Saltar al contenido
I'm Reading A Book

MALV EXTRA 12

Historia paralela 12: El mundo después de ‘El fin’ (I)

Cuando el Caballero Negro terminó su misión y abandonó el mundo, Helena Antebellum abrió lentamente los ojos. Tan pronto como abrió los ojos, supo que todo había terminado.

En lugar de llamar a alguien tirando de la cuerda al costado de su cama, miró por la ventana por un momento. Era temprano en la mañana, y el sol brillaba intensamente.

Parecía que su cuerpo había estado dormido durante mucho tiempo. Apartando la mirada de la ventana, una mujer pelirroja apareció en silencio y se sentó en una silla.

“Encantado de conocerla, Lady Antebellum. No, ¿debería llamar a Su Majestad la Emperatriz ahora?

“¿Su Majestad la Emperatriz?”

“Oh, todavía no has oído hablar de eso. Llevas más tiempo acostado en la cama de lo que inicialmente pensé. Es posible que no hayas podido despertar porque ese estúpido no hizo su trabajo. Puse una red de seguridad para prevenir lo peor”.

La mujer arrugó la nariz y sacudió la cabeza. Helena no podía entender ninguna de sus palabras, así que solo parpadeó. La mujer se encogió de hombros y añadió:

“Eso está fuera de tema. De todos modos… Ambas antiguas majestades murieron por envenenamiento mientras dormías, y el Príncipe Heredero tomó el trono como el nuevo emperador”.

Helena se sorprendió y se tapó la boca con ambas manos. ¿Había estado acostada allí más tiempo del que pensaba? Estaban sucediendo más cosas de las que esperaba.

Tenía tantas preguntas que hacer, pero no sabía quién era la persona que tenía delante, así que Helena se tragó las preguntas. Lady Misérian le enseñó. No se debe confiar fácilmente en nadie mientras sea parte del Palacio Imperial.

“…¿Como deberia llamarte?”

“Medea es suficiente. Las brujas no necesitan apellidos.

Helena no cambió su expresión a pesar de que Medea reveló que era una bruja. Lo que fue aún más sorprendente fue que no solo algo ya la había atravesado, sino que al mirar a los ojos de Medea, simplemente no se sentía como un ser humano.

La bruja le habló amablemente a Helena.

“No es diferente… Me detuve en caso de que Su Majestad necesite mi ayuda”.

“¿Cómo puedes ayudarme?”

Ante la pregunta de Helena, Medea respondió después de contemplar mientras tocaba sus dedos por un rato.

“Con cualquier cosa que puedas imaginar. Por supuesto… tengo más confianza en la venganza.”

“Venganza… no lo sé. Parece lejos de mí.

“¿Es porque Lady Misérian, el objeto de la venganza, ya falleció?”

Cuando Helena se negó amablemente, Medea volvió a preguntar. Ante las últimas palabras de Medea, Helena borró la sonrisa de su boca.

Lady Miserian. No, la última persona que conoció Helena antes de cerrar los ojos fue Eris, pero en realidad, era una persona muy diferente.

Ella lo notó demasiado tarde. Helena, que había estado eligiendo sus palabras una y otra vez, solo bajó la mirada y dijo.

“Yo quería que ella viviera……. No pude hacer eso. Pero incluso si fuera una mala persona para mí hasta el final, no me habría vengado. Odiar a alguien es mucho más difícil de lo que crees”.

“Está bien si no es venganza. ¿O no quieres recibir ayuda de una bruja?

Helena se levantó lentamente de la cama y abrió la ventana. Era de mañana y el aire aún estaba frío. Helena respiró hondo y respondió en voz baja.

“No importa que seas una bruja”.

Los ojos morados de Helena brillaron con claridad. Frente a esos ojos, Medea pudo entender por qué el extraño era tan suave con esta mujer.

La gente está obligada a despreciar y admirar a aquellos que tienen lo que ellos no tienen. Ellos no lo sabían, pero Helena también les tenía envidia y, por otro lado, empezaba a parecerse a ellos.

“Hasta ahora he estado recibiendo demasiada ayuda de mucha gente…… De ahora en adelante, quiero hacer lo que pueda por mi cuenta.”

“……¿Es eso así? Entonces no hay nada que pueda hacer. Si cambias de opinión, mírate en el espejo y di mi nombre en cualquier momento. Porque me gustas más de lo que pensaba.

Una persona fuerte y recta no puede ser seducida. Medea ya no trató de persuadirla, sino que se incorporó y dobló ligeramente las rodillas para saludarla. Cuando Medea trató de irse, Helena la llamó.

“Tú fuiste quien ayudó a Lady Misérian, ¿verdad?”

“Sí.”

“¿Se encuentra ella bien?”

Ante la pregunta de Helena, Medea borró la sonrisa educada que había pintado en su rostro, y la reafirmó con una sonrisa muy amistosa y juguetona que suele llevar un niño que comparte secretos.

Helena, que vio la sonrisa de Medea, suspiró aliviada.

Le molestó ver a Eris apuñalarla al final y llorar tristemente. Pero todo estuvo bien.

Gracias a Dios. Cuando Medea desapareció, Helena tocó el timbre junto a la cama para anunciar que había regresado.

Así fue como comenzó la nueva mañana.

Helena miró a Twal Rose, que había entrado corriendo en el palacio al recibir su orden. Cuando entró con una expresión perpleja, pareció haber adivinado por qué la llamaron cuando vio a Helena de pie. Twal Rose dobló las rodillas para ser cortés.

“Me alegra ver que está bien, Su Majestad”.

“He estado acostado por tanto tiempo que quiero mantenerme ordenado, pero no conocía a nadie más. ¿Te llamé demasiado pronto?

“Para nada. Soy una de las primeras personas en la capital en comenzar la mañana”.

Twal Rose miró la ropa y los accesorios que le trajo su doncella y los eligió uno por uno. Sus doncellas estaban ocupadas decorando a Helena como deseaba Twal Rose.

Helena miró las coloridas decoraciones superpuestas sobre ella e hizo contacto visual con Twal Rose por encima del espejo.

Twal Rose, que miró fríamente a Helena, ocultó rápidamente su expresión. Helena sonrió amablemente y pasó junto a ella.

“Sé que no soy lo suficientemente bueno en comparación con Lady Misérian”.

“No diga eso, Su Majestad”.

“Así que… espero que la señora me ayude mucho. Aunque no podemos ser amigos como lo fuimos con Lady Misérian.

La expresión de Twall Rose cambió sutilmente ante las palabras. Twal Rose se arrodilló junto a Helena y se agachó. La mirada de Helena, que giró la cabeza, fue atraída hacia abajo.

“Ella y yo nunca fuimos amigos cercanos. Ella era la única que conocía mi secreto. Así que habla cómodamente. Su Majestad ya no tiene que ser cortés conmigo.”

“…Sí.”

Después de hablar, Twal Rose se levantó y colocó la corona sobre la cabeza de Helena.

Érase una vez una escena que Twal Rose deseaba. Ponerle la corona a una morena y verse admirándola dos pasos atrás….….

La única persona a la que quería coronar ya no respiraba como Jane. Twal Rose cerró los ojos porque no quería admitirlo.

No pudo cumplir su promesa de crear la última ropa para ella, pero no quería enterrarla junto a Jane.

Sin embargo, a diferencia de su mente, la vida continuó como de costumbre. El nuevo trabajo de Twal Rose fue extrañamente perfecto, al igual que todos sus otros trabajos.

Tan pronto como escuchó que Helena se había despertado, Alecto fue a su habitación. Tan pronto como vio a Helena, su rostro, que estaba sonrojado desde que había corrido, se derrumbó con una mirada de alivio.

Alecto se arrodilló a los pies del sofá donde estaba sentada Helena, no podía ni tocarla y puso su puño cerrado sobre el sofá.

Casi pierde a su preciada persona por culpa de su afecto privado. Solo había una persona a la que había amado desde que era joven, pero la breve agitación arruinó muchas cosas.

Quería abrazarla, pero no podía protegerla, así que dudó porque no parecía merecerlo. Después de dudar durante mucho tiempo, Alecto apenas abrió la boca.

“……No dejaré que esto te vuelva a pasar.”

Ahora que había perdido a sus padres, Helena era la única que quedaba.

Ahora que se había convertido en emperatriz, más y más personas querrían hacerle daño.

Alecto decidió hacer todo lo posible para protegerla en esta dura vida imperial. Y cuando de repente levantó la vista y vio a Helena, ella miró a Alecto con una cara desconocida.

No, en realidad, era un sentimiento muy familiar. Porque su madre, que ya falleció, tenía esa cara.

Una mezcla de compasión e indiferencia más que de amor….

Temeroso de eso, Alecto tomó la mano de Helena, pero Helena la sacudió suavemente. Ella habló con una voz profunda y tranquila.

“Su Majestad, ¿nuestro matrimonio sigue siendo válido? Entonces… ahora soy la Emperatriz.”

“Sí, Elena. Pero como siempre lo hemos sido…

“No puedo tratar a Su Majestad como lo he hecho hasta ahora. Muchas cosas han cambiado.”

Alecto se atragantó. ¿Cambió? Nada ha cambiado. Como ha sido hasta ahora, dormirán, comerán y abrirán los ojos juntos en el palacio imperial. Sin embargo, acaban de convertirse en pareja de amigos. Estaba un poco más cerca, y podían monopolizarse el uno al otro… Ese tipo de relación.

En ese temprano día, Alecto la había amado desde que Helena le sonrió. Habiendo aceptado su propuesta, no tenía dudas de que ella sentiría lo mismo.

Porque……. Porque la Helena que él conocía era una persona así. Una chica que estaba lejos de intereses políticos o peleas, que era infinitamente torpe e inocente.

“Su Majestad, he aprendido muy poco sobre asuntos prácticos, así que espero que encuentre a alguien que me enseñe. Tengo mucho trabajo que hacer.”

Entonces, él no quería una emperatriz. Solo necesitaba una chica con la que pudiera caminar juntos en la vida.

En ese momento, Alecto dejó escapar un suspiro.

En este Palacio Imperial donde nació y se crió, Helena era la única persona que podía preocuparse por Alecto. Pudo soportar el peso del trono porque ella existió.

Una sensación de impotencia se mezclaba con lágrimas, pero no había salida. Ahora que su familia ya no existía, no quería perder tanto como Helena.

Podría volverse insoportable y volverse loco, al igual que su padre y su madre. No, era peor que eso. Al menos esos dos se tenían el uno al otro.

Alecto intentó sujetar a Helena, que se alejaba, pero todo fue en vano. Ella se fue como si no estuviera en sus manos desde el principio.

La historia había terminado. Desafortunadamente, no había epílogo en este mundo, y ninguna tasa causal podría evitar que se alejara.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (5)

Helena no lo amaba como hombre solo como amigo, es lo que pienso

Responder

Elegiste mal Alecto, Eris fue la única que te amo en ese mundo y no habrá nadie que te ame otra vez aunque te lo mereces es muy triste 😔😔

Responder

Alecto en verdad nunca te diste cuenta de lo valioso que tenias ,la unica persona que en verdad te amo y hubiera dado todo sin medida por ti la destrozaste y la orillaste a desear su muerte la cual fue consedida , pobre niña en verdad nunca tuvo dicha , ni amor ni de sus padres solo la usaron , pero bueno es triste pero asi fue y me pregunto que paso con el sacerdote y el caballero como terminaron ellos

Responder

Ps muy mínimo el castigo para el príncipe, desps de todo lo que hizo.

Responder

Creo que con Alecto, el veia a las chicas con el complejo de madonna o complejo de santas y pvtas, donde el veia a Helena como aquella mujer santa, que debia proteger y que amaba puramente, mientras con Iris era una mujer malvada, al final se rebela que si la llego a querer pero creo que solamente amaba como Iris lo amaba, tambien al verla de esta manera fue el porque no se nego a querer violarla cuando el emperador se lo mando. Al menos esta es mi opinion

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: