Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 095

Capitulo 95

Ahin no podía apartar los ojos del cuello de Vivi. El dulce aroma de las feromonas curativas seguía haciéndole cosquillas en la nariz.

Badum. Badum.

Las venas de su cuerpo latían como si se hubieran convertido en pequeños corazones. Tenía sed de morder ese suave cuello.

Al darse cuenta de que había absorbido feromonas curativas y que estaba a punto de perder la cabeza por completo, Ahin se mordió los labios, llegando al punto de sangrar a propósito. Con el dolor creciente, la niebla en su mente se disipó ligeramente.

Los ojos rojos, revelados bajo el desordenado cabello plateado, lentamente se enfocaron. Tratando de calmar este deseo irracional, que no podía comprender, Ahin se limpió la boca con la mano. Apareció un rastro de sangre escarlata.

Miró a Vivi, que dormía tranquilamente, sin tener idea de nada. De repente, ella frunció el ceño y comenzó a mover las piernas mientras dormía. Parece que, incluso en sus sueños, estaba huyendo de alguna bestia.

No sucedió, pero Ahin había corrido el riesgo de perder el control y herir gravemente el cuello de Vivi, en contra de su voluntad. Notó que le temblaban las manos.

“Vivi.”

Tocó suavemente sus pies blancos, haciéndole cosquillas. Vivi, que empezó a correr de nuevo en su sueño, calmó el nerviosismo de Ahin.

Desde la muerte de Edith, él nunca había vuelto a temer nada, pues sabía que la sombra de la muerte se cernía sobre él, y que sólo sería cuestión de tiempo. Sin embargo, después de conocer a Vivi, también conoció el miedo.

Miedo de que la bola de algodón pudiera morir en el instante en que apartara los ojos de ella. Miedo de que se humanizaría definitivamente y se fuera sin mirar atrás. Miedo de que le pudiera gustar el maldito león y se marchara con él.

Ahin solo experimentó estos miedos hasta ahora desconocidos cuando Vivi estaba involucrada. Esa era una señal de peligro.

Incluso hoy, recordando la cara roja de Vivi antes, cuando le hizo la promesa de bailar para él, el estómago de Ahin se contrajo. Sus persistentes preguntas sobre los ataques de feromonas eran tanto vergonzosas como satisfactorias.

Mientras existan los ataques, podrían servir como una razón para que la coneja permanezca al lado de Ahin, incluso si ella no lo amaba.

Pensó que incluso si la razón era sentir pena por él, era más que bueno. Ahin se preguntó si su ansiedad desaparecería si un día todas las emociones de Vivi se fijaran solo en él.

Sosteniendo el pie de Vivi, como si estuviera poseído, colocó sus labios suavemente sobre su pie. Después de un rato, volviendo a colocarlo en la cama con cuidado, para no despertarla, Ahin se miró a sí mismo y se dio cuenta. Como se había humanizado recientemente, habiéndose acostado en la cama en forma de pantera, estaba completamente desnudo.

Se preguntó si a Vivi le gustaría ver eso. Pero…

‘… Todavía no lo creo.’

Se había burlado de ella un poco porque había encontrado muy divertidas sus deducciones sobre la razón por la que tendría que volver a la forma de pantera negra, pero nunca imaginó que ella confesaría que había bailado para el león.

Ahin apretó los labios. Para una coneja a la que le gustaba coquetear, esa táctica debería ser su mayor activo, por lo que no podía usarse con cualquiera.

Después de ponerse los pantalones que había sacado de su armario, salió al porche, todavía con la camisa abierta.

“Aparece.”

La gruesa cortina se movió y salió Quinn, que se escondía dentro.

“¿Te ordené que hicieras guardia en el porche esta noche? ¿O estás haciendo cosas sin que yo te lo diga?”

Mientras se abrochaba los puños de la camisa, Ahin miró fijamente a Quinn.

“Pensé que lo habías dicho con tu propia boca. ‘No hay forma de que me obsesione con esta coneja como el tonto Evelyn”. ¿No?”

Quinn, avergonzado, ocultó su rostro con sus alas. Era cierto que, a pesar de que su personalidad era opuesta a la de Evelyn, estaba aquí en el porche sin que se lo ordenaran.

Mientras tanto, Ahin se sorprendió al ver a Quinn sonrojarse y ocultar su rostro con sus alas. Tal vez fue porque había estado observando a Vivi por un tiempo, pero el movimiento era idéntico al de Vivi, que solía ocultar su rostro con las patas delanteras muy a menudo.

Probablemente lo había captado de forma natural, sin siquiera darse cuenta.

“Tu castigo por hacer cosas innecesarias será una semana sin fresas. Y ni se te ocurra robar un poco de la cocina.”

Ahin añadió con frialdad. Sorprendido, Quinn se tambaleó. Rápidamente, Ahin sacó una carta que había escrito y la ató a la pierna de Quinn.

“Lleva esta nota a Rune Manionz.”

Todavía angustiado, Quinn saltó a la barandilla y asintió.

“…Sin embargo, podría ser una buena idea tenerte aquí en el porche. Después de que regreses de la mansión Manionz, puedes quedarte.”

Ahin, viendo volar al águila, agregó.

“Pero no para vigilar a Vivi. Quiero que me vigiles.”

Quinn, congelándose en pleno vuelo, miró a Ahin con los ojos muy abiertos.

Hoy había sido la segunda vez. Sabía que Ahin no estaba volviendo a su forma original solo para molestar a la coneja, pero no entendía cuál era la verdadera razón.

Sin preguntar nada, cruzó los cielos.

 

***

 

En la mansión Manionz.

Rune, que acababa de abrir la carta de Ahin, saltó de la copa del árbol donde estaba descansando.

¿Desde cuándo Ahin estaba tan amargado? De pie en el jardín, recordó su infancia.

Cuando tenía 6 años, los Manionz estaban discutiendo quién sería el próximo sucesor del clan de los leones. El proceso no fue demasiado complejo, porque Reona, la hermana mayor de Rune, era la candidata más obvia.

Sin embargo, el líder del clan de los leones, preocupado de que los partidarios de Reona pudieran lastimar a Rune hasta que se resolviera el asunto, lo envió con la familia Grace hasta que todo se resolviera.

Fue en ese entonces que Rune conoció a Ahin, cuando ambos tenían seis años.

Ahin Grace era un chico arredio. A diferencia de Rune, quien desde temprana edad había aprendido a ceder, pensaba que el mundo le pertenecía, arrogante y codicioso.

Rune estaba celoso de Ahin, que podía ser codicioso y querer cosas abiertamente tanto como él quería.

Tal vez por eso se enojó y se burló de él ese día.

“¿Ya eres así de grande y sigues caminando con un conejito de peluche? ¡Qué patético! ¿Es este el próximo líder del clan de las panteras negras?”

“Eres un idiota que no entiende el encanto de los conejos.”

El pequeño Ahin había apretado con fuerza el muñeco de conejito, como si presumiera. Se había acostado con el conejo de peluche desde que era un bebé. Rune, frente a la muñeca, cuyo algodón estaba muy gastado, señaló con la mano.

“¡Tira ese feo conejo a la basura de una vez!”

“¡¿Qué dijiste?!”

Pronto, los dos comenzaron a pelear, tirando de la muñeca, cada uno de un lado. Habiendo ganado la pelea con un solo tirón, Ahin tiró a Rune al suelo con el impacto.

“¡Argh!”

Cuando Rune comenzó a llorar, Evelyn, quien era responsable de cuidarlos a los dos, se apresuró a cumplir con sus deberes como asistente infantil.

“Cálmate, Lord Rune. Lord Ahin, si va a pelear, tiene que ser en un lugar más escondido, o los adultos te regañarán.”

Ahin miró a Evelyn con los ojos agrandados.

“Evelyn, ¿por qué llamaste primero a ese maldito león? ¿De qué lado estás?”

Evelyn, luciendo muy angustiado, respondió.

“Estoy del lado de quien gane la pelea.”

“¡Eres un incompetente…!”

Ahin, balanceando la muñeca de conejito vigorosamente, golpeó a Evelyn justo en la cara. Habiéndose convertido en la segunda víctima en besar el suelo, Evelyn también comenzó a llorar.

“¡Lord Ahin, Lord Rune tiene razón! ¡Serás el líder del clan de las panteras negras! ¡Ya eres lo suficientemente mayor para no dormir con muñecas!”

“¡No puedes decirme qué hacer!”

Y ese mismo día, Edith había dejado este mundo.

En algún momento, poco después, nadie más podía ver a Ahin cargando el muñeco de conejito. El deseo de tener cosas permaneció, pero él también se apresuró a desprenderse de todo lo que poseía. A veces actuaba como alguien que iba a morir en cualquier momento.

Dejando de recordar la infancia, Rune observó la carta una vez más.

[Si te atreves a aparecer en mi cumpleaños, te mataré.]

Tal vez fue por la coneja. Habiendo recibido una carta de Ahin por primera vez en su vida, Rune se rió de lo absurdo de la situación. Fue algo refrescante ver la locura del otro.

“¡No asista, Lord Rune! Puede dejar que alguien más represente a la familia Manionz.”

Restin, mirando la nota por encima del hombro de Rune, jugueteaba nerviosamente con su monóculo.

“¿No crees que espiar el correo de otras personas es un crimen?”

“¡No es broma, mi Lord! Yo estaba pensando. El territorio de las panteras negras es un lugar oscuro. El señor Evelyn siempre dice eso. Además, mi Lord volverá a ser objeto de chismes. Todos le observarán si es el cumpleaños de Lord Ahin.”

“¿Tienes miedo de que pueda cruzarme con la Ninfa?”

Llegó una tercera voz, proyectando una sombra sobre ambos.

“¿Por qué le tendrías miedo a una coneja cuando eres un león?”

Pronto, los dos hombres, que habían sido agarrados por los cuellos, fueron levantados en el aire. Restin, recuperándose rápidamente del susto, se llevó una mano al pecho a modo de saludo.

“… Buenas tardes, futura líder del clan.”

La hermana mayor de Rune, Reona, tenía cabello rosa rizado y ojos dorados brillantes. Miró a Restin, luciendo harta.

“Rune, es bueno que te presentes en el evento. Ni siquiera pienses en enviar a alguien en tu lugar. Tenemos que mantener la alianza. Y usted ha sido designado como responsable de ello.”

“Hermana, ¿por qué tiene que agarrarme del cuello cada vez?”

“Si no lo hago, tendría que correr detrás de ti antes de golpearte.”

Restin, que parecía aterrorizado, comenzó a asentir rápidamente.

“Lo hará, puedes estar segura.”

Satisfecha, Reona miró fijamente a Rune.

“¿Confirmas?”

“…No sé.”

“… ¿Es por la rumoreada ninfa?”

Reona pensó que había dado en el clavo, porque los hombros de Rune se estremecieron. Al ver que los ojos de su hermano perdían el foco, parecía emocionada.

Siempre apático, aceptando todo lo que se le impone, sin querer nunca nada para sí mismo. No había visto una reacción diferente de su hermano en mucho tiempo.

Tak.

Soltando a los dos hombres, que cayeron al suelo, sacó la invitación al cumpleaños de Ahin de su bolsillo.

“Ve allí y roba a esta mujer. Después yo arreglo cómo lidiar con el lunático.”

Claramente se refería a Ahin Grace. Reona lo miró fijamente y Rune desvió la mirada. Había pasado algún tiempo.

“O por casualidad, ¿ya sabes que volverás a casa solo, porque ya has sido rechazado por la Ninfa?”

“¿¿Qué??”

Restin, que hasta ese momento había estado en silencio, abrió mucho los ojos.

“¿C-cómo? ¿Ha sido rechazado Lord Rune? ¿Por qué fue rechazado? ¿Cuándo fue rechazado? ¡¿Fue rechazado en el territorio de las liebres?!”

“¿Cuántas veces necesitas decir la palabra “rechazado”, Restin?”

“¿Por qué no me pidió un consejo? ¡Estaba seguro de que Lord Rune tendría éxito!”

Restin, frustrado, pisoteó el suelo. Cambiando su mirada entre los dos patéticos leones, Reona hizo un molesto “tsk” con su lengua.

“Qué desperdicio de una cara bonita. Si no puedes conquistarla, ¿por qué no vuelves a tu forma original y haces un baile de apareamiento para ella?”

Reona se fue después de patearlos a cada uno en el trasero. Rune, acariciando su trasero, yacía sobre la hierba.

Volver a la forma de león y hacer una danza de apareamiento… recordando las piruetas de bailarina de cierta coneja, sonrió levemente.

 

Anterior           Tabla       Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: