. Prepárate para ello”

Era la primera vez que se iba de vacaciones con la familia real.

“Tenemos que ir a la península de Gerban con la familia real para el festival de hielo”

Por supuesto, no estaba muy contenta con la perspectiva. Tendría que soportar las miradas de muerte de Adellai y la Emperatriz, y sería más una tortura que unas vacaciones.

Afortunadamente, Lucy pudo acompañarla como sirvienta. Su relación con Lart también fue algo reconfortante.

A Lart le encantará esto.

Le encantaría saber que se iba de viaje con Lucy y llamarlo una bendición de los cielos.

Majetto salió del cubo en el que se estaba lavando.

“¡Yo también! ¡Yo también voy!”

“¿Eh? Majetto? ¿Quieres venir?”

“¡Sí! ¡Voy contigo! ¡Al norte! ¡A ver hielo!”

Dejó huellas en el suelo cada vez que saltaba y gritaba.

“¿Serás capaz de soportar no poder hablar?”

“¡Sí! ¡Puedo! ¡Soy bueno en eso! ¡Yo voy!”

Blondina sonrió y se limpió con cuidado las plumas mojadas.

Pensó en preguntar por su novia gorrión, pero se detuvo. Recientemente, Majetto había estado visitando el palacio con más frecuencia, no hablaba de su novia y, lo que es más importante, se veía muy triste durante unos días. Más hablador y quisquilloso que nadie, estaba profundamente melancólico, piaba impotente al cielo.

Deben haberse roto.

¿Las rupturas fueron difíciles para los gorriones, al igual que para los humanos?

Blondina lo secó con más cuidado de lo habitual y le entregó el paño húmedo a la criada.

“Por cierto, Majetto. ¿Está Amon en casa?”

Las visitas de Amon habían vuelto a ser más esporádicas. No podía entender qué estaba pasando, así que le preguntó a Majetto, cuyo nido estaba cerca de donde vivía Amon.

Dejó de jugar con sus plumas y miró hacia arriba.

“¡Creo que fue con Sam!”

“¿Sam?”

“¡Sí! ¡Sí! Pero, ¿podría estar ya de regreso? ¡Majetto irá a comprobarlo!”

Majetto voló repentinamente por la ventana, y los intentos de Blondina por atraparlo fueron inútiles.

“No te dije que te fueras de inmediato…”

Unas horas más tarde, regresó.

Viajar al bosque y regresar dos veces al día era demasiado para un gorrión diminuto. Agotado, se sentó en el hombro de Blondina.

“Amon está en casa”

Dijo en un susurro sin vida.

De repente, sintiendo lástima por él, Blondina se apresuró a buscarle unos terrones de azúcar. Después de algunos besos, se acostó.

“Tengo sueño. ¿Puedo dormir aquí?”

“Por supuesto. Lo que quieras”

Blondina respondió cariñosamente, frotando suavemente la cabeza del pequeño gorrión con las yemas de los dedos. Majetto nunca antes había dormido en el palacio, pero, extrañamente, la puso de buen humor.

Majetto acabó bruscamente el azúcar y tomó un poco de agua antes de volar hacia la cama de Blondina para dejarse caer sobre la almohada.

“Me gusta aquí. Dormiré aquí”

Rápidamente se quedó dormido. Sus plumas blancas ondeaban con el viento que entraba.

Blondina cerró la ventana y se cubrió el cuerpo con una pequeña cobija.

“Pequeña cosita linda”

Ella le quitó con cuidado un poco de azúcar del pico y se acostó junto a la cama, temiendo aplastar a Majetto mientras dormía.

“Buenas noches”

Susurró inaudiblemente antes de cerrar los ojos.

Al día siguiente, Blondina se fue sola al bosque de los Shinsus. Estaba planeando una visita sorpresa porque extrañaba tanto a Amon que no podía soportarlo.

Majetto, sentado en su hombro, gorjeó de buen humor.

“¡Visitemos mi nido más tarde! ¡Trabajé muy duro en eso!”

Después de un buen rato jugando con el cabello de Blondina, el movimiento continuo lo hizo quedarse dormido.

“Majetto, ¿no es mejor volar?”

Preguntó ella, tomándolo en su palma.

“Majetto está cómodo. Ayer tuve un día muy agotador”

Dijo, sentándose en su palma.

Blondina siguió caminando, ahora con el gorrión dormido en la mano.

Después de una larga caminata, llegó al borde de los arbustos de fresa. El límite que estableció Amon.

Blondina miró al pájaro dormido en agonía.

Cruzar el límite era peligroso. Su cuerpo humano no estaba equipado para manejarlo.

Podría pedirle a Majetto que fuera a buscar a Amon… Pero él dormía tan profundamente que se habría sentido mal al despertarlo.

Se sentó y decidió esperar un poco para ver si Majetto se despertaba solo.

Pasó las flores silvestres con la mano para matar el tiempo.

Entonces, escuchó un crujido. Se acercaba una bestia.

Pronto relajó sus tensos hombros. Sin duda, un animal normal no se atrevería a acercarse a un lugar con las huellas de Amon.

De hecho, no fue un animal de montaña lo que salió.

Era un leopardo marrón gigante con manchas que aparecieron de repente. A juzgar por la piedra espiritual en su frente, claramente era un Shinsu.

“¡Ack!”

Blondina dio un salto hacia atrás, sobresaltada. Majetto también se despertó.

“¿Qué? ¿Qué es? ¿Qué pasó de repente?”

Voló y volvió a gritar cuando vio al leopardo frente a él.

“¡Shanti!”

Lo reconoció pero no pareció estar complacido.

El Shinsu los recorrió con una mirada intrigada, acercándose a Blondina.

「¡Oh, veo un pequeño bocadillo con un bocadillo aún más pequeño!」

“¡No soy un bocadillo aún más pequeño! ¡Soy un gorrión!”

Majetto chilló sin miedo.

Blondina no fue tan intrépida.

Tal vez porque no era Amon, estaba temblando como un ratón.

La criatura frente a ella era una bestia antes de que él fuera un Shinsu, una bestia incluso entre las bestias. Un humano no podía ser audaz frente a un oponente que podía matarlo con un solo golpe.

Shanti se detuvo frente a ella con una sonrisa.

「Eres un miembro de la realeza, ¿no? El que asistió a nuestra ceremonia」

Sólo entonces Blondina pudo asentir con la cabeza.

“Sí, eso es correcto”

Él podría haberla reconocido, pero ella no lo reconoció a él. A los ojos de un humano, todos los Shinsu se veían iguales con su complexión musculosa y su pelaje marrón. Amon fue una excepción.

「Es difícil distinguir a los humanos ya que todos se ven iguales. No hueles a Amon. ¿Cómo es que aún no te ha impreso?」

Mientras Blondina se preguntaba por el significado de esa palabra, el leopardo se rió.

「Hola. Nos conocimos la última vez, pero soy Shanti」

“Hola. Nos conocimos la última vez, pero yo soy Blondina. Blondina Ryun Athez”

「¿Por qué viniste hasta aquí? ¿Estás aquí para comer fresas?」

“Estoy buscando a Amon”

Shanti la olió mientras se ponía rígida.

Meneó la cola, murmurando para sí misma.

「¿Reunirse con él? Pero ahora es peligroso porque está fuera de control. Bueno… no es asunto mio」

Shanti la rodeó afanosamente.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: