Saltar al contenido
I'm Reading A Book

PVCG- Capítulo 2

“No puedo creer que me haya visto de inmediato”.

Las manos que descansaban sobre mis hombros eran fuertes. Puso más fuerza en el agarre.

Traté de mirarlo con confianza sin estremecerme de dolor.

“¿Es así cómo el Conde hace negocios? Cambiar bienes como este es imperdonable”.

Él era realmente insensible, llegando incluso a llamar a la gente meros productos.

“No quise engañarlo, Duque Blois”, le dije, concediendo inmediatamente antes de que me rompiera el hombro como si fuera un juguete. “Como puede ver, no soy Renée. Soy su hermana Rowaine”.

“¿Por qué estás aquí?”

Era un villano descrito como muy caprichoso, cruel y de corazón frío. Sabiendo que nunca dudó en matar o destruir a la gente a su antojo, elegí mis siguientes palabras con cuidado.

“Pensé que no importa quién sea la novia. Escuché que estás buscando a una mujer de la familia adecuada … ¿no es este el caso?”

Su cabeza se inclinó hacia un lado. Tal vez sea porque lo que dije no estuvo mal, así que la mano sobre mi hombro se relajó un poco.

Era como si fuera un gato jugando con una presa sin ninguna intención de comérsela.

Dependiendo de su estado de ánimo, un gato soltaría el juego cuando no tenía hambre o seguiría jugando con él hasta que dejara de respirar. Después, el gato lo tiraba sin devorarlo.

“Escuché que abusar de cambiaformas como yo es un pasatiempo tuyo”.

Se rió en voz baja como si se estuviera divirtiendo. Incapaz de comprender el significado de esa risa, tragué para humedecer mi garganta seca y hablé con un poco de descaro.

“Cuando discutiste el asunto con mi padre y mi hermana, por lo que tengo entendido, no existía la condición de que una mujer que maltrata a los cambiaformas nunca pueda ser la pareja de matrimonio del Duque. El resto de condiciones son cosas que yo también cumplo, por lo que no debería haber ningún problema”.

Sus ojos esmeralda brillaron peligrosamente. De alguna manera, mientras trataba de salir de esta crisis, sentí como si en su lugar entrara en otra.

Agregué rápidamente antes de que pudiera decir algo más.

“Si mi pasatiempo representa un problema, prometo que nunca jugaré con el Duque”.

“¿Ha?”

La risa estalló en el duque de Blois.

.   ∧,,,∧

─────  ( ̳• ·̫ • ̳) ♡°─────

El Duque soltó una carcajada y yo no estaba seguro de si era una burla o no. Sin decir nada, me ahuyentó con el mayordomo.

Luego, el mayordomo me llevó al anexo y me explicó con severidad que el Duque nunca permitiría que los visitantes primerizos se quedaran en el edificio principal.

“Si me iba a aceptar como novia, no me habría dado una habitación en el anexo”.

En la novela, Renée fue guiada a un dormitorio en el cuarto piso, que solo podía ser utilizado por la familia del Duque. Esto fue durante el primer día que ingresó a la residencia del Duque. Por otro lado, me llevaron al edificio anexo.

Incluso si no preguntaba qué planeaba hacer el duque conmigo, sabía lo que estaba pasando.

Aún así, decidí no apresurarme.

Después de todo, se me ocurrió un plan.

Pronto me necesitaría porque sabía lo que Renée vio en la habitación del duque el primer día.

Según la novela, lo mismo ocurriría alrededor de la medianoche más tarde.

“Si necesita algo, puede tirar de la cuerda”.

Y ante el comentario del mayordomo, me quedé sola en la habitación fría.

“¿Hay alguna buena excusa para estar de alguna manera frente a la habitación del Duque más tarde …”

No pasó mucho antes de la medianoche.

.   ∧,,,∧

─────  ( ̳• ·̫ • ̳) ♡°─────

 

En la oficina del Duque

Después de que Rowaine se fue, Dimitri se sentó frente a su escritorio, presionando los dedos sobre sus sienes.

Alguien llamó y abrió la puerta antes de entrar a la habitación. Era un hombre de ojos afilados y cabello azul oscuro.

“¿Qué vas a hacer con ella?” preguntó el hombre y le entregó una copa de vino colocada en una bandeja.

“Quién sabe.”

Dimitri tomó un gran sorbo de vino. Mientras el líquido penetrante fluía por su garganta, el calor se extendió dentro de su pecho.

“Si es Rowaine Larscel… ¿No es esa la mujer que el Emperador está codiciando? En el último banquete en el Palacio Imperial, el Emperador la sorprendió besando al Conde Hermann Herth.”

Tratando de reprimir su palpitante dolor de cabeza, Dimitri recordó a la mujer que acababa de mirarlo. Se veía atrevida, pero no parecía ser especial.

Como si no fuera suficiente para robar el corazón del Emperador, incluso tuvo una cita con otro hombre justo debajo de las narices del Emperador en el palacio. Si no fuera un feroz playboy, eso habría sido suficiente para provocar los celos del Emperador.

De cualquier manera, debe tener tanta confianza para mantener la atención del Emperador de esa manera.

¿Por qué una mujer así abandonaría repentinamente al Emperador y diría que vino a convertirse en mi esposa?

“Por lo que parece, no parece que el Conde Larscel la obligara a venir. ¿Qué diablos está tramando?”

¿Estaba involucrado el Conde Larscel? Dimitri no lo sabía con certeza, pero no parecía que este fuera el caso. El Conde Larscel era un hombre de negocios; sus ojos se iluminaron ante la oportunidad de vender a sus hijas a cualquiera que pudiera pagar la oferta mas alta.

‘Aunque, debo decir …’

Dimitri se reclinó lánguidamente en su silla.

Olía bien esa chica.

El olor era tan bueno que pudo olvidar por un momento este terrible dolor de cabeza. Era uno que nunca antes había olido.

Era como un incienso fresco de corteza seca o hierba molida, pero Dimitri tenía que tener cuidado de no emborracharse y enterrar la nariz en la nuca de Rowaine.

‘¿Es un incienso mágico que tiene un efecto seductor? Nunca había oído hablar de algo tan poderoso’.

Los ojos de Dimitri se entrecerraron. Se humedeció los labios secos como si quisiera saborearlo de nuevo.

Pero en cambio, hizo una mueca ante el dolor de cabeza que se avecinaba.

“¿No te estás sintiendo bien?”

El asistente de cabello azul, preguntó Hyle preocupado al ver a Dmitri presionando sus dedos en su frente con gran fuerza.

“Debe haber empeorado”.

“Pero aún no es el momento, ¿verdad?”

Los ojos de Hyle se tensaron. Se acercó apresuradamente al Duque y le puso una mano en la frente. Estaba ardiendo.

“Te llevaré a tu habitación”.

.   ∧,,,∧

─────  ( ̳• ·̫ • ̳) ♡°─────

Salí de la habitación en silencio. Para volver al edificio principal, tuve que atravesar el amplio jardín trasero.

En el camino me encontré con dos guardias y un sirviente, pero todos pasaron a mi lado sin ninguna duda ya que fingí caminar despacio como si estuviera dando un paseo.

Cuando llegué al edificio principal, me quité un guante y lo tiré en algún lugar del césped antes de entrar por la puerta trasera.

El mayordomo, que estaba a punto de subir las escaleras con una toalla en una bandeja, me encontró allí y bajó los escalones.

“¿Te pasa algo?”

“Ah, debo haber dejado mi guante en la oficina del Duque hace un tiempo”.

El mayordomo miró la toalla con una expresión un poco impaciente y dijo: “En lugar de venir hasta aquí, una criada podría haberte traído”.

“Quería dar un paseo de todos modos porque el jardín por el que pasé antes era muy hermoso. Puede que me echen mañana, así que quería verlo ya que tenía la oportunidad”.

Como era de esperar, el mayordomo no negó que mañana me podrían echar.

“Haré que una criada te lleve el guante al anexo”.

“Pero es algo que aprecio, así que no quiero dejar que nadie más lo toque”.

El mayordomo frunció el ceño, claramente molesto. Sin embargo, como cualquier empleado calificado, cambió su expresión en un instante.

“Por favor sígame. Nadie puede entrar a la oficina sin el permiso del Duque, así que si espera en la puerta, lo encontraré por usted”.

“Está bien.”

Seguí al mayordomo por las escaleras. La oficina del Duque estaba en el tercer piso y su dormitorio en el cuarto piso.

Parece que el Duque ya se había trasladado a su dormitorio, al ver que el mayordomo estaba a punto de llevar esa toalla al piso de arriba.

Siguiendo al mayordomo en silencio hasta el tercer piso, en el momento en que entró a la oficina, rápidamente subí las escaleras.

‘¿Dónde está?’

Caminaba por el pasillo cuando vi a un hombre de cabello azul saliendo de una habitación con una expresión sombría.

Por el color de su cabello, me di cuenta de inmediato de que era el vizconde Hyle Bilph, el ayudante del Duque.

“¿Por qué se tarda tanto en conseguir una sola toalla?” gruñó mientras se dirigía a las escaleras. Rápidamente me escondí detrás de una estatua junto a los escalones y contuve la respiración, esperando a que pasara.

Después de que el vizconde bajara las escaleras en busca del mayordomo, me dirigí a la puerta por la que salía.

Sintiéndome un poco nerviosa, puse mi mano en el pomo de la puerta y lo giré con cuidado. La puerta se abrió.

El aire de la habitación era fresco porque todas las ventanas estaban abiertas.

Tan pronto como abrí la puerta, pasé junto a las mesas y los sofás y me adentré más en la habitación.

Allí, se podía ver al duque acostado en una gran cama.

En la novela, Renée vio al Duque siendo transportado por el Vizconde Bilph, después de lo cual el Duque la amenazó con olvidar lo que vio y no decir nada al respecto a nadie, todo sin explicar lo que acababa de suceder.

La enfermedad del Duque era en realidad una maldición mágica con síntomas de envenenamiento. Era una maldición que no le quitaría la vida, pero lo hizo vivir con un dolor terrible por el resto de su vida.

La razón por la que me atreví a colarse en la habitación del Duque fue porque el hecho de que el Duque estuviera bajo una maldición era un secreto absoluto. Nadie me habría permitido encontrarme con el duque en su estado actual. Aún así, tenía que conocerlo ahora.

Me acerqué a él con cautela mientras estaba acostado en la cama. Quizás sintiendo mi presencia, el duque dormido abrió los ojos y murmuró brevemente.

“Shedim”.

En ese momento, una niebla negra y serpenteante salió de debajo de sus pies y me envolvió. Con el aspecto de una boa constrictor tan grande como una casa que inmovilizó a su presa, la niebla negra se enroscó a mi alrededor con gran fuerza.

“Urk.”

El duque se sentó en la cama y frunció el ceño. Sus ojos esmeralda me fulminaron con la mirada.

“¿Tengo que preguntarte por qué te colabas en mi habitación como una rata?”

Quizás debido al dolor, sus ojos estaban llenos de ira. Temiendo que me matara porque pensaba que yo era problemático, hablé apresuradamente.

“Por favor, tómame como tu novia”.

“Ah. ¿Viniste aquí solo por eso?”

Aunque se rió de la ridícula declaración, se le formó un sudor frío en la frente.

Con calma, a pesar de que sentí dolor cuando la niebla negra se apretó a mi alrededor, continué.

“Ese dolor. Me desharé de él por ti”.

 

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: