Saltar al contenido
I'm Reading A Book

PAQAMD – 31

1 enero, 2024

PAQDMD – Episodio 31

 

María lo tomó con calma, como un perezoso.

“Ahí, ahí, un poquito más.”

La niña señaló el vómito de María con tanta indiferencia como si estuviera frente a una ventana de cristal.

“Eres la primera persona que vomita al verme. Una bienvenida bastante… Apasionada. Creo que voy a colapsar pronto. ¿Nos sentamos primero?”

María todavía parecía estar aturdida, pero obedientemente hizo lo que le dijeron. Aunque era mucho más joven que ella, había un sentimiento de intimidación que hacía imposible no seguir sus palabras.

“En primer lugar, ¿tienes curiosidad por saber quién soy?”

María asintió levemente.

“Te ofrecí una manera de morder a Gidón y recibí como respuesta que te daba escalofríos.”

(N/T: Ver respuesta en Cap. 24: [‘No sé qué quieres obtener de mí, pero no funcionará como quieres. Si es Heidegger, me da escalofríos.’])

“… ¿Heidegger?” (María)

“También soy una Wängler.”

“¿Esos incompetentes de Wängler?” (María)

Leonie resopló suavemente.

“Bueno. Gidon está enojado porque tuvo que retirarse con su ejército por mi culpa, pero enviaste esa respuesta sin siquiera saber quién te dio tan alta gracia. Y también lo informaste a través de una paloma mensajera. ¿Tienes un hígado grande?”

‘¿O eres estúpida?’

“¿Por qué? ¿Por qué?” (María)

“¿Por qué te ayudé?”

María asintió.

“Te lo dije. Te ayudaré, pero a cambio, por favor dame ‘la tierra donde las ovejas se vuelven negras’.”

Seguramente existe un lugar desolado llamado así en Occidente. Una tierra cubierta enteramente de tierra negra y rocas, oscureciendo a las ovejas que pastaban en ellas.

“¿Por qué una cosa tan inútil?” (María)

“María, escucha con atención.”

Ella asintió de nuevo.

“Soy igual que tú. Cuando se trata del Emperador y Gidon, siento escalofríos. Así que unamos nuestras manos y derrotémoslos juntas.”

‘¿Tomarse de las manos?’ (María)

Cuando escuchó esas palabras, el espíritu de María, que se había ido, regresó.

“¿Quieres que apueste Occidente por ese vil talento? ¡Eso es absurdo!” (María)

Leonie exhaló ligeramente, como si estuviera decepcionada por la fuerte reacción. Entonces, un viento fresco sopló a través del campo de trigo, sacudiéndolo violentamente, e incluso despeinó el cabello de María fuera del cuadro.

“Ja, ¿no deberías saber distinguir entre creencia y terquedad?”

El fuerte viento parecía venir de Leonie. Un extraño miedo recorrió la columna de María en forma de sudor frío.

“Escucha atentamente, María. Aún no sabes con qué traficaban tus hijos, ¿verdad?”

La barbilla de María se retorció.

“¿Y te es difícil descubrir cómo reconstruir el área del granero que fue pisoteada por Gidon?”

Quizás debido a su orgullo herido, María la criticó hasta el final.

“Dicen que eres una persona talentosa, ¿pero también haces profecías? No puedes comerciar con todas las cosas.” (María)

“Digamos que puedo hacer mucho a través de la pintura. De todos modos, esta es nuestra última oportunidad para salvar a Occidente.”

Leonie le indicó que se acercara. Cuando María se acercó, la niña le susurró al oído. Los ojos de María se agrandaron y apretó los dientes.

“Ve a consultar con tus hijos ahora mismo. Y si lo que digo es correcto, busca a esa persona lo antes posible. Porque el desastre ocurrirá pronto.”

Las cortas yemas de los dedos de Leonie tocaron la gruesa mejilla de María.

“Volveré en 15 días. Entonces, no dejes de lado la precaución y mantén la calma y no envíes temerariamente palomas mensajeras, ¿de acuerdo?”

Leonie se dio vuelta.

“¡Un momento!” – María llamó urgentemente. – “¿Por qué me das una oportunidad?”

Leonie respondió con una leve sonrisa.

“Eres más justa que nadie.”

María no pudo decir nada. Ese valor fue algo que persiguió durante toda su vida.

El dinero que fluía hacia el área del granero estaba más allá de la imaginación. Luchó toda su vida para garantizar que todos pudieran disfrutarlo por igual, en lugar de ser monopolizado por unos pocos superiores. Para ella era un orgullo que hubiera más plebeyos y menos siervos que en cualquier otra región.

“No me gusta que seas ruda y terca, pero tus fortalezas compensan con creces tus debilidades.”

Leonie hizo un gesto con la mano y se dio la vuelta.

“Supongo que por eso no quería rendirme. Así que no me decepciones más.”

Se alejó cada vez más, pasando tranquilamente entre los agricultores cosechadores que todavía sudaban.

<“¡Zas!”>

Sopló un viento fresco y se llevó el sudor frío de María. Todo se detuvo cuando Leonie se convirtió en un pequeño punto y desapareció. El cuadro lucía su belleza como siempre, como si nada hubiera sucedido.

Cuando María abrió repentinamente la puerta y salió, los asistentes que esperaban se levantaron sorprendidos. Pasó por allí y rápidamente corrió hacia la prisión donde estaban encarcelados sus hijos. Los asistentes que sólo estaban observando hicieron lo mismo.

“¡Madre!” (Hijo 1)

“Mamá, realmente no lo hicimos. ¡Es una acusación falsa!” (Hijo 2)

“Hace mucho frío y es terrible aquí. Por favor, deténgase ahora.” (Hijo 3)

Los malditos hijos 1, 2 y 3 empezaron a armar un escándalo tan pronto como la vieron. Supongo que fue bueno que no incluyeran al miembro más joven y débil.

Cuando la cosecha fue mala, María redujo los gastos para mantener la dignidad de su familia. Luego, aquellos que no soportaron el cambio comenzaron a deambular por la frontera y a cometer crímenes.

Pero no hubo pruebas. Lo que tiraban era un carruaje vacío. Como no pudo encontrar los productos de contrabando, simplemente estaban jugando y aguantando.

“¡Cállense la boca!”

Las palabras de María volvieron a calmar la prisión.

Le chasqueó el dedo a su hijo mayor. Entonces, el tipo que parecía un potro mimado dudó en acercarse.

“Escucha cuidadosamente. Esta es tu última oportunidad. ¿Qué le vendiste a los rebeldes?”

El hijo mayor puso sus pequeños ojos en blanco y miró a su alrededor.

“Mamá, es un malentendido. Solo fuimos a tomar un poco de aire fresco…”

<“¡Pum!”>

De repente, María le dio un puñetazo en la nariz a su hijo a través del hueco entre los barrotes.

“¡Ah!” (Hijo 1)

La sangre salpicó por todas partes.

“Mamá, ¿estás loca?” (Hijo 1)

María se arremangó.

“¡Guardia, abre la puerta!”

“Oh Dios, Su Excelencia. Por favor sea paciente.” (Guardia)

Los guardias y ayudantes sacaron a María de las rejas y la detuvieron. Si abría la puerta, iba a matar a su hijo.

“¿Crees que no lo sé? Lo que vendiste fueron caballos. ¡También eran sementales de combate (caballo macho criado para dar semillas) que se tiene prohibido sacar del país!”

Era un delito aprovechar un punto ciego donde habitualmente se registran personas y vagones al cruzar la frontera. Intencionalmente pusieron garrapatas en la cara de los caballos y les cortaron las crines. Cubiertos de tierra, parecían caballos mestizos sucios. Parecía una buena idea tomar hasta cuatro caballos y cambiarlos por los caballos viejos que trajeron los rebeldes.

Los rostros de los tres hijos palidecieron. María, incapaz de soportar ver esas expresiones, cerró los ojos con fuerza.

“Lo dije claramente, es su última oportunidad.”

Al mirar la expresión de María, se arrodillaron y suplicaron.

“Mamá, me equivoqué.” (Hijo 1)

“¡Oh, por favor perdóneme!” (Hijo 2)

“No fueron muchos. Sólo vendimos dos, tal vez diez.” (Hijo 3)

María respiró hondo y llamó a un asistente.

“Por favor hable, Su Excelencia.” (Asistente)

“¿Cuál es el castigo para quienes sacan caballos?”

“…Después de cortarles las muñecas, son desterrados al Bosque de la Muerte.” (Asistente)

María se alejó de sus hijos.

“Ejecútalo tal como está.”

María, que salió de la cárcel escuchando a sus hijos llorar detrás de ella, ella lloraba en su corazón.

“¡Ayudante!”

“Sí, Su Excelencia.” (Asistente)

“Ve al territorio de Giselle inmediatamente y encuentra a un hombre llamado Orfu.”

Y tan pronto como se dio la orden, al día siguiente, arrastraron a un hombre atado con una cuerda. Los caballeros lo hicieron arrodillarse ante María.

“¿Eres Orfu?”

“¿Sí? Sí, eso es correcto. Por favor sálveme. Yo solo…” (Orfu)

“¿Tú solo…?”

“Es cierto que causé problemas a mis vecinos quemando cal. Pero todo se debe a la investigación.” (Orfu)

“Si estás hablando de investigación, ¿te refieres a la enfermedad del Arroz Rojo?”

Después de escuchar las palabras de María, Orfu levantó la cabeza, que había estado inclinada todo el tiempo.

“Eh, ¿cómo lo supo?” (Orfu)

Cuando el trigo se infecta con la enfermedad del Arroz Rojo, los tallos y las hojas se vuelven marrones y los granos se vuelven rosados. Su consumo provoca vómitos y fuertes dolores de estómago. Era un desperdicio tirarlo, así que se lo daban al ganado, que enfermó y murió.

El trigo y la ganadería eran la base de Occidente. Así pues, en Occidente, la enfermedad del arroz rojo era un desastre en sí mismo.

“Entonces, ¿tu investigación fue exitosa?”

Sacudió la cabeza, todavía pareciendo sorprendido.

“Libérenlo.”

Tan pronto como se dio la orden de María, las ataduras que rodeaban a Orfu se aflojaron y lo condujeron a la sala de recepción. Frente a él, había incluso lindos bocadillos y té que nunca había visto antes.

Hay un límite que cumplir sin aviso cuando estás sediento. Mientras dormía, los caballeros lo sacaron a rastras y lo trajeron allí toda la noche. Orfu pensó que ya estaba muerto, pero ¿qué tipo de trato VIP es este?

Orfu se graduó de la Academia de Plebeyos con excelentes calificaciones, pero debido a su excentricidad y obsesión, no pudo adaptarse a ningún lado y quedó varado en el campo. Eso fue todo. Con solo mirarlo, no ha cometido ningún pecado que justifique ser arrestado por una persona de alto estatus. – ‘No, ¿pero ahora está ahí?’

Orfu ni siquiera podía levantar la taza de té porque todavía estaba tratando de calmar sus manos temblorosas.

“Sólo dime.”

Presionado por la abrumadora energía de la Duquesa que comandaba Occidente, sopló fuerte como si estuviera poseído.

“Los granos que se volvieron rosados ​​parecían del color del yogur estropeado. Entonces pensé que podría ser moho. Intenté hacer un removedor mezclando cal y azufre.” (Orfu)

Los ojos de María se hicieron cada vez más grandes. Lo que dijo coincidía con lo que Leonie le había dicho.

“¿Pero todavía no has alcanzado una proporción que no termine con el trigo?”

“Eh, ¿cómo lo supiste?” (Orfy)

Orfu parpadeó.

“Si uso más azufre, el trigo se secará, y si agrego más cal, el moho no morirá…” (Orfu)

“1:2.”

“¿Qué?” (Orfu)

“Mezcla 1 parte de cal y 2 partes de azufre.”

“Yo también lo intenté. Pero se quemó rápidamente. El olor era tan fuerte que la gente lo denunció y hubo un alboroto.” (Orfu)

“Mezcla una pequeña cantidad de agua y hiérvela a 120 ℃ durante aproximadamente 1 hora.”

Orfu abrió la boca sin comprender y miró a María.

“¿Qué estás haciendo? ¡Ve y hazlo ahora mismo!”

 

* * *

 

Con el total apoyo de María, Orfu creó un desinfectante que podría resolver la enfermedad del arroz rojo en sólo dos días.

Una semana después, los criminales fueron castigados públicamente y luego exiliados al Bosque de los Muertos. La gente contuvo la respiración y observó el proceso.

Sabía que toda esta guerra se debía a ellos, pero eran los hijos del Líder de Occidente. Conociendo los méritos de María, no se atrevieron a exigir castigo, pero su descontento con la miserable realidad estuvo al borde de la explosión.

Pero la propia Duquesa reveló el crimen y ejecutó la sentencia.

“Yo, Maria Von Weber, restauraré nuestra casa a su estado original en nombre de mi familia. Como prueba, se ejecuta la sentencia a los pecadores. También encontramos una manera de vencer la enfermedad del Arroz Rojo que nos había acosado durante mucho tiempo.”

La gente estaba animada.

“Todos hagan fila.”

Los hombres de la Duquesa distribuyeron entre la multitud una medicina llamada ‘Buenas noticias de Orfu.’ También se enseñó en detalle cómo usarlo.

Después de eso, el laboratorio lo produjo medicamentos sin parar. Tan pronto como se creó las ‘Buenas Nuevas de Orfu’, fue transportada constantemente a la región de los graneros occidentales.

María se dedicó al trabajo, incluso ahorrando el sueño. Y por la noche dormía frente al cuadro ‘Cosecha’. Tenían una fecha acordada, pero por alguna razón le inquietaba quedarse dormida en otro lugar.

Fue porque estaba ansiosa de que Leonie viniera y luego simplemente se fuera cuando ella no estaba segura.

•❅──────✧❅✦❅✧──────❅•

Anterior Novelas Menú Siguiente

error: Content is protected !!