Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 48 CAUB

“Su Majestad, la Princesa Adelein ha venido a verle”

Hubo una respuesta inmediata a las palabras del sirviente desde el interior de la oficina.

“Tráela”

Las visitas de Adelein siempre fueron una prioridad para el Emperador.

Pronto, la Princesa entró, su vestido ondeando. El Emperador estaba sentado junto a una ventana bajo la sombra de un árbol, leyendo un documento. Miró hacia arriba cuando sintió su presencia. Al poco tiempo, una sonrisa apareció en el rostro del hombre más poderoso del Imperio.

“Qué visita sorpresa tan agradable”

Dijo en un tono alegre.

La Princesa Adelein se sentó en el sofá con expresión tímida.

“Vine porque me he sentido muy distante de Su Majestad últimamente. Siempre estás tan ocupado que me entristece”

Desde el nombramiento del nuevo jefe de los Shinsus, la carga de trabajo del Emperador había aumentado en preparación para la ceremonia de inauguración que tendrían que realizar.

Incluso si las dos partes no estaban cerca ahora, siempre había sido el deber del Imperio anunciar la investidura de un nuevo jefe en el continente. Como el honor del Imperio estaba en juego, tenía que ser más lujoso que cualquier otro evento, lo que significaba que el Emperador estaba tan ocupado que apenas podía dormir.

Ante las malhumoradas palabras de la Princesa, dejó la pluma, se puso de pie y se sentó frente a Adelein. Luego le habló lánguidamente, frotándose los ojos cansados.

“Estaba pensando en hacer un viaje después del evento. ¿Qué opinas, Princesa?”

“¿Enserio?”

Adelein respondió con una sonrisa exagerada.

El Emperador asintió y le indicó al sirviente que le sirviera té.

“Para un viaje… ¿Qué tal si vamos a la península de North Gerban, Su Majestad? ¡Recuerdo que el festival del hielo fue interesante!”

Su expresión estaba tan emocionada como podría ser.

“Donde quieras”

“Pero esa no es una promesa definitiva, ¿verdad? Quería irme de inmediato…”

El rostro de Adelein se volvió más sombrío antes de continuar, jugueteando con los dedos.

“Es solo un nuevo jefe para las bestias. No entiendo por qué te preocupas tanto”

“Es un evento para demostrar el honor del Imperio, por lo que no puede faltar nada”

El Emperador tampoco estaba interesado en el evento, pero era una cuestión de orgullo imperial.

La Princesa Adelein hizo un puchero y se volvió hacia el sirviente, asintiendo con arrogancia. Reconociendo rápidamente su intención, hizo una reverencia y salió apresuradamente de la oficina.

Ahora, las únicas personas en la oficina eran padre e hija.

“Su Majestad”

“Dime”

Adelein se inclinó ligeramente hacia delante, susurrando para que nadie más pudiera oírla.

“¿Cómo es que no has estado buscando al descendiente de Barahan últimamente?”

El único ser que podía matar a las arrogantes bestias. Después de años de búsqueda, el comportamiento del Emperador había cambiado recientemente: progresando a paso de tortuga, parecía que había dejado atrás sus remordimientos pasados.

Esta actitud fue causada por la relación de Blondina con un Shinsu.

Muy consciente de ese hecho, Adelein estaba aún más molesta. El poder de la familia imperial solo podría aumentar si los Shinsus fueran destruidos.

De esa manera, tendré todo el poder cuando me convierta en Emperatriz.

Adelein ya se estaba imaginando a sí misma llevando la corona imperial.

El Emperador se hundió en el sofá y apoyó la barbilla, escaneando silenciosamente su rostro.

Adelein se mordió los labios.

“Su Majestad. Encontraré al descendiente”

“…..”

Los ojos del Emperador se entrecerraron.

“Una vez que lo haga, todo el continente sabrá quién es el verdadero gobernante del Imperio”

El rostro de Adelein estaba lleno de altiva convicción. Destruye a las bestias arrogantes, toma el trono. Ese era su gran plan.

El Emperador miró a su hija y sonrió suavemente. ¿No sugirió eso en primer lugar? Entregaría el trono a la persona que encontrara al descendiente de Barahan y que destruyera a los Shinsus.

Se puso de pie y se acercó a un retrato en la pared. Con un toque en la parte inferior del marco, se abrió para revelar el espacio.

Después de un momento de búsqueda cuidadosa, agarró la llave dorada y la colocó con gracia en la palma de la desconcertada Adelein.

“¿Su Majestad?”

Miró al Emperador, incapaz de decir qué era.

El Emperador se volvió hacia el retrato, seguido de Adelein. Representaba a un hermoso hombre sentado en el trono con la espada imperial.

Mientras gobernara el Imperio, ese retrato colgaría en la oficina, al igual que el de su padre antes que él.

Suavemente apartó el cabello de su hija a un lado.

“Adelein”

“Si su Majestad”

“La búsqueda del descendiente de Barahan ahora está fuera de mis manos”

“¿Qué?”

El Emperador se rió de su pregunta.

“Que sea tu retrato colgado aquí en el futuro”

Adelein apretó la llave con fuerza, mirando el retrato de su padre. Sus mejillas se sonrojaron de alegría al pensar que algún día sería ella.

***

La estación pasaba lentamente, el viento se sentía más cálido y el color de las flores del jardín cambiaba. Blondina se estiró y miró al cielo.

Era el día del concurso de caza.

La competencia de caza del Imperio en el bosque Shinsu solo se realizaba dos veces al año. Aunque cazar fuera de la capital era una rutina diaria, todos estaban de buen humor por una de las raras ocasiones en que se abría el bosque Shinsu, lleno de plantas y animales raros.

Los Shinsu odiaban la caza, pero decidieron mostrar su respeto por la cultura humana al permitir el acceso aproximadamente dos veces al año. Aunque no se llevaban muy bien con los humanos, la tolerancia necesaria para vivir en armonía se mantuvo.

Blondina estaba sentada en una repisa con Lucy mientras el Emperador daba un breve discurso.

Majetto estaba comiendo bocadillos; no quería venir porque la caza de humanos era demasiado aterradora y cruel para él.

Amon, que probablemente estaba en algún lugar del bosque, tampoco estaba cerca. La vida diaria de Blondina era bastante aburrida sin sus dos amigos animales. Fingiendo escuchar el discurso, volvió la cabeza y bostezó.

Qué aburrido…. Estoy segura de que tampoco nadie me dedicará su presa este año.

Había pasado más de una década desde que había entrado en palacio, y aunque se había adaptado a la vida imperial a su manera, todavía existía una brecha insuperable en el estatus entre Blondina y la familia real.

Cuando Blondina y Adelein estaban juntas, todos los nobles sabían muy bien a quién apoyar.

Una vez más, Blondina no recibiría ninguna de las presas.

Habrá un montón de ciervos y conejos frente a Adelein. Bueno, como siempre.

Para entonces, el discurso del Emperador había terminado. Los nobles se reunieron ante él, también sobre un caballo blanco, con sus caballos.

“¡Empieza la caza!”

Gritó, agarrando sus riendas. El sonido de los cascos contra el suelo cubrió el campo.

Blondina siguió abanicándose, indiferente. Cuando volvió la cabeza, sus ojos se encontraron con el jinete de un caballo marrón.

Fue el Duque Phillip Rodson. La había estado mirando durante algún tiempo.

¿Me esta mirando?

Blondina miró a su alrededor antes de asentir a modo de saludo. Luego, se dio la vuelta y siguió al resto del grupo.

¿Qué fue eso?

Blondina se inclinó hacia delante para verlo desaparecer en el bosque.

Después de que los cazadores se fueron, los que se quedaron atrás también comenzaron con su propio entretenimiento.

Blondina observó la actuación del payaso y escuchó la música mientras la gente se reunía en pequeños grupos para beber té y hablar.

Blondina también habló con algunas mujeres nobles, asegurándose de evitar a Adelein.

Una Condesa, que había estado jugando con su gran anillo de perlas, habló.

“Hay rumores de que se trajeron elefantes de los reinos del sur para el evento… ¿Crees que es cierto?”

Una Duquesa, parada enfrente, dobló su abanico con sorpresa.

“¿Elefantes? ¿Qué tan grandes son?”

“Su Majestad ha anunciado que celebrará un banquete más espectacular que nunca”

“Entonces, él pudo traerlos…”

La Duquesa asintió con una leve sonrisa.

Fue una edad de oro, con el tesoro imperial más rico que nunca y sin escasez de finanzas. El Emperador había declarado públicamente un banquete para el nuevo jefe de Shinsu.

La fragilidad de la relación entre los Shinsus y la familia real era una verdad que no había sido revelada, y el banquete sería un trampolín para mejorar las relaciones. La clave para encontrar al descendiente de Barahan había sido entregada a Adelein, pero esa era solo la última pieza, una posibilidad que había que vigilar.

Por ahora, la atención se centró en restablecer las relaciones con los Shinsus, liderado por Blondina.

Blondina tenía una expresión extraña. Shinsu, jefe esas palabras eran familiares pero desconocidas al mismo tiempo.

Ayer mismo, ella estaba con el Shinsu exacto del que estaban hablando, pero cada vez que él hablaba, Blondina sentía que no lo conocía en absoluto.

La Condesa bajó la cabeza para susurrar algo.

“Oh, hablando de eso, ha habido un extraño rumor en el palacio…”

“¿Qué rumor?”

Preguntó cuidadosamente después de mirar a su alrededor.

“Hay rumores de que alguien vio un gran leopardo negro en el palacio. Fue tan rápido que la forma no estaba clara, pero un sirviente lo vio hace unos días. Cerca del templo”

Ese templo estaba justo al lado del palacio de invitados.

Blondina levantó su copa para cubrirse la cara con torpeza.

La pantera negra de la que estaban hablando debe haber sido Amon. ¿Cómo pudo haber sido atrapado cuando se suponía que era tan bueno escondiéndose?

Bueno, sería más difícil esconderse con su gran tamaño que cuando era un bebé leopardo. Ahora que lo pensaba, era asombroso que hubieran guardado el secreto durante tanto tiempo.

Solo fue posible porque las pocas doncellas que tenía no hablaban, y Lucy, su doncella personal, era digna de confianza.

Blondina miró hacia el bosque, pensando en Amon, que probablemente estaba muy adentro.

Mientras la caza continuaba, el sonido de los perros y los silbatos de caza sonaron sobre ellos.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: