Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DEPALV-92

Episodio 92.

 

Ha pasado un mes desde que regresé a la capital. Mientras tanto, pasé tiempo con Luca, quien visitaba con frecuencia el Ducado.

<’¡Chis, chas!’>(golpes de espada)

“Oh, vaya. ¿Qué es tan rápido?”(Lía)

“Concéntrate en la dirección en la que viene la espada, Lía.”(Luca)

‘¡Es fácil de decir!’ (Lía)

Tomé la espada de Luca unas cuantas veces más y pronto levanté la bandera blanca.

Luca me pasó agua mientras me sentaba en el césped del campo de entrenamiento y respiraba con dificultad.

La tomé y tragué, y luego dije sin rodeos.

“Me he tomado demasiado tiempo libre del entrenamiento con la espada. Eso es todo.”(Lía)

“Por supuesto. Lo sé todo, así que no te preocupes.” – Luca sonrió y alisó el cabello de mi frente.

Una brisa fresca sopló entre las hermosas hojas de otoño. Recogí una de las hojas rojas de arce que habían caído al suelo y la puse en la mejilla de Luca.

Al hacerlo, parecía como si una mujer hubiera abofeteado a un raro playboy y dejado una huella de mano.

“Ja, ja, ja”(Lía)

“Si quieres, pon las manos a ambos lados, por favor.”

Luca se reía y jugaba conmigo.

Era un día sin nada especial, con un cielo despejado que parecía particularmente alto.

 

Todavía me arde la cara cuando pienso en lo que pasó en el carruaje cuando regresábamos del oeste.

Nos las hemos arreglado para movernos, pero de hecho, habíamos confirmado nuestros sentimientos el uno por el otro. Al principio, fue incómodo tratar a Luca como de costumbre… Lo evité a propósito. Sin embargo, Luca me trató como siempre hasta el punto en que rompió mi incomodidad.

‘Hoy también…’ …Definitivamente fue incómodo estar juntos, pero en algún momento descubrí que estaba entrenando esgrima con Luca.

“¿Funcioné demasiado bien? ¿Por qué no me siente mejor?”(Lía)

Hice un puchero mientras miraba a Luca a través de la ventana, en el carruaje de regreso al palacio

 

* * *

 

No hace mucho, en el Oeste, atraparon al autor intelectual que le dio la llave de la prisión al Marqués de Zelde provocando que me pusiera en peligro.

No era otro que un miembro de los creyentes de ‘los Únicos Santos’.

Los creyentes del templo consideraban a los magos sanadores, que aparecían uno por uno durante generaciones, como santos …y los santos habían desaparecido hacía mucho tiempo. Pero por primera vez frente a ellos, aparecieron dos magos sanadores en una generación.

Los ‘Únicos Santos’ era un grupo clandestino que había surgido recientemente, discrepando de ellos y cuestionándolos. Sólo reconocieron a Senia, como la única santa, y me rechazaron a mí, que sólo apareció después.

Era un grupo que llegué a conocer después de la incesante persecución de Daimon y Sera.

Pensé que Cablos estaría involucrado, pero el criminal atrapado era solo un seguidor de Senia.

Pero definitivamente lo que vi y sentí, en el momento en que Senia me agarró la mano, tenía un grabado de prohibición en la muñeca.

Su repentina aparición en Occidente, ¿qué diablos está escondiendo?

“¿Me sentí mal porque usé la excusa de que estaba enfermo y salí de mi cita…”(Lía)

“¿Qué? Señorita, ¿Qué dijo?”

“Nada. Ja, ja…”(Lía)

Observé el delicado toque de Garnett a través del espejo.

Mi ondulado cabello plateado era bonito sin importar cómo lo recogiera, pero mostraba su verdadero valor, especialmente cuando lo dejaba en manos de Garnett.

“Bueno, ¡hoy lo decoré con alfileres de flores enviados por Lady Rachel!”

“Garnett es la mejor. ¡Impresionante!” – Le di un pulgar hacia arriba.

Garnett, quien preguntó qué significaba eso al principio, se rio después de descubrir que era el mejor cumplido en mi opinión.

“Es hora de que venga Jen.”

“Sí, pero Jen siempre llega 30 minutos después de la hora programada.”(Lía)

“No todo el tiempo, señorita.” – Pude escuchar una voz relajada detrás de mí cuando me senté en el sofá.

“¿Qué pasó, Jen? ¡Llegaste a tiempo!”(Lía)

“Hoy no me quedé despierto toda la noche en el laboratorio.”

Jen investiga todos los días en el laboratorio en la Torre Mágica, y se dice que la Torre Mágica debe ser un empleador vicioso, pues ha quitado el reloj del laboratorio para que no vean pasar el tiempo.

Por eso, fue que Jen llega tarde entre 10 minutos a una hora como máximo…

Garnett sirvió té en la taza de té de Jen, el cual se dejó caer desplomado en la silla frente a mí.

“Es la primera vez que te veo desde que te fuiste al Oeste. Escuché que estuviste atrapada en algo grandioso otra vez…”(Jen)

“Sí, no sé cuántas veces llamé el nombre de Jen.”(Lía)

“Es mejor no ir a un espacio con poder mágico limitado. Porque el anillo no funciona. Por supuesto que no era tu intención.”

Jen tomó naturalmente mi mano y se aseguró de que no hubiera ningún problema con mi flujo de maná. Luego dejó que su magia fluyera ligeramente para estimar cuán grande se había vuelto mi maná.

“¿Qué tal va? ¿Cuál es la diferencia con la última vez?”(Lía)

“El maná está aumentando constantemente, pero poco a poco. Afortunadamente, la tendencia no parece ser rápida.”

La expresión de Jen a veces parecía sutilmente rígida después de medir mi maná de esta manera.

Porque conozco bien mi final.

“Escuché que también hiciste un baño de sangre en el Oeste…”

“¿Hasta dónde han llegado los rumores?”(Lía)

No tenía sentido tratar de mantenerme alejada del círculo social. Parece que todo está cubierto con mi historia de nuevo.

“Aún así, papá y Luca hicieron una poción fortalecedora, así que está bien.”(Lía)

“Oh, también escuché eso. Se dice que hicieron una obra maestra que pasará a la historia algún día.”

Se dice que la poción fortalecedora se llama secretamente ‘medicina laveriana’ en alguna parte.

La poción fortalecedora, considerada una panacea, ahora se vendía solo en cantidades limitadas a precios astronómicos en el mercado en este momento.

Las docenas de pociones fortificadas en esa exhibición ahora valen un brazo y una pierna.

Como Luca prometió, el sabor ha mejorado, así que ahora puedo tomarlo sin chocolate. Sin embargo, traté de evitar los ojos llorosos de Jen, que no podían borrar sus preocupaciones, y cambié mis palabras.

“En lugar de eso, voy a devolverle el artefacto al Maestro de la Torre. También tengo que decir gracias porque el trabajo se hizo sin problemas.”(Lía)

Era la primera vez en mucho tiempo que volvía a visitar la Torre.

Fue la primera vez que vería al malvado empleador de Jen.

 

* * *

 

La Torre Mágica era tan alta que atravesaba las nubes como de costumbre.

“Sígame por aquí, señorita.”(Jen)

“Sí.”(Lía)

Seguí a Jen y me dirigí a la Torre de Magia, cubierta con una capa blanca. Pasé por el lugar donde conocí al Presidente por primera vez.

Después de reclutar apasionadamente a los miembros del club, ahora estaba trabajando duro en el desarrollo de herramientas mágicas en el laboratorio del Ducado.

‘Casi voló el laboratorio ayer…’(Lía)

Como era la primera vez que el sector privado intentaba desarrollar herramientas mágicas, parecía haber muchas pruebas y errores.

Aun así, el Presidente, el hombre más apasionado que he visto nunca, nunca se dio por vencido.

<“Hoy, vamos a derretir nuevos metales para purificar el maglev.”> (Presidente)

Las herramientas mágicas usan el poder único de que proviene del mineral mágico como su fuerza motriz.

Puede grabar una fórmula mágica de acuerdo con el propósito, y el Presidente ya ha creado un equipo mágico que puede operar ventiladores y aspiradoras que pueden ser ampliamente utilizado entre los plebeyos, según lo planeado inicialmente.

Todo lo que quedaba era fundir el mineral Maglev a una alta pureza.

(N/E: Mineral Maglev, mencionado en el cap. 52, es usado para hacer herramientas mágicas en la Torre de magia.)

‘Es la única esperanza que tengo para financiar mi vida en el extranjero.’(Lía)

Esta mañana le di varios alimentos saludables, incluido el vino de camarones, al Presidente.

<“¡Seré leal por siempre, señorita! ¡Las lágrimas cubren mis ojos mientras recibo una hospitalidad que ni siquiera podría soñar en la Torre…!”>

‘No tengo intención de echarte solo porque fallas…’

Quizás debido al recuerdo de haber sido abandonado una vez, se esforzaba demasiado para demostrar su utilidad.

Por el Presidente que todavía sostiene su cabeza, iba a obtener la mayor cantidad de información posible de la Torre hoy… La devolución del artefacto era en realidad una excusa.

Mirando hacia el suelo, un círculo mágico con el mismo patrón que el símbolo de la Torre de Magia estaba ampliamente grabado. Uno por uno, los magos que gritaban el número del piso al que querían ir, desaparecieron.

“Al piso 80.”(Jen)

También nos trasladamos al piso que Jen mencionó en un instante.

Una vez un grupo de luces bloqueó mi vista, cuando volví a abrir los ojos, estaba en el último piso donde mencionó en un instante en secreto del Dueño de la Torre la última vez.

Esta vez no era una habitación vacía… Un anciano estaba sentado en una silla frente a una ventana de espaldas a las nubes. Con el cabello blanco y suelto y una larga barba, sin duda era un Maestro de la Torre.

Su nombre es ‘Princess New.’ También era el autor de ‘¿Voy a ser un mago?’, un libro de introducción a la magia que expresé y leí.

Estaba buscando algo a través de un círculo mágico parecido a un mapa, y cuando me vio, se levantó de su asiento y se acercó.

“Estaba buscando al feo discípulo que se escapó… Este es un invitado muy importante.”(Maestro)

El anciano sonrió tontamente y chasqueó los dedos. Luego, una castaña asada que apareció de la nada voló a la parte posterior de la cabeza de Jen.

Inmediatamente, Jen activó un círculo defensivo en su nuca, pero estaba un paso atrás y no tuvo más remedio que ser derrotado.

Las castañas asadas que golpearon la cabeza de Jen se partieron en dos y rodaron por el suelo.

“¡Oh, Maestro! ¿Está mal usar las vacaciones que dijiste que me darías si terminaba mi último estudio?”(Jen)

“No hay vacaciones para un mago, hombre.”(Maestro)

Me sentí como si estuviera mirando a un estudiante graduado medieval. Miré a Jen lastimosamente y pronto me estremecí ante la mirada del anciano sobre mí.

Nunca he visto a una persona que haga un movimiento tan rápido con castañas voladoras. Parecía realmente doloroso… Escuché que tiene una personalidad muy excéntrica. Sin embargo, eclipsando mi nerviosismo, el Maestro de la Torre se quitó el sombrero y me saludó con una sonrisa.

“Bienvenido, mago sanador. Soy el vigésimo octavo Maestro de la Torre y Mentor del anciano Jen.”

“Soy Laveria Jenne Layes de la familia Layes. Me he beneficiado mucho del artefacto que me prestaron la última vez. Muchas gracias.”(Lía)

El Dueño de la Torre era muy alto, así que tuve que mirar hacia arriba durante mucho tiempo con mi joven cuerpo. A pesar de que ahora tenía más de 100 años, tenía una atmósfera abrumadora que ponía nerviosa a la gente.

“Limpio para mí, tengo la oportunidad de fortalecer los lazos con la familia imperial y también ayudar a la linda niña. Matar dos pájaros de un tiro.”

Los ambiciosos magos de la Torre hicieron todo lo posible para construir lazos con la familia imperial… El favorito fue, con mucho, el Dueño de la Torre.

El permiso para vender en todo el país y en el extranjero las herramientas mágicas que desarrollaban recayó en la familia imperial por lo que era un paso natural.

” No puedo creer que haya podido curar la enfermedad de Su Majestad, la Emperatriz, esa magia se manifestó hace apenas unos meses. Es increíble.”

Sonreí tímidamente y le devolví el artefacto que le había traído.

El Maestro de la Torre, quien devolvió los artefactos que recibió de mí a este espacio, dijo.

“Si alguna vez lo vuelves a necesitar, siempre puedes llevarlo contigo. Es como una herramienta mágica que encaja bien con la magia curativa.”

“¿Estás seguro de que puedo hacer eso?”(Lía)

“Sí. Solo si te registras como mago oficial en la Torre.”

“Ya está registrada.” – Dijo Jen.

“Sí, está registrada. Es por eso que enviamos personal de alto nivel como Jen para verificar tu estado de vez en cuando. Pero es un contrato provisional. Si firmas un contrato formal… Sí, te volverás como ese famoso mago sanador del Palacio Imperial.”

“¡Maestro! Señorita… No, no puede. Preferiría que Lalisha hiciera más… ¡Oh! ¡Oh! ¡Up!…”(Jen)

La boca de Jen, que hablaba con urgencia a mi lado, pronto se cerró por la magia del mago.

“Entonces mi Lady puede convertirse en el primer mago sanador en la Torre Mágica.”

La expresión en el rostro del Dueño de la Torre mientras agregaba palabras era casi como vender medicina*.

Aunque aún no está confirmado, el lugar del honorable Mago Sanador del Palacio Imperial, que solo se otorga a una persona, pertenecerá a Senia… Quizás era natural dado que manifestó magia antes que yo y tenía habilidades más fuertes que yo.

Y además ella se ofrecerá como voluntaria directamente al campo de batalla.

Por otro lado, a pesar de que soy un mago sanador, no soy capaz de asumir un trabajo honorario equivalente al jefe de la Orden y me convertiré en una supuesta bestia blanca.

Dado que solo ha habido un mago sanador en el Imperio, no tendría precedentes que un mago sanador como yo, viviera como una bestia blanca.

Pero no estaba triste o ansiosa en absoluto. Yo diría que es bastante bueno

No quiero que me molesten, ya sea por honor o por gloria.

Sonreí brillantemente y negué con la cabeza.

“Solo aceptaré su corazón, Maestro de la Torre.”(Lía)

(N/E: En otras palabras… se negó, pero le agradece sus intenciones.)

El Maestro de la Torre, que no pudo vender su medicina*, trató de ocultar su decepción y se rió.

(N/E: *Que tratas de convencer sobre un tema a alguna persona.)

“Como era de esperar, eres ingeniosa. O tal vez Jen esté maldiciendo la Torre.”

Tanto como las estrella en el cielo, me tragó las palabras por Jen.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: