Saltar al contenido
I'm Reading A Book

RRB-MQES Capítulo 24

Como debería de ser

Joel se sentía incómodo al tener que acompañar a la Segunda Reina, Berta Kasha.

El origen de sus sentimientos es simple, no le gusta la gente que puede ver a través de él, pero Joel no está lo suficientemente tranquilo para darse cuenta de eso por ahora.

Joel había notado que la Segunda Reina, que siempre tenía una expresión severa en su rostro, a menudo sonreía durante su gira por el sur.

Sobre todo durante la inspección previa a La Marta, donde llegó sola, un día antes de Su Majestad. 

Incluso los guardias podían sentir que la Segunda Reina disfrutaba como si estirara sus alas.

La Reina alta y de cabello oscuro encajaba sorprendentemente bien con la hermosa y exótica ciudad costera. 

El estilo arquitectónico invisible debe haber sido traído del otro lado del océano. 

Los edificios que parecen pertenecer a un país desértico se adaptan al clima de esta tierra cerca del extremo sur del continente.

Las iglesias locales están llenas de una belleza encantadora, delicada y elegante. 

Joel no pudo evitar sentirse infeliz de que no hubiera personas profundamente religiosas viviendo aquí.

La Princesa Kasha Graciela, de quien se decía que era la media hermana de la Segunda Reina, sorprendentemente no se parecía a la Segunda Reina.

Era una princesa delicada con el pelo suave color caramelo, parecía una dama noble del norte, mas aún con su cintura esbelta que no parecía encajar con el vestido largo tradicional del sur.

Su media hermana, Graciela, miró a la Segunda Reina con el rostro dulce de una doncella soñadora y expresó la alegría del reencuentro con todo su cuerpo.

La Segunda Reina parecía no tener ningún sentimiento particular por su hermana, pero estaba siendo jalada por sus brazos y no parecía importarle ni querer oponerse. 

Acompañó a su hermana en sus viajes de compras por la ciudad y luego ambos dieron un paseo por la playa.

Algunos de los ciudadanos de la ciudad conocían el rostro de la Segunda Reina como algo natural. 

Llamaron a la Segunda Reina ‘Princesa’ y le hablaron de manera amistosa como si hubiera vivido allí toda su vida.

Iba vestida como una consorte real, aunque con una forma abreviada de atuendo de viaje.

La reacción del público siguió siendo la misma al día siguiente cuando Su Majestad el Rey llegó a La Marta, acompañado de la segunda reina en un recorrido por la ciudad.

Lo único que cambió fue la reacción de la Segunda Reina. 

Después de unirse a Su Majestad, la Segunda Reina siguió a Su Majestad, como siempre lo había hecho, con una mirada tranquila y fría en el rostro, como si fuera su secretaria o una especie de administrador.

 

No se pudo ver ni un atisbo del rostro alegre que mostraba el día anterior.

Sabía más de la ciudad que el nuevo Gran Maestre de La Marta, que fue asignado no hace mucho.

Desde los orígenes del comercio marítimo de la ciudad, hasta la cantidad de días que se necesitan para transportar mercancías a las distintas bases, el crecimiento de la población debido a la construcción de las carreteras a Meseta, etc. estaba leyendo un documento.

“… La mayor parte, pero la información que tengo es de hace dos años”

La Segunda Reina agregó esto por fin y mostró una sonrisa afectuosa que suele mostrar, pero solo al Príncipe.

Graciela y su esposo, el nuevo Gran Maestre de La Malta, habían seguido a Su Majestad y a la Segunda Reina en su inspección, pero no hubo conversación entre ellos ya que la Segunda Reina, que se suponía que sería la que recibiría una explicación, sabía más que nadie en la ciudad.

Sin embargo, debido a que Graciela tendía a estar cerca de la Segunda Reina como lo había hecho el día anterior, naturalmente también estaba más cerca de Su Majestad. 

Si Graciela fuera un hombre, estaba lo suficientemente cerca del Rey como para que Joel, la escolta del Rey, la hubiera retenido.

Después de una rápida mirada a la ciudad, el grupo estaba en camino de regreso a Meseta, aunque parecía un poco antes de lo planeado.

Graciela se paró frente al carruaje real con lágrimas en sus grandes y lindos ojos, y tomó ambas manos de la Segunda Reina.

“No te preocupes. Nos volveremos a encontrar pronto …”

La Segunda Reina dijo esto en un tono para consolarla en lugar de hacerlo con sinceridad, y le palmeó el hombro con una mirada amable en sus ojos.

A pesar de la gran diferencia en su apariencia, las chicas ciertamente eran hermanas cercanas.

“Sí … Así es. De hecho, pensé que nunca podría volver a verte, pero ahora, así, ¡tengo a mi hermana frente a mí! Estoy seguro de que nos volveremos a encontrar de alguna manera.”

Las escoltas del Rey tuvieron que esperar mucho tiempo hasta que las hermanas finalmente se separaran, pero no se atrevieron a interferir, no tanto por miedo a la reacción de la Reina sino por el rostro lloroso de su hermana, Graciela.

Incluso algunos de ellos estaban tan conmovidos que casi lloraron.

En medio de todo esto, Graciela soltó una risa triste y dijo.

“Cuando era pequeña soñaba con casarme con el mismo hombre que mi hermana, así estaríamos juntos para siempre, ¿no? … Pero ahora … me casé con el hombre con el que te ibas a casar, pero tú te casaste alguien más, que vive lejos, muy lejos … ¡Estoy muy feliz! Sin embargo, este futuro no es lo que quería “.

Solo que esta vez se hicieron visibles ciertos sentimientos en el rostro de la Segunda Reina, que sin querer miró al pálido nuevo Gran Maestre de La Marta, Horacio, que estaba de pie detrás de Graciela.

Cuando sus ojos se encontraron, sus miradas contenían un sentimiento amargo, por lo que apartaron la mirada de inmediato.

Sucedió tan rápido que nadie se dio cuenta, excepto el rey y Joel, que estaban parados a su lado.

El silencio que fluyó entre ellos después, fue más que suficiente para mostrar lo cerca que estaban del pasado y cuánto sufrieron al tener que separarse.

***

Eso sí, en el viaje de regreso, el Rey y la Segunda Reina viajan en el mismo carruaje.

Berta todavía se sentía incómoda y, para lo peor, el Rey estaba mudo, lo que la ponía más tensa.

Berta reflexionó en secreto, fue una mala idea aceptar viajar con una persona muda cuyas intenciones eran impredecibles, pero que luego podrá reflexionar sobre ello. 

Ahora mismo hay más en qué pensar.

“Su Majestad. ¿Puedo tener su permiso para hablar?”

“Si.”

“Lo que dice mi estúpida hermana no es cierto. Es solo que él era de una familia diferente, pero cuando éramos niños, venía a jugar a menudo, y teníamos una edad similar, así que tenía la impresión de que éramos …”

En los valores traídos de los países del norte, quizás, un compromiso formal es casi sinónimo de matrimonio. ¡Si creen que soy una mujer que una vez rompió un compromiso, no sé qué tipo de problemas tendré! Es mejor lidiar con esto ahora.

“Ya veo. Supongo que desde que eras unida cuando eras pequeña, la idea de un matrimonio era algo natural en lo que pensar”.

Tener que dar excusas fue doloroso para ella, especialmente porque Harold tenía razón en ese sentido.

De hecho, la propia Berta pasó su adolescencia pensando que se casaría con Horacio, mirándolo de forma práctica.

Más que eso, si Louis ni siquiera hubiera nacido, Berta se habría quedado escondida en el palacio trasero hasta que un día volvería a la casa de sus padres, en ese momento, estaba pensando en volver a casarse con un hombre adecuado del sur.

Y uno de los principales candidatos no era otro que Horacio.

Aunque una mujer que se fue a casar al norte tendrá una mala imagen al regresar, Berta sabe cómo solucionarlo, siempre que esté en la cultura que ama y conoce tan bien.

“Era sólo una relación infantil, no pensábamos a largo plazo como adultos. Además, las circunstancias especiales del clan, hicieron que mi padre tomara la firme determinación de hacer que me quedara soltera y sin ningún compromiso hasta hace dos años”. 

Fue una mala idea dejar que su media hermana la acompañara en su gira de inspección. 

Es tan inocente que le resulta fácil descubrir los verdaderos sentimientos de Berta e incluso exponerlos.

Pero Berta la extrañaba tanto y finalmente pudo reunirse con ella después de tanto tiempo, que se quedó ciega y no vio el resultado obvio.

Gracias a eso, tiene que poner excusas estúpidas para complacer a alguien que ni siquiera se preocupa por ella. 

Este no es un buen avance para Berta, que sabe que el silencio es oro, especialmente cuando está rodeada de enemigos.

“No dije nada. No sospecho de sus acciones, como cuando fue hasta La Marta para pasar la noche, incluso antes de tiempo, ni sospecho que haya sucedido nada concluyente en el pasado”.

Harold habló en un tono ligero bastante burlón, pero Berta conocía bien ese tipo de táctica, haciendo una declaración que parece una broma pero que realmente apuñala a la otra persona y luego, oculta todo con una sonrisa amable.

“No pedí un viaje corto a La Marta para conocer a nadie, sino para celebrar el matrimonio de mi media hermana”.

“Pero estoy seguro de que hay muchas personas en tu clan que se casaron recientemente, y elegiste a ese hombre y esa media hermana para felicitar”.

Se preguntó si debería decirlo o no, pero retrasar la resolución de este problema conduciría a otros más complicados al llegar al castillo.

“Su Majestad. No es una persona. Mi cariño especial es por la ciudad misma. La Marta era la ciudad que se suponía que debía heredar”.

“… como la esposa del Gran Maestre”.

“Yo lo heredaría, en cuya forma aún estaba por determinar. La Marta es una ciudad con una compleja historia de comercio marítimo y una larga lucha contra la gente que viene del otro lado del mar. La cultura pagana que se ha mantenido en el continente por la integración con la población local también es muy fuerte. Fue una ciudad difícil que yo, la heredera mayor del clan Kasha, debería haber heredado “.

Y la ciudad también estaba estrechamente relacionada con la madre biológica de Berta, la primera esposa de Kasha. 

Pero Berta no dice más, preguntándose si habría alguna necesidad de explicarle eso a Harold, que no sabía de la relación ni de las prácticas de herencia de los jefes sureños para ceder parte a sus hijas.

“¿Puede ese hombre, y mucho menos tu media hermana, asumir el papel que se suponía que debías interpretar? ¿No le falta un poco?”

El interés de Harold parece haber cambiado en la dirección, de su relación con Horacio al hecho de que ella sabe más que él sobre la ciudad.

“Horacio fue instruido originalmente por mi padre, y Graciela, como has visto, es una buena hermana, solo un poco sentimental. Esta vez, ambos se abstuvieron de guiar a Su Majestad, ya que yo era la que ya lo hacía”.

Pero ahora no importa, esa tierra ya está fuera de las manos de Berta.

“Me alegro de haber podido visitar ese lugar y me alegra que los dos estén trabajando de la mano para proteger a La Marta, como estoy seguro de que seguirán haciéndolo a partir de ahora”.

Dijo algo sentimental y la propia Berta se dio cuenta de que era muy impropio de ella.

El día en que Berta herede la tierra de La Marta nunca llegará, y la vida cotidiana de la gente de la ciudad continuará tranquila e inalterada sin que Berta juegue un papel especial en el futuro de la ciudad.

Eso es todo. Esa tierra ya está fuera de mis manos.

____

Es feo cuando no salen tus planes, por otro lado ¿que intentas hacer Harold????

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Este capítulo me fue muy triste, Berta tenía todo para ser feliz y una buena gobernante en La Marta, también me dió la impresión de que lo suyo con Horacio era una conexión muy fuerte, sin que nunca haya llegado un contacto físico pasional.

Me da tanta pena por ella… y Harold no se qué pensar del hombre de hielo, tal vez el ver al hombre que debía casarse con Berta le mueva algo por dentro, o al menos eso espero.

¡Gracias por la traducción!

Responder

Acaso esos son celos? Ok, no. Pobre de Bertha, se nota que tiene pasión por su tierra y es competente, creo que sí le dejarán algunas funciones en el palacio brillaría en su trabajo.

Responder

Me dio pena que perdiera el futuro que tanto queria

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: