Saltar al contenido
I'm Reading A Book

✻DLHA✻ – Capítulo 7

Déjenos al niño y a mí solos

No esperaba ningún trato especial cuando vine aquí.

Solo esperaba no morir de hambre, que no me golpearan y que mi hijo pudiera salir cuando quisiera.

“¿Sí? Entonces hablaremos rápido. La mansión principal es la que yo uso. Tú también te sentirás incómoda si nos cruzamos a menudo cara a cara”. Dijo Baster.

Sabía muy bien qué clase de rumores se difundían en el mundo social sobre él.

Entonces, pensó que la razón por la que ella se mostraba recelosa era porque tenía miedo de confirmar todos aquellos rumores con sus propios ojos.

Pero la realidad era un poco diferente.

Karinne simplemente temía a los hombres, tenía miedo de cualquier persona con el potencial de ejercer la violencia sobre ella y su hijo.

Sin darse cuenta, permanecía agachada cuando hablaba con alguien.

“Hay una casa unifamiliar detrás de esta mansión. No es tan grande como la mía, pero será suficiente para ustedes dos”.

“Sí.”

“No tengo nada más que pedirte. Solo que no seas codiciosa por aquello que no puedes tener. Vive como quieras en la mansión que se te entregó, pero no debes destacar ni importunarme”.

Karinne asintió con la cabeza ante las palabras de Baster.

No podía decir si la conversación frente a sus ojos era con un ser humano o una estatua.

La única respuesta que he escuchado de ella hasta ahora es “sí”. Todo lo que parecía poder hacer era decir “Está bien” o asentir con la cabeza.

Me alegro de que no hayamos compartido la mansión, pensó Baster.

Al observar su situación, estaba claro que se vería obligada a venir, por lo que quería regalarle una casa independiente, esperando para ver qué haría si ella tuviera otra idea de su posición como esposa.

Afortunadamente, ni siquiera tuvo que participar en tal juego de tira y afloja. Parecía ser lo mismo que tenerle miedo.

“Si hace eso, su hijo será educado como heredero y podrá ser registrado con mi apellido”.

Sus palabras abrieron los ojos de Karinne.

“… ¿Va a convertir al niño en su sucesor?”

“Me casé contigo porque me incomodan los intrusos, que siempre son ruidosos. No necesito tener otra esposa que no sea tú, y no quiero pasar la noche contigo para procrear. Necesito un sucesor, por lo que ese niño es adecuado”.

“… Es eso así.”

Karinne estaba muy sorprendida por esta situación.

Ella pensó que la situación resultaba ser tan extraña que se preguntó, ¿Cuáles eran las probabilidades de que se casara con el hombre con el que había pasado una noche, y que este dijera que haría de su hijo su heredero? Si esto era el destino o un golpe de suerte, no lo sabía.

Pero estaba agradecida al mismo tiempo.

Porque el padre de Nittense podría serlo en la vida real.

Incluso si él no lo reconoce en absoluto como su sangre.

Bueno, pero ahora, ¿qué importancia tiene todo eso? Estaba rota, así que no sintió nada, ni siquiera la emoción de reencontrarse con este hombre.

Solo asintió con la cabeza.

Los ojos de Baster se impacientaron, frunció el ceño ante su obediente respuesta.

“Pregunto, solo por si acaso, ¿qué pasó con el padre del niño? Más tarde, estaría en problemas si reclama su paternidad sobre el niño”.

“Él… Está muerto.”

Karinne respondió en un susurro.

Ella no quería decirle la verdad, no ahora, y menos quería hacerle conocer su miserable vida.

Los recuerdos que ella tenía de en ese entonces eran uno de los mejores momentos de su vida.

No quería comprar su simpatía por tener que traer a colación esos recuerdos para glorificarse, y llorar colgada a él miserablemente.

“Las doncellas y los sirvientes serán asignados a ambas casas de manera independiente. Hazme saber si necesitas algo. Tus costos de mantenimiento mensuales también se reducirán de tu depósito mensual. El cual, puedes usar como quieras. Cuando salgas, debes informar a un caballero o al mayordomo”.

Asintió con la cabeza y dijo que entendía su respuesta. Pero corrigió en algo a Baster.

“… Un sirviente y una doncella son suficientes. Déjenos al niño y a mí solos”.

“¿Qué?”

“He entendido completamente los requisitos de Su Excelencia. Así que, por favor, escuche mi única petición”.

Baster se cruzó de brazos ante las duras palabras de Karinne.

No había nada que no pudiera escuchar, pero quería saber qué tipo de petición era esta. Parece una mujer lamentable, como si hubiera acorralado en contra de su voluntad a una mujer virgen.

Baster agitó la mano como si estuviera molesto.

“¿Cómo vas a hacer la limpieza o las comidas?”

“¿El anexo es muy espacioso?”

Preguntó ella, frunciendo el ceño.

“Es mucho más pequeño que mi mansión, pero es demasiado grande para administrarlo por ti sola”.

“… Las comidas son algo que yo me puedo encargar de hacer. Creo que sería bueno si limpio regularmente temprano en la mañana mientras me mantengo en silencio”.

Ante las palabras de Karinne, él frunció el ceño.

Pero pronto, como si ya no le molestara, volvió a agitar la mano como si fuera un hábito.

“Te dejaré hacerlo, si eso es lo que quieres. Hablaremos del niño después”.

“Sí.”

Karinne levantó la cabeza y miró a su Baster.

“Su Excelencia, ¿realmente no tengo que hacer nada en su mansión?”

“Sí.”

“Está bien. Entonces viviré discretamente como usted lo pidió.”

Mientras asentía con la cabeza para decir eso, Karinne inclinó la espalda para despedirse y giró su cuerpo sin ningún arrepentimiento.

Baster, que tenía los brazos cruzados, se sintió absurdo y desconcertado a la vez cuando soltó los brazos.

“Vamos, Nittense”.

“¡Sí!”

Tenía una leve sonrisa para su hijo.

‘¿Ojos rojos?’

El iris del niño eran rojos como rubíes pulidos. Además, su cabello se parecía al de Karinne.

Baster hizo una expresión sutil de confusión.

Sus ojos rojos eran raros de conseguir, pertenecían al linaje de su familia, pero lo más extraño fue ver que partes de ella y él encajaban perfectamente en el niño.

Quizá Dios esté de su lado.

Pensó, que era mejor así, después podría afirmar que era su hijo real sin necesidad de haberlo engendrado.

Mientras Baster piensa, Karinne es guiada por los soldados, iban directamente a su nueva casa unifamiliar.

No dudó en sus pasos mientras tomaba la mano de su hijo.

Baster tenía su expresión de curiosidad en su rostro con respecto a cómo ella dócilmente reconoció su difícil situación y lo dejó sin decir una palabra.

‘Es realmente como una estatua de piedra, o de madera’. Pensó Baster.

“Por cierto, esa mujer también…”

Entrecerró los ojos y sonrió en voz baja.

¿Quizás tiene una similitud con aquella mujer que se alejó de él en silencio?

Hace tres años, había pasado la noche con una desconocida, que de repente desapareció de sus brazos como un sueño.

Por ella, peinó todo el país, solo le faltó escrutar los cielos porque en la tierra no pudo encontrarla.

Desafortunadamente, ella se trataba de un encuentro fortuito, una relación de una noche. De modo que se vio obligado a darse por vencido y olvidarse de eso.

‘Ha pasado mucho tiempo desde que la recordé.’

Al final, se encontró anhelándola de nuevo, recordando a la mujer que finalmente se había alejado de sus labios, lleno de esperanzas por besarla nuevamente.

Ahora que lo pienso, debe haber tenido aproximadamente el mismo tamaño que ella, pero no parecía tener tan poco peso como esta mujer.

“Entremos.”

“¿Realmente estará de acuerdo con eso? Probablemente una doncella y un sirviente no sean…”

“Si se cansa de quitar las pelusas, me hablará por su cuenta primero. No sé lo que está pensando, pero es mejor a que se exceda, y esté pidiendo demás”.

Baster pensó que ella se pondría en contacto con él tarde o temprano.

En este momento, incluso si se le adjunta un sirviente y una doncella, sabe que no será suficiente.

“… Esta no es una mesa de negociaciones de posguerra, hablamos de su matrimonio”.

“¿No es similar a eso? Después de todo, es lo mismo, los humanos viven luchando, solo cambian los rivales”.

Vincent sonrió mientras asentía a las palabras de su Joven Maestro.

Pensó, a menudo las personas sufren por sus propias palabras.

Si alguna vez se enamora de ella de verdad, él se arrepentirá hasta la muerte de haberla apartado.

Bueno, antes de morir, quisiera verlo así. Enamorado.

Vincent sonrió por dentro, pero con un rostro inexpresivo por fuera, lo siguió a la oficina.

※∴※∴※※∴※∴※

“Esta es una casa separada. No está lejos de la casa principal, por lo que no se sentirá incómoda”.

“Está bien. Ahora que acabó de verla, puede volver.”

“¿Realmente solo necesita un sirviente y una doncella?”

Los ojos de Karinne se abrieron un poco al escuchar la pregunta del soldado, aunque estaban bastante lejos, se preguntó si todos ellos había escuchado  su conversación con Baster.

Todos los soldados del Archiduque parecen tener habilidades sobresalientes.

“Sí. Gracias por tu preocupación.”

Karinne respondió secamente.

El soldado vacilante pronto se inclinó.

El niño corría y miraba alrededor del jardín en la casa unifamiliar ya bien cuidada.

“Además, puedes avisarme cuando salgas”.

“… ¿Está bien?”

Sin embargo, el Archiduque claramente le dijo que le hablara a un ‘Caballero’.

A juzgar por el hecho de que era el portero cuando llegaron y le estaba presentando la casa ahora, parecía más un soldado raso que un caballero de alto rango.

Como si hubiera notado la expresión de perplejidad de Karinne, el soldado pronto volvió a abrir la boca.

“Sí. Mi presentación es tardía. Soy Terian Oslo, uno de los comandantes adjuntos de los Caballeros del Archiduque”.

“¿Es usted el Subjefe?”

Pero, ¿con qué propósito el Subjefe de sus caballeros estaba haciendo guardia en la puerta principal de la mansión?

“Sí. La señora llegaría hoy por lo que me ordenaron que fuera a recibirla”.

“¿Fue usted, de parte del Archiduque?”

“Sí”

“Oh. Por eso hizo un buen trabajo bloqueando a mi caballero de escolta allá adelante.”

Karinne respondió con voz seca y luego volvió la cabeza.

Terian sonrió amargamente al ver a Karinne, quien, por como lo miraba, pensó que había sido enviado para detener a su caballero de escolta y no por el hecho de darle la bienvenida.

“¿Estás bien si no la llevo hasta el interior?”

“Sí.”

“Dejamos su equipaje adentro. Además, los caballeros se turnarán para vigilar el frente de la villa. Si quiere salir, dígaselo a cualquiera de ellos y me pondré en contacto con usted”.

“Está bien.”

A pesar de las amables palabras de Terian, Karinne respondió con un rostro inexpresivo y asintió con la cabeza.

Al verla con un cambio de expresión mucho menor que con su amo, Terian sollozó internamente y le devolvió la reverencia.

“Nos retiraremos. Además, siéntase libre de hablar conmigo lo que necesite”.

“…”

A petición de Terian, ahora asintió con la cabeza en lugar de responder.

Al verlo alejarse, Karinne finalmente puso los pies en su mansión.

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: