Saltar al contenido
I'm Reading A Book

AECDE – 80

13 agosto, 2023

Episodio 80 – El Juicio

 

El silencio se extendió dentro del salón del banquete. Sin embargo, en el momento siguiente, estallaron suspiros impactantes de todas partes y el salón del banquete se agitó.

“¿Un juicio rápido?” (Adele)

“¿Su Majestad el Emperador a Su Majestad la Emperatriz?” (Lionel)

Lionel reflexivamente miró a la Emperatriz. Pudo ver las comisuras de sus ojos siempre tranquilos temblando.

Lionel rechinó los dientes y escupió al juez.

“¿Un juicio? ¿Sin previo aviso, ahora mismo?” (Lionel)

El juez tomo un profundo respiro y respondió.

“Su Majestad el Emperador dijo que procedería con un juicio informal en consideración al honor de Su Majestad la Emperatriz. Dado que es un juicio interno dentro de la familia Ulrich y un juicio de emergencia, puede realizarse sin previo aviso.” (Juez)

En ese momento, Elizabetta rugió como una bestia furiosa y se presentó ante el juez.

“Así que hoy, que es la Fiesta Nacional, ¿está pidiendo un juicio en un banquete? ¡Eso es inaudito!” (Elizabetta)

“… La Gran Duquesa también ha sido citada como testigo. Venga con nosotros.” (Juez)

Los nobles aliados a la familia Baldr pronto comenzaron a protestar enérgicamente. Cuando todos alzaron la voz, diciendo que así no se podía iniciar un juicio, los jueces sudaron. En ese momento, la Emperatriz, que había estado en silencio viendo todo esto, salió frente a Lionel.

Mientras el agitado salón de banquetes volvía a quedar en silencio, la Emperatriz se acercó al juez y abrió la boca mientras lo miraba directamente.

“Si es un juicio, significa que me van a acusar.”

“…” – El juez, agobiado por el espíritu de la Emperatriz, inclinó la cabeza, incapaz de responder.

<“Tú eres la que se negó. Además de no cumplir con tu deber.”> (Karl)

Pareció escuchar la voz del Emperador en sus oídos.

Adele respiró hondo y exhaló. Su pecho estaba apretado y le era difícil respirar, pero no había ningún lugar a donde retirarse o escapar.

‘¿Un juicio?’

“De acuerdo, vamos. Guíenme.”

Su voz era tan tranquila y su comportamiento era tan informal que la gente parpadeó y se quedó sin palabras.

“¿Qué está haciendo? Incluso si toma la iniciativa.”

Los jueces, que habían recobrado el sentido ante la tranquila disposición de la Emperatriz, se dieron la vuelta rápidamente.

Lionel la retuvo cuando ella trató de seguirlos. Y la miró con una cara que estaba a punto de colapsar, sin prestar atención a las numerosas miradas que se derramaban a su alrededor.

Todavía no sabía lo que le gusta o lo que quiere. Pero una cosa era segura… La carga sobre esos delgados hombros es tan pesada que pensó que podría colapsar en cualquier momento. Ella era el tipo de persona que nunca compartiría, incluso si tuviera que morir bajo el peso de su cuerpo mientras lo cargaba sola.

Ella misma quien pensó que moriría, por lo que pidió llamar a las personas que había dejado en su país de origen, pero luego cambió de opinión diciendo que no podía hacer eso.

“La esperaré.” – Lionel prometió permanecer al lado de la Emperatriz hasta el final.

Pero el Emperador tampoco parecía querer eso. Apareció un asistente y gritó a los nobles en voz alta.

“¡El banquete de hoy queda cancelado debido a un juicio de emergencia dentro de la familia imperial! Además, se ha emitido una orden de evacuación, ¡así que espero que todos puedan retirarse!”

En respuesta, Adele retiró suavemente el brazo de Lionel. Luego, como diciendo que no me preocupara, sonrió y se dio la vuelta.

“Voy con ella, así que no te preocupes demasiado y vete a casa.” – Elizabetta susurró al pasar junto a Lionel.

El corazón de Lionel latió con fuerza. Como lava hirviendo y brotando, todo su cuerpo hirvió. Pero pensó, tratando de calmar su mente. – ‘Ahora no era el momento de arder de rabia, cegado por la ira. En momentos como estos es que tengo que mantener la calma para proteger a la Emperatriz.’ (Lionel)

‘¿Qué clase de juicio es este? ¿Por qué crimen estaba tratando de culpar a la Emperatriz? ¿Delito? ¿Pecado?’ – Lionel apretó los puños con fuerza.

‘¡Si es un pecado, deberían preguntarle al Emperador, no a ella! Para derribar al hombre que no está cumpliendo con sus deberes como Emperador de inmediato.’ (Lionel)

Los ojos de Lionel se abrieron ante el pensamiento momentáneo que pasó por su mente. <imreadingabook.com> Asistentes y soldados rodearon el salón de banquetes y los presionaron para que abandonaran el palacio. Mientras los nobles se alejaban como una marea baja, Theseus se acercó a Lionel. La ira de su hermano era palpable.

Antes de que Theseus pudiera decir algo, Lionel abrió la boca.

“Hermano, reúne a los nobles.” (Lionel)

La voz era tan clara que Theseus bajó la mano para tratar de consolar la espalda de Lionel.

“Parece que están tratando de hacer algo antes de que el péndulo comience a inclinarse, pero ¿deberíamos quedarnos quietos?” – Con esas palabras pronunciadas, Lionel salió furioso del salón de banquetes.

 

****

 

Mientras tanto, los jueces también llegaron al Palacio de la Emperatriz. Las sorprendidas doncellas corrieron hacia la Señora Giggs y le informaron este hecho.

“¿Vino el juez?” (Sra. Giggs)

“Sí, están buscando a la Condesa.”

Fue antes de que regresara la Emperatriz, por lo que todavía llevaba un vestido impecable. La Señora Giggs se puso de pie y salió.

Incluso los jueces quedaron atónitos por la aparición de la anciana, quien a pesar de ser bastante tarde, apareció sin un solo mechón de cabello fuera de lugar.

“¿Qué pasa, a esta hora tan tardía?” (Sra. Giggs)

Una voz autoritaria atravesó los oídos de los jueces. Los jueces se aclararon la garganta y eligieron sus palabras ante la energía de autoridad que emanaba de la anciana.

“Su Majestad el Emperador ha solicitado un juicio contra Su Majestad la Emperatriz. Ha convocado a la Condesa Hannah Giggs como testigo en el juicio, que se llevará a cabo de acuerdo con la Ley del Palacio Imperial, así que por favor venga conmigo ahora.”

La Señora Giggs levantó la voz, con los ojos muy abiertos ante las palabras del juez.

“¿Qué quiere decir con que solicitaron un juicio contra de Su Majestad?” (Sra. Giggs)

“Se nos dijo que sería un proceso informal por el honor de Su Majestad, no puedo decírselo aquí. Por favor, venga.”

Ante esas palabras la espalda de la Señora Giggs se volvió fría. Tenía la boca seca, pero cuanto más hacía, más forzaba la vista.”

“Espere un momento. Iré por una chaqueta.” (Sra. Giggs)

La Señora Giggs se apresuró a ponerse la chaqueta y salió, escondiendo sus manos temblorosas en el dobladillo de su falda. Los ojos de la anciana temblaban de preocupación por la Emperatriz mientras seguía a los jueces a través de la oscuridad total.

 

****

 

Todos los ciudadanos de Ehmont son juzgados según las leyes del país, pero la familia Ulrich era una excepción.

Los miembros de la familia Ulrich, es decir, la familia imperial, son juzgados de acuerdo con la Ley del Palacio Imperial y, en este momento, el juicio se lleva a cabo en la sala del tribunal preparada dentro del Palacio Imperial.

Adele se detuvo frente a la pesada puerta. Cuando la puerta negra comenzó a abrirse lentamente, sintió como si la puerta del infierno se abriera.

Entonces, Elizabetta le apretó la mano con fuerza.

“No será gran cosa.” (Elizabetta)

Los ojos de las dos se encontraron. Adele sonrió levemente.

Pasó un momento fugaz y, finalmente, cuando la enorme puerta se abrió por completo, Adele avanzó lentamente.

Los jueces que estaban sentados en asientos altos la miraban desde arriba.

Las miradas del Emperador y Adele, que estaba sentado en un trono preparado a su derecha, chocaron en el aire.

 

****

 

Mientras tanto, Lennox increpó a Diane con una cara ansiosa e impotente.

“¡El Emperador parece haber perdido todo afecto por ti! ¡Cómo podría nunca mirarte!” (Lennox)

“…”

“¡Si das a luz a un niño como este, no sé si serás expulsada del palacio después de llevarte al niño contigo!” (Lennox)

Diane cerró los ojos con fuerza, impulsada por la urgencia de retorcerle el cuello a Lennox. Pensó que la mirada de los nobles era mejor. Aun así, no se vuelven del revés de esa forma.

Mientras tanto, Lennox continuó acuciando.

“Y quiero decir. ¿Por qué los doctores todavía no anuncian explícitamente tu embarazo? ¿oh? Piénsalo, Diane. ¿Por qué siguen retrasando el anuncio de tu embarazo?” (Lennox)

“… Por favor, cállate.”

“Tal vez… ¿No te dijo el Emperador que pospusieras el anuncio?” (Lennox)

Diane abrió lentamente los ojos ante esas palabras.

Las lámparas oscilantes proyectaban profundas sombras en las mejillas y los ojos hundidos. Lennox chasqueó la lengua, frunciendo el ceño ante su apariencia esquelética.

“Eres un desastre en este momento. Lo que sea que comas, haz algo con eso.” (Lennox)

“… ¿Es eso lo que quieres decir ahora?”

“…” (Lennox)

“¿Qué soy yo? …Para ti, ¿qué tipo de existencia soy?”

Diane se levantó con urgencia, luego fue a la habitación contigua y cerró la puerta para que Lennox no pudiera seguirla. Luego, apoyándose contra la puerta, se deslizó en el suelo y se hundió en la oscuridad.

Una pregunta daba vuelta pegada a sus oídos.

“… ¿Dijo que el Emperador procrastinó el anuncio de mi embarazo? … ¿Por qué?”

(N/T: La procrastinación es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.)

Los ojos de Diane temblaron.

Hace unos meses, era una pregunta que habría borrado de su mente con una sonrisa arrogante, pero ahora Diane no podía hacer eso.

Las hilos de su memoria lentamente se entrelazaron y giraron, los recuerdos del pasado vinieron a su mente.

‘¿Cuál fue la expresión del rostro del Emperador el día que le dije que podría estar embarazada?’

Él solo la miró con esos espeluznantes ojos.

En el momento en que recordó esa expresión, Diane miró su vientre con ojos de sorpresa.

“Oh…”

De repente sintió un dolor en el vientre. No estaba congestionado como si la estuvieran pinchando, pero el dolor venía suavemente como si la parte inferior del abdomen se estuviera enfriando.

“Oh, no…”

Ojalá no lo supiera, pero era un dolor con el que Diane estaba familiarizada.

Su cuerpo se estremeció en la oscuridad. Cuando el rostro frío de Karl Ulrich, que la había estado mirando con ojos fríos, brilló frente a ella como una ilusión, Diane negó con la cabeza vigorosamente.

Una agonía similar a un grito estalló.

“¡No puede ser!”

Anterior Novelas Menú Siguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: